March 23, 2022
De parte de SAS Madrid
253 puntos de vista

“Estamos bien pero la pandemia no ha acabado”, dicen los expertos.

Espa├▒a, que se mantiene en nivel alto de alerta por contagios de coronavirus, sigue entre los pa├şses europeos con menor trasmisi├│n

“La guerra puede suponer un problema para la covid a la larga”, apunta el f├şsico Alex Arenas

La bajada de casos de la sexta ola se ha parado en seco y a las puertas de la Semana Santa la incidencia ha subido ligeramente. En concreto, en el ├║ltimo balance del Ministerio de Sanidad, publicado este viernes, la incidencia acumulada a 14 d├şas se sit├║a en los 445 casos, con 13 puntos de aumento.

Pero si miramos a nuestros vecinos europeos, Espa├▒a, que se mantiene en nivel alto de alerta por contagios de coronavirus, sigue entre los pa├şses con menor trasmisi├│n, muy por debajo de la media que ronda los 1.500 casos y de vecinos como Portugal (1.353), Francia (1.224), Italia (1.112) y Reino Unido (1.245) o Alemania (3.176), seg├║n los datos que recoge Sanidad de estad├şsticas de la Organizaci├│n Mundial de la Salud (OMS) y del Centro Europeo de Prevenci├│n y Control de Enfermedades (ECDC).

Los expertos consultados por NIUS, prev├ęn una Semana Santa tranquila, aunque insisten en no bajar la guardia porque la pandemia no ha terminado “ni mucho menos” y temen que se olvide que realmente seguimos luchando contra un virus y hay que mantener una serie de precauciones. “No hay que estar asustados pero la relajaci├│n no debe ser total, porque eso puede llevar a repuntes, dice el f├şsico, matem├ítico y catedr├ítico de la Universidad Rovira i Virgili, Alex Arenas, que cree que esto es lo que ha podido pasar en algunos pa├şses europeos. “La relajaci├│n total de medidas lleva a la relaci├│n falsa de que ya no hay virus”.    

┬┐Qu├ę supone esta subida?

Para Arenas, supone algo normal que ya hab├şa vaticinado. “La tasa de seroprevalencia es alt├şsima en nuestro pa├şs y es normal que se estanque, que repunte un poco y vuelva a bajar. En Espa├▒a hemos hecho bien los deberes y hay mucha gente vacunada y muchas personas con vacunaci├│n natural tras haber pasado la coivd incluso dos veces. As├ş que de cara a Semana Santa creo que est├í controlado”, explica.

Coincide con ├ęl, Ildefonso Hern├índez, catedr├ítico de Salud P├║blica en la UMH y portavoz de la Sociedad Espa├▒ola de Salud P├║blica y Administraci├│n Sanitaria (Sespas), que cree que con el ‘pull’ de vacunaci├│n que hay en Espa├▒a, la cantidad de personas que han pasado la covid con ├│micron o al principio de la pandemia y la vigilancia estrecha de los m├ís vulnerables, parece si hay repunte ser├í limitado. “De aqu├ş a Semana Santa no da tiempo a que suba mucho m├ís la incidencia de casos”. 

Eso s├ş, viendo los datos de Espa├▒a y compar├índolos con la incidencia en Europa, es dif├şcil saber que  es lo que va a pasar. Lo que s├ş est├í claro es que la pandemia no ha terminado y hay que seguir con las recomendaciones generales. “Hay que seguir con las mascarillas en los interiores, sobre todo en ocio y restauraci├│n que es donde m├ís nos hemos relajado y donde m├ís contagios puede haber. Adem├ís, insiste en que hay que seguir trabajando en el tema de la calidad del aire y los sistemas de circulaci├│n y prevenci├│n, para ahora y de cara al futuro”, recalca Hern├índez.

Casos y presi├│n hospitalaria

Arenas explica que se ha llegado al punto en el que se ha descorrelacionado los casos y la presi├│n hospitalaria y esto es bueno porque as├ş, se puede afrontar el virus con muchas ventajas. La incidencia va por un lado y la presi├│n hospitalaria por otro. Adem├ís, insiste en que vamos hacia el buen tiempo y eso implica que la gente hace m├ís vida en exteriores y eso es bueno. La Semana Santa no pinta mal, siempre que no nos olvidemos de que la pandemia no ha acabado y que el virus sigue entre nosotros. La relajaci├│n de las medidas en otros pa├şses de la UE han hecho que la incidencia este disparada frente a Espa├▒a, y eso no se nos puede olvidar

Hern├índez tambi├ęn pone el acento en que “no hay que dejar de mirar la presi├│n hospitalaria que por el momento est├í controlada”. Aunque la incidencia de casos sigue siendo demasiado alta y hasta que no bajemos de 100 puntos no debemos relajarnos. Todos tenemos ganas de tener una vida normal, pero el virus sigue estando ah├ş y sigue causando muertes”, explica el portavoz de la Sespas. 

┬┐Qu├ę preocupa?

“Lo que estamos viviendo hasta ahora est├í dentro de los normal”, por eso, dice Arenas, “el problema lo vamos a tener a finales de verano o principios del oto├▒o”. Porque si sigue ├│micron entre nosotros, que es lo m├ís normal, tendremos un decaimiento de la inmunidad. Ya sea por las terceras dosis (que se pusieron en diciembre o enero) o por haber pasado la enfermedad (cerca del 50 % lo ha pasado en enero). De momento, el efecto tiene una durabilidad de unos seis meses, luego de cara a septiembre podr├şa venir una ola que se pueda complicar, explica Arenas. 

Sobre todo para las personas m├ís vulnerables. Ser├í la inmunidad de los m├ís mayores y residentes en centros sociosanitarios, que son los que primero recibieron las dosis de refuerzo, all├í por septiembre de 2021, hace ahora los seis meses que se est├í observando que dura la inmunidad medida con anticuerpos. “Ya hemos visto que si no hay inmunidad el virus hace mucho da├▒o y eso se refleja en el sistema sanitario”, dice Arenas que a├▒ade que “debemos tener una mirada lateral porque hay concentraciones de gente que viene de muchos sitios en locales peque├▒os. Si hay mucha gente y hay poco aire respiramos el aire los unos de los otros y suben los contagios. Son habas contadas”, aclara Arenas.

La guerra puede llegar a ser un problema para la covid

Otra cosa que les preocupa es que sigue habiendo mucha trasmisión y eso implica que hay muchas mas oportunidades de que el virus evolucione y ya sabemos que siempre perdura la variante más rápida. Si esa variante más rápida es algo más grave que ómicron, podemos estar ante un problema grave.

“En centro Europa la cosa est├í mal y la guerra no ayuda. Tenemos millones de refugiados y eso es terrible desde el punto de vista humanitario, pero desde el punto de vista inmunol├│gico tambi├ęn. Son personas con tasas de vacunaci├│n muy bajas, que se encuentran en estados de salud perjudicados, que est├ín en refugios confinados unos con otros, que viajan durante horas, y eso va a ser un problema m├ís adelante, sin duda”. 

Incidencia más baja que la media europea

El viernes el ECDC comunic├│ que la media de la incidencia en Europa ha aumentado, despu├ęs de varias semanas de ca├şda sostenida, en un 4,6 % hasta los 1.565 casos (con un repunte del 9,1 % en colectivos con m├ís riesgo como los mayores de 65 a├▒os) y con aumentos de transmisi├│n en 14 pa├şses, en un contexto en el que varios han reducido el n├║mero de pruebas de detecci├│n. Entre los pa├şses con la incidencia a├║n disparada figuran los Pa├şses Bajos (4.991), Alemania (3.176), Austria (5.966) o Suiza (4.065).

A medida que ha perdido fuerza la oleada ómicron, gran parte de los socios comunitarios, con incidencias aún elevadas pero con normalización en los indicadores hospitalarios, han ido levantando sus restricciones y eliminando el uso obligatorio de las mascarillas en interiores, mientras que España ha desescalado a un paso más lento, principalmente en el uso del dispositivo facial, que se rescindió en exteriores pero se mantiene en espacios cerrados y eventos masivos.

Por ejemplo, Francia, con una media diaria de 130.000 y una incidencia por encima de los mil puntos, ha rescindido desde esta semana la mascarilla en interiores tras más de un año y medio, con algunas excepciones como los transportes públicos, los centros sanitarios o las residencias de ancianos.

Suecia, a principios de febrero y con una incidencia acumulada de m├ís de 5.000 casos (ahora en torno a los 200 puntos) fue uno de los primeros de la UE en retirarla, mientras que B├ęlgica lo hizo a principios de marzo con un nivel de transmisi├│n que rondaba los 900.

Tras estos, pa├şses europeos que duplican y hasta triplican su incidencia respecto a Espa├▒a, como Finlandia, Noruega o el Reino Unido, tambi├ęn lo han hecho. En el Reino Unido la mascarilla ya no es obligatoria pr├ícticamente en ning├║n sitio y solo se recomienda en espacios cerrados como el transporte p├║blico, comercios u hospitales. Algunas aerol├şneas plantean quitarla en sus vuelos si el pa├şs de destino lo permite.

Enlace relacionado NiusDiario.es 22/03/2022.




Fuente: Sasmadrid.org