November 19, 2021
De parte de Sare Antifaxista
226 puntos de vista

“No nos hemos dedicado, por ahora, al debate con los grupos parlamentarios, estamos centrados en la calle en abrir el debate al máximo de población y los medios de comunicacion”

“Tenemos claro que la clave de la ILP está en el número de firmas y la capacidad que tengas de movilizar con esas firmas para presionar al Parlamento para que se vean obligados a debatir o a dar trámite ese proceso legislativo”

Juanjo Basterra, kazetaria eta m. soziala * E.H 

Hacemos balance a mitad de campaña de recogida de firmas de la Iniciativa Legislativa Popular para una Renta Básica Incondicional con Josu Balmaseda, miembro de la promotora. Hasta el 6 de enero tienen plazo para reunir, al menos, 10.000 adhesiones para que pueda iniciar su tramitación parlamentaria. A medio camino, se muestra contento, dado que han recogido ya más de la mitad, pero pide implicación de la población vasca para presionar desde la calle al Parlamento y reclama a los sindicatos que se muestren proactivos para que esta iniciativa social pueda tramitarse y discutirse. 

Por recordar, la ILP para una Renta Básica Incondicional reconoce la necesidad de disponer de una asignación para toda la ciudadanía con un importe mínimo 900 euros mensuales para una persona adulta y se garantizará que, anualmente, el importe se incremente con el IPC registrado en la Comunidad Autónoma Vasca, “siempre que este sea mayor que cero”. Esta iniciativa popular confluirá prácticamente con el Sistema vasco de Ingresos Garantizados y para la Inclusión Social (conocida como nueva RGI) que promueven PSE y PNV y que a juicio de los colectivos sociales más cercanos a quienes sufren la pobreza y la exclusión supone mayores recortes en el acceso a esas ayudas. Balmaseda afirma que “estamos intentando convencer a ELA, LAB, CCOO y al resto de sindicatos de izquierdas que tenemos que favorecer la participación ciudadana en la vida parlamentaria”. ESK apoya la ILP, mientras que STEILAS y UGT también promueven entre sus militantes esa iniciativa, el resto todavía no.

La Iniciativa Legislativa Popular (ILP)  para una Renta Básica Incondicional debe conseguir para los primeros días de enero de 2022 un total de 10.000 firmas-adhesiones. A media campaña, ¿cuántas lleváis?

Ahora puedo afirmar que en los dos primeros meses de la campaña serán algo más de 5.000 firmas, más de la mitad de las necesarias. Otro dato importante es el número de cuadernillos que tenemos repartidos, que es otro baremo para saber como va la campaña. Eestá por encima de los 300. Cada uno tiene 72 firmas, si se llenan, claro. Estamos con la sensación y la tensión de que vamos a seguir trabajando mucho hasta el final de la campaña. Estamos poniendo una media de siete u ocho mesas a la semana en la calle, lo cual nos hace estar muy contentas, porque estamos llegando a muchos barrios y pueblos. Nuestro objetivo no era sólo un tema de recogida de firmas, sino de concienciación social y de trasladar el debate a la calle. Estamos contentas, porque está respondiendo la gente. Dentro de la organización de la ILP estamos con mucho ánimo.

También estamos muy contentos con las adhesiones de colectivos sociales, organizaciones…que, aunque falta de computar del todo, son casi un centenar. Destacan las adhesiones de la gente que tiene contacto directo con la lucha contra la pobreza. Desde la coordinadora de ONGD de Euskadi, Cáritas de Bizkaia, que ha mandado a toda la Iglesia de Bizkaia a participar en la campaña, hasta un montón de movimientos sociales de lucha contra la exclusión social o los que tienen que ver con los derechos de la emigración, la red de renta basica universal, organizaciones del tercer sector, etc.

¿ESK está llevando el peso?

No, no, no. ESK lleva el peso de llevar la iniciativa a los centros de trabajo porque es el único sindicato que está. En la calle, el peso lo lleva militancia de la ILP, desde gente que ha venido a pedir asesoria a Argilan-ESK, gente jubilada, gente militante de la universidad. Estamos contentas en eso.

Lo que no estamos tan contentos es en no haber logrado a día de hoy que el resto de organizaciones sindicales nos apoyen, exceptuando ESK, que lo apoya, y STEILAS que ha decidido, al menos, trasladar a su afiliación la campaña para quien quiera participar y dar a conocer la campaña porque ha entendido bien el mensaje. UGT también ha abierto la posibilidad de adhesiones a su militancia. Han entendido bien la campaña porque una cosa es estar a favor o en contra de la renta básica y otra cosa muy diferente es apoyar o colaborar para que se debata en un Parlamento, que es un tema mínimo de participación democrática.

Y ¿ELA, LAB, CCOO….?

Lo que estamos ahora, como te decía, es intentando convencer a ELA, LAB, CCOO y al resto de sindicatos de que una cuestión es que como organización no tengas claro el debate, no lo tengas cerrado, incluso, tengas división interna sobre la posición o, incluso, no te parezca buena idea, en ese caso creemos que los sindicatos que somos organizaciones de izquierdas tenemos que favorecer la participación ciudadana en los debates parlamentarios o en la vida parlamentaria. Y desde ahí es lo que les pedimos que den a conocer entre su afiliación la campaña, que enlacen con la campaña para favorecer la participación democrática a través de una ILP y permitan que ese debate llegue al Parlamento. A partir de ahí están las mayorías, minorías y las opiniones de cada organización. Estamos en esa de conseguir un mínimo para colaborar en la participación democrática. Veremos.

Por ejemplo, ¿los grupos políticos qué dicen, porque PNV y PSE van a hacer un cambio en la Renta de Garantía de Ingresos hacia un recorte mayor, pero qué opinan de la Renta Básica Incondicional?

Hay que decir que no hemos avanzado en el debate con los grupos parlamentarios porque no hemos trabajado esa parte. Hemos estado muy centrados en la campaña con la ciudadanía, en la campaña de la calle y el cuerpo nos da para lo que nos da. Vamos a decir en este momento que tuvimos la primera ronda con los grupos parlamentarios y ahí estamos. Lo que sabemos es que Elkarrekin Podemos sí nos ha dicho que van a votar a favor para que se debata, otra cosa es si ellos están de acuerdo con la renta básica incondicional. Los demás desconocemos sus posturas por ahora.

Si lográis 10.000 adhesiones, ¿cómo continúa el proceso?

Hay un debate parlamentario, donde tiene la palabra la promotora de la ILP para una Renta Básica Incondicional y se ve si se toma de consideración. Hay una votación única, si es rechazada se acaba el proceso. Si es admitida va a trámite legislativo. Se crea una ponencia, etc. Eso pasó con la ILP de  la Carta de los Derechos Sociales, que sustituyó al IMI, y luego se recompuso en lo que es la Renta Básica y más tarde la RGI. Fue en 1999. Ha pasado mucho tiempo. No nos hemos dedicado, por ahora, al debate con los grupos parlamentarios, estamos centrados en la calle en abrir el debate al máximo de población y los medios de comunicacion. A partir de enero, será cuando vaya a tocar el debate con los grupos parlamentarios y esperemos lograr que una mayoría admita a trámite la ILP..

¿La sociedad va a entender que no se admita a trámite la ILP de la Renta Basica Incondicional?

Va a depender de la capacidad que tengamos de hacer fuerza desde la calle. Nosotras y nosotros tenemos claro que la clave de la ILP está en el número de firmas y la capacidad que tengas de movilizar con esas firmas para presionar al Parlamento para que se vean obligados a debatir o a dar trámite ese proceso legislativo. Dependerá de ese proceso legislativo de nuestra debilidad o de nuestra fuerza. Aún así, aunque no lo lográramos, el hecho de que en dos meses hemos repartido más de 50.000 trípticos; de haber conseguido que seguramente bastantes más de 10.000-15.000 personas se paren dos minutos a charlar sobre lo que es la renta básica y sobre las diferencias con las políticas sociales actuales y lo que podría lograr, pero esos dos minutos para nosotros son de oro. El llegar a esas 10.000, 15.000 ó 20.000 personas que has llegado cara a cara con lo difícil que es en esta época el cara a cara es positivo. Para nosotros, si algo recibimos en las mesas, es ‘gracias’. Intentamos que no sólo sea la firma, intentamos trabajar que cada tríptico tenga su explicación. No hemos ido al metro o a San Mamés a repartir trípticos. No. No estamos tirando papeles. Estamos usándolo para concienciar persona a persona con el material que tenemos. Estamos supercontentas y supercontentos y creemos que va a ser una muy buena campaña.

¿Hasta cuándo se puede firmar la ILP?

Tenemos de plazo hasta el 6 de enero para a recoger firmas.

Vamos a recordar qué es la Renta Básica Incondicional.

Proponemos una renta básica incondicional, es decir que no esté supeditada a que haya o no presupuesto en un gobierno, ni esté supeditada a las condiciones individuales de cada persona si tiene empleo o no, si lleva 20 años viviendo aquí o no, si es menor o mayor de edad, etc. Para nosotros es un elemento clave la individualidad, la incondicionalidad. Esto no quita, porque es uno de los temas que quizás no hemos explicado suficiente, que el hecho de que lo reciba toda la ciudadanía desde quien no tiene ingresos hasta quien tiene sueldos de 3.000 euros al mes no significa que esa persona le vayamos a mejorar sus rentas, sino que a través del proceso fiscal esos sueldos más altos van a pagar más impuestos que antes para lograr el objetivo del reparto de la riqueza y para posibilitar que haya una renta básica para todos y todas.

La realidad es que todo el mundo tendrá asignado en su casillero, si se qprueba, una renta básica incondicional pase lo que le pase. Porque quien hoy cobra esa cantidad de 3.000 euros, mañana puede tener cero ingresos. Esa persona siempre tendrá asignada la renta básica, pero va a disfrutar de ese derecho en contante y sonante y también cuando no tenga ingresos suficientes para tener una vida digna. Y mientras tenga esos elevados ingresos pagará más por la vía de la fiscalidad.

¿Dónde ves el problema para que el Gobierno vasco no tome esa decisión de la renta básica incondicional, dado que lo que están proponiendo ellos con la nueva RGI va en sentido contrario, es decir menos rentas para los más desfavorecidos?

Me dijo un parlamentario del PNV -y me gustó con comillas- que ‘la renta básica va a llegar sí o sí, pero no toca ahora. Sabemos que más tarde o más temprano va haber renta básica’.

¿Antes tampoco tocaba, ni ahora? Vaya.

Cuando digo que me gustó es porque hasta los más liberales saben que el futuro no pasa por el empleo como el eje central de una sociedad, pero van a intentar apurar, como lo que está pasando con el carbón. Como digo, porque ellos ya sabían hace 20 años que se caminaba hacia la descarbonización, pero si puede ser en vez del 2030 en el 2052 o en el 2070, mejor. De hecho, las políticas actuales favorecen que la gente salga a la guerra a buscar empleo como única manera de sobrevivir y además cuando lo consigue, en muchos casos, no le permite ni sobrevivir. Al capital le interesa que una sociedad esté así, todo lo que puedan alargar este proceso, mejor para ellos. En todos estos años la socialdemocracia, representada en el PSOE, y la derecha liberal popular cristiana del PNV siguen teniendo claro que el eje que tiene que organizar la sociedad es el empleo.

¿Los partidos de izquierdas parece que tampoco lo tienen claro, no coinciden en el discurso, pero si en las consecuencias?

Para nosotras y nosotros es un debate sobre el empleo. Nosotras defendemos el empleo como derecho. Y el que defendamos el derecho a una vida digna, lo mismo que la Sanidad y la Educación, por medio de un eje social, es decir como sociedad, organicémonos para tener otro pilar más de derecho que nos permita tener una vida digna. Para nosotros esto no va contra el derecho al empleo. Seguimos pensando que el empleo es una elemento que está ahí, que quien quiera acceder pueda hacerlo y de hecho nosotros y nosotras hemos pensado que la combinación perfecta es el reparto del empleo, el reparto de los trabajos y el derecho a una renta básica incondicional. No sé porqué hay sectores de la izquierda que permanentemente confrontan una idea con la otra, como si la solución pasa por el trabajo garantizado, y hay un sector importante de la sociedad de izquierdas que defiende esa idea frente a la renta básica incondicional. Entendemos que es absolutamente complementaria. El tema está en que usted no me ponga como eje organizativo social algo que se va a dar en malísimas condiciones, que cada vez es más escaso y que en muchos casos es un empleo que tenemos que destruir para mejorar como sociedad. 

Para nosotros esta reflexión es la que muchos de la izquierda no acaban de compartir y, por lo tanto, sabemos que tenemos que seguir trabajando. Hay gente que te dice que a los sindicatos les rompes el chiringuito. No creemos que sea el elemento real, no creemos que sindicatos como ELA, LAB, CCOO o UGT vean en ese argumento su no apoyo a la renta basica incondicional. Creemos que están convencidos que el eje central de una sociedad tiene que ser el empleo. Les decimos que lo pudo ser hace 40 años, puede ser que esa lectura fuera la que compartíamos todos y todas, pero está demostrado desde hace muchos años que el empleo no es ni puede ser el garantizador de los derechos de ciudadanía. En este debate estamos. Porque como digo, y ahora va cambiando, pero antes mirabas estructuras sindicales como la nuestra y el 80% de la estructura que compartía el liderazgo había pasado por el seminario. Éramos todos carne de la cultura judeocristiana: el pan hay que ganárselo con el sudor de la frente. Y eso sigue estando en la cultura sindical. Es un problema. Y de hecho, lo que sí hemos logrado, y no nos han puesto encima de la mesa ni CCOO, ni UGT, ni ELA ni LAB es un solo argumento para rechazar la renta básica incondicional.

Y ¿CGT y CNT?

CNT no lo sé, pero CGT lo que nos planteó que lo veían con buenos ojos, que les parecía interesante, pero que no era la renta básica incondicional por la que apostaban. Ellos apuestan por la renta básica de los iguales.

¿Qué diferencia hay con la vuestra?

En mi opinión es que entiende que una parte de esa renta tiene que ir por medio de servicios y trabajo comunitario. En su sociedad ideal esto no parte porque el Estado dé una renta básica y dejemos en manos del Estado y no en la autoorganización la gestión social. El tema está es que hoy es un paso necesario en el sistema capitalista el garantizar el derecho de una vida digna a través de los ingresos porque nos guste o no hoy estamos en un sistema capitalista y se necesitan recursos económicos para poder tener una vida digna. En esto están de acuerdo, pero… igual con CGT tenemos que hacer un trabajo más intenso.

¿Qué esperáis en estos dos meses de campaña?

Esperamos llegar a muchos más pueblos, barrios, organizaciones sociales con el debate y poder avanzar en este debate social, porque nos hemos encontrado, y es verdad, que todavía hoy es muy desconocida la propuesta. Pensábamos que era mas generalizado el conocimiento de la renta básica, no digo todo el mundo, pero sí pensábamos que estaba más impregnada en la sociedad.

Si los sindicatos que más llegan a la gente no promocionan la renta básica incondicional es lógico que no cale en la sociedad

Sí, es así. Sabemos que esa es nuestra labor en estos dos meses, queremos llegar a las organizaciones más masivas, que son los sindicatos, queremos llegar a convencerles de la necesidad de que de alguna manera den altavoz a esta iniciativa, más allá de que se apoye o no, y con esa fuerza queremos movilizarnos en la calle al final del proceso. El que vayamos a poner más de 150 meses en el proceso ya es una movilización, pero también queremos movilización en calle con actos y es unos de los objetivos que tenemos.

¿Cuándo se harán?

Vamos a ir viendo, pero la idea es enero cuando se termine la recogida de firmas como tal empezar a salir a la calle con movilizaciones, ya veremos de qué tipo, para presionar al Parlamento para que tome en consideración la propuesta.

¿La propuesta del PNV y PSE de la nueva RGI va a coincidir con la Renta Básica Incondicional?

A priori, sí. Por fechas, sí. Una vez atado el traspaso de la gestión del Ingreso Mínimo VitaI puede coincidir el debate. Si es así, confrontaremos, lo que queremos hacer es un contraste público de lo que significa esa propuesta de ley del PNV y PSE frente a una propuesta de renta básica incondicional. Saldremos con ese contraste. Va a depender de los tiempos parlamentarios.

¿Los presupuestos “comen” la actividad parlamentaria y están en eso?

Sí, pero creo que van a esas fechas. Nosotros tenemos que entregar las firmas en torno al 6 de enero, luego la junta electoral tiene un trabajo de control para avalar las firmas. Pasará a la Mesa del Parlamento y asignará un pleno. Suponemos que será en febrero o marzo ese debate. Por eso, en enero tenemos que calentar al máximo y queremos tener el debate con los grupos parlamentarios cara a cara, con las firmas recogidas y el apoyo social recogido. Conocer a nivel individual de cada grupo la posición frente a esta ILP y ahí, sin duda, saldrá el debate sobre la reforma del PNV y PSE de la nueva RGI.

¿Qué llamamiento haces a la gente?

Llamamiento a lo más básico: a su firma a través de la página web https://rentabasica.eus/ o en las mesas, un llamamiento a colaborar en la recogida de firmas, poniéndose en contacto con la ILP para que le hagamos llegar cuadernillos, trípticos y carteles para ser altavoz de la campaña y participar en la asambleas que cada dos o tres semanas se realizan en cada provincia, para sumarse al espacio organizativo de la Iniciativa Legislativa Popular. Que allá donde trabaje, estudie o viva haga de altavoz de esta propuesta de renta básica incondicional.

Entrevista abril 2021

Josu Balmaseda @RentaBasicaEUS: “Es necesaria una R.B.I porque la RGI actual no saca a las personas de la pobreza ni les pone en el centro de la vida”

https://sareantifaxista.blogspot.com/2021/04/josu-balmaseda-renta-basica.html




Fuente: Sareantifaxista.blogspot.com