January 24, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
231 puntos de vista

Fernando Hern谩ndez Holgado

Historiador

Planeta Desarmado

I

Antes de que llegaran los post-estructuralistas, ya dijo el poeta Emerson que el ser humano era un 鈥渉az de relaciones鈥, 鈥渦n nudo de ra铆ces cuya floraci贸n y fruto es el mundo鈥. Hermosa imagen la de disolver el 鈥淵o鈥 en el mundo al que hace germinar.

Se me ocurre que, precisamente, un velatorio o un funeral es un observatorio privilegiado de ese haz de relaciones que siempre es un ser querido, la red de caminos que se entrecruzan en la vida 煤nica e irrepetible de una persona. Pens茅 en ello mientras estaba en el velatorio de nuestro compa帽ero y amigo Jos茅 Manuel L贸pez Blanco, Jose (Santiago de Compostela, 2 octubre 1967-Madrid, 19 enero 2022), que reuni贸 el jueves 20 de enero a decenas y decenas de personas en el tanatorio de la M-40 en Madrid. Decenas y decenas de relaciones y caminos que se cruzaron con Jose: desde los m煤ltiples integrantes de los numerosos coros de los que fue director, hasta los tambi茅n m煤ltiples compa帽eros y compa帽eras del mundo antimilitarista y la lucha contra el Servicio Militar Obligatorio (SMO) y la Prestaci贸n Sustitutoria (PSS) en Espa帽a.

Un director de coro al que se le intent贸 inhabilitar como insumiso: ese es el rastro que podemos encontrar hoy d铆a en un googleo r谩pido de su nombre y apellidos. M谩s que un obituario al uso, este texto pretende ser un recuerdo y un homenaje, o quiz谩 algo todav铆a m谩s b谩sico: tan solo una emoci贸n, la misma que compartimos el pasado jueves tantos compa帽eros y compa帽eras de lucha antimilitarista que nos reunimos en torno a Jose. Hac铆a m谩s de veinte a帽os que muchos de nosotros no nos ve铆amos, casi desde la suspensi贸n de la mili a principios de este siglo: digo 鈥渟uspensi贸n鈥 que no 鈥渁bolici贸n鈥, ya que aquella vieja espada de Damocles sigue pendiendo 鈥抋hora invisible鈥 sobre las nuevas generaciones. El reencuentro desat贸 el recuerdo emocionado de las veces que coincidimos con 茅l, dentro y fuera de la prisi贸n. Digo 鈥渄entro de la prisi贸n鈥 porque habr铆a que recordar aqu铆 鈥抏n beneficio no ya de millennials, sino hasta de cuarentones鈥 que durante a帽os el Estado castig贸 la insumisi贸n al SMO y a la PSS con la pena de dos a帽os, cuatro meses y un d铆a de c谩rcel, y despu茅s con inhabilitaci贸n absoluta para cargo p煤blico, penas ambas que tuvieron que arrostrar Jose y otros muchos como 茅l.


Jose y su 煤ltima colaboraci贸n como instrumentista, con el grupo Woody Blues Trio en Madarcos (Madrid) el 30 de julio de 2021 Desarma Madrid

II

Precisamente el viernes de la semana anterior a la de su fallecimiento, reunidos algunos amigos con Jose en su casa de San Mart铆n de la Vega, la deriva de la conversaci贸n hacia aquellos recuerdos despert贸 en 茅l una animaci贸n y una lucidez que no pudo contrastar m谩s con su deterioro f铆sico. Nos sac贸 fotos de antiguas acciones del MOC 鈥(el Movimiento de Objeci贸n de Conciencia) de los ochenta y los noventa鈥 en las que fuimos reconociendo caras y rememorando an茅cdotas: el haz volvi贸 a obrar la magia de juntarnos. Acciones de protesta noviolenta en forma de pintadas de rosa en edificios oficiales y de la palabra 鈥渋nsumisi贸n鈥 en altas chimeneas; descuelgues de pancartas con fusiles rotos en las puertas del cuartel general del ej茅rcito en Madrid; encadenamientos en sedes de f谩bricas de armas鈥 鈥淓ste es Javi El Ni帽o, aqu铆 est谩n Busev铆n y Nachete; este otro es Mariano, y Maripi, del Grupo Antimilitarista de Carabanchel, con Carlos Rub茅n鈥︹. En aquellas fotos estaban Jose y los dem谩s, treinta a帽os m谩s j贸venes, aguantando los golpes y las intimidaciones de la polic铆a.

Mucho me impresion贸 la foto de una acci贸n concreta en la fachada reci茅n pintada de rosa del ministerio de turno, por la juventud de las caras de los y las que agarraban la pancarta. 鈥淰ulnerabilidad鈥 fue la palabra que acudi贸 a mi mente al ver esa foto: 隆茅ramos tan vulnerables! 鈥淔lagrante desigualdad de fuerzas鈥 o 鈥渁bsoluta inferioridad num茅rica鈥 habr铆an sido eufemismos que ni siquiera habr铆an podido describir el enfrentamiento de un pu帽ado de jovenzuelos en edad de merecer 鈥抳eintis茅is en la presentaci贸n 鈥渙ficial鈥 de los primeros insumisos el 20 de febrero de 1989鈥 contra todo un Estado. Y todo porque, como el loco del cuento del rey desnudo, aquellos ni帽atos se atrevieron a se帽alar al rey 鈥抏l Estado, el gobierno de turno鈥 y a decir NO A LA MILI Y A LOS EJ脡RCITOS.


Celebraci贸n del 25潞 aniversario de la campa帽a Insumisi贸n (20 febrero 2014). Jose, el primero por la derecha seg煤n se mira Desarma Madrid

El precio a pagar fue alto. Si es verdad que la suspensi贸n de la mili coron贸 nuestros esfuerzos, la experiencia fue ciertamente dolorosa, y de ah铆 la sensaci贸n agridulce que se nos qued贸 a muchos. Hubo centenares de 鈥減resos de conciencia鈥, seg煤n Amnist铆a Internacional: nunca conseguimos la consideraci贸n de presos pol铆ticos, por m谩s que lo demandamos (cosas de los Estados democr谩ticos). En 1995 lleg贸 a haber m谩s de quinientos presos repartidos por las c谩rceles del Estado espa帽ol, la mayor铆a, por una curiosa constelaci贸n de razones, en Iru帽a. Para los que recibieron la preceptiva condena de los dos a帽os, cuatro meses y un d铆a 鈥抮ecomendaci贸n expresa del fiscal general del estado socialista鈥, la experiencia se sustanci贸 en varios meses en segundo grado y luego en la sorda represi贸n de una larga estancia en tercero: a dormir a la c谩rcel. No nos cansaremos de recordarlos: por tener que dormir noche tras noche en prisi贸n se suicidaron el navarro Unai Salanueva, homenajeado apenas el a帽o pasado por sus familiares y amigos, o Enrique Mur en la prisi贸n de Torrero, en 1997 y 1998 respectivamente. En los anales del movimiento antimilitarista recordamos asimismo a una chica, Virginia, atropellada mortalmente durante una concentraci贸n ante la c谩rcel de Topas en 1998. Virginia, por cierto, nos advierte que la insumisi贸n no fue solo 鈥渃osa de hombres鈥, como el Soberano. Porque fueron muchas las mujeres que lucharon junto a los insumisos desde las propias comisiones del MOC y desde los grupos de apoyo, imprescindibles en la atenci贸n a los presos, visitas y env铆o de paquetes, difusi贸n de comunicados, contactos con la prensa, etc. O desde las asociaciones de madres de insumisos, con las veteranas Charo, Eva y 脷rsula 鈥抦adres de Quique, Pedro y Ram贸n鈥 a la cabeza鈥

III

En fin, nos hab铆amos quedado en las fotos, y quiero traer aqu铆 a colaci贸n esta de la acci贸n de protesta realizada en la puerta del Cuartel General del Ej茅rcito el 9 de mayo de 1995, en Madrid. Encaramado en la farola de la derecha (de la fotograf铆a), con mono azul, se distingue a Jose. No lo debi贸 de pasar muy bien en la escalada libre, pero hasta all铆 subi贸. Al pie se ve una aparatosa cohorte de antidisturbios presumiendo de casco sin necesidad, dado que nuestras acciones eran, y son, noviolentas per se.


A帽o 1995: Acci贸n directa noviolenta del MOC en el Cuartel General del Ejercito (Madrid)

Esa era la pedagog铆a de los grupos antimilitaristas: el fin nunca justificaba los medios 鈥抣os medios construyen el fin鈥 y la lucha contra la mili y la PSS representaba un ejercicio 鈥抧oviolento鈥 de desobediencia civil que se escenificaba tanto en los juicios 鈥抣a defensa pol铆tica de la legitimidad de nuestra postura en los tribunales y la asunci贸n de las consecuencias鈥 como en vistosas acciones p煤blicas como aquella.

La foto, por cierto, resume bien la calidad del enfrentamiento que describ铆a m谩s arriba, la protagonizada por la fragilidad de nuestros cuerpos inermes contra los suyos, bien protegidos y armados: los llamados 鈥淐uerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado鈥. Y no solo estaban los cuerpos armados: habr铆a que recordar aqu铆 a civiles de traje como los ministros Garc铆a Vargas y Asunci贸n, para quienes los insumisos eran sujetos 鈥渆xtravagantes鈥 e 鈥渋nsolidarios鈥: todo val铆a con tal de cargar contra ellos y desautorizarlos. Pero era ese desigual enfrentamiento el que dese谩bamos que viera la gente, en vivo o en prensa y televisi贸n, en las puertas de cuarteles y ministerios, en las celdas o en las protestas ante las prisiones, porque sab铆amos que solamente podr铆a dirimirse en el debate p煤blico, en el apoyo o en la simpat铆a que la ciudadan铆a prestara a nuestra causa.

A esa lucha dedic贸 Jose muchos a帽os de su vida, primero en el MOC 鈥抏l GTI, aquel grupo que ten铆a nombre de coche, el Grupo de Trabajo de Insumisi贸n鈥 y en el Grupo Antimilitarista de Carabanchel, y despu茅s, de manera continuada, en Alternativa Antimilitarista.MOC y la plataforma Desarma Madrid, a veinte a帽os de distancia de la suspensi贸n de la mili. Ah铆 est谩n sus colaboraciones en este mismo medio a ra铆z de las acciones contra las ferias de armamento FEINDEF y HOMSEC en las que particip贸.

Los recuerdos de aquellas modestas 鈥抩 no tanto鈥 pero tenaces luchas de las que hoy por hoy quedan pocos rastros hist贸ricos 鈥抙ablo de manuales de Historia, de monograf铆as, de tesis doctorales: de relatos acad茅micos, en suma鈥 siempre me han evocado aquellas florecillas que nac铆an al borde del camino de las que hablaba Hegel, que terminaban aplastadas por la marcha de la Historia. La cita es esta:

鈥淟as grandes figuras hist贸ricas tienen que aplastar muchas flores inocentes, destruir por fuerza muchas cosas a su paso.鈥

Apl铆quese aqu铆 el t铆tulo de 鈥済ran figura hist贸rica鈥 al gusto del lector o lectora. Un candidato puede ser Jos茅 Mar铆a Aznar como art铆fice de la reforma legal que precipit贸 la suspensi贸n de la mili. O Felipe Gonz谩lez, responsable 煤ltimo de aquella represi贸n de los ochenta y los noventa. O el superministro Juan Alberto Belloch, que recuper贸 para los insumisos el t茅rmino de 鈥渕uerte civil temporal鈥, a prop贸sito de las nuevas penas de inhabilitaci贸n absoluta que sustituyeron a las de prisi贸n en el C贸digo Penal de 1995.

Algunas de esas florecillas 鈥抧o tan inocentes como dec铆a Hegel鈥 fueron las que brotaron de ese 鈥渘udo de ra铆ces鈥 que fue la vida de Jose, libr谩ndose de morir aplastadas. Ahora que el haz se ha disuelto, las relaciones que anud贸 lo testifican: las flores fructificaron. El tropo, por su rusticidad de aire cristiano, tal vez le hubiera gustado a Jose: 驴c贸mo olvidar la impronta del cristianismo de base de los primeros moqueros? Eso s铆, cristianos a la vez que libertarios: Jose todav铆a conservaba en su casa un desconcertante cuadro que ven铆a a fusionar la cruz y la A de 鈥渁narqu铆a鈥. Todav铆a recuerdo el florido discurso con que en su momento me justific贸 la confluencia y complicidad de ambas tradiciones鈥

IV

Pero basta ya de trascendencias y solemnidades. Despidamos este texto con una florecilla rescatada por Josemi Lorenzo, gran amigo y compa帽ero de Jose desde tiempos remotos. Remite a su segundo encarcelamiento en la prisi贸n de Carabanchel en 1994, en el pabell贸n de ingresos, cuando en compa帽铆a de Carlos y V铆ctor acribillaba 鈥抧oviolentamente鈥 a las autoridades de la prisi贸n a base de 鈥減artes鈥, una vez aprendida la facilona f贸rmula del 鈥渆xpone-solicita鈥. Y como el humor forzosamente ha de ser compa帽ero de toda rebeld铆a 鈥抯o pena de fanatizarse鈥 este 鈥減arte鈥 concreto, en protesta por las deficientes condiciones higi茅nicas, lo redact贸 en forma de soneto.

Josemi lo ley贸 el pasado jueves 20 en la capilla del tanatorio, ante David, el hermano de Jose, Eva, su compa帽era, una y otro antimilitaristas, y m谩s de un centenar de asistentes. Y Jose, que bastantes l谩grimas nos hab铆a arrancado ya, volvi贸 a hacernos re铆r.

Est谩n todas las duchas atascadas,

pensamos que esto es una guarrer铆a,

por todas partes vemos porquer铆a,

mir谩ndolo, sentimos hasta arcadas.

Debemos plantear pues, estas quejas,

pasamos sin ducharnos d铆a tras d铆a,

tomaros bien en serio esta poes铆a,

queremos estar limpios tras las rejas.

驴En d贸nde he puesto, 隆cielos!, las chancletas?

a ver qui茅n va descalzo en este suelo,

aqu铆 no viven hongos, 隆sino setas!

y yo s茅 caminar鈥 pero no vuelo.

O arreglan estas duchas obsoletas

o acabaremos mal, yo me lo huelo.

Fdo. El interno Jos茅 Manuel L贸pez Blanco (11 noviembre 1994)

* Nota del Consejo editor de Planeta Desarmado: Jos茅 Manuel L贸pez Blanco era miembro de este Consejo editor desde que comenzamos andadura, en diciembre de 2018

* Nota de las personas editoras de Insumissia: Jos茅 Manuel L贸pez Blanco form贸 parte de la comisi贸n que gestionaba esta, nuestra, vuestra p谩gina antimilitarista.

Fuente, con alguna foto m谩s y enlaces: https://www.elsaltodiario.com/plane…(1967-2022)-in-memoriam




Fuente: Grupotortuga.com