February 6, 2023
De parte de Indymedia Argentina
2,181 puntos de vista

La filtraci贸n del intercambio entre el principal asesor de Rosatti y D鈥橝lessandro sigue sembrando tensi贸n entre los cortesanos. La apuesta a que el paso del tiempo sepulte la revelaci贸n. Adem谩s, las inc贸gnitas que tienen los ministros sobre la evoluci贸n del proceso abierto en Diputados.

Por N茅stor Esp贸sito @nestoresposito

La Corte Suprema eligi贸 una estrategia de bolero de los a帽os 鈥50 (芦que el tiempo todo lo cure鈥) para superar la crisis interna que gener贸 la filtraci贸n de los chats entre Silvio Robles, el principal asesor del presidente Horacio Rosatti, con el ministro de Seguridad y Justicia porte帽o (en uso de licencia) Marcelo D鈥橝lessandro. De las puertas hacia afuera, el mensaje (que ni siquiera ser谩 verbalizado oficialmente) ser谩: 鈥渁qu铆 no ha pasado nada鈥. Y cuanto m谩s tiempo se pueda sostener el silencio, mejor.

Tras el final de la feria judicial de enero, el m谩ximo tribunal volver谩 a celebrar un acuerdo el pr贸ximo jueves. En principio iba a ser el martes, como ocurre habitualmente, pero el propio Rosatti 鈥搎ue, como presidente, tiene esa facultad鈥 decidi贸 postergarlo dos d铆as.

Ese mismo jueves, por la tarde, la Comisi贸n de Juicio Pol铆tico de la C谩mara de Diputados se reunir谩 para definir sobre la base de cu谩les de las 18 acusaciones que analiza intentar谩 avanzar con el proceso de destituci贸n de los cuatro cortesanos.

Los jueces no parecen preocupados por lo que pueda pasar en el Congreso. Pese a que reconocen que individual y colectivamente no atraviesan una primavera florida, conf铆an en que la desorientaci贸n y el continuo fracaso de las iniciativas del gobierno de Alberto Fern谩ndez en materia judicial son suficientes para garantizarles la continuidad en sus cargos. La raleada concurrencia a la marcha del 1F frente a tribunales ni los mosque贸. Y en el improbable escenario de un avance en el juicio pol铆tico, cuentan con el reaseguro de la protecci贸n medi谩tica. De la misma manera que tres o cuatro tapas voltean a un juez, la ausencia de ellas los acoraza y abriga.

No obstante, el oficialismo se ilusiona con la posibilidad de destrabar el camino hacia una mayor铆a calificada de dos tercios de los legisladores de cada C谩mara para finalmente destituir a los jueces. Y supone que la llave puede ser la situaci贸n de Ricardo Lorenzetti.

La Coalici贸n C铆vica parece decidida a sostener sus antiguas denuncias y pedidos de juicio pol铆tico contra Lorenzetti, cimentadas en una a帽eja disputa, casi rayana en lo personal, entre el expresidente de la Corte y Elisa Carri贸.

El Frente de Todos conf铆a, adem谩s, en que desde la Uni贸n C铆vica Radical podr铆an arrimarle alg煤n otro apoyo que lo acerque a una mayor铆a para acusar primero y destituir despu茅s.

Pero la CC anunci贸 que no acompa帽ar谩 los pedidos de juicio pol铆tico contra Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Juan Carlos Maqueda. 鈥淵o no creo que sea sano ir contra todos los miembros de la Corte鈥, dijo la diputada Paula Olivetto en la 煤ltima reuni贸n de la Comisi贸n. 鈥淣o vamos a ir contra una Corte entera para presionarla鈥, corrobor贸 el presidente de la bancada de la CC, Juan Manuel L贸pez.

鈥淪i cae uno arrastrar谩 a todos los dem谩s鈥, especulan, empero, en el oficialismo. El c谩lculo parece, a primera vista, temerario e improbable.

Es cierto que la mayor铆a de los reproches que pesan sobre Lorenzetti son extensibles al resto de los jueces. Aunque la presidencia que el santafesino ejerci贸 durante once a帽os en el m谩ximo tribunal tuvo una fuerte impronta personalista, casi todas las decisiones trascendentes de administraci贸n interna, manejo del presupuesto y pol铆tica judicial, se tomaron de manera colegiada. Firmaron todos. Entonces razonan que si Lorenzetti fuera destituido por esas causales, el resto tambi茅n deber铆a terminar eyectado, con los mismos argumentos, del cuarto piso del Palacio de Tribunales.

驴Y si eso no ocurriera? 驴Y si s贸lo rodara la cabeza de Lorenzetti?

Ser铆a un nuevo desastre para el gobierno, pues entonces se consolidar铆a en la Corte la troika que -encolumnada detr谩s de Rosatti鈥 hoy detenta el poder. Acaso un poder delegado, pero suficiente para incidir pol铆tica, social y econ贸micamente, desbalanceando la balanza, el s铆mbolo de la Justicia. El poder real, se sabe, est谩 en otro lado.

Aunque puertas afuera la Corte finja demencia sobre el esc谩ndalo de los chats, hacia adentro la situaci贸n es compleja.

Nadie en el m谩ximo tribunal ha dicho nada sobre el contenido de esa filtraci贸n. La excusa vacua del supuesto espionaje ilegal no alcanza para tapar la sospecha de relaciones promiscuas que no deber铆an ocurrir en el Poder Judicial.

En lo formal, funcion贸 a la perfecci贸n el blindaje: el juez federal Sebasti谩n Ramos archiv贸 en tiempo r茅cord durante la feria judicial (sin que fuera un tema que debiera tratarse en la feria), y siguiendo un dictamen del fiscal Carlos Stornelli, una denuncia contra Robles y D鈥橝lessandro presentada a t铆tulo personal por el abogado de uno de los acusados de querer matar a Cristina Fern谩ndez de Kirchner. Hay un abrumador reconocimiento, que incluye a jueces de la Corte, sobre que ese manejo no resiste el menor an谩lisis: hubo Forum Shopping (mecanismo ilegal para elegir al juez de una causa) y la estrategia de un denunciante solitario evit贸 la posibilidad de una querella que pudiera apelar el cierre veloz y prematuro. Judicialmente, el tema est谩 terminado. Y si el juez federal de La Plata Alejo Ramos Padilla quisiera mover el avispero avanzando en la denuncia que formul贸 el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, ya est谩 preparada la artiller铆a para que ese expediente aterrice en Comodoro Py, una suerte de moderno Tri谩ngulo de las Bermudas, muy selectivo por cierto.

Silvio Robles cerr贸 sus v铆as de contacto en WhatsApp y Telegram y en su celular s贸lo atiende un contestador que promete una devoluci贸n de llamado que nunca llega.

Las segundas l铆neas de la Corte, algunas de ellas veteranas y curtidas en otros alborotos internos, advierten sobre una situaci贸n casi burocr谩tica: en el esquema administrativo, si bien es 鈥減ersonal de planta鈥, Robles no es 鈥渆mpleado de la Corte鈥 sino de Rosatti. Parece una disquisici贸n menor; sin embargo, sobre ese razonamiento se basa una teor铆a que indica que Robles no es un problema para la Corte sino para Rosatti, aunque salpique para todos lados.

驴Habr谩 en el acuerdo del pr贸ximo jueves alg煤n 鈥済esto鈥 de Rosatti en relaci贸n con la situaci贸n de su principal colaborador? La incomodidad y el malestar ya est谩n instalados; la expectativa sobre qu茅 har谩 el presidente de la Corte, tambi茅n.


Fuente: https://www.tiempoar.com.ar/politica/la-corte-suprema-enfrenta-el-juicio-politico-dividida-por-el-escandalo-de-los-chats/




Fuente: Argentina.indymedia.org