June 1, 2022
De parte de Periodico Anarquia
245 puntos de vista

Hace 2600 a帽os aproximadamente una serie de pueblos pon铆an en discusi贸n una relativamente nueva pr谩ctica y estructura: la asamblea deliberativa de la ciudad autogobernada. La democracia griega no era representativa sino directa, la propia idea de representaci贸n de la voluntad les era ajena. Eso no significa que fuera algo popular ya que s贸lo el 10 por ciento participaba, estaban excluidas las mujeres, los extranjeros y las personas esclavizadas.
Sin embargo, m谩s all谩 de la proporci贸n, la decisi贸n directa en el 谩gora posee una significaci贸n important铆sima para la filosof铆a pol铆tica y para las ideas libertarias. Empezaba ah铆 la problematizaci贸n continua acerca de una ley social que debiera imponerse y estar por encima de los acuerdos revocables, razonados y finitos.
Dicen que fue una especie de falta de 鈥渆speranza鈥, un fondo pesimista existencial lo que lxs llev贸 a la idea de la auto instituci贸n social. No hab铆an promesas de otra vida despu茅s de la muerte, no hab铆a libro sagrado que impusiera comportamientos, solo hab铆a un mont贸n de dioses indiferentes. La asamblea, la ciudad, entonces, deb铆a decidir por s铆 misma. Como es de esperarse la poderosa idea tuvo enseguida sus enemigxs no dispuestos a que la muchedumbre decidiera por s铆 misma.
Si bien, en otras partes del planeta la organizaci贸n 鈥渕谩s simple鈥, la organizaci贸n anarquista, ya se practicaba, fue en esa magna Grecia, que sepamos, donde la idea se enfrent贸 a una discusi贸n sistem谩tica, cr铆tica y radical. La discusi贸n adem谩s, se reedit贸 luego una y otra vez a trav茅s de la historia. M谩s ac谩 en el tiempo, con la ca铆da y desprestigio de los socialismos autoritarios, las propuestas horizontalistas han superado a las de partido, pero a煤n muchxs dudan de su eficacia para las sociedades complejas. Y ciertamente ser铆an ineficaces sin otros elementos como la federaci贸n o los organismos de coordinaci贸n de abajo a arriba.
Algunas experiencias asamblearias, adem谩s, donde muchas veces se cuelan los autoritarismos y los burocratismos, no ayudan a la pr谩ctica de la cultura de lo com煤n. Pero, desde aquellas ciudades antiguas que sembraron la idea de la asamblea directa con todas sus tensiones y contradicciones, hasta cualquier grupo actual de vecinxs junt谩ndose para enfrentar al Estado, la herramienta se rehace una y otra vez. La acci贸n directa no puede desaparecer.
Decidir libremente y entre iguales, crear acuerdos y no leyes, y luego defender con la vida lo acordado, sigue siendo la parte m谩s 铆ntima de la 茅tica de lxs anarquistas.

R.M.




Fuente: Periodicoanarquia.wordpress.com