November 14, 2021
De parte de Nodo50
217 puntos de vista

Jos√© Bautista (√öbeda, 1988) se define en Twitter como un periodista de pueblo que habla idiomas. En su √°rbol geneal√≥gico aparece el prosista Federico Garc√≠a Lorca; su abuelo, Antonio Garc√≠a Remacho, estaba emparentado con el padre de Lorca, e incluso nacieron en la misma casa de Fuente Vaqueros, en la Vega de Granada. Bautista lleg√≥ a Madrid desde Par√≠s en 2016, tras un esc√°ndalo con el servicio de inteligencia franc√©s, quien le coloc√≥ a un esp√≠a que le acosaba por su militancia activista en Marea Granate y sus trabajos como periodista. No le apaciguaron, y recab√≥ en la redacci√≥n de La Marea. Desde aquellos dossiers de investigaci√≥n que elaboraba sobre el Ibex 35 y sus revelaciones sobre los negocios de Florentino P√©rez, la carrera de este periodista no ha parado de crecer, casi siempre en compa√Ī√≠a del viejo Jes√ļs, un mast√≠n de cuya raza no logra acordarse pero que sac√≥ de la perrera con 10 a√Īos.

En la actualidad se desempe√Īa como investigador del diario The New York Times en Madrid, peri√≥dico con quien ha firmado varias portadas internacionales en su primer a√Īo de trabajo. Tambi√©n lidera la pata de investigaci√≥n period√≠stica de la fundaci√≥n porCausa, en donde han denunciado c√≥mo las grandes empresas espa√Īolas se lucran con las pol√≠ticas migratorias racistas y xen√≥fobas en peri√≥dicos como El Confidencial, The Guardian o El Pa√≠s.

El √ļltimo periplo de Bautista es un podcast, realizado para la plataforma de podcast Podimo, sobre la historia del Grupo Antiterroristas de Liberaci√≥n (GAL) que le ha llevado a interminables viajes en secreto a Euskal Herria. Los ocho episodios que componen la producci√≥n est√°n protagonizados por victimarios y v√≠ctimas (entre ellas, Pili Zabala, hermana de Joxi Zabala, quien fue secuestrado, torturado y enterrado en cal viva), entrelazadas con la narraci√≥n en primera persona del periodista Antonio Rubio, quien estuvo amenazado por ETA y los GAL. La vocaci√≥n del podcast es llevar a cabo un ejercicio de memoria colectiva, un intento de servir como nexo para vivir tranquilos, un paso que todav√≠a no ha dado el Estado.

El trabajo sonoro, GAL: El Tri√°ngulo, deb√≠a haber aparecido en primavera, aunque se demor√≥ hasta hace unas semanas; y, en lugar de aparecer en un solo bloque, los cap√≠tulos aparecieron de manera fragmentada, reduciendo la atenci√≥n sobre la investigaci√≥n. El podcast que se adelant√≥ a salir en esta plataforma fue el de Felipe Gonz√°lez, cuyo Gobierno socialista premi√≥ a los guardias civiles de la organizaci√≥n parapolicial por sus ‚Äútrabajos sobresalientes‚ÄĚ en los GAL y quienes las mantuvieron incluso tras ser condenados por ese crimen del terrorismo de estado. Conocemos tambi√©n que G√≥nzalez es uno de los grandes responsables de que las empresas espa√Īolas conquistaran las tierras de Am√©rica Latina, donde casualmente Podimo anunci√≥ su expansi√≥n de manera reciente, pero ning√ļn periodista ha logrado demostrar si son ciertas las presuntas acusaciones sobre su responsabilidad en cr√≠menes de guerra. Algunos periodistas, como Rubio y Bautista, se han quedado cerca.

En el s√©ptimo cap√≠tulo del podcast aparece una prueba que podr√≠a servir a la Audiencia Nacional para reabrir el caso: la antigua agenda del expolic√≠a Jos√© Amedo, condenado a m√°s de 108 a√Īos de prisi√≥n por ser delitos de asesinato frustrado, lesiones, asociaci√≥n il√≠cita y falsificaci√≥n. Ah√≠ aparece el nombre de un fot√≥grafo (Patxi), tres n√ļmeros de tel√©fono e infinidad de referencias de polic√≠as franceses, altos cargos del Estado, mercenarios y confidentes de la Polic√≠a Nacional en los tiempos de la guerra sucia. ¬ŅQu√© importancia tiene esta revelaci√≥n para escalerecer los acontecimientos del 24 de julio de 1987, la fecha del √ļltimo asesinato de los GAL?
Si existiera voluntad, esa prueba podr√≠a permitir a la Audiencia Nacional reabrir la investigaci√≥n sobre los GAL. Recapitulemos. Uno de los √ļltimos atentados se cometi√≥ contra Juan Carlos Garc√≠a Goena, un electricista guipuzcoano objetor de conciencia, es decir, alguien que no ten√≠a conexi√≥n con ETA ni hab√≠a asesinado a nadie. De hecho, √©l era conocido por su talante pacifista y conciliador, algo que no interesaba a ETA ni mucho menos al Estado espa√Īol. Garc√≠a Goena fue asesinado por un coche bomba. La viuda de Garc√≠a Goena tuvo un careo en la Audiencia Nacional con una persona llamada Patxi, un fot√≥grafo franc√©s que habla espa√Īol y que niega cualquier relaci√≥n con dicho atentado. Aunque exist√≠a la sospechosa de que ment√≠a, pero eso no se ha confirmado hasta la publicaci√≥n de la agenda: Patxi era informante de la Guardia Civil y de la Polic√≠a Nacional, aunque s√≥lo ahora, gracias a la prueba que mencionas, se puede comprobar que ten√≠a relaci√≥n con los segundos. Este es un delito de sangre, es decir, no prescribe. Por tanto, no existen razones jur√≠dicas para evitar reabrir el caso, interrogar a Patxi sobre la agenda y preguntarle sobre su relaci√≥n con Jos√© Amedo, una de las personas en la Polic√≠a Nacional que se encargaba de contratar a los mercenarios. Que dicho nombre est√© en su agenda prueba, o da a entender, que Patxi era quien le pasaba informaci√≥n.

Un c√°lculo aproximado sobre el coste de los GAL asciende a 1.200 millones de pesetas, seg√ļn los papeles que conserva el periodista Antonio Rubio en su desv√°n

En el marco de esta investigaci√≥n usted realiz√≥ un c√°lculo aproximado sobre el coste total de los GAL en base a los datos existentes. ¬ŅCu√°l es esa cantidad?

La cifra asciende a m√°s de 1.200 millones de pesetas de la √©poca, seg√ļn los papeles que conserva el periodista Antonio Rubio en su su trastero, que en precios actuales equivaldr√≠an a m√°s de 25 millones de euros. Visto en perspectiva: en 1982, el Bar√ßa fich√≥ a Maradona por 1.200 millones de pesetas. Ello incluye el pago a cada mercenario ‚ÄĒ porque en su grand√≠sima mayor√≠a eran hombres‚ÄĒ, distintos desplazamientos y otras cuestiones de log√≠stica. Tambi√©n sobornos a polic√≠as en Francia o dinero de los fondos reservados del Estado para recompensar a los autores intelectuales del grupo paramilitar (‚ÄúGAL azul‚ÄĚ, de la polic√≠a; ‚ÄúGAL verde‚ÄĚ, de la Guardia Civil; ‚ÄúGAL marr√≥n‚ÄĚ, del CESID). Por falta de informaci√≥n, en este c√°lculo falta el sueldo de los guardias civiles, tambi√©n del servicio secreto, el salario de los polic√≠as nacionales, otros costes indirectos, como los desplazamientos de los autores intelectuales y de los ejecutores (no solo mercenarios, sino polic√≠as que supervisaba cada atentado, el coste de las armas o de los explosivos, etc√©tera).

Imagino que habr√°n podido leer las presuntas correspondencias con Felipe Gonz√°lez, cuya autor√≠a en los cr√≠menes de Estado todav√≠a no se ha podido demostrar. ¬ŅQu√© tipo de pruebas han descubierto?
Hay dos correspondencias que llaman mucho la atención. En primer lugar, las que tiene el entonces director del CESID con otro cargo del gobierno y del Ministerio del Interior. Una de ellas va dirigida a alguien cuyas siglas eran PTE, que podría perfectamente ser Presidente del Gobierno, pero la Audiencia Nacional lo interpretó de otra forma.

Por otro lado, tambi√©n hay cartas muy interesantes con un tipo llamado Guerrero Lucas, un conseguidor, esp√≠a y fontanero del Ministerio del Interior. El tipo estaba metido en el tr√°fico de armas y operaba un poco en la sombra, es decir, cloacas del Estado en su forma m√°s pura. En un momento concreto le manda algunas cartas a Felipe Gonz√°lez. Parece que la persona con la que le ten√≠a que tratar oficialmente, ya fuera Rafael Vera (Secretario de Estado de Seguridad) o Jos√© Barrionuevo (ministro del Interior), no le pagaba a tiempo, o le daban un dinero que a su parecer era insuficiente para llevar a cabo sus importantes gestiones en Francia (ten√≠a como cometido doblegar al Ejecutivo franc√©s para que se alineara con el Gobierno socialista en relaci√≥n al trato violento de los etarras). En las cartas, que hay muchas y que no se han publicado, puedes ver claramente que este se√Īor escribe a Felipe Gonz√°lez en tono casi de compadreo o de amistad cercana y le pide que interceda, le exige m√°s dinero… G√≥nzalez era muy listo y nunca respond√≠a, o no tenemos constancia de que lo hiciera, pero s√≠ es verdad que las peticiones de este se√Īor se iban cumpliendo una a una. Entonces, bueno, que cada cual saque sus propias conclusiones.

Tengo entendido que existen recortes de la inteligencia norteamericana donde se menciona directamente a Felipe Gonz√°lez como autor intelectual de los GAL.
No hay documentos oficiales que impliquen a Felipe González de manera directa, pero existen otros documentos a tener en cuenta. Por ejemplo, un cable interno de la Embajada de Estados Unidos, publicado en enero de 1984, en donde se menciona que el presidente del Gobierno socialista, Felipe González, ha puesto en marcha junto a personas del Ministerio de Interior un cuerpo paramilitar con el objetivo de asesinar a miembros de ETA en el sur de Francia. Lo interesante sobre este documento es que uno puede pensar que la fuente procede de recortes de prensa, algo muy habitual en los cables de un Servicio Secreto de cualquier Embajada. Sin embargo, por aquel entonces los GAL todavía no habían trascendido a los medios.

No olvidemos que González es abogado de formación, un experto en cuidar muy bien las palabras. Sabe cómo decir mucho sin decir nada que le puede implicar directamente

Aunque no es posible encontrar documentos de Felipe Gonz√°lez, s√≠ existen locuciones suyas dando gracias a la c√ļpula de los GAL ‚ÄĒal general Galindo, de la Guardia Civil, al ministro del Interior Barrionuevo, o a Rafael Vera, Secretario de Estado de Seguridad. Insisto: en ellas puede verse a Gonz√°lez darles las gracias en p√ļblico ‚Äúpor lo que hicieron‚ÄĚ. ¬ŅQu√© es lo que hicieron? Eso lo sabemos todos. Ahora bien, no olvidemos que Gonz√°lez es abogado de formaci√≥n, un experto en cuidar muy bien las palabras. Sabe c√≥mo decir mucho sin decir nada que le pueda implicar directamente.

La CIA ha publicado documentos oficiales desclasificados que recogen por primera que Felipe Gonz√°lez ‚Äúacord√≥ la creaci√≥n‚ÄĚ de los GAL.

Gracias a un contacto del Times, llegu√© a John McLaughlin, el que fuera director de la CIA, y en los a√Īos ochenta responsable para Europa, con el objetivo de obtener el nombre de la persona que, desde la embajada de EE.UU en Espa√Īa, redact√≥ aquel cable que se√Īalaba a Felipe Gonz√°lez y su gobierno como creador de un grupo paramilitar para matar etarras. El problema: si bien ese se√Īor sigue vivo e imparte clases en una universidad, no quiere revelar el nombre del agente o del responsable de la CIA que redact√≥ el informe. Si supi√©ramos qui√©n lo hizo o de d√≥nde obtuvo la informaci√≥n entonces podr√≠amos acercarnos a algo parecido a una prueba que implique de forma directa a Gonz√°lez en la puesta en marcha de los GAL.

En el mundo de la inteligencia y de los servicios secretos impera la ley no escrita de que uno es esp√≠a hasta el d√≠a en que se muere, aunque ya te hayas retirado. La relaci√≥n con los periodistas siempre es muy sensible, y en su cuenta de p√©rdidas-beneficios seguramente no sea muy √ļtil revelar el nombre de la persona que redact√≥ el cable. En el podcast no se explica, ni le damos importancia, pero yo le ech√© muchas horas a aquel contacto.

¬ŅY qu√© hay del ‚ÄúSe√Īor X‚ÄĚ?
En el caso de los GAL existen tres grandes jueces: Baltasar Garz√≥n, Carlos Bueren y Javier G√≥mez de Lia√Īo. Uno de ellos, el m√°s medi√°tico y conocido, aunque en mi opini√≥n no era el que m√°s medallas se merec√≠a, es Baltasar Garz√≥n. Tirando de testigos e imputados, este juez determina que hay una persona en la c√ļpula de los GAL cuyo nombre todav√≠a no se ha desvelado, y sugiere o apunta que esa persona puede ser Felipe Gonz√°lez. Aunque nunca lo formula as√≠, en la documentaci√≥n judicial denomina a esta persona como ‚ÄúSe√Īor X‚ÄĚ. Si ves el organigrama de este grupo paramilitar, el ‚ÄúSe√Īor X‚ÄĚ es el que est√° m√°s arriba. Conocemos el nombre del resto, y es obvio que esa persona podr√≠a ser Felipe Gonz√°lez, pero hasta que no haya una prueba concluyente, como periodistas, no podemos afirmar que lo fuera.

Lia√Īo soport√≥ presiones brutales por parte del Gobierno, de otros jueces, de altos cargos de la Polic√≠a, de la Guardia Civil, del Ej√©rcito y sin embargo, se mantuvo independiente

Pero uno de los jueces que para m√≠ es fundamental en el caso de los GAL es Javier G√≥mez de Lia√Īo; en la actualidad abogado, que estuvo mucho tiempo en la Audiencia Nacional, quien tuvo que dictar condena contra Galindo, alt√≠simo cargo de la Guardia Civil, y conocido por su lucha contra el terrorismo de ETA. Lia√Īo soport√≥ presiones brutales por parte del Gobierno, de otros jueces, de altos cargos de la Polic√≠a, de la Guardia Civil, del Ej√©rcito y sin embargo, se mantuvo independiente. Esto en un momento en que Espa√Īa presum√≠a de ser una democracia consolidada y haber dejado atr√°s el franquismo.

Hay cargos intelectuales de ETA en las c√°rceles del Estado, pero no de los GAL.
Existieron condenas para algunos mercenarios, quienes recibieron la orden y la ejecutaron, pero los autores intelectuales de los GAL se fueron de rositas. Es cierto que existieron tres condenas significativas en la c√ļpula intelectual de este grupo paramilitar: Jos√© Barrionuevo, Rafael Vera y el general Galindo. No obstante, estas personas salieron al poco de la c√°rcel porque las indult√≥ el Gobierno de Aznar.

Jose Bautista - 7

¬ŅQu√© instancias judiciales quedan para hacer justicia sobre este crimen de Estado?
Altas instancias judiciales consultadas opinan en privado que este tema no se va a dirimir hasta que los responsables mueran, empezando por Felipe Gonz√°lez. Los dos √ļnicos asideros que quedan pendientes para quienes piden justicia son el cambio en la Ley de Secretos Oficiales de 1968, una ley franquista que sigue vigente, o que aquellas personas que todav√≠a tienen pruebas en su poder las revelen. Pero esto √ļltimo es dif√≠cil porque mucha gente se benefici√≥ de los GAL. Los ejemplos de favoritismo empresarial a cambio de guardar silencio son interminables, entre ellas algunas privatizaciones del Gobierno de Felipe Gonz√°lez.

Ahora se habla mucho de las cloacas, pero las cloacas existen desde hace d√©cadas. Cuando Espa√Īa transita a la democracia, las cloacas del franquismo se mantienen intactas y siguen operando

Desde los asesinatos de Jos√© Antonio Lasa y Jos√© Ignacio Zabala hasta el coche bomba colocado a Juan Carlos Garc√≠a Goena han sido efectuados 27 personas, en su mayor√≠a miembros de ETA o gente cercana. ¬ŅD√≥nde estaban las cloacas del Estado entonces?
Ahora se habla mucho de las cloacas, pero las cloacas existen desde hace d√©cadas. Cuando Espa√Īa transita a la democracia, las cloacas del franquismo se mantienen intactas y siguen operando. Distintos estamentos del Estado se benefician de ellas: Ej√©rcito, Guardia Civil, Polic√≠a, Servicios Secretos y, por supuesto, la Casa Real. Estas mismas cloacas son las que organizan y ejecutan lo que a d√≠a de hoy sabemos sobre los GAL. Es normal que haya un inter√©s enorme para que no se sepa qu√© pas√≥ o para que no se depuren responsabilidades. Y esto es as√≠ porque todo el mundo tiene una responsabilidad. Aparentemente, tambi√©n la Casa Real. El rey Juan Carlos alentaba para que se aplicase mano dura contra ETA sin entender que cuando se utilizan las armas del enemigo uno pierde legitimidad para combatirlo.

¬ŅLa monarqu√≠a ha amparado el terrorismo de Estado con los GAL?
El rey Juan Carlos I ha jugado un papel tremendo en los GAL, pero nunca se habla de eso porque no existen pruebas s√≥lidas. Podr√≠amos decir, no obstante, que el rey es uno de los alentadores de los GAL. Piensa que estos grupos empiezan a matar en 1983, apenas dos a√Īos despu√©s del intento de golpe de Estado del 23F, perpetrado por Antonio Tejero. Los militares estaban muy tensos por entonces… ped√≠an represi√≥n y manga ancha para que el Estado hiciera lo que fuera necesario para mantener el orden. Incluso amenazaban con otra intentona golpista si el Gobierno socialista no echaba m√°s le√Īa en el fuego contra ETA.

¬ŅCu√°les han sido las presiones que han recibido los periodistas para no publicar?
Existe un ejemplo bastante ilustrativo que llega hasta el rey de Espa√Īa. Despu√©s de publicar tanta informaci√≥n cr√≠tica con los GAL y los encuentros √≠ntimos del rey en un chalet de Aravaca propiedad del CESID (estrechamente relacionado con los GAL), los grandes responsables del Estado deciden tenderle una trampa a Pedro J para despu√©s extorsionarle. La casa en la que conspiran para grabar a Pedro J. Ram√≠rez [ex director de El Mundo y Diario 16; actualmente, al frente de El Espa√Īol] practicando sexo con una mujer que no era su esposa es la misma casa en donde el rey manten√≠a encuentros sexuales con personas como B√°rbara Rey. Como respuesta a las publicaciones de Pedro J., altos cargos del Ministerio de Interior y del CESID le dicen al entonces director de El Mundo que ‚Äúno se ande con co√Īas y tenga cuidado con las medias de seda‚ÄĚ, que eran cosas que encontraban en el nidito de amor del Rey Juan Carlos.

Cuando pasó de Diario 16 a El Mundo, Pedro J. siguió publicando informaciones sobre los GAL, aunque existen voces que le acusan de encubrimiento.
Pedro J. tiene muchos enemigos, y con raz√≥n, pero al mismo tiempo es un tipo que pag√≥ un precio muy alto por publicar sobre los GAL: un complot en su propia carne, orquestado por parte de altos miembros del Estado espa√Īol, para revelar parte de su vida √≠ntima. En este caso, encuentros sexuales extramatrimoniales que cualquiera con una mente tradicional calificar√≠a de escandalosos por el tipo de sexo que practicaba. Si bien no cedi√≥ al chantaje, estoy seguro de que se le quitaron las ganas de seguir publicando temas tan inc√≥modos y sensibles para el Gobierno de Espa√Īa.

En el podcast se relatan distintas técnicas de presión a los periodistas.
Otros medios lo que hac√≠an era calumniar contra El Mundo y los periodistas que estaban publicando temas de este tipo. Tambi√©n hubo mucha censura en Intervi√ļ, y eso nos lo cuenta quien era director en aquella √©poca, Basilio Rogado. Por otro lado, algunos trabajos que se hicieron sobre los GAL en formato audiovisual nunca se emitieron, mientras que otros lo hicieron a altas horas de la madrugada. Estaban programados para las 9 de la noche y aparec√≠an a las 2 de la ma√Īana. Recuerda que era una √©poca en la que no hab√≠a ni TDT y todo lo que pod√≠a hacer alguien era grabar en una cinta. Me refiero a los reportajes que hicieron Antonio Rubio y Manuel Cerd√°n utilizando fuentes de primer nivel. Ellos hab√≠an conseguido que Juan Alberto Perote, el director del CESID, confesara delante de una c√°mara que hab√≠a creado el sello de los GAL, una de las pruebas clave en la guerra sucia. Todo ese material se ignora porque se censur√≥ o se emiti√≥ con nocturnidad. Hubo muchos m√°s problemas y presiones directas para rebajar el contenido de dichos reportajes.

Hablando de periodismo, resulta curioso que los reporteros Ricardo Arques, Juan Carlos Urrutxurtu y Andoni Ortuzar iniciaran la investigación sobre los GAL, y que lo hicieran en el periódico vasco, Deia, brazo mediático del Partido Nacionalista Vasco (PNV), de quien Ortuzar es presidente en la actualidad. También inquieta que, inmediatamente después de los GAL, los jeltzales apoyaran al Gobierno de Aznar, quien se negó a investigar e indultó a criminales de guerra.
Cabe se√Īalar que uno de los atentados m√°s dolorosos de los GAL fue a un periodista de Egin, Xabier Galdeano. Ocurri√≥ en 1985. Si no recuerdo mal, adem√°s, era un tipo que ten√≠a fama de ser muy pacifista, con talante negociador, dialogante y que no se casaba con nadie.

A día de hoy, el PNV es quien está abanderando la Ley de Secretos Oficiales, cuando estoy seguro de que tiene muchas pero muchas cosas ocultar de aquella época y de las posteriores

En relaci√≥n al PNV, este partido ha tenido un rol bastante curioso, y ojal√° supi√©ramos m√°s sobre lo que hac√≠a durante aquella √©poca. Por un lado, azuzaba la violencia y echaba gasolina al fuego. Por otro, se las daba de bueno, de adalid de la democracia, y presum√≠a de transparencia para esclarecer lo que hab√≠a ocurrido. De hecho, a d√≠a de hoy, el PNV es quien est√° abanderando la Ley de Secretos Oficiales, cuando estoy seguro de que tiene muchas pero muchas cosas ocultar de aquella √©poca y de las posteriores. Creo que lo hacen porque queda bien de cara a la opini√≥n p√ļblica y tambi√©n porque le otorga un poquito m√°s de poder negociador a la hora de abordar algunos asuntos en este momento. Ahora bien, mis mejores deseos para quienes promuevan una reforma de la Ley de Secretos Oficiales porque es algo que hace falta. En cualquier democracia consolidada, no hacerlo ser√≠a escandaloso. Y el Estado no lo har√°, a menos que se lo exija la autoridad judicial y el Consejo de Ministros acepte, lo cual no veremos pronto.

Recientemente, Otegi inst√≥ a Felipe Gonz√°lez a asumir responsabilidades por los GAL: ‚ÄúQu√© importante que dijera ‘lo organic√©’‚ÄĚ. Por su lado, una frase de Pablo Iglesias provoc√≥ el momento m√°s tenso que se conoce en el Congreso en su historia reciente: ‚ÄúFelipe Gonz√°lez tiene el pasado manchado de cal viva‚ÄĚ.
F√≠jate, Unidas Podemos en campa√Īa electoral levanta la bandera de los GAL, pero ahora est√° en el Gobierno y no tengo la sensaci√≥n de que haya tanta prisa en cerrar esta cuesti√≥n. Es un tema muy inc√≥modo, sobre todo para el PSOE, que f√°cilmente podr√≠a generar una crisis de Gobierno. Hasta hace poco, la candidata a lehendakari era Pili Zabala, la hermana de Jos√© Ignacio Zabala, uno de las personas enterradas en cal viva. ¬ŅPor qu√© Unidas Podemos no mueve este tema con una contundencia mayor en comisiones parlamentarias, como la Comisi√≥n de Secretos Oficiales o la Comisi√≥n de Defensa, que es el Ministerio del que depende el CNI? A m√≠ me da la sensaci√≥n de que este tema sigue siendo muy sensible en todo el Estado espa√Īol, y que a√ļn lo es m√°s en Euskal Herria. Creo que quienes podr√≠an empujar m√°s a nivel pol√≠tico act√ļan siguiendo el criterio electoral y no con un compromiso √©tico fuerte, pero nadie tiene tantas ganas de mover esos grandes bloques de piedra que todav√≠a tapan los GAL. 

Hablando del Ministerio de Defensa, Margarita Robles tuvo un papel importante a la hora de que se investigaran los GAL. Fue Subsecretaria de Justicia y Secretar√≠a de Estado de Interior durante el segundo mandato de Felipe Gonz√°lez. ¬ŅHa cambiado su posici√≥n a lo largo de los a√Īos?
En los a√Īos noventa, Margarita Robles fue clave para avanzar investigaciones muy inc√≥modas sobre los GAL. Es decir, la investigaci√≥n que puso entre rejas a Barrionuevo, a Vera y a Galindo ocurri√≥ gracias a que Robles blind√≥ a la polic√≠a judicial, que ten√≠a que encargarse de este tipo de pesquisas, aunque ello generara un mont√≥n de presiones por parte del estamento militar, del estamento pol√≠tico, de Casa Real y de Gobernaciones Civiles de distintas comunidades o provincias. 

Sin embargo, ahora tengo la sensaci√≥n de que en su forma de actuar prevalece el esp√≠ritu de partido, y no tanto de Estado. Ella es la primera que se opone a que ciertos secretos oficiales afloren. Si bien tiene un papel muy dif√≠cil porque est√° al frente de un Ministerio estrat√©gico y muy delicado, creo que en los a√Īos noventa ten√≠a m√°s talla moral que ahora. Mi percepci√≥n es que el partido ha eclipsado mucho sus valores.

Francia nunca deportaba a miembros de ETA porque creía firmemente en que aquí no había independencia judicial, que no regía el Estado de derecho

Pasemos al plano internacional, ¬Ņqu√© dec√≠a la Francia de Mitterrand, con la misma agenda econ√≥mica que Gonzal√©z?, ¬Ņhab√≠a una suerte de diplomacia econ√≥mica y pol√≠tica en Espa√Īa para legitimar el terrorismo de Estado?
Digamos que entonces se afirmaba que en Espa√Īa reinaba el estado de derecho. No obstante, Francia nunca deportaba a miembros de ETA porque cre√≠a firmemente en que aqu√≠ no hab√≠a independencia judicial, que no reg√≠a el Estado de derecho o que se iban a hacer juicios sumarios sin garant√≠as procesales para los acusados. Los GAL son la historia de un grupo paramilitar creado por el Estado para matar a etarras utilizando las mismas armas: terrorismo, violencia y miedo. Esto no gustaba a Francia. Pero en un momento determinado los responsables descubren, despu√©s de cometer errores en los asesinatos, que dichos errores son √ļtiles porque generan mucho miedo en la opini√≥n p√ļblica francesa, quien despu√©s presionaba al Gobierno franc√©s. Recuerda que muchos ciudadanos de Hendaya, Bayona o San Juan de Luz se pusieron en contra de los refugiados vascos.

De hecho, los atentados cumplen su objetivo: Francia hinca la rodilla, primero Fran√ßois Mitterrand, despu√©s Jacques Chirac. De puertas para fuera, Mitterrand y Gonz√°lez se abrazaban, pero internamente hab√≠a muchas discrepancias. Mitterrand era muy cr√≠tico con el proceso de consolidaci√≥n de la democracia espa√Īola y con muchos elementos del franquismo. Pensaba que si bien Espa√Īa se hab√≠a cambiado de chaqueta, muchos elementos segu√≠an siendo iguales a los del r√©gimen, como la Guardia Civil, el Ej√©rcito, los Servicios Secretos… Por eso, Felipe Gonz√°lez activa dos v√≠as para convencer a Mitterrand  de que cambie de parecer respecto a los refugiados vascos, empiece a deportarlos y a perseguirlos en territorio franc√©s. En primer lugar, centraliza la violencia de los GAL en el sur de Francia, con mercenarios y con gente muy oscura matando etarras, para llegar a la opini√≥n p√ļblica francesa. En segundo lugar, activa a espa√Īoles, algunos de ellos relacionados con la masoner√≠a, para que interact√ļen sobre todo con oficiales, jueces y fiscales franceses, as√≠ como con miembros del Ministerio del Interior para convencerles de que lo mejor es colaborar con Espa√Īa.

Existe una tercera v√≠a que est√° muy poco explorada, y de la que no puedo hablar mucho, que es la parte econ√≥mica. Se dice, por ejemplo, que los primeros trenes que Espa√Īa le compra a Francia en los a√Īos noventa tienen mucho que ver con aquel acuerdo para que el pa√≠s galo empezara a meterle mano a los etarras. Los distintos casos de diplomacia econ√≥mica en los GAL en lo relacionado con los trenes era flagrante. Por ejemplo, Miterrand se quej√≥ de que Espa√Īa no compraba trenes franceses para l√≠neas como la de Madrid-Sevilla, y en privado dej√≥ caer que la cooperaci√≥n antiterrorista podr√≠a mejorar si Espa√Īa compraba trenes a la empresa francesa Alsthom, rebautizada despu√©s como Alstom. En efecto, posteriormente Espa√Īa compr√≥ trenes a esta compa√Ī√≠a.

Otro caso es el de Julián Sancristóbal, gobernador civil de Vizcaya cuando operaban los GAL. También una pieza clave del grupo paramilitar, pues era quien recibía las órdenes desde Madrid (procedente de Vera, Barrionuevo o cualquier otro) y se la transmitía a los ejecutores de los GAL. En 1984 fue ascendido a Director General de Seguridad del Estado. Digamos que el silencio de Sancristóbal se compró permitiéndole quedarse con la empresa Marconi. Prácticamente se la regalaron en 1987, un par de meses después de dejar la dirección de la Seguridad del Estado. Marconi era una gran firma estratégica, especializada en comunicaciones militares, y filial de la antigua Standard Eléctrica. Una vez en manos de Sancristóbal, el Estado le inyectó 2.500 millones de pesetas.

Jose Bautista - 5

A este respecto, en el podcast se destila una suerte de relato feliz sobre la econom√≠a espa√Īola en los a√Īos ochenta, cuando se inicia la privatizaci√≥n de lo p√ļblico, e incluso se habla de ‚Äúprogreso‚ÄĚ y ‚Äúmodernizaci√≥n‚ÄĚ. Resulta curioso que el Estado se negara a intervenir la econom√≠a, mientras utilizaba todos los resortes a su disposici√≥n para asesinar a quienes pon√≠an en jaque su legitimidad en la esfera europea en un momento donde se preparaba la entrada en el Mercado √önico europeo en 1986.
Creo que Felipe Gonz√°lez fue muy listo al elaborar una pol√≠tica econ√≥mica en l√≠nea con el capitalismo m√°s rancio, m√°s neoliberal y m√°s privatizador de finales de los ochenta. Esa pol√≠tica econ√≥mica le granje√≥ muchas amistades a nivel europeo, empezando por el Gobierno franc√©s, y creo que sirvi√≥ para reducir la desconfianza que generaban cositas como este episodio tan desconocido como el de los GAL. Tambi√©n creo que a√ļn queda mucho trabajo, principlamente de periodistas e historiadores, para determinar de qu√© forma la diplomacia econ√≥mica permiti√≥ convencer a Francia para que cambiara su postura sobre el asesinato de etarras asentados en Iparralde. Eso s√≠, hubo grandes acuerdos econ√≥micos entre ambos y muchos regalos gestionados directamente por esp√≠as.

Aznar perdi√≥ las ganas de cumplir sus promesas de esclarecer y depurar responsabilidades, en parte porque hab√≠a muchos acuerdos con gente que hubiera quedado muy mal si se hubieran destapado los GAL en aquella √©poca. Tambi√©n hay gente que ya no est√° en el organigrama del Estado, pero que sigue haciendo fontaner√≠a, sobre todo en el partido socialista, pero por supuesto tambi√©n en el Partido Popular. Hablamos de Rafael Vera, Manuel Pastrana, que muri√≥ el pasado 30 de octubre, y Ricardo Garc√≠a Damborenea. Luego est√° el problema de fondo: la supuesta transici√≥n democr√°tica. Nadie quiere asumir que se han cometido errores, empezando por la Guardia Civil, y reconocer que en el Estado espa√Īol se torturaba.

Estados Unidos apoy√≥ bajo cuerda al Gobierno de Espa√Īa en su lucha contra ETA, como en la parte m√°s relacionada con la guerra sucia e ilegal, los GAL

Volviendo a las relaciones exteriores, ¬Ņqu√© otros gobiernos europeos estaban colaborando con el terrorismo de Estado? ¬ŅY qu√© hay de Estados Unidos? Este pa√≠s ha evitado y apoyado golpes de Estado en m√°s de medio mundo.
Estados Unidos apoy√≥ bajo cuerda al Gobierno de Espa√Īa en su lucha contra ETA, como en la parte m√°s relacionada con la guerra sucia e ilegal, los GAL. Tambi√©n hay que tener en cuenta el rol de la CIA. Existe un episodio interesante que involucra a un famoso traficante de armas espa√Īol, Franscisco Paesa, asentado en Suiza, en una operaci√≥n con el servicio de inteligencia. Este intermediario espa√Īol, que trabajaba para el Ministerio de Interior, consigui√≥ vender armamento a ETA. Se colocaron balizas de geolocalizaci√≥n en las armas para que Espa√Īa encontrara algunos de los grandes arsenales de armas de ETA en el sur de Francia.

Francia tambi√©n jug√≥ un rol, compartiendo informaci√≥n y facilitando conocimiento. No s√© si es oficial, pero comparti√≥ t√©cnicas sobre c√≥mo torturar de forma efectiva a miembros de ETA para obtener declaraciones o testimonios. A veces, a la Guardia Civil se le iba la mano, pero otras veces no. Hay m√°s pa√≠ses que est√°n metidos en este tema, pero no a nivel oficial. Por ejemplo, algunos de los mercenarios que trabajan para los GAL, y que cobraron fondos reservados del Estado espa√Īol, proced√≠an de Portugal. Hablamos de antiguos miembros de la √©lite militar portuguesa, personas que hab√≠an luchado en Angola y que ven√≠an con una t√©cnica de guerra muy fresca. Hab√≠a otros que pertenec√≠an a la mafia marsellesa. Los hab√≠a tambi√©n de origen italiano, que si no recuerdo mal eran calabreses. En este tema tambi√©n exist√≠a armamento belga, que llegaba desde Andorra, pa√≠s que no se implicaba en el tema pero dejaba hacer. Todo ocurr√≠a, adem√°s, en un momento en el que Europa deb√≠a garantizar la legitimidad del proyecto comunitario, creado bajo el mantra de que el libre comercio evitar√≠a los enfrentamientos b√©licos… Existe una parte de geopol√≠tica de los GAL que todav√≠a no se ha investigado, aunque sabemos que las instituciones europeas no se implicaron de forma activa  para que se depurasen responsabilidades. Y es curioso: a d√≠a de hoy, cuando la justicia espa√Īola no hace su trabajo, una de las pocas puertas que quedan abiertas es el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que parece ser un poquito m√°s independiente que algunas instancias judiciales espa√Īolas, como la Audiencia Nacional.

Los movimientos de extrema derecha que se enfrentaron a ETA han recibido apoyo por parte de miembros de las fuerzas del Estado, de la Guardia Civil y del Ejército de forma indirecta y directa

El informe de la CIA tambi√©n recuerda que no es la primera vez que desde Espa√Īa se combate a ETA de forma ilegal y cita los antecedentes de grupos paramilitares como Anti Terrorismo ETA (ATE), la Alianza Apost√≥lica Anticomunista (Triple A) y el Batall√≥n Vasco Espa√Īol.

Los movimientos de extrema derecha que se enfrentaron a ETA han recibido apoyo por parte de miembros de las fuerzas del Estado, de la Guardia Civil y del Ejército de forma indirecta y directa (facilitaban armas e información o bien hacían la vista gorda). Con los GAL, la diferencia está en que el gobierno no apoya, ¡sino que organiza, ejecuta y da la orden final!

Entre los alumnos navarros de la ESO, un 51% dice saber qu√© es el terrorismo yihadista, un 18% el terrorismo de extrema derecha, y s√≥lo un 11% los GAL. Cerca del 80% de la poblaci√≥n m√°s joven del Estado no acierta a dar detalles precisos sobre los GAL, pero m√°s de la mitad cree que ETA sigue activa. ¬ŅQui√©nes son los responsables de esta ignorancia y desinformaci√≥n? Imagino que no se puede culpar a Facebook…
Ahora es distinto, pero en aquella √©poca El Pa√≠s difamaba sin piedad a quienes trataban de aclarar responsabilidades sobre los GAL. Por otro lado, ABC serv√≠a como portavoz de altos cargos del Ej√©rcito y de la Guardia Civil, quienes expresaban sus puntos de vista sin aportar ninguna prueba, pero siempre dejando en muy mal lugar a quienes investigaban. Hubo dos grandes problemas que permiten entender la ignorancia o desconocimiento que existe sobre los GAL y el terrorismo de ETA. En primer lugar, la continuidad de la prensa del r√©gimen bien entrada la democracia en Espa√Īa. Hablamos de nombres como Juan Luis Cebri√°n, que de la noche a la ma√Īana se puso la chaqueta de la democracia, pero que no dejaba de ser un pe√≥n del r√©gimen, y sigue siendo un poco el portavoz de aquello. Cebr√≠an es el fundador de El Pa√≠s, presidi√≥ Prisa, etc. Adem√°s de esa complicidad de la prensa con el r√©gimen continuista, tambi√©n est√° la parte empresarial de los medios de comunicaci√≥n. Estaban ‚ÄĒy siguen estando‚ÄĒ m√°s interesados en hacer negocio que en salvaguardar el derecho y la libertad de informaci√≥n de los ciudadanos. De un lado, los GAL implicaban de manera directa al Gobierno, que pon√≠a mucho dinero en los medios de comunicaci√≥n. De otro, los empresarios eran muy cercanos al Gobierno, y controlaban los consejos de administraci√≥n de la prensa o compraban con publicidad la complicidad medi√°tica con los GAL. Estos dos factores, ambos negacionistas sobre el terrorismo de Estado, explican por qu√© tenemos la sensaci√≥n de que ETA sigue activa pese a que hace diez a√Īos que depuso las armas y porque pocos conocen detalles sobre los GAL.

Maria Jauregi


‚ÄúDesde el cese de ETA vamos perdiendo el miedo a hablar‚ÄĚ

Cuando Maria Jauregi ten√≠a 20 a√Īos, ETA mat√≥ a su padre. Once a√Īos despu√©s, su madre particip√≥ en los encuentros de justicia restaurativa. La sociedad vasca camina hacia un futuro en el que v√≠ctimas de diferentes violencias se entienden mejor que pol√≠ticos de distinto signo.

Cuando Enrique Rodr√≠guez Galindo muri√≥, en libertad, como consecuencia del coronavirus, toda la bancada ultra aplaudi√≥. ‚ÄúQue la tierra te sea leve, mi general. Hoy, m√°s que nunca, Intxaurrondo en nuestro coraz√≥n. Descansa en paz,‚ÄĚ escribi√≥ Macarena Olona, portavoz y secretaria general del grupo parlamentario VOX en el Congreso de los Diputados, haciendo apolog√≠a al terrorismo. ¬ŅC√≥mo se beneficia la ultraderecha de este silencio?
En el fondo, la ultraderecha que vemos ahora en las instituciones, y que lidera Vox, no es m√°s que una escisi√≥n del PP. Aunque tambi√©n cuenta con el apoyo de mucha gente que en aquella √©poca era fuerte en el PSOE. La ultraderecha trata de imponer un relato sobre qu√© es Espa√Īa para dejar fuera a la mitad de la gente. Nunca ha escondido que s√≠ apoya la mano dura y la violencia expl√≠cita para imponer lo que considera correcto. Enrique Rodr√≠guez Galindo es un exponente de eso. Hizo de muro protector de muchos torturadores de la Guardia Civil y dio la orden de llevar a cabo torturas a gente que no ten√≠a nada que ver con ETA. Encarnaba la vieja guardia fascista del ‚Äúaqu√≠ mando yo‚ÄĚ. Todo eso es coherente con el discurso de Vox.

Unos meses antes de estas palabras, PSOE, PP y Vox tumbaron la Comisión de investigación sobre Felipe González y los GAL en la Mesa del Congreso.
Pedro S√°nchez tiene un papel muy inc√≥modo porque este tema cabrea mucho, sobre todo a la vieja guardia del PSOE, y es sensible para una persona que tiene que lidiar con el viejo aparataje. F√≠jate que el ex presidente se reconcili√≥ con la direcci√≥n del partido hace un mes al abrir el 40¬ļ congreso socialista junto a Jos√© Luis Rodr√≠guez Zapatero.

¬ŅQu√© problemas han tenido ustedes para realizar el podcast?
Hemos tenido que hacer todas las entrevistas con mucho secretismo y eso es muy inc√≥modo porque te obliga a echar el doble de horas en cada gesti√≥n. Las reuniones de contenido, o incluso aquellas para comentar el contenido de las entrevistas, las hac√≠amos en un lugar que tiene estatus diplom√°tico porque se supone que ah√≠ no nos pod√≠an pinchar el tel√©fono, poner micr√≥fonos, ni cosas de ese tipo. 

En segundo lugar, hemos tenido que hacer las entrevistas con enorme cautela para no destapar la liebre y que desde arriba se llevaran a cabo presiones sobre los entrevistados. No son tanto las llamadas que nosotros hayamos podido recibir, sino que ha tenido m√°s fuerza la autocensura. Hablamos de gente que pod√≠a contar cosas, y que se negaba a hacerlo pegando voces  de impotencia porque saben que todav√≠a pueden tener problemas si hablan. Gente que ya est√° jubilada, tiene la vida hecha y que tiene una buena posici√≥n econ√≥mica, pero est√°n pillados por los huevos, hablando mal y pronto, si deciden tirar de la manta con este tema. Me refiero a Go√Īi Tirapu, exgobernador civil de Gipuzkoa.

En relaci√≥n a lo que mencionaba, ¬Ņpor qu√© este podcast se ha demorado tanto? ¬ŅHan recibido ustedes alg√ļn tipo de censura o presiones de alg√ļn tipo?
No puedo hablar de las presiones que hemos recibido, pero te puedo decir que hay entrevistados que despu√©s recibieron llamadas. Tambi√©n que han existido muchos tejemanejes en la trastienda para quitarle relevancia a este podcast y suavizarlo, cambiar la fecha en la que se publicaba, etc. Incluso en la rueda de prensa que hicimos cuando lo anunciamos. Hubo periodistas, procedentes de grandes medios (dos de las grandes cabeceras m√°s importantes de este pa√≠s), que confirmaron su asistencia y que dijeron a √ļltima hora que no pod√≠an venir por orden directa de sus redactores jefes o de su editores. Y son personas con quien existe relaci√≥n personal y de confianza, que tienen agenda period√≠stica y no agenda pol√≠tica, como sus jefes, pero al final el patr√≥n es el que manda.

Pr√°cticamente todas las personas con las que hemos hablado, incluso altos cargos de ETA, entonan con fuerza el mea culpa y reconocen que matar fue un error, incluso en aquel contexto

Arnaldo Otegi se disculp√≥ recientemente por el ‚Äúsufrimiento padecido por las v√≠ctimas de ETA‚ÄĚ. Tras diez a√Īos de la disoluci√≥n de la banda terrorista, el l√≠der de EH Bildu asegur√≥ que aquel dolor ‚Äúnunca debi√≥ haberse producido‚ÄĚ. Tras haber entrevistado a decenas de personas en Euskal Herria, ¬Ņcu√°l es su percepci√≥n sobre estas palabras?
Prácticamente todas las personas con las que hemos hablado, incluso altos cargos de ETA, entonan con fuerza el mea culpa y reconocen que matar fue un error, incluso en aquel contexto. También expresan que lo que se podía justificar en la época del franquismo quedaba fuera de cualquier justificación durante la época democrática, por muchos defectos que tuviera. Además, muchas de estas personas han tenido la oportunidad de hablar con sus verdugos y sus víctimas. No solo miembros de ETA, sino también gente de la Guardia Civil o la Policía que estuvo involucrada en los GAL. Cuando conocen el dolor de la otra persona y ven que no son tan diferentes de ellos mismos, que tienen las mismas preocupaciones, una familia y un hogar, despiertan una empatía que les permite contagiarse de ese dolor para sentir el arrepentimiento de verdad. Fíjate que en este podcast existen monstruos, que decía Vázquez Montalbán, pero es un intento de acercar a ambas partes. Lamentablemente, esto es algo que se queda en un producto audiovisual, y con muchísimos límites, porque el Estado no quiere ejercer su función en este crimen.




Fuente: Elsaltodiario.com