March 17, 2022
De parte de Women Defend Rojava
228 puntos de vista

Hace cuatro años, miles de personas de todo el mundo salieron a las calles, sus corazones con Afrin, expresando en voz alta su oposición a la guerra ilegal de Turquía. El 20 de enero de 2018, el Estado turco lanzó una guerra contra la región de Afrin, el cantón occidental de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria. Día y noche, ciudades y pueblos, campos de refugiados y lugares históricos fueron bombardeados por aviones de guerra y artillería turcos. El ataque de Turquía y sus milicias yihadistas aliadas continuó hasta el 18 de marzo. Cientos de civiles murieron y muchos cientos más resultaron heridos en el transcurso de esta guerra. Cientos de miles de personas fueron desplazadas y obligadas a abandonar sus hogares. Desde entonces, Afrin está bajo la ocupación turca y todos los logros de autoorganización de las comunidades locales que se habían establecido anteriormente han sido destruidos. La diversidad de las personas que viven allí ya no se expresa y los derechos de las mujeres por los que se luchaba han sido efectivamente abolidos bajo la ocupación turca. Las casas vacías de las familias desplazadas fueron entregadas por los militares turcos a las familias de los combatientes de las milicias islamistas y otras respaldadas por Turquía. Se establecieron nuevas administraciones regionales bajo control turco como parte del cambio demográfico de la región. Al mismo tiempo, la invasión turca ha supuesto un estímulo y una oportunidad para que el ISIS se reorganice.

La guerra en Afrin está lejos de haber terminado; apenas ha comenzado con la ocupación. Casi todos los días hay batallas y explosiones, lo que provoca un gran número de víctimas civiles. Mediante detenciones, secuestros, toma de rehenes con altas exigencias de rescate, así como asesinatos y torturas, se ha establecido un régimen autoritario bajo la ocupación turca que difunde el miedo y el terror. También se ha convertido en un refugio para los miembros del ISIS y otros yihadistas. Para las mujeres, la vida allí es como una prisión, ya que muchas ya no salen de casa por miedo a la violencia cotidiana. Los matrimonios forzados, la violencia sexual, las torturas, los asesinatos y los cientos de mujeres secuestradas por los grupos armados respaldados por Turquía forman parte de la realidad diaria a la que se enfrentan las mujeres y las niñas de allí.

Mientras tanto, han pasado cuatro años y nos damos cuenta de que la guerra en Afrin está lejos de haber terminado, sino que sólo había comenzado con la ocupación. Forma parte del sistema patriarcal global de dominación en el que estados nación como Turquía libran guerras por intereses de poder geopolítico y recursos. Reconocemos en ella otro feminicidio, porque el sometimiento, la violación y el asesinato de mujeres es siempre una parte central de la conquista de un país y de su pueblo. Es una guerra contra una alternativa social al Estado-nación y al patriarcado que se está creando y desarrollando sobre la base de la liberación de la mujer, la democracia de base y la sostenibilidad ecológica.

La región de Afrin, en particular, desempeñó un papel fundamental como centro de la revolución de las mujeres y en el establecimiento de estructuras democráticas directas y participativas en el norte y este de Siria. Aquí se crearon instituciones, comunas y consejos de mujeres, basados en la democracia directa, que contribuyeron a romper la desigualdad de género. Numerosos yacimientos arqueológicos históricos de la región, que forman parte del patrimonio de las sociedades matriarcales locales, fueron destruidos deliberadamente durante la invasión del Estado turco y la posterior ocupación, con el fin de borrar y ocupar la memoria de una región y una parte de la historia de las mujeres. Entre ellos, el templo de Tel Aştar en Ain Dara, dedicado a la diosa Iştar.

La destrucción se extiende a la devastación masiva y al daño irreversible de la rica naturaleza y el ecosistema de montañas, ríos y suelo fértil de Afrin. Numerosos campos han sido quemados y decenas de miles de árboles, entre ellos un gran número de olivos, han sido talados como resultado de la ocupación por parte de Turquía y sus milicias yihadistas. Las estructuras democráticas de base establecidas anteriormente por la población local, con comunidades y consejos organizados comunitariamente, que permitían la coexistencia pluralista de los diferentes pueblos así como su participación política, fueron sustituidas con la ocupación turca por un proyecto de cambio demográfico y de aniquilación no sólo de los kurdos locales, su lengua, su cultura y su historia, sino de la diversa convivencia de los pueblos de la región.

Hasta hoy, el Estado turco continúa su guerra y ocupación en el norte y el este de Siria con la ayuda de sus milicias yihadistas. Una y otra vez, la región es bombardeada por drones turcos, bombardeada por artillería, con el resultado de numerosos civiles heridos y asesinados. La comunidad internacional guarda silencio sobre la ocupación y los continuos ataques y, por tanto, es cómplice. Afrin no se olvida y no aceptaremos su ocupación.

La defensa de la revolución de las mujeres en Rojava es internacional porque inspira a muchos movimientos feministas y de mujeres en todo el mundo. “Esta revolución no es sólo para el Kurdistán o para Oriente Medio, es una revolución para toda la humanidad, es la esperanza de la humanidad. […] Por eso quiero luchar por la libertad de todas las mujeres. Me uní a esta revolución como una camarada, si un día me hieren o me martirizan, estoy dispuesta a hacerlo como una camarada”. Con estas palabras, Şehîd Hêlîn Qereçox, Anna Campbell, se lanzó a defender la revolución en Afrin en el momento de la invasión turca. El 15 de marzo de 2018, el 55º día de la resistencia en Afrin, fue martirizada en un ataque aéreo turco al igual que muchos otros en la lucha por la liberación de Afrin. ¡Con su lucha y determinación, inspiró a muchas personas y construyó muchos puentes para nuestra lucha común por una sociedad liberada de género, ecológica, solidaria y democrática! ¡Ayer, hoy y con ellos en nuestros corazones para el mañana!

Unidas en la lucha por la liberación – ¡Contra la ocupación y el feminicidio! ¡Defender y liberar Afrin significa defender la revolución de las mujeres!




Fuente: Womendefendrojava.net