February 28, 2021
De parte de Amor Y Rabia
345 puntos de vista


por George Woodcock e Ivan Avakumovic (El pr铆ncipe anarquista, 1975)

Es evidente, que, pese a sus otras varias actividades y a sus a帽os de exilio, Kropotkin siempre encontr贸 tiempo para proseguir de modo exhaustivo la lectura de la literatura rusa que inici贸 en su ni帽ez. No permiti贸, como tantos revolucionarios, que las preocupaciones sociales ofuscaran sus criterios literarios y art铆sticos: IDEALES Y REALIDADES DE LA LITERATURA RUSA es una prueba m谩s de que siempre conserv贸 una cultura amplia y humana.

Ya que hablamos de literatura rusa, no est谩 de m谩s analizar la relaci贸n de Kropotkin con Tolstoi, que, aunque indirecta, pues jam谩s llegaron a verse, se caracteriz贸 por un fuerte respeto mutuo. Sus ideas ten铆an mucho en com煤n. Ambos odiaban al Estado y a cualquier g茅nero de instituci贸n que obstaculizase la libertad de conciencia y de acci贸n del individuo, ambos atacaban la propiedad, ambos cre铆an que el sentido moral innato del hombre bastar铆a para impedir todos los males por cuya cura los gobiernos intentan convencernos de que aceptemos los males a煤n mayores de la polic铆a y los ej茅rcitos, las leyes y los castigos. Pero difer铆an en dos cuestiones importantes. En primer lugar, Tolstoi condenaba sin reservas la violencia en cualquier circunstancia, mientras que Kropotkin, a despecho de profundos sentimientos personales, estaba dispuesto a admitir su necesidad en determinadas condiciones extremas. En segundo, Tolstoi sosten铆a que el cambio social deb铆a producirse como consecuencia de un cambio moral del individuo cuando 茅ste comprendiese que 芦el reino de Dios est谩 dentro禄, lo que a su vez influir铆a en las acciones de los hombres y alterar铆a la norma moral y todas las relaciones sociales. Este elemento ocupaba sin duda su lugar en las ense帽anzas de Kropotkin y muchos otros anarquistas, pero tend铆a a quedar oscurecido por una doctrina de lucha social, que Tolstoi consideraba mera perpetuaci贸n del viejo mal. En vez de una 鈥榗ontraviolencia鈥 propugnada prescindir de la cooperaci贸n del Estado y sus instituciones subsidiarias y negarse por completo a obedecer.

Tolstoi respetaba a Kropotkin consider谩ndole hombre de integridad que hab铆a sacrificado mucho en su oposici贸n al zarismo. Kropotkin consideraba a Tolstoi un gran escritor que hab铆a consagrado su vida y su prestigio a la causa de los oprimidos, y que hab铆a arriesgado mucho en sus valerosos ataques a la pol铆tica zarista desde dentro incluso de Rusia.

Tolstoi

Su primer contacto se produjo al parecer con la llegada a Inglaterra del principal disc铆pulo de Tolstoi, Vladimir Chertkov. Este tolstoiano exiliado era, por extra帽a coincidencia, oficial de servicios en el Hospital Militar de San Petersburgo cuando Kropotkin se fug贸. Se hicieron 铆ntimos amigos, y Chertkov fue visitante regular de la casa de Kropotkin en Bromley. Poco despu茅s de conocerse, Kropotkin pidi贸 a Chertkov que transmitiese a Tolstoi un mensaje expres谩ndole su cordial admiraci贸n. Parece ser que hizo alguna referencia a su diferencia de opiniones en la cuesti贸n de la violencia, pues Tolstoi escrib铆a poco despu茅s a Chertkov:

芦La carta de Kropotkin me ha complacido mucho. No me parece que sus argumentos en favor de la violencia expresen sus opiniones, sino 煤nicamente fidelidad a la bandera bajo la que ha servido honradamente toda su vida. No me cabe duda de que tiene que darse cuenta de que la protesta contra la violencia, para ser fuerte, debe tener un fundamento s贸lido. Pero una protesta por la violencia no tiene fundamento y por esta misma raz贸n, est谩 destinada al fracaso.禄

Chertkov ley贸 estas palabras de Kropotkin, que se alter贸 mucho por lo que consider贸 una mala interpretaci贸n de su actitud pues contest贸: 芦Para comprender hasta qu茅 punto simpatizo con las ideas de Tolstoi, baste decir que he escrito todo un volumen para demostrar que la vida se crea no por la lucha por la existencia, sino por el apoyo mutuo.禄

Estas cordiales relaciones entre los dos grandes adversarios del Gobierno prosiguieron. Visitantes que acudieron a ver a Tolstoi a Rusia, como Mavor y Nevinson, le entregaron mensajes especiales de amistad de Kropotkin, y en enero de 1903, el viejo novelista escrib铆a a Chertkov. 芦Cuando uno est谩 enfermo tiene tiempo para reflexionar. Me ocup茅 especialmente de recuerdos y mis bellos recuerdos de Kropotkin tuvieron preferencia especial.禄 Un mes m谩s tarde escrib铆a de nuevo: 芦Transmite mis saludos a Kropotkin… He le铆do recientemente sus Memorias y me han encantado禄. En 1905 Nevinson encontr贸 a Tolstoi muy interesado por CAMPOS, F脕BRICAS Y TALLERES que consideraba de gran utilidad como base para una recuperaci贸n de la agricultura rusa. (Es un dato interesante que el mayor disc铆pulo de Tolstoi, Gandhi, fuera lector entusiasta de Kropotkin, cuya influencia puede apreciarse en el dirigente indio en su idea de una sociedad de comunas rurales.)

Puede que, as铆 como Kropotkin ve铆a en Tolstoi al gran escritor inspirado en un amor sin trabas a la humanidad, Tolstoi viese a Kropotkin lo que Romain Rolland ha indicado, el hombre que pr谩ctica realmente la renuncia que 茅l s贸lo hab铆a logrado alcanzar en el pensamiento y en la literatura.

Kropotkin

Al final, en noviembre de 1910, cuando tr谩gicamente era ya demasiado tarde. Tolstoi rompi贸 con su vieja vida como consideraba necesario hacer desde hac铆a mucho. Desapareci贸 de su casa, y circul贸 el rumor de que hab铆a ingresado en un monasterio, superando sus antiguas objeciones a la Iglesia ortodoxa. Kropotkin sali贸 inmediatamente en su defensa, escribiendo en THE TIMES:

芦En cuanto a la posibilidad de que Tolstoi se 鈥歳etractase鈥 de sus opiniones religiosas, puedo decir que es totalmente improbable. Casualmente llevo estudiando, durante los dos 煤ltimos a帽os, apasionadamente, casi, y escribiendo, sobre el drama interno de la vida de Tolstoi tal como se presenta en sus novelas y en otros escritos, y seg煤n el material biogr谩fico que 茅l mismo ha permitido publicar a su amigo P. A. Biriukov; y estoy seguro de que, tras dedicar los 煤ltimos treinta a帽os de su vida a la creaci贸n de una religi贸n racionalista universal, desnuda de todos los elementos m铆sticos del cristianismo moderno, una religi贸n que seg煤n 茅l resultar铆a igualmente aceptable a cristianos, budistas, hebreos, musulmanes, seguidores de Lao-Ts茅 y a todos los fil贸sofos morales, y despu茅s de haber proclamado tan vigorosamente en sus 煤ltimas obras el derecho supremo y decisivo de la raz贸n en cuestiones religiosas, Tolstoi no volver谩, indudablemente a las ense帽anzas de la Iglesia ortodoxa griega.

禄No me asombra enterarme de que Tolstoi haya decidido retirarse a una casa de campo donde pueda continuar con sus ense帽anzas sin tener que depender del trabajo de otros para proveerse a s铆 mismo o a su familia de las necesidades de la vida. Es el resultado necesario del terrible drama interno que ha vivido durante los 煤ltimos treinta a帽os. Drama, por otra parte, de miles y miles de intelectuales de nuestra sociedad actual. Es el cumplimiento de lo que estuvo tanto tiempo deseando.禄

Kropotkin terminaba expresando la esperanza de que la vida 芦de nuestro venerado, querido y gran escritor禄 no se viese emponzo帽ada por las autoridades eclesi谩sticas rusas. Al menos este deseo se cumpli贸, pues unos d铆as despu茅s lleg贸 la noticia de que Tolstoi hab铆a sido localizado enfermo de neumon铆a y hab铆a muerto rodeado de unos cuantos amigos, en la remota casa de un jefe de estaci贸n ferroviaria de la Rusia central. A Kropotkin le afligieron mucho esas noticias y escribi贸 varios art铆culos de homenaje en los que alud铆a a Tolstoi como 芦el hombre m谩s amado, el hombre m谩s conmovedoramente amado del mundo禄.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com