November 22, 2021
De parte de CNT Madrid
165 puntos de vista


La Coordinadora de Artes Escénicas de CNT tuvo noticia de que una productora de Bollywood estaba rodando una película en España sin dar de alta a los figurantes con los que estaba trabajando. Ante la gravedad de estos hechos y la cantidad de personas a las que afecta, decidieron personase en el rodaje y denunciar a la Inspección de Trabajo lo que estaba ocurriendo, cuya unidad de guardia intervino justo al final de una jornada de grabación.

España se está convirtiendo cada vez más en un lugar muy atractivo para las producciones cinematográficas extranjeras. Las apuestas que desde las administraciones se hacen para reducir la fiscalidad a las productoras, la versatilidad de nuestros paisajes, pueblos y ciudades y la profesionalidad de las personas que trabajan en el sector hacen que sea el lugar idóneo para multitud de producciones. Sin embargo, esta bonanza va acompañada de abusos e incumplimiento de los convenios y las leyes laborales del país.

A finales de septiembre comienzan a aparecer ofertas de trabajo para una película de Bollywood en los grupos de redes sociales por los que habitualmente se solicita figuración. En la Coordinadora estuvimos pendientes de las ofertas que se publicaban, no viendo nada extraño en un principio. Fue más tarde cuando varios figurantes de Barcelona nos alertan de lo que sospechábamos, no estaban haciendo contrato ni dando de alta en la Seguridad Social. Además se estaban produciendo jornadas de rodaje de hasta 12 horas por una cantidad, pagada en negro, inferior a lo establecido en el convenio colectivo estatal.

Tras ponernos en contacto con la Inspección de Trabajo de la Generalitat de Catalunya, tratamos de seguirles la pista para poder enviar a los inspectores a la localización del rodaje, pero los tiempos de la administración son más lentos que los del sector, que se caracteriza precisamente por la inmediatez de las convocatorias, la corta duración de los trabajos y la elevada movilidad de los rodajes cambiando de una localización a otra. A pesar de los contactos con la Inspección e incluso con la Guardia Urbana de L’Hospitalet de Llobregat, no conseguimos pillarles in fraganti. Pero la información no dejaba de fluir.

Tras hacer un llamamiento a toda la figuración a colaborar con el sindicato nos llega la información de que el rodaje se traslada a Valencia, de modo que avisamos a la figuración valenciana de lo que está ocurriendo y les pedimos que nos informen de todo o que vayan averiguando. De este modo, los propios compañeros y compañeras figurantes nos fueron indicando los horarios y localizaciones de los distintos días de rodaje.

Nuevamente la inmediatez de la información no permite a la Inspección de Trabajo poder organizar una actuación, pero nos dicen que pongamos la denuncia. Tras hacerlo, tomamos la iniciativa y nos presentamos en el rodaje solicitando que acuda la policía para que levantase acta para adjuntar a la denuncia.

Cuando llegaron, gran parte de la figuración ya había sido liberada y se había marchado, solo quedaban un grupo de bailarinas que, oh sorpresa, estaban trabajando también sin dar de alta y por condiciones muy inferiores a las establecidas en el convenio de actores/actrices para el cuerpo de baile. Ante la cantidad de personas involucradas y las declaraciones del empresario a las preguntas que les hizo la policía bajo nuestro asesoramiento, decidieron solicitar la asistencia de la unidad de guardia de la Inspección de Trabajo, que finalmente acudió y se hizo eco de la denuncia presentada por la CNT.

Al día siguiente las ofertas para trabajar en esa producción incluían el alta en la Seguridad Social. Estaremos pendientes de ver la resolución de la Inspección de Trabajo y estaremos junto a las trabajadoras que necesiten plantear reclamaciones por este trabajo, como por ejemplo las bailarinas cuyo trabajo se realizó en condiciones económicas muy inferiores a las debidas.

Esta acción sindical ha sido de gran impacto dado que afecta a muchos trabajadores, puesto que el rodaje tiene lugar durante más de un mes y en muchos casos los figurantes solo participan en él un día, lo cual supone una gran rotación de personal. Hay que tener en cuenta que, además, no solo habían rodado antes en Barcelona, sino que al poco tiempo de esta intervención se ha tenido noticia de que una primera parte de la producción se había realizado en Mallorca, todo lo cual se espera que se tenga en cuenta en las actuaciones por parte de la Inspección.

Esta operación ha podido ser llevada a cabo gracias a la colaboración inmediata y espontánea de los afectados, en un acto de solidaridad entre los trabajadores que demuestra una vez más el poder de los obreros cuando actúan de manera organizada ante los abusos de las empresas. Aunque casos como estos ya no son habituales, en este ámbito sigue habiendo continuas irregularidades, en aumento con la excusa de la Covid-19, sobre todo por parte de empresas intermediarias, surgidas de la temporalidad de los contratos, en perjuicio de los trabajadores y de las propias productoras.

Por todo ello la figuración lleva reivindicando desde antes de la pandemia que se firme un nuevo convenio donde se regulen algunas situaciones que no están recogidas en el actual, que debió haberse renovado hace ya más de 3 años.




Fuente: Madrid.cnt.es