November 15, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
350 puntos de vista

El Congreso Nacional del Kurdistán (KNK) envió una delegación a la frontera exterior de la Unión Europea (UE) en Polonia. Ante la dramática situación de los migrantes que buscan protección en la zona fronteriza entre Bielorrusia y Polonia, la delegación propone una solución rápida y humana para las personas, muchas de las cuales proceden del Kurdistán del Sur (Bashur, norte de Irak).

Además de por el co-presidente del KNK, Ahmed Karamus, la delegación está formada por Mecit Heso, de la Junta del Congreso, así como por representantes del Centro de la Sociedad Kurda de Suecia, la Asociación Europea Kurda (KCDK-E) y la Comunidad Kurda de Berlín (Nav-Berlin).

Hüseyin Yılmaz, co-presidente de Nav-Berlin, explico que la delegación fue detenida en un puesto de control ocho kilómetros antes de la frontera con Bielorrusia. Según Yılmaz, se les prohibió seguir viajando y el Estado polaco no permite a las organizaciones de la sociedad civil hablar con los migrantes, ni observar y documentar la situación en la frontera.

La delegación del KNK pudo hacer declaraciones públicas para los medios de comunicación rusos, kurdos y polacos, y después regresó a Varsovia. Una vez en la capital polaca, la delegación habló con representantes de organizaciones de derechos humanos y de Reporteros Sin Fronteras.

Según Hüseyin Yılmaz, la delegación recibió una acogida amistosa por parte de las organizaciones de la sociedad civil. “Sin embargo, el gobierno polaco no ofrecerá protección al pueblo –afirmó-. Se está produciendo un drama humanitario, la gente muere cada día. Muchas instituciones hacen declaraciones, pero se impide que la ayuda llegue a la gente”.

Mientras tanto, la delegación del KNK continúa sus conversaciones en Varsovia y tiene previsto viajar de nuevo a la frontera para hablar con los migrantes. Para posibles entregas de ayuda, el KNK quiere contactar con la Media Luna Roja kurda, Heyva Sor A Kurdistanê.

Desde hace días, miles de migrantes sin provisiones se refugian en Bielorrusia, en medio del crudo invierno. La mayoría son kurdos procedentes de Irak, entre ellos muchas mujeres y niños que necesitan ayuda urgente. Desde el KNK criticaron a la comunidad internacional por cerrar los ojos ante la situación migratoria. Hasta ahora, se informó que ya hubo 17 muertes documentadas entre los migrantes.

El viernes, representantes de varias organizaciones de ayuda, incluida la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), visitaron por primera vez a los refugiados en los campamentos armados con tiendas de campaña de la frontera exterior de la UE, según anunció la guardia fronteriza de Minsk. Según las autoridades bielorrusas, unas 2.000 personas siguen aguantando en el lugar.

Mientras la UE, Bielorrusia y su país vecino, Rusia, hablan de “catástrofe humanitaria”, un comunicado de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) manifestaron que ahora hay que centrarse en evitar las muertes y acomodar a las personas en lugares seguros de Bielorrusia. Anteriormente, el presidente bielorruso Alexander Lukashenko, al que se considera responsable internacional de la situación, había anunciado también que las mujeres embarazadas y los niños serían alojados en sanatorios.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org