March 3, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
383 puntos de vista


Cada uno de nosotros da sentido a la vida de diferentes maneras. El significado más valioso que le damos a la vida es nuestro esfuerzo por alcanzar la verdad. La compañía real, el compromiso real y la verdad… Una persona -sólo una pequeña partícula en el inmenso universo- ha llegado al secreto de la vida entre millones de posibilidades y sólo puede vivir a través del sentido que da a su existencia. Se considera que ha vivido cuando aborda la vida según el sentido que le ha dado. Es posible que una persona comprenda que es un ser humano si entiende su forma de vivir. Sólo su forma de vida puede mostrar su éxito de ser humano en el universo. La persona que hace esto trasciende los límites de ser una pequeña partícula y alcanza la profundidad del significado.

Las personas encuentran esta profundidad de sentido en la realidad social histórica. Nuestras raíces se adentran en la historia; intentamos crecer buscando el alimento en ella, para obtener un mayor significado a medida que crecemos para perfeccionarnos aún más. Aunque nuestro objetivo es el desarrollo y el crecimiento, nuestras necesidades nos han hecho creativos. La fuerza motriz de nuestra lucha por la vida, histórica y social; biológicamente según la evolución genética, sociológicamente según la evolución cultural, antropológicamente según la evolución de la sociedad, y la búsqueda de la vida política y moral, ha producido y perpetuado la lucha ideológica*.

Desde hace medio siglo, intentamos cambiar el rumbo. Por fin nos estamos sacudiendo la maldición de la modernidad capitalista, que va en contra de nuestra genética y de nuestra existencia, y estamos interviniendo contra ella. Poco a poco, empezamos a caminar de nuevo. En la década de 1970, un anciano kurdo que observaba la perseverancia y el esfuerzo de Abdullah Öcalan para volver a poner en pie al pueblo kurdo y organizarlo para su libertad, preguntó: “¿Puede crecer esta madera seca?”**. La “madera seca” que mencionó entonces “ha florecido por su propia realidad, echó raíces y crece día a día”. Esto se demuestra no sólo en las aplicaciones prácticas y los éxitos que se pueden ver en Rojava y el noreste de Siria, que han estado en la agenda mundial en los últimos años, sino que se muestra en las cuatro partes del Kurdistán, y poco a poco en todo el mundo a través de una nueva teoría de la vida y la sociología social. Pero todavía no nos atrevemos a llamarlo milagro. Porque nuestra dirección es hacia el presente tanto como hacia el pasado, así como hacia el futuro tanto como hacia el presente. Estamos en el camino de la verdad y estamos tratando de hacer crecer nuestro movimiento día a día, y nuestro movimiento es sobre la verdad.

¿Se puede desmantelar la verdad?

Hoy en día, el poder estatista dominante quiere destrozar la realidad. Para no separarse unos de otros, las mujeres y los hombres, la materia-energía, el humano-naturaleza, el alma-cuerpo y el individuo-sociedad se ven desgarrados por interminables contradicciones y oscuros dilemas. Sin embargo, la postura holística de la verdad tiende a la libertad. Separar la realidad de la libertad sólo es posible a través de su fragmentación y de la ruptura de su unidad. Cualquier cosa cuya integridad se haya roto se vuelve susceptible de ser abusada.

La fragmentación no se limita a esto. La división que se ha creado entre mujeres y hombres también se ha impuesto entre el ser humano y la naturaleza, y a partir de ahí también entre las diferentes comunidades y culturas. Se intenta designar a unos como sujetos soberanos y al resto como objetos. Para conseguirlo, se permiten todos los medios necesarios; desde la asimilación hasta el genocidio. Sin embargo, cuando se evalúan los comentarios que describen la humanidad, el pensamiento y la situación histórica, podemos ver que esta separación no es más que una distracción. Todas las culturas que viven en el mundo siguen existiendo, preservándose con una cierta actitud de resistencia. Aunque cada color, cultura, textura, lengua y religión eran diferentes entre sí, existía una unidad entre ellas; no había ningún conflicto entre ellas. Nadie podía discutir esta unidad. Todas las culturas actuales del mundo siguen existiendo, preservándose con una cierta semilla de resistencia.

Hoy en día, el mundo está formado por pensamientos, estados y creencias, cada uno de los cuales se contradice a sí mismo y a su entorno, y no puede encontrar un terreno común. Vivimos una época en la que los gobernantes dan la vuelta a la verdad difundiendo su propio color. Sería impensable no tener la determinación de luchar por vivir y algo que decir en una época así. Por lo tanto, sería apropiado evaluar el orden actual como desorden o caos. Es natural esperar grandes cambios en períodos cortos después del caos. Entonces, ¿qué producirá y dará forma a este cambio cualitativo? Aquí la dimensión de la lucha adquiere aún más importancia. Porque la lucha que determinará el camino futuro de la humanidad es la idoneidad y la creencia en el método que se utilizará para buscar la democracia y la verdad. Como personas que queremos que la verdad vuelva a ser evidente, tomaremos nuestra fuerza de nuestra perspectiva y nuestra forma de caminar.

¿Cómo definir la verdad?

Si preguntamos a la propia verdad: “¿Cómo te describirías a ti misma?”, ¿cuál sería la respuesta? Abdullah Öcalan responde a esta pregunta en sus escritos de defensa, redactados en severas condiciones de aislamiento en el calabozo de una sola celda en el que vive en la isla de la prisión de Imrali. Escribe: “En realidad, no nos definimos previamente y luego nos pusimos en marcha. La definición fue tomando forma a medida que íbamos caminando, y a medida que íbamos definiendo, nuestro caminar se aceleraba. Éramos conscientes de que la realidad virtuosa que se nos ponía delante era un error garrafal. Por lo tanto, la salida tenía que ser fuerte y la lucha tenía que ser del tipo que crea tormentas. Mientras la historia, hasta cierto punto, fluía por los valles añadiendo belleza, se atascó en una divergencia de mentalidad. Nosotros, el pueblo, creamos esta divergencia. Ahora, el flujo de miles de años continúa. Sin embargo, el río único de la historia se dividió en dos ramas. A uno lo llamamos el aspecto moral-político de una sociedad democrática que encarna todos los valores humanos, y el otro es un enfoque estatista jerárquico nacido y desviado de este último”.

Miramos hacia atrás desde el presente para interpretar el pasado. Sin embargo, el propio desarrollo toca el momento. ¿De qué nos preocupamos con los dientes, las uñas, los sueños? Debemos preocuparnos por las interpretaciones antinaturales, el progreso y las contradicciones del propio “ser”. Sólo esto puede ser llamado la verdad. Entonces, tenemos que ir al lugar donde la esencia, el origen, la fuente, brota de los ojos. “Los tesoros se buscan donde se pierden”, decía Abdullah Öcalan en los escritos citados anteriormente. Este tesoro fue arrebatado a los seres humanos, enfrentados a la desaparición, a la espera de que los militantes luchen por él: la comunidad. Debajo de cada realidad, cuando buscamos la verdad, alimentando el río principal de la historia, haciéndose sentir allí donde aparece y llamándonos hacia ella, encontramos la comunidad. Con el tiempo, comprendimos que la verdad de la humanidad era la propia comunidad, y que sólo con ella podíamos existir, podíamos desarrollarnos y unirnos al universo. En la medida en que la comunidad podía fortalecerse, la humanidad podía despojarse de sus contradicciones en el universo e incluirse en el flujo. Era lo único con lo que la humanidad podía alcanzar la “alegría del flujo”.

Han pasado miles de años desde que comenzaron los intentos de quitarnos el tesoro de las manos. Aunque estos ladrones cambiaron sus máscaras, ropas y métodos, construyeron todas sus definiciones de vida sobre la ocultación de la verdad. Sin embargo, muchos momentos de la historia, aunque no estén escritos, ganan brillo con la resistencia de los militantes de la verdad. No sólo nuestra región, Oriente Medio, sino todos los pueblos oprimidos, las mujeres, las y los trabajadores, las clases y los grupos étnicos que buscan la verdad en su lucha por la libertad son las principales ramas del río histórico de la modernidad democrática. Aunque su resistencia y la búsqueda de la verdad nunca cesaron, los representantes de la otra rama, el poder estatista dominante, que se desviaron de la rama principal, se declararon el inicio de la historia y con ello intentaron robar la verdad. Para ello se utilizó la ciencia, el sexismo, el nacionalismo y la religión. Se construyó sobre la idea de una dialéctica destructiva, de opuestos y dilemas que se consumen mutuamente. Sin embargo, es posible una dialéctica constructiva no destructiva. Nuestra búsqueda de la verdad no es ni objetivista en el sentido positivista (posmoderno), ni subjetivista en el sentido relativista. Sin duda, la verdad tiene aspectos subjetivos y objetivos. La conciencia se refiere a la convergencia del binario de observador (objeto) y observado (sujeto) en el análisis final (no la uniformidad, sino la identificación) de la verdad. Por esta razón, el proceso a través del cual se maximiza la verdad es el proceso en el que se puede captar esta posibilidad de identificación. En este proceso, debemos reconocer que la unidad principal de observador y observado es la sociedad moral-política. Por lo tanto, en la ciencia social, (que debería ser una ciencia basada en la investigación de la sociedad no como objeto), sino como métodos que profundicen en la percepción de los sujetos como sujeto-objeto, nosotros-otros, cuerpo-alma, dios-siervo, muerto-vivo, y que abran brechas entre ellos, no como dilemas, sino como superación de estos dilemas. Dado que la diferenciación es el principio del universo, y también está presente en el carácter de la sociedad, necesitamos una ciencia mucho más flexible, libre y profunda la verdad se apoya en una sociedad basada en la revolución.

Los verdaderos buscadores de la verdad

El fuego, el brillo, la información o la luz, no importa cómo la definamos, los luchadores por la libertad la arrebatan hoy de las manos del poder y la entregan al pueblo. Los kurdos vivimos en una región en la que este conflicto será intenso. La sociedad ha nacido y se ha criado aquí, lo que tiene que ver con la razón por la que todos los gobernantes del mundo hacen de esta región un foco de su política exterior. Esta es la razón de toda la distorsión, la puesta en marcha de conspiraciones y métodos de escritura de la historia.

A medida que esta lucha se lleva a cabo, desangra la fuerza de la sociedad. La lucha describe la purificación del propio mundo, es decir, la lucha interior. Es esencial dar sentido a la vida social a través de los valores morales-políticos, y esta lucha de la humanidad está ligada al espíritu débil que se desprende tanto de su sociedad como de su propia realidad. Por ello, el dicho “todo lo que una persona perfecta busca está en sí misma” es sumamente significativo. La verdad es también la búsqueda de la perfección humana. La búsqueda de la verdad es la búsqueda de personas que puedan tener una voluntad fuerte y ser justas mientras toman decisiones que reconocen la tensión entre sus deseos y su conciencia. En resumen, una persona que conoce la verdad es una persona unida en pensamientos, palabras y práctica.

La siguiente pregunta tiene gran importancia aquí: ¿cuál debe ser la postura, el método y la redacción frente a los intentos de convertir la realidad humana en desesperación mediante la ocultación de la verdad? La condición del ser humano desarrollada bajo la influencia de realidades distorsionadas es devastadora. La respuesta a esta pregunta la podemos encontrar en nosotros mismos. Se aplican todo tipo de métodos especiales de guerra para fomentar la pasividad y la sumisión hacia los que tienen el poder. Se enfatizan nuevos rasgos de personalidad para sofocar el deseo de volver a la sociedad natural dentro del ser humano. Como resultado, en lugar de encontrar soluciones, se nos pide que nos convirtamos en individuos que sufren, se quejan, viven de forma dogmática con reglas estrictas, no pueden pensar de forma flexible, no producen políticas, agradecen poco, carecen de memoria histórica y social, no asumen responsabilidades, pero cuando lo hacen se inventan excusas para no desempeñar su papel, y que están desconectados de la sociedad y carecen de creatividad.

Incluso sin ir muy lejos, si miramos los últimos cien años, podemos ver fácilmente algunos ejemplos de cómo no aceptamos esto: la Revolución de Octubre en la Primera Guerra Mundial, la Revolución Cubana durante la Guerra Fría, los movimientos sociales de la generación de 1968, o el levantamiento de los zapatistas en los años 1990 en respuesta al auge del neoliberalismo. Otro ejemplo es el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán), que hizo surgir el sistema de la modernidad democrática con el paradigma del confederalismo democrático junto con la lucha intelectual, social, política y organizada desarrollada por las mujeres con una ideología de liberación. Como podemos ver, la lucha y la búsqueda de la libertad nunca se detuvo, y hay muchas luchas que surgen en el mundo de hoy. La única fuerza revolucionaria que puede ser pionera en la resistencia universal contra los ataques del sistema capitalista global son las fuerzas revolucionarias que fortalecen esta búsqueda de la verdad. Los movimientos revolucionarios y comunales por el socialismo democrático tienen ese papel y esa misión.

Por lo tanto, la verdad es la búsqueda de ser uno mismo y el amor de las personas éticas, que han existido durante mucho tiempo pero que no han podido salir a la luz. Este amor no es el amor corporal que conocemos. Los que se apasionan por la vida libre sobre una base de amor desarrollan un tipo de amor diferente. En este caso, no es posible entender la verdad sin mirar la lucha por la libertad de las mujeres porque su energía es mayor y de una calidad diferente. En este sentido, revisar las ciencias sociales que han sido distorsionadas por la modernidad con su cientificismo y sexismo a través de la lente de la ciencia de las mujeres es cada vez más importante. El movimiento de mujeres kurdas está avanzando hacia un nivel de debate y organización muy ambicioso y exitoso en este sentido. Jineologî, la nueva ciencia de las mujeres, se considera de hecho como la ciencia del amor y la forma de vida, que también define la verdad. Mirar la historia a través de Jineologî y construir la historia con valores que son definidos por las mujeres hace que la conexión de la historia con la vida, la sociedad y la naturaleza sea muy fuerte. Una vez más, el punto de vista de Jineologî habla de la historia y de los valores que forman parte de ella, de las culturas de resistencia, de las lenguas, de la moral, de la ética y de la estética, de la naturalidad, de los cuentos de hadas y de las formas en que todos ellos han fluido hasta ahora. Por ello, Jineologî trata la historia como un momento, un tiempo, un lugar, una memoria, más que como un fenómeno determinado.

Si vamos a asumir esta guerra por la verdad, debemos empezar por aceptar la existencia de la influencia de quienes tienen poder sobre nosotros. Debemos hacerlo conectando con amor a la vida y luchando con una nueva revolución de las ciencias sociales. De lo contrario, tenemos una pobre postura frente a los gobernantes, y no tenemos otra realidad que la sumisión. Mientras todas las técnicas, la ciencia, la sociología y la psicología están en proceso de aceptar la verdad distorsionada, la resistencia contra esto sólo es posible dando grandes pasos. Creemos que caminaremos con decisión por el camino de la verdad y lograremos que la sociedad política y moral se revele de nuevo.

Notas:

*Sociología de la Libertad, Abdullah Öcalan

**Homo Sapiens, Noah Harari

FUENTE: Adem Uzun / Fuente: Komun Academy / Fecha de publicación original: 6 de junio de 2020 / Rojava Azadi Madrid / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org