March 16, 2022
De parte de Indymedia Argentina
299 puntos de vista

La estampida de precios agr铆colas desatada por la guerra ha colocado a la Argentina y a sus trabajadores a la puerta de una crisis alimentaria. En apenas treinta d铆as, el pan subi贸 un 30%, y, naturalmente, ocurri贸 lo propio con varios otros productos derivados de la harina y que son parte sustancial de la canasta de alimentos. La inflaci贸n de febrero, que orillar谩 nada menos que el 4% -y una proyecci贸n del 50% para el a帽o- estar谩 lejos de recoger, sin embargo, el impacto de esta escalada m谩s reciente de precios.

Por Marcelo Ramal

El gobierno sali贸 a improvisar medidas de regulaci贸n a la exportaci贸n y al comercio interior de harinas y granos, sin resultados a la vista. Ha creado un fondo (fideicomiso) para subsidiar la producci贸n de fideos y harina con recursos de la exportaci贸n de trigo y ma铆z, cuyos precios internacionales subieron entre un 30% y un 50% el 煤ltimo mes. Pero los resultados (negativos) est谩n a la vista, puesto que la canasta alimentaria se dispara de cualquier forma. Ahora, plantea seguir el mismo procedimiento para subsidiar la elaboraci贸n de pan, el cual, en s贸lo un mes, ya subi贸 un 30%. El r茅gimen de 鈥渇ondos鈥 especiales para morigerar la suba de los precios internos es f谩cilmente burlado por los exportadores y por los monopolios productores de alimentos, que reclaman embolsarse integralmente los beneficios que les proporcione la crisis mundial. 鈥淟os exportadores no estamos disfrutando de los precios que tienen las commodities鈥, reclam贸 ante La Naci贸n (15/3) un empresario harinero, en relaci贸n a los controles oficiales.

Guzm谩n-Fern谩ndez, en este cuadro, resolvieron suspender las exportaciones de subproductos y aceite de soja, pero s贸lo como pre谩mbulo de otra medida: la elevaci贸n en apenas dos puntos de las retenciones a esos productos, otra vez, para subsidiar el mercado interno de trigo y de ma铆z. Seg煤n informan los diarios, el gobierno estudiaba tambi茅n elevar las retenciones a estos 煤ltimos productos, de impacto directo en la canasta alimentaria. Si lo llevara adelante, a la segura rebeli贸n del capital agrario le a帽adir铆a una nueva crisis pol铆tica: los voceros del radical-macrismo, en las 煤ltimas horas, se han apresurado a se帽alar que el ejecutivo carece de condiciones legales para aumentar esas retenciones por decreto. El tema deber铆a pasar por el Congreso, donde le espera un rechazo seguro. M谩s all谩 de radicales y macristas, Perotti y Schiaretti, los gobernadores pejotistas de Santa Fe y Cordoba, se anticiparon a bajarle el pulgar a la medida.

As铆 las cosas, el gobierno improvisa en las 煤ltimas horas un nuevo viraje, para negociar con el capital agrario alg煤n esquema que mantenga la cuesti贸n de los precios en torno de los actuales e impotentes 鈥渃ontroles鈥 de Feletti.

Cogobierno y bonapartismo 鈥渉u茅rfanos鈥

La crisis alimentaria se enlaza en este punto con la crisis de r茅gimen pol铆tico. Los l铆mites del cogobierno 鈥減ejotista-gorila鈥 que se insinu贸 con la votaci贸n del acuerdo con el FMI se han revelado en cuesti贸n de horas. Ese 鈥渃ogobierno鈥 no le da a Fern谩ndez-Guzm谩n mandato alguno para medidas de arbitraje que, como en este caso, pretendan recortar los ingresos extraordinarios de la patria exportadora. Seg煤n informa el periodista Roman Lejtman, la marcha atr谩s en las retenciones obtuvo la venia del 鈥淚nstituto Patria鈥 鈥揾ay que recordar los v铆nculos fluidos de CFK con el Consejo Agroexportador.

El gobierno, por lo tanto, padece de una orfandad por partida doble: est谩 demasiado fracturado internamente como para gobernar por decreto, y tampoco tiene condiciones para refrendar sus medidas en el Congreso. Este es el sentido estrat茅gico de la negativa de la oposici贸n a votar el 鈥減rograma鈥 inevitablemente atado al arreglo fondomonetarista. Fern谩ndez-Guzm谩n podr谩n tener avales opositores para una nueva reforma previsional o una reforma laboral, pero no para las fricciones con el capital agrario.

Si el gobierno renuncia a subir las retenciones, renunciar铆a tambi茅n a un ingreso fiscal extraordinario, algo que siempre ser铆a apetecido por el FMI. A Fern谩ndez-Guzm谩n les queda la carta de ensayar un 鈥渂onapartismo鈥 de la mano de Kristalina, lo cual solo podr铆a ser el anticipo de nuevas crisis y de un mayor aislamiento pol铆tico.

Salarios y alimentos

La estampida de los alimentos tiene como tel贸n de fondo y factor agravante a la fant谩stica ca铆da de los salarios de los trabajadores, que en el 煤ltimo lustro perdieron entre el 20 y 30% de su poder de compra entre los 鈥渇ormales鈥, y un 40 o 50% entre los precarizados. La estampida de los alimentos, que se conjuga con tarifazos del 70-80% previstos en el acuerdo con el FMI, coloca a la Argentina a las puertas de una rebeli贸n popular. Las regulaciones oficiales 鈥揷ontroles de precios, suba de derechos- en nombre de 鈥渄esenganchar鈥 los precios internacionales de los precios internos de los alimentos, son un nuevo intento de preservar el otro 鈥渄esenganche鈥 鈥揺l de los salarios de Argentina, que se encuentran en el 煤ltimo o pen煤ltimo lugar del continente en materia de poder adquisitivo. La crisis de estas horas, en materia de retenciones y cupos, vuelven a mostrar la impotencia del gobierno del FdT para siquiera arbitrar entre el gran capital agrario y las masas, en un momento de may煤scula crisis social. Sin perjuicio de ello, el gobierno se valdr谩 de sus fricciones con el capital agrario para reeditar la cantinela de que 鈥渄e la mesa de los argentinos nos ocupamos nosotros鈥. Su aliado en esta pol铆tica, la burocracia sindical, est谩 suscribiendo acuerdos paritarios cuyas cuotas se encuentran en un 10 y 15% por debajo de la galopante inflaci贸n prevista. La clase obrera necesita intervenir en la crisis alimentaria con un planteo independiente y de lucha por la recuperaci贸n del valor de la fuerza de trabajo, su indexaci贸n mensual y la lucha por un salario m铆nimo que cubra la canasta familiar.




Fuente: Argentina.indymedia.org