January 23, 2023
De parte de Tejiendo Historia
79 puntos de vista
El comandante Enrique Esquivias Zurita. Fuente: Massot i Muntaner, Les repres脿lies de Franco鈥

Si Mallorca se mantuvo en el bando franquista durante la Guerra Civil, fue gracias a un militar pr谩cticamente desconocido: el comandante Enrique Esquivias Zurita. Es una de esas personas que apenas aparece en los libros de Historia pero fue clave en el triunfo del golpe y la Batalla de Mallorca. En septiembre de 1936 alcanz贸 la gloria sin saber que el destino le ten铆a reservada su propia condena: la muerte de dos hijos en los frentes de la Pen铆nsula. 脡l recibi贸 la Cruz al M茅rito Militar y su mujer la Medalla de Sufrimientos por la Patria.

Cuando lleg贸 el golpe militar, Enrique Esquivias ten铆a cuatro hijos con Mar铆a Magdalena Sampol y serv铆a como comandante en el Regimiento de Infanter铆a de Inca. El 19 de julio de 1936 ocup贸 el Ayuntamiento de Palma y fue nombrado 鈥渏efe de la defensa interior鈥 de la ciudad. Cuando el 16 de agosto comenz贸 la Batalla de Mallorca, su columna fue la primera que se enfrent贸 a los desembarcados en Porto Cristo y, gracias a su intervenci贸n, contuvo el avance hasta que llegaron refuerzos. Al d铆a siguiente, dirigi贸 un contrataque que recuper贸 casi todo el pueblo y devast贸 la moral del enemigo. Fue, adem谩s, el oficial que orden贸 el asalto al Caf茅 Can Noy, donde 39 antifascistas cayeron prisioneros. La batalla termin贸 el 4 de septiembre cuando su columna ocup贸 el Parapeto de la Muerte, en la parte alta de Porto Cristo.

Mapa del ataque de la columna Esquivias en Porto Cristo el 17 de agosto de 1936. Fuente: P茅rez Vengut.
Porto Cristo en 2022. Fuente: Google Maps.

Esquivias se convirti贸 en un h茅roe para los franquistas. Fue ascendido a teniente coronel, presidi贸 varios consejos de guerra y lo nombraron director de la Escuela Militar de Lluc. Seg煤n el diario Correo de Mallorca, transmit铆a a los alumnos su 鈥減robado esp铆ritu guerrero鈥.

La patria, no obstante, le pedir铆a m谩s sacrificios. Sus dos hijos mayores eran militantes del Sindicato Espa帽ol Universitario (SEU), perteneciente a Falange, y estaban en edad militar. As铆 que, tras su bautismo de fuego en Porto Cristo, fueron destinados a los frentes de la Pen铆nsula. El primero en morir fue el peque帽o: Miguel Esquivias Sampol. Ten铆a solo 19 a帽os y serv铆a como alf茅rez de Infanter铆a cuando cay贸 el 27 de noviembre de 1937 en el frente de Guadalajara. Est谩 enterrado en el Valle de los Ca铆dos.

Correo de Mallorca, 26 de noviembre de 1938, p谩g. 4.

Su hijo mayor se llamaba Antonio Esquivias Sampol, ten铆a 21 a帽os y era teniente de Regulares. Hab铆a sido herido leve en el frente del Norte y Teruel, y muri贸 el 7 de julio de 1938 en el frente de Castell贸n.

Correo de Mallorca, 26 de noviembre de 1938, p谩g. 4.

Los padres se quedaron solo con los dos hijos peque帽os: Enrique, de 15 a帽os, y Margarita, de 10. El R茅gimen les condecor贸 y aprob贸 un decreto al estilo de la pel铆cula Salvar al Soldado Ryan: cuando una familia tuviera tres hijos en el frente, tendr铆a derecho a recuperar uno, priorizando el que estuviera casado. Ya era conocida la sangr铆a de la familia Garc铆a Noblejas, que perdi贸 al padre y tres de sus cinco hijos. Los otros dos servir铆an en la Divisi贸n Azul y, al caer el cuarto, ordenaron el regreso del 煤nico que quedaba.

Cuando despu茅s de la guerra el peque帽o de los Esquivias, Enrique, lleg贸 a la edad militar, el R茅gimen le concedi贸 una 鈥減laza de gracia鈥 en las Escuelas de la Armada. El padre fue ascendido a coronel y ocup贸 el mando del Regimiento de Infanter铆a Palma 47 entre 1946 y 1949. 

Esquela en Correo de Mallorca, 25 de noviembre de 1938, p谩g. 3.
Diario Falange (Mallorca), 28 de noviembre de 1938, p谩g. 2.

.wordads-ad-wrapper {
display:none;
font: normal 11px Arial, sans-serif;
letter-spacing: 1px;
text-decoration: none;
width: 100%;
margin: 25px auto;
padding: 0;
}
.wordads-ad-title {
margin-bottom: 5px;
}
.wordads-ad-controls {
margin-top: 5px;
text-align: right;
}
.wordads-ad-controls span {
cursor: pointer;
}
.wordads-ad {
width: fit-content;
margin: 0 auto;
}

Anuncio publicitario
Ajustes de privacidad




Fuente: Manuelaguilerapovedano.wordpress.com