April 23, 2021
De parte de La Haine
325 puntos de vista


A prop贸sito de una nueva celebraci贸n del D铆a Mundial de la Tierra este 22 de abril, resulta llamativa la ret贸rica de buena parte de los gobernantes en el mundo, centrada en una guerra declarada contra el Covid-19, como si fuera un enemigo poderoso a vencer desde los distintos Estados, en un especie de nuevo Leviat谩n Sanitario, el cual se ha dedicado a instalar la idea de la aparici贸n de un ser implacable y criminal que solo quiere asesinar a seres humanos.

Un discurso b茅lico contra este nuevo virus que no hace m谩s que reactualizar la guerra contra la Gran Madre Tierra, iniciada hace miles de a帽os atr谩s con la aparici贸n del patriarcado, en donde su conquista fue el horizonte a seguir, dentro de un proceso que se ir谩 profundizando con el tiempo, hasta llegar a un momento actual en donde las condiciones m铆nimas para la reproducci贸n de la vida se encuentran en peligro.

En consecuencia, un proceso hist贸rico, el cual seg煤n distintas investigaciones arqueol贸gicas, tendr谩 a La Venus de Willendorf, aparecida hace 25.000 a帽os atr谩s, como el 铆cono que mejor representa a la Gran Madre Tierra del per铆odo paleol铆tico, la cual no se percibir谩 como un ser omnipotente, dominador y trascendente, como es representado el Dios creador por las religiones patriarcales existentes.

Por el contrario, las distintas Venus ser谩n un ser inmanente, el cual se caracterizar谩 por ser la engendradora de vida en un mundo n贸made y conectada con los ciclos vitales. De ah铆 que las grandes deidades de vida posteriores hayan derivado de esa primera Gran Madre Tierra, llevando diferentes nombres por distintos pueblos, como lo es la Pachamama, Gaia, Tiamet, Ishtar, Inanna, Astarte, 脩uque Mapu, Ixchel, Coaylicue, Nuna, Maka Ina, Kokyang Wuthi, entre muchas otras denominaciones hist贸ricas.

No obstante, estas deidades situadas territorialmente, se ver谩n en peligro por un proceso de masculinizaci贸n de la divinidad, iniciado con la Revoluci贸n Neol铆tica en adelante, en donde el aumento de conflictos por el control de tierras aumentar谩 considerablemente, trayendo consigo que muchas de aquellas perdieran sus cualidades, se fragmentaran e incluso fueran vistas como seres de sufrimiento y de muerte, para dar paso a la aparici贸n de Dioses guerreros fuertes, valientes y heroicos, donde el centro estaba puesto en la conquista y en la superioridad de unos sobre otros, como es el caso de Horus, Marduk, Teshub, Zeus, J煤piter, entre otros.

En cuanto a la triada de religiones monote铆stas (Juda铆smo, Cristianismo e Islamismo), no hizo otra cosa que profundizar aquel proceso de conquista patriarcal de la Gran Madre Tierra, llegando a su punto m谩s alto con la colonizaci贸n de Abya Yala, en donde los conquistadores tra铆an una concepci贸n completamente negadora de aquella deidad de vida hist贸rica, la cual a煤n se manten铆a viva en muchos de los pueblos existentes, pero que para los conquistadores ser谩 una mera canasta de recursos. Es por esto que el Dios patriarcal y antropoc茅ntrico tra铆do con los conquistadores, ver谩 a su entorno (humanos y no humanos) como seres salvajes que se les deber谩 dominar.

Con el paso de los siglos, aquella concepci贸n naturalista del mundo de car谩cter occidental se impondr谩 a nivel global, por intermedio de la secularizaci贸n de Dios, a trav茅s de la Ciencia Moderna de corte racionalista y empirista, la cual ser谩 el mejor instrumento para imponer la idea de una supuesta civilizaci贸n universal, la cual no es otra cosa que una civilizaci贸n de muerte que ha buscado erradicar otros mundos de vida, ya sea a trav茅s de las guerras o simplemente de la negaci贸n de estas.

De ah铆 que procesos euroc茅ntricos y antropoc茅ntricos, como lo son el Renacimiento, la Ilustraci贸n, la Revoluci贸n Francesa y la Revoluci贸n Industrial sean parte de un correlato lineal de la historia, como del tiempo y del espacio, en donde la Gran Madre Tierra no es otra cosa que un ser que debe ser conquistado y controlado. El fil贸sofo ingl茅s Francis Bacon, padre del empirismo, dejar谩 en expl铆cito esa mirada moderna al momento de decir 鈥渜ue la ciencia torture a la Naturaleza, como lo hac铆a el Santo Oficio de la Inquisici贸n con sus reos, para conseguir develar el 煤ltimo de sus secretos鈥.

Por todo lo se帽alado anteriormente, m谩s que celebrar el D铆a Mundial de la Tierra este 22 de abril, debiera ser una oportunidad para reflexionar sobre el sentido de darle un d铆a a un sistema vivo complejo del cual somos parte, como seres humanos, y que en los 煤ltimos siglos se ha intentado hacer creer de que estamos por encima de 茅l, ya sea a trav茅s de un Dios poderosos o de una Ciencia objetiva.




Fuente: Lahaine.org