January 10, 2021
De parte de Amor Y Rabia
2,194 puntos de vista


por Craig Murray

29 de diciembre de 2020

El apoyo al estado de derecho internacional y a las instituciones que lo defienden es uno de los principios de este blog (la ilusi贸n del derecho internacional en la que cree el autor, hay sido hist贸ricamente y sigue siendo una tapadera para la ley del m谩s fuerte, AyR). Por lo tanto, siempre he tenido un gran inter茅s en defender y apoyar a la Corte Penal Internacional (TPI, en ingl茅s ICC), a pesar de las cr铆ticas generalizadas de que es simplemente una herramienta para usar contra los l铆deres del mundo en desarrollo y otros oponentes del orden mundial neoconservador. He dicho y mantenido que el nivel de justicia e investigaci贸n en aquellos juicios que s铆 llev贸 a cabo era bueno en general, y que era necesario ampliar su 谩mbito.

Desafortunadamente, la decisi贸n de la CPI de cerrar su investigaci贸n sobre los cr铆menes de guerra cometidos por los brit谩nicos en Irak es la gota que colma el vaso de cara a seguir manteniendo la esperanza de que la CPI sea alguna vez algo m谩s que un instrumento de la justicia de los vencedores. He le铆do todo el informe de 184 p谩ginas que cierra la investigaci贸n y es realmente impactante. Es impactante la descripci贸n de los cr铆menes de guerra brit谩nicos, pero lo que realmente me sorprendi贸 es la imagen verdaderamente espantosa que claramente emerge de las actitudes de la Corte Penal Internacional.

Me temo que este art铆culo es bastante pesado y requiere leer algunas secciones bastante largas del informe para mostrar lo que quiero decir. Nada es tan condenatorio para la CPI como las palabras de su propio informe, as铆 que no me disculpo por utilizar este enfoque. Dir铆a que lo que encontr茅 realmente me impact贸 y cambi贸 por completo de opini贸n sobre el valor de la Corte Penal Internacional como instituci贸n. Como considero que tengo un conocimiento razonablemente bueno de estos asuntos, procedo dando por supuesto que lo que me sorprendi贸 probablemente le sorprender谩, y considerar谩 que vale la pena leerlo.

El inicio de la guerra de Irak fue en s铆 mismo el crimen de guerra m谩s grave de este siglo hasta la fecha, y la CPI hab铆a evitado anteriormente tener que hacer algo al respecto argumentando que el Estatuto de Roma que fund贸 la Corte no inclu铆a en el momento de la guerra la guerra ilegal de agresi贸n entre su lista de cr铆menes de guerra. Yo dije entonces y sigo sosteniendo ahora que esto no hizo que ese crimen estuviese fuera de su jurisdicci贸n. El crimen de la guerra ilegal de agresi贸n ya formaba parte del derecho internacional consuetudinario y era la base misma de los juicios de Nuremberg, por lo que la CPI no necesitaba una menci贸n espec铆fica en el Tratado de Roma para poder procesarlo.

Sin embargo, el actual informe de la CPI sobre los cr铆menes de guerra brit谩nicos en Irak simplemente lo vuelve a repetir (p谩rrafo 35):

Por 煤ltimo, aunque varios emisores de comunicaciones tambi茅n han formulado denuncias relacionadas con la decisi贸n de las autoridades del Reino Unido de iniciar el conflicto armado, la Oficina no se pronuncia sobre la legalidad de la guerra dada la no aplicabilidad del crimen de agresi贸n en el momento de los hechos.

Quiz谩s siempre fue ut贸pico imaginar que Blair, Straw, Campbell, Scarlett, Dearlove, etc. pagar铆an por sus cr铆menes. Pero parec铆a muy probable que la CPI procesara al menos a algunos de aquellos que fueron directamente responsables de cometer cr铆menes de guerra sobre el terreno. Lamentablemente, la CPI ha producido ahora 184 p谩ginas de sofismas rimbombantes y evasi贸n de responsabilidades para justificar por qu茅 no habr谩 m谩s investigaciones, y mucho menos procesamientos. He le铆do el informe completo y, francamente, me da n谩useas. Pero a煤n as铆 intentar茅 aclararle el contenido.

Este informe de la CPI da cuenta del origen de la guerra de Irak y es asombroso. En el p谩rrafo 36 establece el caso de Reino Unido / Estados Unidos a favor de la invasi贸n como verdad hist贸rica, como si ese fuera el hecho simple e indiscutible del asunto.

36. Despu茅s de la Guerra del Golfo de enero de 1991, el Consejo de Seguridad adopt贸 una resoluci贸n en la que se establec铆an las condiciones de la cesaci贸n del fuego, incluida la finalizaci贸n de la producci贸n de armas de destrucci贸n en masa y la autorizaci贸n de equipos de inspecci贸n en el territorio del Iraq. En septiembre de 2002, EEUU y el Reino Unido argumentaron que Irak infring铆a sustancialmente las resoluciones pertinentes y buscaba desarrollar armas de destrucci贸n masiva. Los inspectores de armas de la ONU afirmaron que no hab铆an encontrado ninguna “smoking gun” (textualmente, pistola humeante, quiere decir una prueba indudable de un crimen, AyR) en su b煤squeda de armas de destrucci贸n masiva, pero se帽alaron que esto “no era garant铆a de que no pudieran existir existencias o actividades prohibidas en otros sitios, ya sea sobre el suelo, subterr谩neos o unidades m贸viles”. Estados Unidos reuni贸 una coalici贸n de 48 pa铆ses, incluido el Reino Unido, con el prop贸sito declarado de buscar y destruir supuestas armas de destrucci贸n masiva en Irak.

Ah铆 est谩. Ese es el relato completo de la CPI sobre el origen de la guerra de Irak. La noci贸n de que la Resoluci贸n 699 del Consejo de Seguridad de 1991 autoriz贸 la invasi贸n de 2002 -una posici贸n nunca respaldada por el Consejo de Seguridad- parece darse por supuesto a pesar de ser la cuesti贸n m谩s controvertida en el derecho internacional de todos los tiempos. La selectividad de la cita escogida con precisi贸n de los inspectores de armas es un descarado sofisma dado que est谩 tomada de un informe en el que los inspectores de armas detallaron que no encontraron evidencia de armas de destrucci贸n masiva que la cooperaci贸n de las autoridades iraqu铆es estaba mejorando y hab铆an pedido m谩s tiempo y recursos para completar su trabajo. A煤n m谩s asombroso es que este p谩rrafo del informe de la CPI incluye como nota de apoyo el infame “expediente dudoso” del gobierno del Reino Unido sobre las armas de destrucci贸n masiva iraqu铆es, documento que ha quedado totalmente desacreditado, sin ninguna indicaci贸n de que haya alg煤n problema con 茅l.

“Mentira a mentira: Informe detallado de c贸mo EEUU y UK mintieron para llevar a cabo la Guerra contra Irak en 2003 (ENLACE)

Lo cierto es que el p谩rrafo del informe del fiscal de la CPI sobre el origen de la guerra es precisamente como lo redactar铆a el Reino Unido, y en su presentaci贸n no moderada de posiciones extremadamente pol茅micas y su notable selectividad en cuanto a qu茅 hechos tratar, es completamente tendencioso. Sospecho que no solo podr铆a haber sido redactado por el gobierno del Reino Unido, es muy probable que as铆 fuera. No puedo pensar en nadie m谩s, ni siquiera en el actual gobierno de Estados Unidos al momento de escribir este art铆culo, que considerar铆a que ese p谩rrafo es una explicaci贸n justa o razonable de los or铆genes de Irak.

Esta cr铆tica se aplica a todo el documento. Est谩 escrito 铆ntegramente en el idioma preferido de los invasores. Por ejemplo, los iraqu铆es que resisten la ocupaci贸n extranjera se denominan “insurgentes” en todo el documento. Vemos esto por primera vez en el p谩rrafo 43, en la declaraci贸n de que las fuerzas brit谩nicas en Basora se enfrentaron a 鈥渦na insurgencia cada vez m谩s violenta鈥. Oh, esas pobres fuerzas brit谩nicas inocentes, sentadas en su casa en Basora, enfrentando la invasi贸n de “insurgentes” que hab铆an surgido de… de… eh, Basora. La idea de que los invasores eran el poder respetable y los lugare帽os eran “insurgentes” puede ser el lenguaje del Ministerio de Defensa brit谩nico y puede ser adoptado por el Daily Mail, pero no deber铆a ser el lenguaje de la Corte Penal Internacional. Aqu铆 nuevamente, el fiscal simplemente acepta toda la posici贸n brit谩nica sobre la narrativa a adoptar. Se hace referencia a insurgentes en todas partes.

No solo todo el informe est谩 escrito usando el discurso brit谩nico, sino que omite por completo el discurso iraqu铆. El fiscal ha escrito un informe sobre los cr铆menes de guerra brit谩nicos contra iraqu铆es. El Fiscal acepta que existen pruebas cre铆bles de que se cometieron cientos de esos cr铆menes de guerra. Sin embargo, en ninguna parte hay una sola cita directa de una v铆ctima iraqu铆. Ni uno. En los cientos de referencias, el Fiscal ha basado todo el informe sobre si procesar a los brit谩nicos por cr铆menes contra iraqu铆es, 煤nicamente en entrevistas con brit谩nicos que tienen cargos oficiales.

Todo se ve a trav茅s dl punto de vista militar brit谩nico. Para dar otro peque帽o ejemplo de ello, una escaramuza en Majar-al-Kabir, despu茅s de la cual los cautivos fueron gravemente maltratados, se conoce como 鈥淟a batalla de Danny Boy鈥, nombre que nadie utiliza excepto el ej茅rcito brit谩nico. La CPI no deber铆a llamar a un lugar en Irak con el nombre del ej茅rcito brit谩nico que dio al puesto de control que ten铆a all铆, ni representar una escaramuza que involucra a 100 personas como una “batalla” porque el ej茅rcito brit谩nico lo hace. 鈥淟a batalla de Danny Boy鈥 es una buena ilustraci贸n de la forma en que este informe est谩 escrito enteramente a trav茅s del punto de vista militar brit谩nico utilizando t茅rminos brit谩nicos, no iraqu铆es.

El siguiente hecho por s铆 solo ilustra suficientemente lo que quiero decir y condena por completo tanto este informe como a la Corte Penal Internacional. De las 776 notas al pie de p谩gina, ni una sola hace referencia a un documento en 谩rabe o traducido del 谩rabe. Ni uno. La gran mayor铆a de referencias son a documentos oficiales brit谩nicos. En las raras ocasiones en que se menciona a iraqu铆es en el informe, con frecuencia se pone en duda su fiabilidad como testigos. El individuo iraqu铆 m谩s discutido, aunque brevemente, no es una v铆ctima, sino un abogado que se dedica a recopilar testimonios. La voz iraqu铆 no ha sido escuchada en esta decisi贸n de la CPI. Las v铆ctimas no son consideradas.

Buscar谩 en vano opiniones iraqu铆es, incluso las que pueden encontrarse f谩cilmente en las declaraciones de testigos iraqu铆es a tribunales brit谩nicos que el informe cita tan libremente. Pero no, donde lo que experimentaron los iraqu铆es se cuenta, su voz se presenta a trav茅s de jueces brit谩nicos u otras autoridades.

Sin embargo, sorprendentemente, el informe acepta que las fuerzas brit谩nicas fueron responsables de cr铆menes de guerra en una escala destacable. El informe fue escrito por un equipo, y claramente ese equipo que estaba sobre el terrenos exponiendo los hechos ten铆a puntos de vista bastante diferentes a los sus los jefes, que estaban influenciados pol铆ticamente al escribir las conclusiones. El informe dice:

70. El Reino Unido deposit贸 su instrumento de ratificaci贸n del Estatuto de Roma el 4 de octubre de 2001. Por lo tanto, la CPI puede ejercer su jurisdicci贸n, a partir del 1 de julio de 2002, sobre presuntos actos de cr铆menes de guerra, cr铆menes de lesa humanidad y genocidio cometidos en territorio del Reino Unido o en por nacionales del Reino Unido en el territorio de otros Estados.

71. Como se expone con m谩s detalle a continuaci贸n, sobre la base de la informaci贸n disponible, existe una base razonable para creer que, como m铆nimo, miembros de las fuerzas armadas del Reino Unido han cometido los siguientes cr铆menes de guerra:

– Homicidio intencionado / asesinato seg煤n el art铆culo 8 (2) (a) (i)) o el art铆culo 8 (2) (c) (i));

– Tortura y tratos inhumanos / crueles seg煤n el art铆culo 8 2) a) ii) o del art铆culo 8 2) c) i));

– Atentados contra la dignidad personal seg煤n el art铆culo 8 2) b) xxi) o del art铆culo 8 2) c) ii));

– violaci贸n y / u otras formas de violencia sexual seg煤n el art铆culo 8 (2) (b) (xxii) o el art铆culo 8 (2) (e) (vi)).

Y entonces otra vez:

113. La informaci贸n disponible proporciona una base razonable para creer que en el per铆odo comprendido entre abril de 2003 y septiembre de 2003 miembros de las fuerzas armadas del Reino Unido en el Iraq cometieron el crimen de guerra de homicidio intencional / asesinato de conformidad con el art铆culo 8 2) a) i) o el art铆culo 8 (2) (c) (i)), contra como m铆nimoq siete ue estaban personas bajo su custodia. La informaci贸n disponible proporciona una base razonable para creer que en el per铆odo comprendido entre el 20 de marzo de 2003 y el 28 de julio de 2009 miembros de las fuerzas armadas del Reino Unido cometieron el crimen de guerra de tortura y tratos inhumanos / crueles (art铆culo 8 (2) (a) (ii) o art铆culo 8 2) c) i)); y el crimen de guerra de atentados contra la dignidad personal (art铆culo 8 2) b) xxi) o art铆culo 8 2) c) ii)) contra al menos 54 personas que estaban bajo su custodia.La informaci贸n disponible proporciona adem谩s una base razonable para creer que miembros de las fuerzas armadas del Reino Unido cometieron el crimen de guerra de otras formas de violencia sexual, como m铆nimo, contra las siete v铆ctimas, as铆 como el crimen de guerra de violaci贸n contra una de esas siete v铆ctimas mientras estaban detenidos en Camp Breadbasket en mayo de 2003. Cuando ocurrieron tales abusos a los detenidos, esto generalmente surgi贸 en las primeras etapas del proceso de internamiento, como en el momento de la captura, el internamiento inicial y durante el “interrogatorio t谩ctico”.internaci贸n inicial y durante el “interrogatorio t谩ctico”.

114. Como se se帽al贸 anteriormente, las conclusiones expuestas anteriormente son una muestra de incidentes que, si bien no reflejan la escala completa de los presuntos delitos relevantes para la situaci贸n, est谩n lo suficientemente apoyados por pruebas para cumplir con el est谩ndar de base razonable y permitir que la oficina alcance una decisi贸n sobre la jurisdicci贸n al respecto.

Posteriormente se considera el siguiente factor agravante:

140. La forma en que se alega que se cometieron estos cr铆menes tambi茅n parece haber sido particularmente cruel, prolongada y severa. En particular, en cinco casos de muertes de personas bajo custodia, las v铆ctimas fueron supuestamente torturadas, o al menos severamente agredidas repetidamente, por el personal del Reino Unido que las ten铆a detenidas antes de su muerte. En el asesinato de Baha Mousa en septiembre de 2003, la v铆ctima estuvo encapuchada durante casi 24 horas de las 36 horas que estuvo bajo custodia y sufri贸 al menos 93 heridas antes de morir.

Es importante se帽alar que este abrumador cat谩logo de cr铆menes, donde hab铆a un caso razonable prima facie (a primera vista, AyR) para proceder, representaba solo una muestra muy peque帽a de los miles de cr铆menes denunciados a la Corte Penal Internacional. Pero incluso esta peque帽a muestra convenci贸 al fiscal de que hab铆a evidencia suficientemente buena para continuar la investigaci贸n.

Entonces, 驴por qu茅 no procedi贸? El Fiscal decidi贸 abandonar el caso por el principio de “complementariedad”. Esto significa que la CPI no puede enjuiciar si el gobierno en cuesti贸n, el gobierno del Reino Unido en este caso, est谩 siendo realmente investigando o procesando. El fiscal bas贸 la decisi贸n para no continuar en estas disposiciones del Estatuto de Roma:

Pero ninguno de los cr铆menes del cat谩logo de delitos para los que existen pruebas s贸lidas, examinados por la CPI, acab贸 en un procesamiento. De hecho, el informe detallaba que no se hab铆a puesto en marcha ni un solo proceso como resultado del trabajo del Equipo de Alegaciones Hist贸ricas de Irak (Iraq Historic Allegations Team, IHAT) en el Miisterio de Defensa brit谩nico, aunque hab铆an investigado decenas de casos que el propio IHAT -compuesto por ex militares y polic铆as retirados- consideraba viables. En todos y cada uno de los casos, la propuesta de enjuiciamiento fue rechazada por el Servicio de la Autoridad Fiscal (SPA, Service Prosecuting Authority).

De hecho, la CPI solo hace referencia a dos casos en los que hubo condenas por cr铆menes de guerra, y en ambos casos la condena fue simplemente porque alguien admiti贸 inmediatamente la verdad y confes贸 en la etapa inicial de la investigaci贸n. La sentencia m谩xima impuesta fue de solo un a帽o de prisi贸n. El relato del informe de c贸mo una de estas condenas por confesi贸n se concret贸 es extremadamente revelador:

91. Varias caracter铆sticas notables se destacan en la corte marcial de Camp Breadbasket. Primero, aunque varios militares sab铆an de los presuntos abusos (incluidos los presuntos delitos sexuales), cada uno de ellos incumpli贸 su deber de denunciarlos. Esta conducta s贸lo sali贸 a la luz cuando uno de los soldados involucrados en la toma de fotograf铆as como trofeos hizo que las fotograf铆as se revelaran en una tienda civil y el dependiente denunci贸 la conducta a la polic铆a civil, quien realiz贸 una detenci贸n. En segundo lugar, durante su testimonio, cuando se le pregunt贸 por qu茅 no hab铆a denunciado una presunta conducta delictiva en Camp Breadbasket, el cabo Kenyon afirm贸 que 鈥渘o ten铆a sentido hacer nada a trav茅s de la cadena de mando, porque era la cadena de mando quien estaba, desde mi punto de vista, haciendo cosas malas a los iraqu铆es desde el principio, y nos estaban entregando iraqu铆es a nosotros para que hici茅ramos b谩sicamente esas mismas cosas鈥.

Tras publicar fotos de los cr铆menes de guerra brit谩nicos en Irak, el peri贸dico conservador Daily Mirror fue sometido a un campa帽as de mentiras por el ej茅rcito  cuestionando la veracidad de esas fotos, lo que llev贸 al peri贸dico a disculparse; posteriormente se descubri贸 que las fotos eran aut茅nticas (FUENTE)

El hecho clave aqu铆 es que los procesos e investigaciones del MOD no tuvieron nada que ver con la condena. Surgi贸 debido a que un civil pudo ver la foto y se la entregase a la polic铆a civil, que ten铆a evidencias fotogr谩ficas claras e innegables de tortura y abuso sexual. De lo contrario, esto habr铆a sido encubierto por completo por el Ministerio de defensa brit谩nico, exactamente como pas贸 con todos los otros miles de casos salvo en uno (en el que alguien atormentado por su conciencia insisti贸 en confesar). Es tendencioso que la CPI cite la condena de Camp Breadbasket como prueba de que los juicios basados en investigaciones funcionen en el Reino Unido. Es evidente que fue una casualidad; no puedo pensar en un mejor ejemplo de una excepci贸n que simplemente confirma la regla.

La decisi贸n de la Corte Penal Internacional de que no hay motivos para continuar la investigaci贸n, sobre la base de que los propios procedimientos judiciales del Reino Unido son adecuados, se vuelve realmente incre铆ble -en el verdadero significado de la palabra, es decir, que carece por completo de credibilidad- cuando leemosm este pasaje del informe. Realmente merece la pena leerlo:

380. La Oficina ha seguido una serie de l铆neas de investigaci贸n para determinar de forma independiente la veracidad de las acusaciones de BBC / Times con miras a hablar en 煤ltima instancia con las fuentes primarias de las denuncias y otras personas directamente involucradas o con conocimiento de hechos relacionados con los hechos. De manera abrumadora, los ex miembros del personal de IHAT con los que habl贸 la oficina indicaron que les preocupaba el resultado de las investigaciones de IHAT. La mayor铆a consider贸 que los equipos de investigaci贸n hicieron un trabajo minucioso, pero cuando lleg贸 el momento de que las investigaciones avanzaran hacia los enjuiciamientos, algo lo obstaculiz贸. Los ex investigadores de IHAT no pudieron especificar cu谩l era esta obstrucci贸n, dado su acceso limitado a la toma de decisiones, pero insistieron en que dicha obstrucci贸n se produjo en niveles m谩s altos dentro de IHAT o de la SPA (Autoridad Fiscal de Servicios).

381. Varios ex investigadores del IHAT informaron de su frustraci贸n por el resultado de las investigaciones sobre cuestiones sist茅micas sometidas a revisi贸n interna del IHAT / IHAPT, ya sea en t茅rminos de recomendaci贸n de nuevas medidas de investigaci贸n o remisiones para enjuiciamiento, en vista de su preocupaci贸n de que los casos que implicaban responsabilidad superior fueran terminaron prematuramente o que hubo presi贸n de liderazgo dentro de IHAT / IHAPT para no perseguirlos.

382. Varios ex miembros del personal de IHAT opinaron que la independencia e imparcialidad de IHAT se ve铆an socavadas por su relaci贸n con el ej茅rcito y el Ministerio de Defensa, y por: su ubicaci贸n f铆sica en una base del ej茅rcito brit谩nico; el uso de IHAT de los recursos y sistemas del MoD; y los requisitos de que el personal de IHAT pase por el personal de RNP o del Ministerio de Defensa para ciertas funciones (como asegurar la custodia y los viajes).

383. Varios ex miembros del personal del IHAT describieron dificultades para acceder a las pruebas en poder del RMP o del Ministerio de Defensa. Describieron c贸mo algunos miembros del personal de RMP y del Ministerio de Defensa obstruyeron el acceso a los archivos, en su opini贸n de forma injustificada; no se permiti贸 que el personal de IHAT localizara los documentos que hab铆an sido autorizados a inspeccionar; se impuso restricciones al acceso; o se les dijo repetidamente que se les hab铆a entregado todo el material relevante relacionado con un determinado asunto, solo para descubrir m谩s tarde que no era as铆. El antiguo personal de IHAT describi贸 c贸mo se hab铆an etiquetado incorrectamente algunas cajas de almacenamiento, lo que impidi贸 el descubrimiento de evidencias relevantes, y su opini贸n de que el RMP solo le dio a IHAT una fracci贸n del material relevante que pose铆an.

384. El antiguo personal de IHAT con el que habl贸 la oficina tambi茅n expres贸 las dificultades que encontraron los equipos al intentar entrevistar a testigos y sospechosos y llevar a cabo otras medidas de investigaci贸n. Describieron m煤ltiples ocasiones en las que sus solicitudes de entrevistar a testigos importantes fueron bloqueadas por razones inexplicables o administrativas, como “gastos no permitidos”. Describieron c贸mo las entrevistas de testigos se vieron obstaculizadas por IHAT, que se neg贸 a reembolsar a los testigos por el viaje, los detalles del viaje se cambiaron en el 煤ltimo minuto y, en un caso, un posible testigo fue arrestado antes de reunirse con los investigadores. Algunos ten铆an la impresi贸n de que la direcci贸n de IHAT estaba intentando poner obst谩culos en su camino. Varios ex miembros del personal de IHAT transmitieron su impresi贸n de que no hab铆a voluntad por parte de la administraci贸n de IHAT para permitir investigaciones adecuadas que resultar铆an en un enjuiciamiento.

385. Tambi茅n se expres贸 preocupaci贸n por la participaci贸n de la SPA en concluir los casos. Varios ex miembros del personal de IHAT con los que habl贸 la oficina sintieron que la SPA, como parte del Ministerio de Defensa, no era realmente independiente o imparcial con respecto a las fuerzas armadas. Varias personas con amplia experiencia en investigaciones penales civiles describieron c贸mo los equipos de investigaci贸n construyeron casos que consideraron evidentemente s贸lidos y listos para proceder, pero la SPA se neg贸 a presentar cargos. Con respecto a ciertos presuntos incidentes de homicidio, se expres贸 la opini贸n de que la SPA suspendi贸 las pruebas que respaldaban los cargos de homicidio involuntario o asesinato, que habr铆an procedido en una investigaci贸n de la polic铆a civil nacional.

Lea eso y luego considere que la conclusi贸n del informe de la Corte Penal Internacional es que su investigaci贸n debe ser abandonada ya que no hay evidencia de que el Reino Unido no est茅 llevando adelante los procesamientos con diligencia.

Luego, la CPI detalla en una docena de p谩rrafos de lo que yo caracterizar铆a como insinuantes garant铆as del Ministerio de Defensa de que estas preocupaciones son injustificadas debido a la limitada comprensi贸n de los hechos de los subordinados, y que las decisiones de no enjuiciar siempre se han tomado con el asesoramiento de abogados externos. Le invito a leer la secci贸n del informe que comienza en el p谩rrafo 386. La CPI acepta estas garant铆as y la opini贸n del Gobierno brit谩nico como v谩lida sin dudarlo, y sin considerar nunca, por ejemplo, que el Ministerio de Defensa podr铆a tener asesores externos que puedan tener opiniones claramente militaristas y no est茅 interesados por los derechos humanos. El hecho de que un abogado externo est茅 involucrado en las decisiones de no llevar un caso a juicio es tomado por la CPI como una garant铆a sustancial de que el procedimiento es genuino.

Despu茅s de que se desmantelase el IHAT, su carga de trabajo se transfiri贸 al m谩s reducido Equipo de Investigaciones Legacy de Pol铆tica de Servicio (Service Policy Legacy Investigations Team), que inmediatamente cerr贸 1213 de los 1283 casos que hered贸. Que esto sea una indicaci贸n de que un proceso genuino est谩 en marcha es evidente para la CPI, pero no para m铆. El informe tambi茅n se帽ala algo notable sobre el enfoque del IHAT, ya que clasific贸 los casos en tres niveles, de los cuales solo se persigui贸 activamente el primer nivel. El segundo nivel eran los casos que se consideraban menos graves, por lo que no era “proporcionado” que se persiguieran. Pero tenga en cuenta lo que hab铆a en el segundo nivel. Esto es del p谩rrafo 355 del informe:

Las acusaciones de Nivel 2 son aquellas que pueden cumplir con el umbral de investigaci贸n del SPLI, pero dependen de una revisi贸n adicional. Son casos de gravedad moderada y malos tratos en los que no se han sufrido lesiones que cambian la vida o provoquen da帽os psicol贸gicos significativos. Ejemplos de casos de Nivel 2 podr铆an incluir, pero no se limitan a, oficinas de tipo GBH que no son de naturaleza que cambia la vida; por ejemplo, huesos rotos o fracturas. Las acusaciones de nivel 2 tambi茅n podr铆an incluir acusaciones sexuales de menor nivel, por ejemplo, registros 铆ntimos y otro tratamiento de naturaleza grave, es decir, ejecuci贸n simulada, tiroteos no mortales y electrocuci贸n.

Pero como se帽ala el informe, casi todo esto cumple con la definici贸n de tortura: lesiones corporales graves al romper huesos y “disparos no mortales”, as铆 comos abuso sexuales de “nivel inferior” es algo bastante serio. Si alguien le disparara en la rodilla mientras lo mantiene cautivo, 驴le parecer铆a “proporcionado” que sea procesado? El Misterio de defensa brit谩nico no lo ve as铆, y lo califica como sujeto a una revisi贸n futura no especificada.

La cuesti贸n de la frustraci贸n del trabajo del IHAT por parte de altos mandos es uno de esos casos en los que el contenido del informe difiere tanto de sus conclusiones, que est谩 bastante claro que estos no fueron escritos por las mismas personas. De hecho, el informe vuelve a abordar las preocupaciones del personal de IHAT, dando claramente un peso real a algo que los p谩rrafos anteriores ya hab铆an descartado:

408. La Oficina habl贸 con varios ex funcionarios de IHAT que ten铆an diferentes puestos y funciones. Esta muestra de individuos fue, en cierta medida, autoseleccionada (personas que estaban dispuestas a hablar con la oficina). En consecuencia, puede haber l铆mites en la representatividad de sus experiencias en comparaci贸n con la del antiguo personal de IHAT en su conjunto. No obstante, la Oficina se帽ala que las opiniones de estas personas fueron en general equilibradas, como lo demuestra sus descripciones tanto elogiosas como cr铆ticas de varios aspectos del trabajo de IHAT. La Oficina tambi茅n acepta que estas personas no eran “denunciantes” naturales. Como ex personal del orden p煤blico vinculado por compromisos de confidencialidad con su ex empleador y responsable de sanciones penales por infringir potencialmente las protecciones sobre informaci贸n clasificada, es posible que hayan sido naturalmente reticentes a hablar con la CPI, lo que tambi茅n reduce su probabilidad de haber hecho acusaciones fr铆volas o maliciosas. En conjunto, la informaci贸n recibida por la Oficina corresponde a los reportajes realizados en el programa Panorama de la BBC y en el Sunday Times.

409. La Oficina ve con preocupaci贸n el hecho de que los investigadores profesionales del IHAT, que son oficiales jubilados experimentados de las fuerzas de polic铆a civil o personal en servicio de la Polic铆a de la Royal Navy, hayan hecho acusaciones de encubrimiento o expresado su preocupaci贸n por el destino de las investigaciones del IHAT que ellos llevaron a cabo.

Este esquizofr茅nico informe intenta conciliar esto haciendo referencia constante solo al p谩rrafo 2 (a) de los criterios de admisibilidad, y afirmando que ni la falta de enjuiciamientos ni las acusaciones del personal de IHAT brindan evidencia concluyente de que los criminales est谩n siendo deliberadamente protegidos del enjuiciamiento. El informe afirma, sobre la base de decisiones judiciales anteriores, que para que un caso sea admisible, el “blindaje” por parte del estado debe probarse seg煤n el est谩ndar de la prueba penal. No soy lo suficientemente experto en las sentencias anteriores de la corte para saber si eso es cierto. Pero a primera vista, es una visi贸n extremadamente curiosa de los criterios de admisibilidad, le铆dos en su conjunto. Incluso aparte de eso, la evidencia de que el Ministerio de defensa brit谩nico protege a los soldados parece ser bastante convincente; ciertamente lo suficiente para justificar una mayor investigaci贸n.

El detalle del informe proporciona amplias evidencia, en gran parte de los tribunales del Reino Unido, de que los casos no se est谩n investigando adecuadamente, que los enjuiciamientos no se est谩n llevando a cabo correctamente y que los militares est谩n conspirando –“Cerrando filas”, como lo ha dicho m谩s de un juez superior- para encubrir cr铆menes y que no sean juzgados.

P谩rr. 213

El comandante remiti贸 la muerte de Baha Mousa a la investigaci贸n del SIB del RMP, que concluy贸 a principios de abril de 2004 y dio lugar al consejo de guerra de siete soldados del QLR. El tribunal conden贸 al cabo Donald Payne por trato inhumano, pero lo absolvi贸 de homicidio involuntario y pervirti贸 el curso de la justicia. Fue condenado a un a帽o de prisi贸n. Payne parece haber sido el primer soldado brit谩nico en ser condenado en el Reino Unido por un crimen de guerra. En el caso de otros cinco acusados, el juez defensor dictamin贸 que no hab铆a caso que responder por falta de pruebas, mientras que el jurado absolvi贸 a otros dos acusados 鈥嬧媎e cumplir con negligencia el deber de garantizar que los detenidos no fueran maltratados por hombres bajo su mando. 331 El juez MacKinnon, que presidi贸 el consejo de guerra, reconoci贸 que a pesar de su conclusi贸n de que las heridas de Baha Mousa fueron el resultado de numerosas agresiones durante 36 horas, 鈥渘inguno de esos soldados ha sido acusado de ning煤n delito simplemente porque no hay pruebas en su contra como consecuencia de que los militares han cerrado filas de manera m谩s o menos evidente鈥.

Un ejemplo similar:

217. Naheem Abdullah muri贸 de un golpe o golpes en el lado izquierdo de la cabeza infligidos por uno o m谩s soldados de una secci贸n del 3.er Batall贸n del Regimiento de Paracaidistas mientras se encontraba bajo su custodia en la provincia de Maysan el 11 de mayo de 2003. 346 La muerte de Naheem Abdullah fue investigada por la SIB del RMP en 2003 y siete soldados fueron acusados 鈥嬧媎e asesinato. En un consejo de guerra el 3 de noviembre de 2005, el juez defensor concluy贸 que las pruebas no permit铆an llegar a una conclusi贸n sobre la responsabilidad individual de cada acusado. El juez defensor critic贸 la investigaci贸n del SIB del RMP como “inadecuada” con “omisiones graves” de los investigadores al no buscar registros de admisiones hospitalarias o registros de entierros.

218. Durante el litigio de Ali Zaki Mousa, el Tribunal Superior del Reino Unido se帽al贸 su preocupaci贸n por el hecho de que IHAT no hubiera llevado adelante el caso a pesar de la decisi贸n del consejo de guerra de que la muerte se debi贸 a un asalto de la secci贸n a la que pertenec铆an los soldados.

219. El 27 de marzo de 2014, el Secretario de Estado de Defensa anunci贸 que se hab铆a encargado una investigaci贸n de las IFI sobre la muerte de Naheem Abdullah para cumplir con la decisi贸n del Tribunal Superior en Ali Zaki Mousa (No. 2) pero que 鈥渘o se producir谩n procesamientos 鈥. La IFI hizo 鈥渋nvestigaciones exhaustivas sobre el paradero de la transcripci贸n del consejo de guerra鈥, pero concluy贸 que probablemente 鈥渉ab铆a sido destruida o desechada鈥. Adem谩s, se帽al贸 que los soldados no hab铆an prestado testimonio oral, no hab铆an sido examinados ni interrogados y concluy贸 que la “necesidad de que dieran testimonio oral” era un “objetivo cr铆tico” de la investigaci贸n de la IFI.

驴En qu茅 universo no se considera esto una falta de voluntad o incapacidad de las autoridades del Reino Unido para llevar a cabo un juicio? Si se tratara de un apu帽alamiento de un grupo de j贸venes civiles, todos ser铆an golpeados bajo la doctrina del 鈥減rop贸sito com煤n鈥 (common purpose). Las dificultades de enjuiciar a los criminales que se encubren mutuamente no son de ninguna manera dominio exclusivo de las fuerzas armadas, y los d铆as en que nadie pod铆a ser condenado por el problema de no poder probar qu茅 miembro de una pandilla dio el golpe mortal han pasado a la historia en la vida civil.

La 煤nica dificultad aqu铆 es la falta de voluntad de los fiscales y los investigadores para utilizar contra los grupos de soldados criminales de guerra que se encubren mutuamente la caja de herramientas legal utilizada habitualmente contra las pandillas o el crimen organizado. De hecho, se est谩 protegiendo a los criminales.

Presentaci贸n por varias ONGs occidentales de un informe detallando los cr铆menes de guerra brit谩nicos en Iraq que seg煤n la CPI no pueden comprobarse (ENLACE al informe)

El p谩rrafo 228 muestra adem谩s que los fracasos del Ministerio de defensa brit谩nic谩o al respecto no se limita a casos aislados sino que es sist茅mica:

C贸mo se帽al贸 IHAT / SPA a la Oficina: 7 acusados 鈥嬧媐ueron procesados 鈥嬧媎urante un consejo de guerra de seis meses, y el juez desestim贸 el caso contra todos menos 2 al concluir el caso de acusaci贸n. Las razones de este resultado son complejas, pero se relacionan con la calidad de las pruebas aportadas por los soldados brit谩nicos que fueron llamados como testigos por la fiscal铆a. Si bien la defensa no neg贸 que los detenidos en este caso hab铆an sido sometidos a graves malos tratos, incluidos actos de violencia, durante su detenci贸n en 鈥淏G Main鈥, los propios detenidos no pudieron identificar qu茅 soldados individuales hab铆an sido responsables de qu茅 aspectos de su maltrato o por qu茅 asalto. Esto se debi贸 principalmente a que los detenidos hab铆an estado encapuchados la mayor parte del tiempo relevante. Varios de los soldados que fueron llamados como testigos por la fiscal铆a se mostraron reacios a proporcionar evidencia contra aquellos con quienes a煤n serv铆an militarment, lo que llev贸 a lo que describi贸 el Juez Abogado, un juez superior del sistema civil que hab铆a sido tra铆do para juzgar este caso. como un 鈥渃ierre de filas m谩s o menos evidente鈥. Los 2 acusados 鈥嬧媍ontra los cuales no se desestim贸 el caso al concluir la acusaci贸n fueron posteriormente puestos en libertad por la Junta Militar despu茅s de considerar todas las pruebas disponibles.

Finalmente, un 煤ltimo p谩rrafo para ilustrar que la conclusi贸n del informe es completamente incompatible con su evidencia interna:

250. El informe de la investigaci贸n Baha Mousa, publicado el 8 de septiembre de 2011, lleg贸 a conclusiones sobre la muerte de Baha Mousa bajo custodia brit谩nica en Basora despu茅s de varios d铆as de abusos en septiembre de 2003. Cinco a帽os antes del informe, siete sospechosos hab铆an sido objeto de la procedimiento previo al IHAT descrito anteriormente, que result贸 en seis absoluciones en un consejo de guerra y una condena por el crimen de guerra de trato inhumano (tras una declaraci贸n de culpabilidad). El informe encontr贸 que los soldados brit谩nicos hab铆an sometido a los detenidos a violencia grave y son motivo y que, aunque las deficiencias doctrinales pueden haber contribuido al uso de un proceso de condicionamiento ilegal, no se pod铆a 鈥渆xcusar o mitigar los golpes, pu帽etazos y palizas de Baha Mousa que fueron una causa directa y pr贸xima de su muerte, o el trato dispensado a sus compa帽eros detenidos 鈥.414 Los hallazgos no dieron lugar a nuevos procesamientos. El 8 de junio de 2017, durante una audiencia para revisar el progreso de las investigaciones del IHAT, el juez Leggatt se帽al贸 que era 鈥渄if铆cil entender por qu茅 casi seis a帽os despu茅s de que finalizar una importante investigaci贸n p煤blica en 2011 no se ha aclarado la cuesti贸n de si se debe procesar nadie en relaci贸n con Baha Mousa”.

Sin embargo, la Corte Penal Internacional afirma no tener pruebas suficientes de que el gobierno del Reino Unido no est谩 llevando a cabo enjuiciamientos genuinamente: y sorprendentemente afirma que incluso la aprobaci贸n actual de una legislaci贸n espec铆fica para otorgar una amnist铆a a los soldados por cr铆menes de guerra hist贸ricos, no afecta radicalmente su juicio como a la pr谩ctica y la intenci贸n del Ministerio de defensa brit谩nico.

Este informe carece de sentido. Se basa en adoptar el punto de vista del Ministerio de defensa brit谩nico  en todo momento y aceptar que todo que dicen las fuentes oficiales brit谩nicas es verdadero y se da de buena fe, lo que nunca se cuestiona. El hecho de que ni siquiera se haya considerado la idea de que el Reino Unido est谩 actuando de mala fe hace que el informe sea completamente in煤til. Nunca deber铆a haberse escrito un informe sobre un tema en el que las evidencias que contiene son tan absolutamente incompatibles con la conclusi贸n. El informe es responsabilidad de la fiscal Fatou Bensouda. Encuentro sus motivos tan desconcertantes como sus conclusiones.

Sin embargo, lo que est谩 claro es que ya no puedo sostener que la CPI es un organismo imparcial. Su protecci贸n del Reino Unido no solo por el inicio de la guerra de Irak, sino incluso por los muchos cr铆menes cometidos por sus soldados rasos, y mucho menos por aquellos que los dirig铆an, contrasta fuertemente con el tratamiento de la CPI de aquellos que son considerados enemigos de las potencias occidentales, demuestran que ha perdido toda autoridad moral.

Acabo con las conclusiones de la Sra. Bensouda:

502. La Oficina recuerda que, sobre la base de su evaluaci贸n de la totalidad de la informaci贸n disponible, no puede concluir que las autoridades del Reino Unido no hayan estado realmente dispuestas a realizar investigaciones y / o enjuiciamientos pertinentes (art铆culo 17 1) a)). o que las decisiones de no enjuiciar en casos espec铆ficos fueron el resultado de una falta genuina de enjuiciar (art铆culo 17 1) b)). Espec铆ficamente, a los efectos del p谩rrafo 2 del art铆culo 17, la Fiscal铆a no puede concluir que las decisiones indagatorias o de investigaci贸n o enjuiciamiento pertinentes se tomaron con el fin de proteger a la persona en cuesti贸n de la responsabilidad penal por delitos de la competencia de la Corte; que haya habido una demora injustificada en el proceso que, dadas las circunstancias, ser铆a  incompatible con la intenci贸n de llevar al interesado ante la justicia;o que los procedimientos no se llevaran a cabo de manera independiente o imparcial, o que se llevaran a cabo o se est谩n llevando a cabo de una manera que, dadas las circunstancias, sea incompatible con la intenci贸n de llevar a la persona en cuesti贸n ante la justicia.

503. Sobre esta base, habiendo agotado todas las v铆as disponibles y evaluado toda la informaci贸n obtenida, la Oficina ha determinado que la 煤nica decisi贸n adecuada es cerrar el examen preliminar e informar a los remitentes de las comunicaciones. Si bien esta decisi贸n puede ser recibida con consternaci贸n por algunas partes interesadas, mientras que otras la consideran un respaldo al enfoque del Reino Unido, las razones expuestas en este informe deber铆an moderar ambos extremos.

驴No se siente un poco enfermo?




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com