January 25, 2021
De parte de Paco Salud
216 puntos de vista


«Kichi ¿tus hijos viven así? Los míos sí»

Un grupo de mujeres se ha concentrado este lunes a las
puertas del Ayuntamiento de Cádiz, en la plaza de San Juan de Dios, para exigir
al alcalde gaditano, José María González Santos ‘Kichi’, y a su equipo de concejales
una solución a sus problemas de vivienda que padecen muchas familias en la
capital sin que encuentren respuestas por parte ni de la delegación de Asuntos
Sociales ni de la empresa municipal de la vivienda (Procasa).

En concreto, se trata de mujeres que han recibido órdenes de
desahucio por parte del juzgado y que tendrán que abandonar sus casas en las
próximas semanas.

Esta protesta, que se repetirá este martes 26 de enero ante
las puertas de Procasa y el miércoles 27 ante la sede de la delegación
municipal de Asuntos Sociales en la calle Zaragoza, está respaldada por la
asociación de mujeres Las Desamparadas (que atienden tanto a víctimas de
violencia de género como a mujeres en riesgo de exclusión social) y por la
Plataforma Nacional por el Derecho Gitano.

Las mujeres han reclamado un techo en el que vivir al
alcalde gaditano asegurando que están viviendo en unas condiciones lamentable
con consignas como: «Kichi. ¿Tus hijos viven así? ¿A que no? Los míos sí»,
acompañado de unas fotos en las que se puede comprobar el estado de las
viviendas.

Por otro lado, hacen referencia en una de sus pancartas al
artículo 47 de la Constitución española en el que se recoge el derecho a la
vivienda de cualquier ciudadano asegurando que «Menores con un techo, es un
derecho».

Estas mujeres aseguran que tienen conocimiento de que hay
muchas viviendas vacías pertenecientes a Procasa que podrían ser aprovechadas
para dar solución a familias gaditanas que viven en una precaria situación o
que están a punto de ser desahuciadas.

Un ejemplo es el caso de Nazaret, que vive con su marido y
sus dos hijos en la calle Cobos en una vivienda que cuenta con humedades,
goteras, con un agujero en el techo por el que le entra agua cada vez que
llueve y con una escalera de madera antigua para acceder a la misma que está
podrida.

Tiene que dejar la vivienda el 25 de febrero y no es el
primer desahucio que vive por culpa de los impagos en las ayudas por parte del
Consistorio gaditano.

A las continuas llamadas a la delegación de Urbanismo para
que le arreglaran el problema del techo, le ofrecieron como solución la
instalación de un cartón, en pleno invierno y en época de lluvias. Su casa está
llena de cubos para recoger el agua que le cae del techo y asegura que no puede
seguir así.

Reclama una alternativa habitacional ya que no tiene
avalista, ni empleo y las ayudas ya se le han agotado, por lo que no se puede
buscar una vivienda porque no se la alquilan desde ninguna inmobiliaria.
Además, los retrasos en los pagos de los alquileres desde el Ayuntamiento de
Cádiz siguen siendo una constante y afecta a numerosas familias gaditanas,
negándose muchos propietarios a alquiler si dependen de las ayudas municipales.

Por otro lado, está Estefanía, que tras ser desahuciada
anteriormente, ha okupado junto a sus dos hijos de cinco y once años la
vivienda que tenía el conserje del colegio Andalucía. Ha sido denunciada por el
centro educativo y tendrá que abandonar esta casa en un breve espacio de
tiempo.

Cada noche coloca una barra de hierro que bloquea la puerta
por temor a que entre alguien en su vivienda mientras ella y sus hijos duermen.
Siente miedo e impotencia y, al igual que Nazaret, pide soluciones urgentes a
su situación.

Sin respuesta institucional

Desde la asociación Las Desamparadas lamentan las
condiciones «infrahumanas» en las que estas mujeres están viviendo en sus
respectivas viviendas asegurando que «no nos hacen ni caso y desde Asuntos
Sociales ni siquieran las llaman para interesarse por la situación en la que
están ambas familias», afirma la presidenta de la entidad, Rosa Núñez.

Por su parte, desde la Plataforma Nacional por el Derecho
Gitano, su delegada en San Fernando, Ángeles Fernández, manifiesta que
«defendemos, además de los derechos de la comunidad gitana, los derechos
humanos en general y la situación que viven estas familias no es normal.
Trabajos contra el maltrato institucional a las personas más vulnerables».

Afirma que, a nivel nacional, «estamos consiguiendo
soluciones de muchas instituciones y ayuntamientos que ayudan a las familias
que lo están pasando mal pero, en el caso de Cádiz o en el de San Fernando, no
encontramos respuestas».

No obstante, tanto Rosa Núñez como Ángeles Fernández,
indican que no dejarán de «pelear» para defender los derechos de estas personas
que merecen tener una vivienda digna y un techo en el que albergar a sus hijos.

Fuente: https://www.lavozdigital.es/cadiz/lvdi-kichi-hijos-viven-mios-si-202101251235_noticia.html




Fuente: Pacosalud.blogspot.com