October 13, 2021
De parte de SAS Madrid
398 puntos de vista


El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, presentó el pasado miércoles el plan para la atención primaria en Madrid. En una reunión telemática con los directores de los centros, hizo el anuncio: 200 millones de euros en los dos próximos años, para, entre otras cuestiones, la creación de 1.222 plazas de distintas categorías. La buena noticia tiene una letra pequeña que no se contó ni se recogió en la nota de prensa que envió la Comunidad, pero que sí está en dos documentos internos a los que ha tenido acceso este periódico: los 200 millones no cubren el agujero de personal que actualmente tienen los centros de salud.

En uno de esos archivos, entregado a las direcciones asistenciales, la Consejería de Sanidad es explícita: “¿Cuál es nuestro punto crítico? La falta de profesionales (MF)/ (PED) [médicos de familia / pediatras], que no mejorará a corto ni a medio plazo: condiciona la prestación del servicio y la accesibilidad y, por tanto, el modelo asistencial”. Es decir, la situación no mejorará con esa inversión. En el otro, con la marca de agua “confidencial, documento de trabajo interno”, se desglosa el reparto de las plazas de nueva creación: 264 médicos de familia, 84 pediatras, 264 enfermeras y 314 auxiliares de Administración, entre otros.

 La atención primaria afronta su nueva normalidad: una falta de recursos crónica agudizada por la pandemia

Madrid, la región que menos invierte en Sanidad y atención primaria y la más golpeada por el coronavirus

¿El problema? Que las cifras no dan de sí. Madrid cuenta con 4.036 especialistas de primaria, según los últimos datos de la Comunidad, de agosto. Solo para llegar a la media española —7,6 por cada 10.000 habitantes, con datos de la Sociedad Española de Medicina de Familia—, faltan 1.096 facultativos. Además de unas 748 plazas entre esos profesionales y los de Pediatría sin cubrir, según los cálculos de la Asociación de Médicos y Titulados de Madrid; y, en los próximos cinco años se jubilarán, o estarán en edad de hacerlo, alrededor de 1.250. Y no solo son médicos, Marciano Sánchez Bayle, de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Publica, añade “la necesidad de 2.000 enfermeras y 800 auxiliares de Administración más. Y mientras que sí hay problemas para encontrar médicos, no hay ninguno para encontrar administrativos, por ejemplo”.

El consejero, en declaraciones tras la presentación, en el centro de salud Canal de Panamá, fue rotundo al afirmar que la reforma de la atención primaria era “fundamental” y “una necesidad a nivel de todo el sistema de salud”. Sobre todo después de la pandemia. “Pretendemos que sea un plan vivo y dinámico que nos permita estar en contacto permanente con nuestra atención primaria para seguir mejorándolo”, dijo. Hasta ahora lo ha sido. Las líneas que presentó Ruiz Escudero el miércoles fueron las que Isabel Díaz Ayuso anunció en septiembre de 2020.

El presupuesto para recursos humanos cuenta con 73.688.067 euros, para crear nuevas plazas serán 42,7 millones

Entonces, en la Asamblea, aseguró que el plan arrancaría antes de que acabase el año. Prometió 80 millones para mejorar las condiciones de los centros de salud, y, en principio, esa cantidad iba a ser destinada solo a cubrir la falta de personal en Medicina de Familia y Pediatría. Ya en mayo de 2021, los números eran otros: 73 millones para cubrir el déficit de todos los profesionales de ese primer escalón del sistema, no solo facultativos de Familia y Pediatría.

Cuando en verano se volvieron a reunir sindicatos y portavoces de la Consejería de Sanidad, Julián Ezquerra, presidente de Amyts, explicó que no habían llegado a ningún acuerdo, que se aplazaba a septiembre y que la Comunidad era consciente de que no iba a haber solución.

“Ha admitido [la Consejería] que no llegará ninguna mejora en los centros de salud”, dijo entonces Ezquerra. Tras una última reunión, el pasado martes, y sin acuerdo —todos los sindicatos alegan que el presupuesto y las medidas son “insuficientes”—, la Consejería ultimó esta versión del plan. Y los números han seguido bajando. La cifra para “adecuación de plantilla, plazas de nueva creación” es de 42.788.920 euros (20.611.471 en 2022 y 22.177.449 en 2023). En total, para recursos humanos, 73.688.067 euros.

El problema de los centros de salud en España

La situación de la atención primaria, aunque más aguda en Madrid, no ocurre solo en Madrid. Hace dos semanas, Ruiz Escudero se sentó con sus homólogos del resto de autonomías y el Ministerio de Sanidad para tratar este tema en lo que ya parece la recta final de la pandemia. La conclusión fue unánime: acordaron aprobar un plan antes de que acabe 2021 para apuntalar los centros de salud, pero lo hicieron sin medidas ni gasto concreto.

Desde hace años, este ámbito, a nivel nacional, reclama más financiación: el 25% del presupuesto de Sanidad. Ninguna autonomía llega a ese porcentaje. Por delante, Andalucía, con el 18% de su partida sanitaria. Por detrás, Madrid, con un 11,2%, según los últimos datos, de 2019, del Ministerio de Sanidad. Aunque en general, para todo el territorio, la inversión en los centros de salud ha descendido levemente —pasó de 10.415 millones de euros en 2009, el 14,9% del total de gasto sanitario, a 9.874 millones (el 14,2%) en 2019—, es la Comunidad presidida por Isabel Díaz Ayuso la que lleva años siendo la que invierte menos en Sanidad y menos en primaria.

Médicos y trabajadores sanitarios se concentran a la entrada del Centro de Salud Daroca, en Madrid, para protestar por la situacion de la atencion primaria durante la pandemia de coronavirus durante el Día Mundial de la Salud, en abril de 2021.JAIME VILLANUEVA (EL PAÍS)

“La inacción de las autoridades sanitarias es generalizada”, dice Sánchez Bayle, que cifra en 500 millones de euros lo que la región debería dedicar a Sanidad “para estar en la media de gasto en España”. Además, suma, “esta es una comunidad que sigue creciendo en población y eso significa que también deberían ir creciendo en su sistema público, pero no ocurre”.

Sí lo ha hecho respecto al privado. En los últimos 20 años, desde 2002, el porcentaje de gasto público dedicado a conciertos ha crecido más del 300%: de 224,9 millones (el 5,3% del presupuesto de 2002), a 947,4 en 2019 (10,5%), último año con datos de la Estadística de Gasto Sanitario Público del Ministerio.

Ahora, aún con puntos sin terminar de cerrar —como el de las mejoras salariales de los profesionales, por el desacuerdo con las organizaciones sindicales—, el consejero definió el plan como “un compromiso real” de la Comunidad de Madrid “con la atención primaria”, “y con los profesionales”. “Para ellos, y para que los pacientes tengan una atención de mayor calidad y más accesible, hemos planteado un conjunto de medidas concretas y con financiación”, tuiteó el consejero el miércoles.

Uno de esos dos documentos, el que llegó a las direcciones asistenciales, incluye en su página cinco el dibujo de la serpiente y el elefante de El Principito —”mi dibujo no representaba un sombrero. Representaba una serpiente boa que digería un elefante”, decía el personaje en el libro de Antoine de Saint-Exupéry—, y una especie de lema: “Pensamiento divergente, soluciones diferentes”. Entre los grupos de WhatsApp de los médicos de esta especialidad, corre otra especie de lema: “Si me quieres, dímelo en los presupuestos”.

El presupuesto del plan

I. V.

En el apartado de Recursos Humanos, establecen 20.611.471 euros para plazas de nueva creación en 2022 y 22.177.449 para 2023. Para complementos (”reajuste complemento productividad fija por tramo de edad”), fijan 5.354.443 euros y 1.748.815 para el año que viene y el siguiente. Y por “especiales condicionantes asistenciales, población atendida y ruralidad”, 18.331.701 euros y 5.428.188. En total, 73, 6 millones; 42,7 destinados a crear nuevas plazas.

¿Qué plazas? 1.222 en total. En los centros de salud, 264 para médicos de familia, 84 para pediatras, 264 para Enfermería y 314 para auxiliares de Administración. Para las unidades de apoyo, la Comunidad detalla en ese documento de trabajo interno, 12 higienistas dentales, 55 matronas, 44 fisioterapeutas, 30 trabajadores sociales y 36 celadores de Servicio de Atención Rural. Y en servicios centrales, cuatro médicos y cuatro enfermeras de apoyo a los centros de salud, un farmacéutico, 93 profesionales en funciones administrativas y 19 técnicos en “sistemas y tecnología información”. Para mejorar esos sistemas de información, entre 2021 y 2026, la Consejería marca 15.985.000 euros como inversión.

En infraestructuras, para nuevos centros, recogen 30.005.110,20 euros para lo que está “en ejecución”: los centros de salud Las Tablas, Arroyomolinos, Parque Oeste Alcorcón, Sevilla La Nueva y Navalcarnero 2. Y 62.327.518,44 euros “en tramitación para contratación de obra” para los centros Montecarmelo, Barrio Hospital Fuenlabrada, Parla Residencial Este, Valdemoro 3, Quinta de los Molinos (El Salvador), Butarque, San Isidro Quince de Mayo, Pau 4 Móstoles, Villaviciosa de Odón, El Molar y Dehesa Vieja. Para remodelaciones en 2021 hay establecido 683.000 euros y 7.969.791 para 2022.

Enlace relacionado ElPais.com (12/10/2021).




Fuente: Sasmadrid.org