February 25, 2021
De parte de La Haine
218 puntos de vista


 

Se habla mucho de los movimientos sociales y de su situaci贸n actual, de la falta de capacidad para incidir en la sociedad y en el d铆a a d铆a de la lucha y la pol铆tica. Se habla de su debilidad en forma de numero de militantes pero pocas veces se habla de las din谩micas internas, quiz谩s las causas a esa debilidad externa ( incapacidad de incidir) e interna ( falta de cuadros) se deba a su propia din谩mica de trabajo.

 Muchos son los colectivos en los que hemos participado y casi siempre, salvo muy honrosas excepciones, se repiten las mismas formas de organizaci贸n, actuaci贸n y debate. Cayendo en una suerte de repetici贸n de actividades y ordenes del d铆a que l贸gicamente no soluciona ning煤n problema ni interno ni externo.

Asambleas donde mec谩nicamente se trata de los mismo aspectos, sin llegar a acudir a la misma puedes conocer lo que se va a tratar y lo que se va a decidir, sin hacer caso a lo que sucede de puertas para afuera ni abordar los verdaderos problemas del colectivo. En una suerte de v茅rtigo colectivo se decide t谩citamente no tratar esos temas, y quien se atreve a exponerlos se le plantea que no es el lugar ni el d铆a correcto. Que no quieren que este se alargue hasta el infinito y cosas por el estilo. Tirando incluso de la propia burocracia del colectivo para impedir el debate de este o aquel tema.

Colectivos y asambleas zombies.

 Las organizaciones sociales plantean las mismas formas de lucha y repiten mec谩nicamente el mismo calendario de actos esperando que por inspiraci贸n divina la cosa tenga otro resultado en forma de mas militantes, mayor incidencia social y pol铆tica, y mas apoyo. Pues l贸gicamente, eso no suceder谩. Medios libres siguen pensando en sobrevivir pero no debaten el papel que les toca jugar en este momento hist贸rico, no plantean a que temas o din谩micas dar mas voz en base a su ideolog铆a, incluso siguen planteando organizarse de la misma manera y conseguir financiaci贸n de la misma forma aun cuando esta no les funciona o es ya imposible.

Se cae en una suerte de rutina que en el mejor de los casos te permite sobrevivir, aunque sea una supervivencia sin sentido, ya que ni plantea metas ni tan siquiera un camino a recorrer para conseguir lo que reivindica. Una plaga de colectivos zombie que inundan nuestras ciudades.

Convierten a los colectivos en zombies y tambi茅n a sus militantes, a quienes no aceptan esto los terminan por aburrir ense帽谩ndoles la puerta de salida. Los entierran en asambleas est茅riles y repetitivas, cortas y nada profundas. Alejadas del debate pol铆tico que debiera guiar a quienes desde sus distintas barricadas aspiran a cambiar las cosas.

Por 煤ltimo se asombran y desacreditan a los espacios que si debaten y avanzan, lanzas infundadas cr铆ticas desde sus c贸modas y acomodadas luchas procurando alejarse de quienes luchan y trabajan de forma distinta.

Que hacer.

Nada debemos esperar de estos espacios, quiz谩s rescatar de ellos a quienes todav铆a de forma honrada militan en estas organizaciones. Son espacios ya muertos para quienes plantean de verdad el debate pol铆tico, la lucha y la innovaci贸n en las formas de pelear. Alejaros de esos espacios zombie, de esas asambleas repetitivas y sin contenido, de esa gente que ha perdido las ganas de luchar e innovar.




Fuente: Lahaine.org