May 14, 2022
De parte de Nodo50
175 puntos de vista
El s谩bado 7 de mayo, unas 1.000 personas se manifestaron en Estocolmo contra la OTAN y la adhesi贸n de Suecia a la alianza de guerra. Foto: Edgar Franco

Durante mucho tiempo, la resistencia hacia la OTAN ha sido muy grande en Suecia. A pesar de la propaganda masiva de la OTAN, una gran proporci贸n de la poblaci贸n es contraria a la membres铆a. 

Por Artur Szandrowski

La entrada en la OTAN es la decisi贸n pol铆tica m谩s importante en Suecia desde la votaci贸n de la Uni贸n Europea en 1994. Durante m谩s de 200 a帽os, la mentalidad de la pol铆tica de seguridad de Suecia ha sido la libertad de alianza en paz con el objetivo de neutralidad en la guerra.

Cambiar esto en unos pocos meses supone un cambio brusco que afectar谩 a las pr贸ximas generaciones. Y son precisamente las generaciones futuras las que tendr谩n que vivir con las consecuencias de esta decisi贸n unilateral que empuja a nuestro pa铆s a formar parte de la alianza de guerra que ha iniciado la mayor铆a de los conflictos y que ha llevado a millones de personas al exilio en la historia moderna.

La decisi贸n no solo nos afectar谩 en lo inmediato sino que condicionar谩 a nuestro pa铆s durante mucho tiempo. Los pol铆ticos est谩n jugando con la seguridad de nuestros hijos y nietos.

Los ritmos forzados con los que se est谩 llevando este proceso muestran un gran desprecio por la voluntad del pueblo sueco y por la democracia. Durante mucho tiempo, la resistencia hacia la OTAN ha sido muy grande en Suecia. A pesar de la propaganda masiva de la OTAN, una gran proporci贸n de la poblaci贸n es contraria a la membres铆a.

Cuando se conform贸 el actual Riksdag (parlamento), el tema de la OTAN no estaba en la agenda y la mayor铆a de los miembros se opuso a la membres铆a sueca. Ahora no van a esperar ni cuatro meses para las elecciones parlamentarias.  Es una burla a todos los votantes, que se ver谩n obligados a acudir a las urnas ante un hecho consumado. 

Ante esta situaci贸n, es comprensible que se plantee la demanda de un refer茅ndum sobre el ingreso en la OTAN. Somos partidarios de ello, pero m谩s all谩 de un refer茅ndum, este es un tema de calado que requiere reflexi贸n, tiempo y debate. Est谩 claro que la decisi贸n de entrar en la OTAN debe estar sujeta a una consulta democr谩tica; El pueblo sueco debe expresar su opini贸n antes de que se pueda presentar una solicitud a la OTAN. Lo m谩s razonable es que la cuesti贸n de la OTAN forme parte de la campa帽a electoral de oto帽o y que s贸lo entonces se decida en refer茅ndum si la cuesti贸n es entonces relevante.

El debate sobre la cuesti贸n militar y armamentista no solo se est谩 produciendo en Suecia. En Dinamarca, se celebrar谩 un refer茅ndum el 1 de junio. No sobre la OTAN, de la que Dinamarca ya es miembro, sino sobre la cooperaci贸n danesa en la pol铆tica de seguridad en la UE. Al igual que en Suecia, el lobby armament铆stico est谩 utilizando la guerra en Ucrania para lucrarse.

La direcci贸n de los socialdem贸cratas no tiene ning煤n inter茅s en generar un debate interno sobre este tema. En lugar de discutir con sus miembros, Magdalena Andersson y Ann Linde viajan por todo el mundo para codearse con los l铆deres de la OTAN y asegurar la lealtad sueca a Washington. 

La libertad de alianza sueca nos ha ido bien. Nos ha mantenido fuera de dos guerras mundiales. Ha salvado muchas vidas suecas y sirvi贸 como base para la prosperidad despu茅s de la Segunda Guerra Mundial. El desarme y las ideas sobre la regi贸n n贸rdica como zona libre de armas nucleares caracterizaron el per铆odo sueco de posguerra y deber铆an volver a incluirse en la agenda.

La OTAN representa una l铆nea contraria a lo que Suecia ha representado durante d茅cadas. La OTAN es una alianza de guerra agresiva cuyo objetivo principal es asegurar la hegemon铆a del imperialismo estadounidense en el mundo.

La historia de la OTAN es muy sucia. Este oto帽o se cumplieron 20 a帽os desde que Estados Unidos inici贸 su llamada guerra contra el terrorismo. Tras los atentados terroristas en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, la OTAN invoc贸 por primera vez su declaraci贸n de solidaridad sobre defensa colectiva, art铆culo 5 del Tratado de Washington. Posteriormente, la OTAN lanz贸 sus primeras operaciones oficiales fuera del 谩rea euro-atl谩ntica. Algo que ha continuado desde entonces, m谩s recientemente en Libia.

Despu茅s de que la OTAN publicara el Art铆culo 5 en solidaridad con los Estados Unidos, los pa铆ses de la OTAN han participado activamente, entre otras cosas, en las devastadoras e ilegales guerras contra Afganist谩n e Irak. Como resultado directo de la guerra contra el terrorismo de Estados Unidos y la OTAN, 38 millones de personas se han visto obligadas a huir en todo el mundo. Las cifras las elabora la American Brown University, que tambi茅n ha podido demostrar que 929.000 personas murieron como consecuencia de esta guerra.

Es esta alianza de guerra a la que el establishment sueco quiere empujarnos. Que la OTAN sea una alianza de defensa es un argumento de pura propaganda. Hoy, por ejemplo, se cumplen 23 a帽os desde que la OTAN bombarde贸 la embajada china en Belgrado durante la guerra contra Yugoslavia en violaci贸n del derecho internacional en 1999.

La propaganda a favor de la entrada de Suecia en la OTAN est谩 batiendo nuevos r茅cords de estupidez. En una entrevista de SVT la semana pasada, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo que Suecia estar铆a protegida durante el per铆odo de solicitud a la alianza con una mayor presencia de buques de guerra en el Mar B谩ltico, como si las aguas suecas no estuvieran ya  llenas de barcos de la OTAN.

En el canal de televisi贸n Aktuellt, Jan Hallenberg afirma que la OTAN no tiene ning煤n inter茅s en tener armas nucleares en suelo sueco o finland茅s. Incluso si hubiera una guerra, Hallenberg asegura que la OTAN no colocar铆a armas nucleares en el territorio. Hallenberg oculta el acuerdo que Suecia firm贸 con la OTAN en el a帽o 2016 y que permite que los barcos de la OTAN con armas nucleares est茅n realizando maniobras en aguas suecas.

Es bastante bochornoso escuchar al nuevo l铆der del partido de los liberales en un debate televisado con Nooshi Dadgostar del Partido de la Izquierda, afirmando que la OTAN se cre贸 en respuesta al Pacto de Varsovia cuando en realidad fue al rev茅s: el Pacto de Varsovia se cre贸 seis a帽os despu茅s de la OTAN, en 1955.

A煤n no se ha tomado la decisi贸n sobre el ingreso de Suecia en la OTAN. Una posici贸n contundente puede detenerlo. Ahora todos los que quieran defender la paz, el humanismo y la solidaridad deben unirse contra el fragor de la guerra para rechazar la membres铆a en la OTAN y salvaguardar la libertad de alianza sueca.

Prolet盲ren




Fuente: Nuevarevolucion.es