May 31, 2022
De parte de Indymedia Argentina
248 puntos de vista
Manbij comandanta combatiente Rojava la-tintaImagen: A la derecha, la comandanta Eylan, que cay贸 en la ciudad de Al Bab. A la izquierda, el combatiente Ismael, compa帽ero de Kemal.

.

Por Leandro Albani para La tinta

Miles de hombres y mujeres llegaron a Rojava para sumarse a la lucha encabezada por el pueblo kurdo contra el Estado Isl谩mico. Kemal, un anarquista espa帽ol, fue une de elles y cuenta su historia a La tinta.

Kemal me env铆a fotos. En algunas, se lo puede ver practicando tiro, descansando, hablando con les pobladores de Rojava (Kurdist谩n sirio), donde estuvo en dos ocasiones como voluntario internacionalista, entre 2016 y 2018. Su historia, en donde se cruzan militancia, combates contra el Estado Isl谩mico (ISIS o Daesh), aprendizajes que lo marcar谩n para siempre y el recuerdo siempre vivo de camaradas que cayeron defendiendo el territorio, es similar a la de miles de personas de todo el mundo que decidieron llegar a una Siria en plena guerra para sumarse a la resistencia encabezada por el pueblo kurdo.

Por supuesto, Kemal tiene un nombre y un apellido, pero prefiere que escriba sobre 茅l con el apodo que eligi贸 en Rojava. Sabe que muches otres internacionalistas que volvieron a sus pa铆ses 鈥搒obre todo, a Europa- fueron v铆ctimas de la persecuci贸n judicial. Aunque los gobiernos europeos siguen declarando p煤blicamente su rechazo al Daesh, a les ciudadanes que fueron a combatir a los seguidores del Califato se les catalog贸 en m谩s de una ocasi贸n como 鈥渢erroristas鈥 y fueron llevades ante los tribunales.

Hablo varias veces con Kemal. Nos separa un oc茅ano, pero no es inconveniente para que me cuente su historia. 鈥淪obre mis datos personales, tan solo te puedo decir que soy de Arag贸n, Espa帽a鈥, resume. Y me pide disculpas si prefiere dejar en ese punto su vida personal.

Kemal se describe como 鈥渦n tipo normal鈥 que tuvo 鈥渢rabajos normales鈥, que 鈥渓e gusta practicar deportes鈥 y con una militancia dentro del anarquismo que le permiti贸 desarrollar una 鈥渃onciencia pol铆tica鈥. Su historia dentro del movimiento libertario espa帽ol se cruz贸 con el proceso pol铆tico y social que emergi贸 en 2012 en Rojava, cuando la poblaci贸n del norte de Siria declar贸 la autonom铆a, e impulsada por el movimiento kurdo, decidi贸 que era hora de cambiar su vida de forma radical.

鈥淭engo que decirte que la militancia, tal como la conocemos en Occidente, es completamente diferente a lo que significa en Rojava y en la esfera del movimiento kurdo 鈥揳punta el aragon茅s-. Yo tan solo tom茅 la decisi贸n de luchar por les que no ten铆an tanto. No s茅 si te lo coment茅 la otra vez, pero para m铆 el gesto que hicieron tantos miles de extranjeros que vinieron a luchar a Espa帽a contra el fascismo en las Brigadas Internacionales tiene un gran valor. Hacer lo mismo por otra gente me pareci贸 la mejor manera de honrar su memoria鈥.

Hevales

Con cada foto que me envi贸, Kemal agreg贸 un comentario. En una dice: 鈥淗eval Chekdar. Un tipo estupendo, rebosante de buen humor y buena persona. Cay贸 en la operaci贸n de Raqqa鈥. En otra: 鈥淓lla fue nuestra comandante en Manbij. Heval Eylan, posiblemente la mejor comandante que tuve. Podr铆a hablarte mucho de ella, pero para otra vez. Cay贸 justo al d铆a siguiente de separarnos, a manos de un ataque de Turqu铆a cuando est谩bamos en la operaci贸n de Al Bab. Al otro extremo, est谩 Heval Ismael鈥.

鈥淗eval鈥, en la lengua kurda, es sin贸nimo de 鈥渃amarada鈥, 鈥渃ompa帽ero鈥 o, simplemente, 鈥渁migo鈥.

Junto a otra foto, Kemal cuenta: 鈥淓l d铆a que cay贸 Manbij. El que est谩 abajo es Heval Lorence. El tipo con m谩s sentido del humor que jam谩s pudiste imaginar en una guerra. Cay贸 en la batalla de Raqqa鈥.


Manbij y Raqqa son algunas de las ciudades del norte de Siria en donde el espa帽ol combati贸 contra Daesh, luego de alistarse en las Unidades de Protecci贸n del Pueblo (YPG), las fuerzas de autodefensa kurda que liberaron el territorio y lo defendieron de la maquinaria de muerte que el Estado Isl谩mico despleg贸 durante varios a帽os en Siria e Irak.


.

La llegada de este militante anarquista al Kurdist谩n sirio no fue una casualidad. Al calor de la denominada Primavera 脕rabe, la lucha del pueblo kurdo despert贸 simpat铆as de todo tipo en el mundo entero. Los contingentes de internacionalistas no dejaron de arribar a un territorio asediado por el r茅gimen sirio, por el Daesh y por el Estado turco, que hasta el d铆a de hoy sigue bombardeando la regi贸n y mantiene ocupadas de forma ilegal varias zonas, como es el caso del cant贸n de Afrin, invadido en 2018.

Entre les voluntaries internacionalistas, hubo desde militantes anarquistas y comunistas hasta ex marines estadounidenses y cat贸licos de derecha. En ese torbellino de personas dif铆cil de describir, estuvo Kemal.

El momento hist贸rico

鈥淵o conoc铆a la lucha del pueblo kurdo y simpatizaba con ella, aunque no me identificaba con la ideolog铆a del PKK鈥, dice Kemal, en referencia al Partido de los Trabajadores de Kurdist谩n, la organizaci贸n pol铆tico-militar con m谩s de cuatro d茅cadas de existencia y que pelea por la liberaci贸n del pueblo kurdo.

鈥淔ue siguiendo los acontecimientos de la guerra de Siria y la batalla de Kobane cuando conoc铆 el cambio de paradigma del PKK y el confederalismo democr谩tico, que es la consecuencia de ese cambio 鈥揺xplica-. Como anarquista, me sent铆 identificado con esa evoluci贸n ideol贸gica que, aunque a priori parec铆a natural, era lo contrario a lo que la historia nos ven铆a demostrando鈥.

La batalla de Kobane, en 2015, fue el punto de inflexi贸n para Kemal. Durante tres meses, las YPG junto a las Unidades de Protecci贸n de las Mujeres (YPJ) defendieron la ciudad kurda que ISIS intent贸 tomar y ocupar. 鈥淎ll铆 me di cuenta del momento hist贸rico que supon铆a la batalla entre el Daesh y el movimiento kurdo 鈥搑elata-. Era la lucha de fuerzas completamente antag贸nicas, que pod铆a determinar el futuro de muchos millones de personas en Oriente Medio鈥.

Sin perder tiempo, Kemal averigu贸 la forma de llegar a Rojava como voluntario. Superando inconvenientes de los m谩s diversos para un viaje nada f谩cil, Kemal pis贸 el Kurdist谩n sirio convencido de que era su lugar de lucha. Las primeras impresiones del territorio, habitado por unos dos millones de kurdes, pero tambi茅n por personas 谩rabes, armenias, asirias, circasianas y turcomanas que profesan diferentes religiones, vuelven siempre a su recuerdo. Rojava se encontraba inmersa en un proceso revolucionario 鈥揳firma-, muchas veces improvisado debido a la situaci贸n de guerra que se encontraba Siria y que hab铆a provocado un vac铆o de poder, que les kurdes iban rellenando sobre la marcha鈥.

La peque帽a Londres

La liberaci贸n de Manbij, de mayor铆a 谩rabe, se concret贸 en octubre de 2016. Las Fuerzas Democr谩ticas de Siria (FDS), conformadas por las YPG/YPJ y por milicias de otras nacionalidades, estuvieron varios meses combatiendo contra el Daesh, que manten铆a ocupada la ciudad. Con ISIS controlando Manbij, su poblaci贸n estaba sometida a la m谩s dura represi贸n, en especial, las mujeres. Las im谩genes m谩s conocidas de esa liberaci贸n muestran a las mujeres obligadas a llevar niqab, arrojando los vestidos negros al suelo, pisarlos y luego abrazarse con las combatientes de las YPJ.

Kemal vivi贸 esos d铆as de furia, caos y alegr铆as reprimidas durante mucho tiempo. Combati贸 contra el Daesh, puso su cuerpo para ayudar a la liberaci贸n. 鈥溌reo que acerca de Manbij podr铆a escribir un libro entero!鈥, exclama el aragon茅s. Y despu茅s se adentra en sus recuerdos y an谩lisis: 鈥淟o primero que hay tener en cuenta es el contexto hist贸rico y estrat茅gico. En esa 茅poca, la Coalici贸n Internacional presionaba a les kurdes para atacar Raqqa, que era la capital pol铆tica del Daesh, pero les kurdes ten铆an claro que el objetivo importante era Manbij鈥.

鈥淟a zona de Al Bab y Manbij eran la 煤nica franja del territorio del Daesh que era frontera con Turqu铆a y todos sab铆an que era la principal fuente de suministros del Daesh 鈥揹etalla-. Conquistando ese territorio, cortar铆amos esa fuente. Manbij era la ciudad m谩s importante de las dos, aunque, en Al Bab, la proporci贸n de poblaci贸n kurda era mayor. Y esto nos lleva a una segunda raz贸n: conquistando Manbij y Al Bab, conseguir铆amos unir territorialmente los tres cantones donde hab铆a triunfado la revoluci贸n y el confederalismo democr谩tico: Jazire y Kobane con el aislado Afrin鈥.


Los combates para liberar ciudades ocupadas por ISIS no solo fueron militares. En muy pocos meses, los yihadistas y mercenarios del Califato hab铆an aplicado 鈥搒iempre a punta de fusil- un sistema educativo y administrativo que consagraba las m谩s ortodoxas y conservadoras ense帽anzas del Islam. Cualquier cuestionamiento a esto ten铆a como respuesta torturas o directamente la muerte.


Kemal asegura que, en Manbij, 鈥渓a interacci贸n con los civiles era dif铆cil, por la desconfianza generada por la propaganda del Daesh y porque no permit铆an a la poblaci贸n evacuar. La gente solo se sent铆a segura para escapar cuando nos ve铆an y abr铆amos un corredor seguro. Aunque hubo veces que cientos de personas escaparon corriendo hacia nosotros mientras eran tiroteadas por las fuerzas del Daesh desde la ciudad鈥.

鈥淟a batalla de Manbij fue dura 鈥揹ice Kemal-. Todos sab铆an lo que se jugaba all铆. El Daesh tambi茅n era consciente de que se jugaba su principal fuente de suministros y mand贸 varios miles de sus mejores combatientes para defender este punto estrat茅gico. Hab铆a tal concentraci贸n de combatientes internacionales que los locales la llamaban 鈥榩eque帽a Londres鈥欌.

La vida le gana a la muerte

En esos d铆as de combates descarnados en Manbij, cuesta creer que existieron momentos de ternura. La guerra, la muerte y la violencia parecen arrasarlo todo, pero la fuerza de la vida se abre paso con una tenacidad desesperada. Kemal conoce muy bien sobre esto y lo cuenta: 鈥淩ecuerdo a un grupo de civiles que evacu谩bamos mientras vigil谩bamos el per铆metro. Recuerdo que un hombre me grit贸 algo, parec铆a enfadado. Al final del grupo, hab铆a una anciana que vino hacia m铆 gritando y me asust茅, pero, al llegar, me abraz贸 llorando y me cubri贸 de besos鈥.

Otro hombre, al que el internacionalista le pidi贸 que le ense帽ara lo que llevaba debajo de la ropa mientras se acercaba, no le hizo caso: se puso a cantar, a bailar y lo abraz贸 con toda su fuerza. Los recuerdos de Kemal se disparan como si fueran fotograf铆as instant谩neas: 鈥淯na compa帽era inform贸 a un grupo de civiles que el niqab ya no era obligatorio. Poco a poco, y con desconfianza, las telas negras fueron cayendo al suelo. Una ni帽a de unos cinco a帽os tir贸 todo al suelo con decisi贸n, sin pensarlo dos veces. Su hermano peque帽o, que estaba a su lado, recogi贸 las prendas de su hermana y se las devolvi贸. Pero su hermana volvi贸 a tirar todo al suelo con rabia y empez贸 a saltar y a pisotear todo con energ铆a鈥.

En una de esas jornadas, mientras la unidad de Kemal se preparaba para un asalto contra el Daesh, un padre con su hija peque帽a se acercaron para preguntarles sobre la evacuaci贸n de civiles. El hombre y su hija se asombraron cuando les dijeron que 鈥渓a mujer de peque帽a estatura que se encontraba a nuestro lado dando 贸rdenes por radio, era la persona al mando鈥. 鈥淟a cara del padre era de incredulidad. Pero la cara de la ni帽a鈥 Era de asombro, como si estuviera contemplando a una superhero铆na de Marvel. Probablemente, esa ni帽a nunca hab铆a visto a ninguna mujer estar al mando de tantos hombres. La cara de esa ni帽a me convenci贸 de que, efectivamente, est谩bamos cambiando el mundo鈥, enfatiza el internacionalista.

Como un extra帽o

Hay algo que se repite entre muches internacionalistas que estuvieron en Rojava y luego volvieron a sus pa铆ses: sienten un cierto tedio, piensan que la vida cotidiana se repite de forma mon贸tona y que no miran con los mismos ojos al pa铆s que los vio nacer. Esto no se debe al frenes铆 de la guerra, sino el haber atravesado con cuerpos y mentes un proceso revolucionario en el coraz贸n de Oriente Medio.

Le pregunto a Kemal sobre las diferencias que existen entre sus dos estad铆as en Rojava, separadas m谩s o menos por dos a帽os. 鈥淟as diferencias empiezan desde un punto de vista personal 鈥搑esponde-. La primera vez fui motivado por mi deseo de contribuir a la lucha internacionalista y a aprender de la revoluci贸n kurda, exactamente igual que une kurde lo har铆a. La segunda vez ya sab铆a lo que me iba a encontrar. La primera vez participamos en la batalla de Manbij y en la operaci贸n de Al Bab, hasta que nuestras fuerzas nos lo permitieron. Cuando me encontr茅 de vuelta en mi casa, en mi ciudad, me sent铆a un extra帽o, un in煤til, haciendo trabajos irrelevantes mientras contemplaba, semana a semana, las fotos de mis compa帽eres ca铆des en combate鈥.

Kemal practica de tiro Rojava la-tintaImagen: Kemal en una pr谩ctica de tiro en la academia militar de las YPG/YPJ.

Esos sentimientos que cruzaban a Kemal lo hicieron decidirse por volver a Rojava. En su nueva estancia, se integr贸 al Tabour Internacional, conocida tambi茅n como Tabour Antifa, una unidad conformada solo por internacionalistas. Con la experiencia sobre su espalda, Kemal acept贸 responsabilidades mayores en su unidad. En esta segunda etapa, el internacionalista dice que Daesh ya se encontraba 鈥渆n un claro declive鈥, tras la liberaci贸n de Raqqa, la ciudad que hab铆a ocupado y nombrado capital del Califato. Kemal no tiene dudas en afirmar que, en ese entonces, 鈥渓a amenaza m谩s real ven铆a, como se demostr贸 m谩s tarde, por parte del Estado turco, que nos atac贸. Tuvimos que ir a defender Afrin, pero all谩 la victoria no fue posible, porque el apoyo internacional que ten铆amos para luchar contra el Daesh sencillamente desapareci贸. Con el dominio a茅reo, era solo cuesti贸n de tiempo que Turqu铆a ganara esa batalla. Lamentablemente, en Afrin perdimos a muches compa帽eres鈥.

Un antes y un despu茅s

Le pido a Kemal que enumere los aciertos de la Revoluci贸n de Rojava. No es una tarea f谩cil: la claridad en medio de la guerra es un bien muy preciado. Pero Kemal no se amilana y me cuenta que considera que el cambio de paradigma del PKK est谩 entre los aciertos. Con el confederalismo democr谩tico, el movimiento kurdo apost贸 鈥渃laramente por la liberaci贸n de la mujer, algo que puede ser determinante y que est谩 cambiando la vida de millones de personas. Esto puede suponer un antes y un despu茅s hist贸rico鈥, afirma. A esto, suma el ecologismo, porque 鈥渟i no paramos la destrucci贸n del planeta, las luchas pol铆ticas no tendr谩n ning煤n sentido: no habr谩 un planeta por el que nos podamos pelear鈥, indica. Y tambi茅n nombra la 鈥渄emocracia directa鈥, a la que califica como 鈥渦n hecho hist贸rico notable鈥, ya que 鈥渦n movimiento revolucionario pudo evolucionar de formas m谩s autoritarias a formas menos autoritarias y participativas鈥.


De una lucha nacionalista a una internacionalista es otro punto que resalta Kemal. 鈥淓l l铆der del PKK, Abdullah 脰calan, abandona la idea de perseguir un Estado propio para buscar la trasformaci贸n de los Estados en los que les kurdes viven en modelos m谩s participativos y menos represores鈥, explica. De la mano con esto, destaca la creaci贸n de brigadas internacionalistas en Rojava, porque 鈥渓a implicaci贸n internacional en una revoluci贸n, aun siendo caracter铆sticamente kurda, puede tener gran importancia a nivel mundial鈥.


La 煤ltima caracter铆stica que apunta Kemal es la integraci贸n de los diversos pueblos del norte de Siria frente a la asimilaci贸n impulsada, en este caso, por el Estado sirio. 鈥淓n la Revoluci贸n de Rojava y en nuestra lucha contra el Daesh, liberamos muchos territorios que no estaban demogr谩ficamente poblados por kurdos 鈥揳naliza-. Sin embargo, les kurdes han sufrido a lo largo de la historia el intento de asimilaci贸n de su cultura y elles no quieren hacer lo mismo con los dem谩s. As铆, encontramos en Rojava todo un mosaico de diferentes pueblos, culturas, religiones y tribus, cada una con su parte de autonom铆a dentro de esta gran federaci贸n. Esta apuesta por la descentralizaci贸n es una ventaja y un defecto a la vez: por un lado, evita la asimilaci贸n y el imperialismo, pero tambi茅n evita que los avances de la revoluci贸n lleguen a todos los rincones por igual鈥.

鈥淢e duele cada heval que perd铆鈥

Sobre los errores que se cometen en Rojava, Kemal me dice que va a referirse a las cr铆ticas que en su momento hizo cuando estaba en el norte de Siria. La llegada al territorio para sumarse a la lucha fue compleja, se帽ala el internacionalista, porque, a las trabas que ponen los propios gobiernos europeos, hay que sumar que 鈥渓a gesti贸n de los kurdos que estaban en Bashur (Kurdist谩n iraqu铆) era deficiente. Nosotros conseguimos ser enviados a Rojava tras mucha insistencia, pero muches compa帽eres que ven铆an detr谩s nuestros desistieron tras la cantidad de problemas que encontraron鈥. No hay que olvidarse, dice Kemal, que las autoridades del Gobierno Regional de Kurdist谩n (GRK) -administrado por el Partido Democr谩tico de Kurdist谩n (PDK) y aliado fundamental de Turqu铆a- 鈥渉icieron todo lo posible para que sus compatriotas kurdos no recibieran ayuda internacional鈥.

Kemal tambi茅n aborda la cuesti贸n militar: 鈥淟as fuerzas kurdas tradicionalmente est谩n acostumbradas a luchar en terreno monta帽oso, que es su hogar natural y all铆 se desenvuelven muy bien. Pero no estaban acostumbrades a luchar en una guerra convencional en un terreno llano y luego en las ciudades. Hay que tener en cuenta que el kurdo es un pueblo orgulloso (no le queda m谩s remedio), que prefiere aprender las lecciones por s铆 mismo a que se las ense帽e alguien de afuera. Tambi茅n dan m谩s importancia al entrenamiento ideol贸gico que al entrenamiento militar. Y esto, claramente, se traduce en vidas perdidas鈥.

鈥淟es kurdes aceptan con orgullo el hecho de que caer luchando por el pueblo es el mayor honor que une puede tener -remarca el voluntario internacional-. Pero a m铆, que conviv铆 tanto tiempo con tanta gente que ahora no est谩, me duele cada heval que perd铆鈥. A esta reflexi贸n, Kemal agrega: 鈥淓l error de les kurdes fue no facilitar a todes les combatientes internacionales la misma oportunidad, permitiendo que muches internacionales volvieran a casa solo con la experiencia traum谩tica de la guerra y la destrucci贸n, sin darles la oportunidad de conocer la otra cara de la revoluci贸n鈥.

Kemal trae al presente otro recuerdo. Cuando termin贸 la batalla en Manbij y la operaci贸n en Al Bab, sus comandantes le permitieron a 茅l y a otros internacionalistas pasar unos d铆as 鈥渆n el 谩mbito civil鈥. 鈥淧ara nosotros fue una maravilla, porque despu茅s de meses de guerra y lucha encarnizada, los 谩nimos estaban bajos 鈥揷uenta-. La visita a la vida civil te da la oportunidad de ver no solo lo que est谩bamos destruyendo (los meses previos de guerra), sino todo aquello que la revoluci贸n estaba creando. Conocer las academias, la universidad, el TEV-DEM (sistema de participaci贸n asambleario), el Kongra Star (la organizaci贸n de mujeres), etc. Para nosotros fue un soplo de aire fresco鈥.

Kemal marca lo que considera un 煤ltimo desacierto: 鈥淟a falta de autonom铆a en los internacionales. Durante la guerra civil espa帽ola, a les brigadistas se les permiti贸 crear sus propios grupos aut贸nomos por nacionalidades, sindicatos, etc. Y desempe帽ar un papel principal en los combates. En Rojava, desde la Academia Militar Internacional hasta el frente, los mandos estaban ocupados por kurdos que, en muchos de los casos, no entend铆an a los internacionales鈥.

Kemal cementerio Rojava la-tintaImagen: Kemal junto a la tumba de un compa帽ero que cay贸 en la defensa de Afrin.

Lo que aprend铆

Despu茅s de varios meses de conversaciones, intercambios de mensajes y consultas varias, con Kemal vamos terminando una charla-entrevista marcada por la distancia. Su vida y su experiencia en Rojava se multiplican en muchos hombres y mujeres que optaron por sumarse a la resistencia de los pueblos del Kurdist谩n sirio. Le digo que me cuente sobre su aprendizaje. Kemal se explaya: 鈥淟o m谩s importante es el sentido de comunidad de les kurdes. Para elles, el bien com煤n est谩 por encima del bien individual y eso no se negocia. No te das cuenta hasta qu茅 punto ha calado el capitalismo y el individualismo entre nosotres hasta que vives la experiencia de Rojava. En Rojava, compartes con un grupo de personas, a veces de diferentes ideolog铆as, pr谩cticamente todo: el trabajo, la comida, la responsabilidad y la toma de decisiones, el descanso, el entrenamiento, la lucha y hasta la vida. Cuando vuelves a casa, te das cuenta de que incluso entre gente revolucionaria te cuesta encontrar una ayuda si la otra persona tiene algo mejor que hacer鈥.

Entre los aprendizajes, Kemal remarca la pr谩ctica del tekm卯l, la forma de cr铆tica y autocr铆tica que utiliza el movimiento kurdo entre sus militantes. Esa herramienta de discusi贸n y evaluaci贸n que 鈥渟irve para criticar abiertamente algo que no te gusta y tambi茅n para hacer una autocr铆tica honesta鈥. 鈥淗ay que tener en cuenta que les kurdes tienen la costumbre de hacer cr铆tica y autocr铆ticas constantemente, y esto se toma como algo natural. Sin embargo, en la militancia de Occidente, se tiende a tomar la cr铆tica como un ataque personal o un ataque al movimiento鈥, sintetiza.

La guerra, sus consecuencias y marcas profundas vuelven a las palabras del internacionalista. Todo eso, 鈥渕e ense帽贸 a valorar lo que tengo en mi hogar鈥, dice. 鈥淐uando regresas y ves los problemas de la gente, te das cuenta de lo alejades de la realidad que vivimos en el denominado primer mundo 鈥揻inaliza Kemal-. Tambi茅n en el 谩mbito revolucionario: los que vivimos en el primer mundo nos pensamos que somos la vanguardia del pensamiento revolucionario mundial cuando, en el fondo, nuestro ego nos impide ver que, en realidad, deber铆amos aprender las lecciones en vez de darlas鈥.

*Por Leandro Albani para La tinta / Foto de portada: A/D.

https://latinta.com.ar/2022/05/batalla-daesh-kurdos/

tambi猫n en https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2022/05/31/kurdistan-y-la-solidaridad-sin-fronteras-testimonio-de-un-voluntario-internacionalista/

redlatinasinfronteras.sur@gmail.com




Fuente: Argentina.indymedia.org