August 1, 2021
De parte de Observador Rebelde
214 puntos de vista


felipeVI emerito JuanCarlosI corona monarquia

Es el lunes 3 de agosto del 2020 y, a las nueve de la ma帽ana, un jet privado de la compa帽铆a TAG Aviation, con matr铆cula 9H-VBG, espera en el aeropuerto de Vigo. La discreci贸n tiene que ser m谩xima para que no se conozca la identidad del pasajero, que llega en una furgoneta con los cristales tintados. Le acompa帽an una persona de su m谩xima confianza y un reducido grupo de guardias civiles que le hacen de escoltas. 

Aquel mismo d铆a se sabr谩, a trav茅s de un comunicado de la Casa Real, que el personaje misterioso es Juan Carlos I, jefe del Estado durante casi cuatro d茅cadas. Sale del pa铆s pero no se sabe d贸nde va. No ser谩 hasta dos semanas m谩s tarde, arrastrando toneladas de tinta de rumores y especulaciones, que se sabr谩 que su destino, despu茅s de una parada t茅cnica en el Cairo, ha sido la monarqu铆a amiga de los Emiratos 脕rabes, una dictadura que no se caracteriza por la transparencia y el buen gobierno.

Hoy se cumplen 365 d铆as de la gran evasi贸n del rey em茅rito, perseguido por sus esc谩ndalos de corrupci贸n investigados por la justicia suiza. Si se han sabido estos detalles sobre la fuga, ha sido porque periodistas han picado piedra, como es el caso del libro La Armadura del rey (Roca Editorial, 2021). Durante estos doce meses ha reinado la opacidad, la misma falta de transparencia que escenific贸 la escapada de Espa帽a. La falta de informaci贸n ha sido la nota dominante. En cambio, el rey actual, Felipe VI, lo sab铆a todo desde al menos un a帽o antes y fue con su padre al notario. Y el Gobierno, que ha colaborado activamente en el encubrimiento, como otras instituciones del Estado. Mientras tanto, el exiliado se march贸 de mala gana, contra su voluntad. No quer铆a. De hecho, 茅l ya pensaba cuando emerg铆an los primeros esc谩ndalos que “no hay para tanto”.

Informaci贸n ha habido. Pero ha venido a trav茅s de Suiza o de la prensa. Esta misma semana, seg煤n adelantaba El Confidencial, el fiscal helv茅tico Yves Bertosa ha descubierto una segunda cuenta del rey em茅rito en el banco Credit Suisse. Est谩 abierta a nombre de Lactuva SA, otra sociedad offshore paname帽a. Seg煤n fuentes pr贸ximas al caso, sin embargo, el aut茅ntico titular de este dep贸sito bancario ser铆a un miembro del entorno familiar de Juan Carlos I. Se ha descubierto gracias a las transferencias que hizo 脕lvaro de Orleans, primo del antiguo monarca. Tambi茅n era 茅l quien estaba a cargo de Zagatka, fundaci贸n que sufragaba gastos y viajes al rey em茅rito. Los esc谩ndalos no se han parado de destapar durante los 煤ltimos meses.

felipeVI emerito JuanCarlosI corona monarquia

No son s贸lo comisiones por obras como el pol茅mico AVE a La Meca. Hace dos semanas fue P煤blico quien involucr贸 a Juan Carlos de Borb贸n en negocios todav铆a m谩s turbios. Seg煤n este diario, el exmonarca espa帽ol habr铆a creado su multimillonaria fortuna con dinero que proven铆a de la venta de armamento a pa铆ses 谩rabes, que habr铆a hecho de la mano de su amigo 铆ntimo Manuel Prado y Col贸n de Carvajal y el traficante de armas Adnan Khashoggi. Se habr铆a hecho a trav茅s de una sociedad hispanosaud铆 “para canalizar el comercio entre los dos pa铆ses”, llamada Alkantara 鈥 “puente” en 谩rabe鈥 Iberian Exports. Repartida al 50%, Khashoggi era el socio saud铆. Esta sociedad habr铆a sido financiada, adem谩s, por el Instituto Nacional de Industria y Focoex, una empresa p煤blica de comercio exterior.

Las investigaciones avanzan en Suiza, y se van conociendo cada d铆a m谩s detalles. En cambio, nada se sabe de la justicia espa帽ola. Un equipo de los mejores fiscales del Tribunal Supremo se hizo cargo de ello, con la voluntad de delimitar aquellas actividades criminales que estar铆an amparadas por la inviolabilidad constitucional y aquellas que en cambio podr铆an ser perseguidas por haber tenido lugar despu茅s de la abdicaci贸n como jefe del Estado. Nada se mueve en el terreno judicial y mientras tanto el rey fugado pone la venda antes de la herida. En los 煤ltimos meses ya ha procedido a dos regularizaciones fiscales 鈥損agando unos cinco millones de euros previamente defraudados鈥 despu茅s de que salieran a la luz determinadas informaciones, para ahorrarse consecuencias penales. La Agencia Tributaria no actu贸 hasta una vez presentadas las declaraciones complementarias, cuando ya poco se puede perseguir penalmente.

felipeVI emerito JuanCarlosI corona monarquia

驴Y qu茅 ha hecho el Gobierno progresista? Su actuaci贸n ha estado marcada, tambi茅n, por la complicidad y la opacidad, denunciada incluso desde dentro del ejecutivo. Tan oscuro fue que incluso se actu贸 a espaldas de Unidas Podemos, el socio peque帽o del ejecutivo, que supo a trav茅s de la prensa la operaci贸n fuga negociada entre los palacios de La Moncloa y La Zarzuela. La misi贸n de Pedro S谩nchez, a pesar de las malas relaciones con Felipe VI, era construir un cortafuego en torno a la instituci贸n de la monarqu铆a y no permitir que el actual jefe del Estado se viera salpicado (su nombre tambi茅n aparece como beneficiario de una sociedad paname帽a). Porque abrir el mel贸n de la forma de Estado lo puede hacer tambalear todo. De cara a la galer铆a, cerrar filas con el Rey actual y vagas referencias a la modernizaci贸n y la transparencia de la Casa Real, que con el paso del tiempo han quedado sin ning煤n tipo de concreci贸n.

El mismo fen贸meno se ha podido observar en el Congreso de los Diputados. Los funcionarios del registro ya deben haber perdido la cuenta de las peticiones de comisi贸n de investigaci贸n registradas, despu茅s de cada nuevo esc谩ndalo de la monarqu铆a, por los partidos independentistas, nacionalistas, soberanistas y en algunas cu谩ntas ocasiones incluso con la firma de Unidas Podemos. Ninguna de estas ha podido ni siquiera ser debatida en el pleno de la c谩mara baja. Todas han sido tumbadas por la misma pinza en la Mesa: la del PP, la extrema derecha de Vox y los votos imprescindibles del PSOE. La mayor铆a de las propuestas contaban con el criterio en contra de los servicios jur铆dicos, al que se aferraron a los socialistas. Pero alguna fue avalada por los letrados 鈥損or haber tenido lugar los hechos despu茅s de la abdicaci贸n de Juan Carlos Y鈥 y fue igualmente tumbada por los tres partidos mon谩rquicos que controlan la sede de la soberan铆a popular.

Justo se cumple un a帽o de la fuga de un Rey, diferente de la del 31. En este caso ha contado con la complicidad de las principales instituciones del Estado, que han mantenido las actuaciones en la m谩s absoluta opacidad. Hubo rumores que devolver铆a Juan Carlos I por Navidad a casa. Pero all铆 sigue, en la dictadura mon谩rquica de los Emiratos 脕rabes. Sin billete de vuelta, de momento. Tampoco se han calmado las aguas; los esc谩ndalos explotan de forma constante. Y las denuncias de Corinna por espionaje no ayudan. Mientras tanto, los juancarlistas han pasado, de la noche a la ma帽ana, a ser felipistas.

Fuente: Nicol谩s Tom谩s (Nacional.Cat)




Fuente: Observadorrebelde.blogspot.com