October 29, 2020
De parte de Kurdistan America Latina
331 puntos de vista


Murat Karayilan, miembro del Consejo Ejecutivo del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), alertó sobre los intentos de desencadenar una guerra intra-kurda, impulsada por el Partido Democrático de Kurdistán (PDK), que gobierna la región semi autónoma del norte de Irak (Bashur).

“La asociación existente entre el PDK dominado por Barzani y Turquía, así como las relaciones políticas y de inteligencia entre ambas partes, no sirven ni al gobierno de Hewlêr (Erbil, capital de Bashur) ni al pueblo kurdo. Por el contrario, exponen a todos los kurdos a un gran peligro, porque a Turquía le preocupa exclusivamente la doctrina panturca”, aseguró Karayilan en un programa especial emitido por Stêrk TV.

En la región autónoma de Bashur, el conflicto con el Movimiento de Liberación Kurdo se está intensificando de nuevo. El trasfondo es la reciente concentración de unidades especiales Peshmerga en las Zonas de Defensa de Medya controladas por la guerrilla. Karayilan, que también es comandante del cuartel general de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG), consideró que el despliegue de tropas en regiones como Metina, Gare y Behdinan, son preparativos para la guerra.

“Observamos serias actividades militares. En casi todos los puntos de nuestras fuerzas guerrilleras, hay intentos del PDK de estacionar sus propias fuerzas. Si hay una ruta que conecta dos de nuestras posiciones, intentan establecer guardias militares justo ahí”, expresó.

Según Karayilan, recientemente se produjeron provocaciones en la región de Zebari cuando las fuerzas del PDK intentaron instalar un sitio no muy lejos de un puesto de la guerrilla. “Hubo enfrentamientos bastante serios. Intervenimos y desactivamos el conflicto. Pero si esto continúa, hay una alta probabilidad de que se desarrolle un conflicto a partir de estas provocaciones. Personalmente, me gustaría abstenerme de dar la orden de atacar a los kurdos. Nadie dentro de nuestro movimiento quiere esto. Es importante que esto se entienda por la otra parte. No le tememos a la guerra, después de todo luchamos contra el enemigo todos los días. Pero empezar una guerra entre kurdos no es lo que queremos”, manifestó el comandante de las HPG.

Karayilan explicó también que el régimen turco sigue una estrategia continua de causar disturbios y discordia en el pueblo kurdo, para de esa forma hacer valer sus propios intereses. El dirigente dijo que esto incluye, en particular, influir en el público a través de la desinformación y la propaganda. Como ejemplo, Karayilan citó la manipulación por parte de algunas autoridades del Gobierno Regional del Kurdistán (GRK) de que el PKK se veía a sí mismo como una “alternativa” al gobierno regional y quería apoderarse de Hewlêr.

“Los representantes del gobierno del PDK están retomando esta narrativa manipuladora. Para nosotros es un misterio si realmente creen en ella o quieren convencer a alguien con este ‘argumento’. En cualquier caso, no tenemos interés en ser una alternativa al gobierno. El establecimiento de la región autónoma es un logro del pueblo kurdo. Es un logro que ha surgido de décadas de lucha. Representa la voluntad del pueblo”, aseveró Karayilan.

El comandante de las HPG además criticó los persistentes informes de los medios de comunicación vinculados al PDK y las acusaciones de las fuerzas de seguridad de que la guerrilla llevó a cabo el fatal asesinato del director de la Asayish, en la aduana del paso fronterizo de Serzere el 8 de octubre. “Inmediatamente después del incidente se dijo que el PKK era el responsable. Nos sorprendieron estas declaraciones, así que empezamos nuestras propias investigaciones. De momento, podemos descartar definitivamente cualquier implicación de nuestros miembros. Si el PDK pudiera respaldar sus afirmaciones con pruebas, lo habría hecho hace mucho tiempo. Lo que quiero decir es que el enemigo está tratando de ponernos en contra con esta estrategia”, aseguró.

Ninguna de las guerras intra-kurdas llevadas a cabo hasta ahora ha tenido éxito, recordó Karayilan: “En los años 90, algunos grupos pueden haberse beneficiado de la guerra fratricida, pero estas oportunidades ya no existen hoy en día. ¿Por qué es así? Estamos en el siglo XXI y en medio de discusiones sobre una re denominación de toda la región. Esto también incluye la cuestión de qué posición tomarán los kurdos. Estamos en una fase que será decisiva para el futuro destino del pueblo kurdo. Una guerra intra-kurda en un momento como éste significaría nuestro fin estratégico. Esta es nuestra opinión. Nosotros, como Movimiento de Liberación Kurdo, estamos haciendo sacrificios por la causa kurda día a día. Si sufrimos una derrota ahora debido a conflictos internos, significa la pérdida de todos los logros que hemos conseguido. Esto se aplica tanto al sur como al norte, al este y a Rojava. En este contexto, no nos tomamos la situación actual a la ligera”.

Karayilan citó el ejemplo de Abdullah Öcalan para ilustrar que el PKK se mantiene fiel a su objetivo de unidad nacional kurda: “Rêber Apo (Líder Öcalan) hizo una sola llamada telefónica en los 22 años de su encarcelamiento en Imrali. En esta conversación de veinte minutos con su hermano Mehmet, habló durante un cuarto de hora sobre la importancia de la unidad nacional”.

Karayilan manifestó dudas sobre si la concentración de tropas y los acontecimientos político-militares en Bashur se están llevando a cabo con el conocimiento de Massoud Barzani, el presidente del PDK. “No conocemos su punto de vista porque todavía no ha hablado. Sin embargo, instamos a Kek Mesûd (Massoud Barzani) a que se pronuncie pronto sobre el motivo por el que sus propias fuerzas se van a posicionar a lo largo de las rutas de conexión de nuestros compañeros. Estamos a favor de eliminar los conflictos y problemas a través del diálogo. Pero si una fuerza militar como la guerrilla es restringida y rodeada gradualmente, inevitablemente se producirá un conflicto”, alertó.

Karayilan señaló que las tensiones entre el PKK y el PDK no afectan sólo a dos partes, ya que es un “asunto nacional” que concierne a todos los kurdos. “Por lo tanto, todos deben contribuir a resolver el problema. Estamos listos para las conversaciones y otras acciones porque no queremos que se produzcan acontecimientos negativos. El asunto es muy delicado. Queremos estabilidad y paz en Kurdistán”, finalizó.

FUENTE: Stêrk TV / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org