November 16, 2021
De parte de CNT-AIT
240 puntos de vista


Durante la d茅cada de 1930, una multitud de eventos prepar贸 los 谩nimos para la revoluci贸n social. 

Podr铆amos citar muchos que ya conocemos pero enumeraremos aquellos que puedan servirnos de antesala para la cuesti贸n a tratar. La decepci贸n ante el art铆culo 1掳 de la Constituci贸n republicana donde se citaba que 鈥淓spa帽a era una Rep煤blica de trabajadores鈥, los esfuerzos de socialistas para ir a paso de tortuga hacia un cambio social progresivo, la represi贸n por parte de la Guardia Civil hacia manifestaciones pac铆ficas (Castilblanco, Arnedo), el af谩n de realizar el comunismo libertario desde la base (Berga, diciembre de 1932) y el fuerte estimulo desde la FAI (enero de 1933 y diciembre de 1934), o los sucesos de Asturias en octubre de 1934. Junto a todo lo citado, la mayor causa de la sed de cambio revolucionario fue la secular explotaci贸n y prepotencia de las clases poseedoras, inseparables del clero y de la corrupci贸n. 

M煤ltiples detonantes que daban cauce al ideal de una revoluci贸n social y cultural desde la base, realizada por la misma clase obrera, con el folleto El Comunismo Libertario de Isaac Puente, desde 鈥渆l Sindicato y el Municipio libre鈥, corrigiendo los defectos sobre la marcha 1.

Entre centenas de colectivos que proliferaron durante los tres a帽os que dur贸 la revoluci贸n social, 驴por qu茅 desgranar y destacar el Comit茅 Levantino Unificado de Exportaci贸n de Agrios? El CLUEA es una creaci贸n colectiva de la CNT-AIT y la UGT que afectaba a un sector importante de la econom铆a y de las exportaciones agr铆colas al extranjero, y que debi贸 de resolver a gran escala una serie de problemas econ贸micos inmediatos 2 y otros descritos brevemente a continuaci贸n.Si en casi todas las zonas de la pen铆nsula y en las colonias, la amenaza militar y fascista acab贸 fragu谩ndose el 20 o el 21 de julio, como es el caso de ciudades como Cartagena, en otras como Valencia, fue el 31 de julio. El mes de agosto pas贸 a vislumbrar posibilidades de trabajo en com煤n con los dem谩s sectores en estas ciudades de la retaguardia. As铆, en un Pleno de Federaciones Comarcales y Locales de la Confederaci贸n Regional de Levante (para preparar un dictamen sobre la Confederaci贸n y el Gobierno para el pr贸ximo pleno de Regionales), sal铆an a la luz p煤blica varias razones para desconfiar:

鈥淸Alcoy鈥 Aconseja que sigamos comprendiendo la necesidad de sostener la uni贸n con la UGT y que cuando hayamos combatido al fascismo, vayamos a la consecuci贸n de nuestras aspiraciones juntos con la UGT, si nos sigue, y que, si no, lo hagamos por cuenta propia.鈥

鈥淸Ponencia] Abundan razonamientos que demuestran la equivocaci贸n de creer que nuestra intervenci贸n en la administraci贸n de la cosa p煤blica haya de ser precisamente para degenerar en la pol铆tica al uso. [鈥 Se dice que hemos de ir organizando nuestras fuerzas propias, ya que no podemos contar con ning煤n otro sector, puesto que todos tratan de restarnos poder y eficacia en todos los 贸rdenes. 3

cluea levante cartagena 1936

Un corresponsal muy informado en exportaciones agr铆colas, Ezequiel, publicaba en el peri贸dico Fragua Social del 3 de septiembre una cr贸nica sobre los problemas de las exportaciones agr铆colas: 鈥淩ealidades del momento. Forjando una econom铆a sindical ante la nueva cosecha鈥.

Justo antes del 鈥淐ongreso Regional de campesinos de Levante鈥 los 18, 19 y 20 de septiembre, Ezequiel public贸: 鈥淪abed, obreros campesinos, que solamente un criterio 煤nico resolver谩 el problema naranjero鈥 鈥淓n 180 millones de pesetas oro se valuaba estos a帽os la producci贸n naranjera, y como ocurre que el 90% de esta producci贸n se vende en el extranjero, es por ello que este problema presenta dificultades que la voluntad o el grupo de voluntades aisladas no obviar铆an nunca, y ser铆a lamentabil铆simo que por ese af谩n insano de querer bastarse a s铆 mismo, pusi茅ramos en trance de muerte la pr贸xima cosecha de la naranja. 4

El Congreso campesino abord贸 el punto cuatro de su orden del d铆a: 鈥淢aneras de organizar la exportaci贸n de los productos agr铆colas鈥.

La rese帽a muestra una fuerte oposici贸n al Sindicato de Exportaci贸n, 鈥 visible oposici贸n clasistas entre campesinos y t茅cnicos, aunque todos eran cenetistas-, proponiendo Sueca y Puerto de Sagunto para que se haga la exportaci贸n por los 鈥淐omit茅s de Relaciones exteriores鈥 o 鈥渓as Comarcales y Regionales en uni贸n de los pueblos鈥. Alfara fue m谩s tajante: 鈥淨ue se disuelva el Sindicato de Exportaci贸n y sus componentes ingresen en los Sindicatos campesinos, para formar secciones t茅cnicas鈥, Alcocer, afirmaba que dicho sindicato era 鈥渦n cuerpo burocr谩tico鈥.

El Sindicato de Burriana pidi贸 鈥渓a creaci贸n de la Secci贸n de Exportadores campesinos鈥 y que el Sindicato de Exportaci贸n fuera 鈥渃ontrolado por delegados de confianza del Sindicato de campesinos鈥5.

El 煤ltimo d铆a del Congreso campesino, Fragua Social del 20 de septiembre de 1936, informaba sobre el punto de la exportaci贸n de los productos agr铆colas y en la misma p谩gina Ezequiel publicaba:鈥淪abed, obreros campesinos, la importancia que en estos momentos tiene la exportaci贸n naranjera鈥 鈥淸鈥 Si sabemos administrar racionalmente esta colosal riqueza [鈥 Cambiemos, si, las mercanc铆as sobrantes en un pueblo y faltos en otro; pero es que la naranja, principalmente en Valencia y Castell贸n, sobra en mucha cantidad en todos los pueblos, sobrante que rebasa en gran cantidad el consumo de los pueblos [鈥鈥淣. de la R.. 鈥 Esta redacci贸n, respetuosa con el criterio de los colaboradores, sobre todo cuando les anima una intenci贸n sana, acoge las consideraciones del autor de este trabajo, no obstante su tendencia a considerar pernicioso el sistema de intercambio disentido en el Pleno regional Campesino que se viene celebrando. [鈥. Aunque sea como argumento pol茅mico, que puede dar lugar a aclaraciones sobre estos problemas, 煤tiles siempre, no dudamos en publicarlo, esperando merecer la aprobaci贸n de todos.6鈥澛

A fines de septiembre se constituy贸 el Consejo de Econom铆a. En Fragua Social del 7 de octubre, Ezequiel segu铆a insistiendo: 鈥淎nte la pr贸xima campa帽a naranjera una nota interesante del Sindicato 脷nico de Trabajadores de la CNT-AIT de Burriana, al que el Sindicato 脷nico Regional de Trabajadores de la Exportaci贸n Frutera de Valencia se adhiere, haciendo constar que en este mismo sentido orient贸 a la representaci贸n del Gobierno, que el domingo d铆a 28 se desplaz贸 a Valencia para dar las informaciones de las dos sindicales CNT y UGT.

Este Sindicato 脷nico Regional, que desde hace cerca de un mes propugna por la unificaci贸n de la UGT y CNT para efectuar la exportaci贸n de los productos agr铆colas, especialmente las naranjas, declara que ha visto con la m谩xima simpat铆a la actitud de Burriana, emplazando a la UGT para que lo m谩s r谩pidamente nos d茅 una contestaci贸n clara a nuestras proposiciones. 7

Y, efectivamente, el 7 de octubre las dos centrales se reun铆an para sentar las bases del futuro CLUEA, mientras se llevaban a cabo la preparaci贸n t茅cnica, el gobierno daba largas no publicando el decreto de existencia legal del CLUEA en la Gaceta Oficial 8. El CLUEA pudo obrar y avanzar de cara al departamento de exportaciones porque cada sindicato y pueblo avalaba localmente los env铆os. Una situaci贸n absurda, pero l贸gica desde la pol铆tica republicana del momento, CNT-AIT gestionaba el ministerio de Comercio y el PCE el de Agricultura, las oposiciones dificultaban la labor de la base.

Aurora Bosch, se帽al贸: 鈥淪in embargo, no fueron 茅stos los 煤nicos obst谩culos al CLUEA en su primer a帽o de existencia. El d茅bil apoyo gubernamental a una central exportadora dominada por las sindicales, y la decidida oposici贸n del Partido Comunista y la Federaci贸n Provincial Campesina 9, jugaron un papel contundente. 10鈥 

Adem谩s, sobrevino una crisis de sobreproducci贸n en el mercado europeo. Pedro Garc铆a, secretario de la FETT [Federaci贸n Espa帽ola de Trabajadores de la Tierra, UGT] de Valencia, daba su visi贸n en 鈥淟a Voz del CLUEA鈥, n掳 6, 9.02.37) 鈥淧or todo lo cual opino que convendr铆a reducir el 谩rea de nuestras plantaciones suprimiendo los huertos que est谩n en decadencia por una parte y por otra haciendo lo propio en todas aquellas zonas de riego natural y propensas las heladas. De esta manera tendr铆amos terreno para dedicarlo a otros cultivos.鈥 (Aurora Bosch, o. c., p. 67).

Globalmente parece que la campa帽a c铆trica aport贸 en divisas entre la mitad y los dos tercios de la campa帽a anterior 鈥済racias鈥 al saboteo republicano y comunista.

La experiencia del CLUEA se sit煤a en dos planos hist贸ricos: el propio al contexto de 1936-1939 y el posterior, que supone un distanciamiento y un inter茅s por el intento en s铆.

Es evidente que durante la autogesti贸n revolucionaria muchos escollos surgieron, siendo fundamentales el torpedeo de otros sectores republicanos y una crisis del mercado en Europa. A pesar de estas oposiciones, el CLUEA arremeti贸 las campa帽as exportadoras 1936- 1937, y en parte 1937-1938, con una gran entrega en la base.

Una aproximaci贸n al CLUEA en la actualidad evidencia las profundas dificultades debidas a distintas capillas ideol贸gicas, sinti茅ndose cada central sindical en la capacidad de prescindir de la otra. En una misma central sindical, la oposici贸n entre trabajadores manuales e intelectuales jug贸 un fuerte papel. Es probable que este tipo de oposici贸n sea dif铆cil de superar a煤n hoy en d铆a. M谩s grave, es que la visi贸n pr谩ctica de las urgencias econ贸micas y por momentos desaparece ante antojos por crear organismos que amenazan con multiplicarse en lugar de aunarse. Hay que contar no s贸lo con un conocimiento de la autogesti贸n, hace falta solidaridad y capacidad de an谩lisis. En este sentido, el papel de Fragua Social fue fundamental. La discusi贸n es fundamental para no caer en la p茅rdida de la sensatez. Tambi茅n en cada unidad local, exist铆an m煤ltiples problemas que no se resolv铆an por la incertidumbre del clima general 11.

Sin comprensi贸n ni solidaridad, una obra colectiva se desarrolla a tropezones y sin vigor.

Martin Zemliak

1 Puente, Isaac. El Comunismo Libertario, 鈥淚mplant谩ndolo es como se nos mostraran sus puntos d茅biles y sus aspectos equivocados.鈥

2 芦En tiempo normal, las naranjas palestinas, sudafricanas y norteafricanas, compradas respectivamente por Inglaterra y Francia, constitu铆an ya una amenaza para Espa帽a, para el mercado espa帽ol. Por eso disminu铆an gradualmente las ventas y la producci贸n de naranjas (en miles de quintales m茅tricos): 1930, 11.963; 1931, 12.042; 1932, 11.710; 1933, 9.672; 1934, 9.098.鈥 Mintz Autogesti贸n y Anarcosindicalismo en la Espa帽a revolucionaria, 2006, p. 262. Alemania tomaba una parte importante, con una preferencia de los consumidores por frutas poco maduras.

3 Fragua Social (= FS), 15.09.36, p. 2. FS fue un diario sin censura interna de la c煤pula de CNT hasta marzo abril de 1937.

4 FS, 17.09.36, p. 15.

5 Congreso Regional de campesinos de Levante, Valencia, septiembre 1936, pp.; 13-15 (repetici贸n m谩s suave pp. 23-25).

6 FS, 20.09.36, p. 7.

7 FS, 7.10.36, p. 10.

8 FS, 鈥淟a formidable labor que realiza el Cluea en la retaguardia鈥, p. 11.

9 Organismo formado en octubre de 1936 en gran parte por adherentes de los Sindicatos Agr铆colas Cat贸licos, seguidores de la derecha, ver a Aurora Bosch, Colectivistas (1936-1939), Valencia, 1980, p. X.

10 Aurora Bosch Colectivistas o. c., p. XIX.

11 Y es durante estas crisis de renovaci贸n moral 鈥 tan naturales en las sociedades como en los individuos 鈥 que se ven esos impulsos sublimes que permiten a la humanidad dar un paso adelante. No queremos exagerar el probable papel de estas buenas pasiones, y no es sobre ellas sobre las que basamos nuestro ideal de sociedad. Pero no exageraremos nada si admitimos que ellas nos ayudar谩n a atravesar los primeros momentos, los m谩s dif铆ciles. Nosotros no podemos contar permanentemente con la continuidad de esos sacrificios en la vida cotidiana, pero podemos esperarlos en un comienzo, y eso es todo lo que hace falta. Pedro Kropotkin La Conquista del Pan, Buenos Aires, p. 96.

Fuente: http://cntaitcartagena.blogspot.com/2021/11/la-autogestion-de-la-cluea-y-la.html




Fuente: Cnt-ait.org