June 11, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
381 puntos de vista


El comandante en jefe del cuartel general central de las Fuerzas de Defensa Popular (HPG), Murat Karayılan, habló sobre la actual invasión de Turquía en el sur del Kurdistán (Bashur, en el norte de Irak), durante una emisión especial de la cadena de televisión kurda Stêrk TV.

Según Karayılan, que también es miembro del comité ejecutivo del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha pedido al movimiento kurdo, a través de contactos en común, un alto el fuego dentro del Kurdistán del norte (Bakur, en el sureste de Turquía).

A cambio, el mandatario ofrece al PKK “vía libre” en otras partes de Kurdistán. A continuación publicamos la primera parte de la entrevista, ligeramente acortada, traducida al español. La segunda parte de la entrevista será difundida este sábado.

-El incidente del 5 de junio en Metîna está en el centro de la agenda kurda. Un convoy de las fuerzas del PDK (Partido Democrático de Kurdistán) intentó entrar en la zona de la guerrilla ese día. En ese momento, se produjo una explosión. Las HPG negaron cualquier implicación, pero el PDK culpa a la guerrilla del PKK de este ataque. ¿Qué hay detrás de este incidente?

-La fase que estamos viviendo actualmente es una etapa importante en la lucha del pueblo kurdo. El enemigo está haciendo planes insidiosos contra esta lucha. Es de dominio público que Rêber Apo (Abdullah Öcalan) declaró un alto el fuego en el Kurdistán del Norte, en 2013 (en el curso de las negociaciones de paz entre el gobierno turco y el PKK). Este alto el fuego duró unos dos años y medio. Sin embargo, el Estado turco reconoció que esto reforzó la mano de los kurdos en Oriente Medio. Recep Tayyip Erdogan decidió dar un vuelco a la mesa de negociación, a pesar de que las conversaciones habían alcanzado ya cierto nivel. Inmediatamente después, se alió con personas como Devlet Bahçeli y Doğu Perinçek, que eran abiertamente hostiles a los kurdos, y lanzó un ataque a gran escala contra nuestro movimiento. El objetivo era primero aplastar al PKK y luego eliminar los logros de todo el pueblo kurdo. En este marco, desde hace seis años se libra una guerra de gran alcance contra nosotros.

A principios de este año, la intensidad de la guerra ha aumentado mucho. Lo primero que hay que mencionar es que continúa la tortura contra Rêber Apo en Imrali (isla-prisión donde se encuentra encarcelado). Desde hace algún tiempo, se impide toda comunicación con él. Paralelamente, el Estado turco utiliza la guerra psicológica contra nuestro movimiento. Decenas de miles de nuestros amigos son encarcelados y torturados en las prisiones del régimen. Todos los días se llevan a cabo operaciones de detención contra nuestro pueblo, así como operaciones militares en todas las partes del Kurdistán del Norte. Entre ellas se encuentran las operaciones en Garzan, Van, Mardin y Botan, que se llevan a cabo desde la primavera y que han provocado bajas en nuestras filas. Los medios de comunicación pueden seguir estos acontecimientos a diario. El plan de ocupación del Estado turco en el Kurdistán del Sur también ha ido avanzando paso a paso desde hace tres años.

La idea básica es ocupar primero algunas regiones para luego establecerse definitivamente en Bashur. La invasión de Metîna, Zap y Avaşîn se inició después de ocupar previamente algunas zonas de Heftanîn y Xakurke. A día de hoy, este ataque de ocupación suma 48 días. Se trata de un ataque integral contra nosotros. Las regiones del sur del Kurdistán dominadas por nuestros amigos, están siendo sobrevoladas por unos 30 drones de reconocimiento durante las 24 horas del día. Los ataques aéreos con aviones de combate se producen continuamente. A veces se ataca Makhmur y a veces a otras zonas. Con esto quiero decir que es un ataque continuo contra nosotros. En una situación como ésta, en medio de una batalla de alta intensidad, ¿por qué íbamos a abrir un nuevo frente de guerra atacando a los Peshmerga (fuerzas militares del PDK)? ¿Sería prudente? En absoluto.

Esto sería extremadamente imprudente, especialmente en una región como Metîna. Incluso iría más allá del sentido y la lógica abrir allí un segundo frente contra los Peshmerga mientras la guerra está en su apogeo en el norte. Rechazamos firmemente la afirmación de que hemos atacado el convoy. Al fin y al cabo, los guerrilleros no han perdido el sentido común. La intención del incidente es desencadenar una guerra entre los Peshmerga y la guerrilla. No hubo instrucciones por nuestra parte para atacar a las fuerzas Peshmerga. No se ha tomado ninguna decisión de este tipo, ni ha habido ninguna actividad en este sentido. Una guerra interna kurda equivale a una catástrofe para nosotros. Lo vemos como el mayor error posible que no queremos cometer bajo ninguna circunstancia. Pero es obvio que aquí hay un montaje.

Somos muy conscientes de que una guerra entre kurdos en un momento tan delicado como éste conduciría a una gran oscuridad. Esto no beneficia ni al movimiento kurdo ni al pueblo kurdo. En este sentido, el incidente que tuvo lugar en Metîna debe aclararse por completo. No tiene sentido entrar en esta región a las cuatro de la mañana con dos columnas militares en posición de ataque. Es una zona militar dominada por la guerrilla y en la que los Peshmerga no han entrado desde hace 25 años. El diálogo (con la guerrilla) podría haberse establecido con antelación. Se dice que los Peshmerga simplemente querían cumplir con sus obligaciones normales. Por supuesto, nos preguntamos por qué no se nos informó.

¿A qué puede obedecer eso de llegar a Metîna con un centenar de vehículos sin previo aviso? Por supuesto, ellos (los Peshmerga) dicen ahora que son la fuerza dominante y que no tienen que pedir permiso a nadie para mover las tropas. Puede que sea así, pero a cinco kilómetros hay una guerra intensa. Tienen que posicionarse en otro lugar. ¿Por qué están ayudando al Estado turco? Bien, son la fuerza dominante en la región, pero la guerra está generando condiciones extraordinarias. Mientras los aviones de combate bombardean todo hasta los escombros, ustedes concentran sus tropas detrás de nuestro frente. ¿Es esto compatible con la humanidad, con la actitud kurda? ¿Puede haber una explicación lógica para este comportamiento? Se afirma que los guerrilleros atacaron un convoy que pasaba. Esto no se corresponde con la verdad. Permítanme mencionar que tenemos amigos que se ponen a disposición como mediadores. Vivimos en el siglo XXI, nuestro lema es que toda la humanidad resuelve sus conflictos mediante el diálogo. Entonces, ¿por qué no podemos tener un diálogo mutuo entre nosotros y resolver los problemas existentes? ¿Por qué razones recurrimos a los medios militares y a los ataques como si nada, en lugar de la palabra? ¿A quién y a qué sirve esta acción?

-¿Por qué hay actividades militares si los canales de comunicación están abiertos?

-Nos hacemos la misma pregunta. En las zonas del norte de Metîna, en la colina de Zendûra, en Çemço, en Qela Bêdewê en la región de Zap, y en Girê Mervanis en Avaşîn, el ejército turco está en un punto muerto. La ola de ataques se ha roto, los ocupantes no pueden avanzar. El pueblo kurdo sólo puede estar orgulloso de la resistencia que estos jóvenes, hombres y mujeres, libran allí con nuevos métodos contra los aviones de guerra, los tanques, los proyectiles y los agentes químicos. Esta situación es nueva en la historia de la resistencia kurda y, en el fondo, el presagio de nuevos logros para nuestro pueblo.

En Zendûra, el enemigo turco intenta actualmente penetrar en los túneles de la guerrilla. Está utilizando a los colaboradores de la asociación de guardias del pueblo de Sêgirkê. Los intentos de infiltración en los túneles han sido hasta ahora infructuosos. En otras palabras, los kurdos están siendo utilizados una vez más para los intereses del Estado turco. Hay bastantes ejemplos de esto en la historia de los kurdos. También se están utilizando perros equipados con cámaras para penetrar en los sistemas de túneles de la guerrilla. Sin embargo, la resistencia sigue siendo inquebrantable y el Estado turco está atascado. Ahora bien, si tenemos en cuenta todos estos puntos, llegamos a la conclusión de que las actividades militares del PDK están dirigidas contra la resistencia guerrillera de Zendûra. El PDK puede estar en desacuerdo con esto, pero de hecho se reduce a esto.

Personalmente, me decepcionó ver cómo las fuerzas kurdas nos apuñalaban por la espalda durante nuestra lucha contra la invasión turca. Espero que los dirigentes del PDK tomen conciencia de esta realidad. Este comportamiento no puede expresar una postura moral. Contradice las tradiciones del pueblo kurdo. Al fin y al cabo, nos estamos defendiendo de una guerra. Si no nos apoyan, al menos no deberían abrir un nuevo frente contra nosotros.

Permítanme pasar a otro asunto: tenemos información de que (el ministro de Defensa turco) Hulusi Akar ha exigido a los dirigentes del PDK que involucren a los Peshmerga en esta guerra. El 20 de mayo hubo una reunión de representantes del PDK a este respecto. No sabemos exactamente lo que se decidió. De todos modos, no habría que mencionarlo aquí. Lo que puedo revelar en todo caso -en realidad, habría preferido discutirlo con Massoud Barzani u otro funcionario del PDK- es que el Estado turco, o Recep Tayyip Erdogan, se puso en contacto con nosotros hace unos meses a través de una delegación amiga, y nos pidió que anunciáramos un alto el fuego dentro del Kurdistán del Norte (sudeste de Turquía). A cambio, se nos daría vía libre en las demás partes del Kurdistán. ¿Qué significa eso en términos concretos?: “Proclama un alto el fuego para nosotros y lucha contra el PDK, con el que de todas formas tienen problemas”. El enemigo está haciendo sus juegos, y debemos prestarles toda la atención. El Estado turco siempre ha enfrentado a los kurdos entre sí para provocar conflictos internos kurdos. Así es como surgió este Estado, y así es también como puede mantenerse.

La historia kurda está plagada de promesas incumplidas, ya sea en la época del Imperio Otomano o de la República de Turquía. Este hecho debe ser subrayado de nuevo en esta ocasión. Ni siquiera hace falta mirar muy atrás en el pasado. En 1999, por ejemplo, Rêber Apo fue capturado y extraditado a Turquía como resultado de un complot internacional. En aquel momento, el Estado turco se alegró de que el PKK estuviera acabado. Al detener la guerra, se trazó la línea roja a los dirigentes del Kurdistán del Sur. ¿Por qué? Para no reservar espacio para las relaciones. ¿Cuándo volvió a desaparecer esta línea? Cuando el Estado turco sufrió una derrota en la región de Zap, en 2008. El Estado se dio cuenta de que no tendría éxito en el Kurdistán del Sur por sí solo.

FUENTE: Stêrk TV / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org