February 3, 2023
De parte de Todo Por Hacer
2,120 puntos de vista

Este mes de febrero se ha convocado una huelga estatal en la empresa Inditex en todas las tiendas del Estado espa帽ol por la equiparaci贸n salarial con las dependientas gallegas, que consiguieron tras m谩s de un mes de movilizaciones y huelgas un plus de 362鈧. Sin embargo, las burocracias sindicales de CCOO y UGT han vendido a las trabajadoras pactando en una reuni贸n de la Mesa Estatal de la empresa, una subida de tan solo 30鈧 en los contratos de cuarenta horas semanales.

Por su parte, el sindicato CGT considera que el incremento pactado por parte de estas burocracias, que tienen una larga tradici贸n de defender los intereses de la patronal, es una falta de respeto hacia todas las trabajadoras. Se ha pactado una rid铆cula subida del 3%, que se abonar谩 a la plantilla de las provincias con convenios bloqueados y sin subida salarial pactada para el presente a帽o. Y es que en algunas regiones el salario lleva congelado ya una d茅cada, por ello las compa帽eras de A Coru帽a, tras un mes de movilizaciones lucharon por una subida del 25% de su salario y una mejora en las condiciones generales.

En una empresa salpicada de ejemplos donde se trata a sus trabajadoras nativas como simples piezas recambiables en un mercado laboral precario, y a obreras en sus centros laborales deslocalizados en otros pa铆ses como esclavas en condiciones inhumanas (incluida la explotaci贸n a menores), solo cabe una lucha activa de manera sostenida y coordinada.

Seg煤n declaraciones de sus propias trabajadoras, concretamente del personal de tienda que representa a un 80% del personal global en el Estado espa帽ol y que es el m谩s precarizado, la mayor铆a de contratos en esta empresa son de 16 o 20 horas, sin incentivos por ventas, los domingos pagados a precio de d铆a normal y sin plus por antig眉edad. Y es que teniendo en cuenta el incremento del precio de la vida, dif铆cilmente nadie ya viva por su cuenta o compartiendo en familia, puede alcanzar a pagar un alquiler o hipoteca, alimentaci贸n, luz, calefacci贸n y dem谩s recursos b谩sicos con esas condiciones salariales. Y el problema ya no es que se trabaje poco, ya que nunca defenderemos trabajar m谩s horas para generar plusval铆a a quien nos chupa la sangre, sino que deben reclamarse unos salarios dignos y acordes al precio de la vida.

Inditex tiene 165.000 trabajadoras en el Estado espa帽ol, y algo m谩s de 1.500 tiendas tras haber cerrado 144 establecimientos en el 2021. En los primeros nueve meses del a帽o 2022 obtuvo un beneficio neto de 3.095鈧 millones, un 24% m谩s en comparaci贸n con el mismo periodo en 2021. En el resto de Europa tuvo una notable subida en las ventas del 46,3%, seguida de Am茅rica, con un incremento del 20,1%, y Asia con un 19,4% Esto refleja en este emporio la mentalidad de c贸mo opera el sistema capitalista sobre nuestras vidas, procurando generar la mayor rentabilidad posible para unos privilegiados, a costa de amenazar y explotar las vidas de la clase obrera. Mientras Amancio Ortega se pasea en su yate, los medios de comunicaci贸n blanquean sus negocios present谩ndole ante la sociedad como el buen patr贸n.

Tras el ejemplo de Galicia, las trabajadoras de otros territorios del Estado espa帽ol, iniciaron una huelga el d铆a que comenzaban las rebajas el pasado 7 de enero, se concentraron en varias ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia o Logro帽o. Las trabajadoras est谩n decididas a continuar su lucha tras el pacto infame firmado por CCOO y UGT, que lo han vendido como un triunfo, y ni siquiera apoyaron a las trabajadoras en las movilizaciones. Estas burocracias sindicales son mayoritarias en la cadena Inditex, con la que tienen sellados una serie de acuerdos para tender siempre hacia una conciliaci贸n favorecedora a los intereses empresariales, y nunca de sus trabajadoras. Y es que lo logrado por las trabajadoras de A Coru帽a ha sido la victoria que se necesitaba como referente para aumentar la intensidad de las luchas, una chispa que debe extenderse. Seguiremos con atenci贸n la huelga convocada por CGT y otras organizaciones de las trabajadoras de tiendas de Inditex que han tomado el camino de la movilizaci贸n contra las negociaciones por arriba.

Sindicatos combativos, asambleas aut贸nomas, grupos de apoyo laboral y dem谩s organizaciones sociales tienen pendiente coordinar luchas para impedir que la patronal siga comiendo terreno a nuestros derechos laborales. Porque los sueldos nos est谩n costando la vida, y no logramos romper la balanza y el pacto atenazado por burocracias sindicales que solo defienden a la clase privilegiada. Una de las claves pasa por forjar espacios amplios de decisi贸n y organizaci贸n de las trabajadoras en lucha que rompan los marcos impuestos desde esas burocracias sindicales. Esta batalla es contra una de las multinacionales insignia del capitalismo espa帽ol, y para abrir una brecha en la lucha sindical, teniendo incluso la posibilidad de tejer resistencias con trabajadoras de otros pa铆ses esclavizadas por Amancio Ortega y su explotaci贸n laboral sin escr煤pulos.

Comparte y difunde



Fuente: Todoporhacer.org