February 2, 2022
De parte de Asociacion Germinal
858 puntos de vista

Por Ariel Orellana Araya

Hace solo d铆as la Organizaci贸n Internacional del Trabajo (OIT), public贸 su informe de 鈥Perspectivas Sociales y de Empleo en el Mundo, tendencias 2022鈥, el cual es un balde de agua fr铆a para quienes somos parte de la clase que debemos vender nuestra fuerza de trabajo para sobrevivir. La crisis capitalista que se extiende hace a帽os y que afecta cada d铆a con m谩s profundidad a los sectores populares, combinada con la pandemia del COVID 19 en todas sus versiones, sigue aumentando la precarizaci贸n del trabajo, el desempleo y la pobreza por todo el globo.

Primero que todo debemos comenzar contrariando la tesis principal que intenta imponer la OIT: desde luego, como organismo multilateral del imperialismo, fundamenta que la crisis de desempleo y pobreza es exclusiva responsabilidad de la pandemia del COVID. Debemos ser tajantes e insistir que la actual crisis del sistema de explotaci贸n y opresi贸n capitalista es de car谩cter integral, iniciada con anterioridad a la pandemia mundial, por tanto, de una extensi贸n inusitada y que afecta no solo en la esfera econ贸mica, sino que ecol贸gica, pol铆tica, cultural e institucional, entre otras dimensiones, la cual la sit煤a como una de las m谩s graves en la historia que nos ha tocado vivir.

De acuerdo con el informe, este a帽o ser谩n cerca de 207 millones de desempleados y desempleadas a escala global, mayor al del a帽o 2019 cifrada en 21 millones aproximadamente. Bien sabemos que en realidad seremos muchos m谩s quienes perderemos nuestros puestos de empleo. Adem谩s, es importante considerar el impacto desigual de la crisis entre los pa铆ses que 鈥渁lojan鈥 a las burgues铆as monop贸licas y los pa铆ses semicolonias y colonias, que ya previo a la pandemia contaban con 鈥渕ercados laborales鈥 m谩s precarios, bajos salarios, extensas jornadas de trabajo, profundas desigualdades sociales e insuficientes sistemas de protecci贸n social.

Se prev茅 adem谩s que, para el 2023, ser谩n los pa铆ses de Europa y el Pac铆fico quienes podr谩n ir mejorando las condiciones de empleabilidad, sin embargo, para Am茅rica Latina, y Asia sudoriental, el escenario podr铆a ser aun peor que lo que hemos vivido. En resumidas cuentas, los m谩s de 200 millones de desempleados y desempleadas provendr谩n sin duda de los pa铆ses de dichos continentes.

El aumento del empleo informal a escala global est谩 aumentando la precariedad laboral, la sobreexplotaci贸n y el ingreso de ni帽os, ni帽as y adolescentes al mercado del trabajo. La imposibilidad de contar con sistemas de previsi贸n, salud y otras prestaciones coloca a millones de familias en condiciones de sobrevida paup茅rrimas. La Comisi贸n Econ贸mica para Am茅rica Latina y el Caribe (CEPAL) en su informe anual 鈥淧anorama Social de Am茅rica Latina鈥, estima que entre 2020 y 2021 las personas en situaci贸n de pobreza extrema se incrementaron en cerca de 5 millones, sumando 86 millones en 2021 como consecuencia de la profundizaci贸n de la crisis econ贸mica y pand茅mica. Sin embargo, las cifras reales son a煤n mayores considerando que la medici贸n ocupa el indicador de canasta b谩sica y l铆nea de pobreza por ingreso, mecanismo que las y los clasistas debemos cuestionar como forma de medici贸n, pues no representa de forma real la magnitud de la pobreza y la miseria a la cual nos vemos enfrentados.

El aumento del desempleo y de la informalidad ha disminuido los ingresos de las familias de la clase trabajadora, lo cual ha implicado el aumento significativo de la pobreza y extrema pobreza en muchas latitudes del mundo; el informe de OIT los cifra en cerca de 30 millones de personas adultas lanzadas a la extrema pobreza.

Por otro lado, el aumento del precio de los alimentos b谩sicos y los bienes esenciales para la sobrevivencia de nuestra clase, ha golpeado con m谩s dureza que nunca la billetera de las y los trabajadores, la disminuci贸n de la renta disponible ha hecho que seamos nosotros y nosotras quienes paguemos la crisis. En cambio, las ganancias de las grandes compa帽铆as han sido exorbitantes y han concentrado a煤n m谩s los capitales, monopolizando d铆a a d铆a el mercado a nivel mundial.

Son muchas y muchos los que, expulsados del 鈥渕ercado del trabajo鈥,  han buscado otras formas de generar recursos para sobrevivir, excluy茅ndose de la fuerza laboral y abandonando la posibilidad de encontrar un empleo formal, peor aun, ante la crisis capitalista y la pandemia la burgues铆a monop贸lica ha generado cambios estructurales en las formas del trabajo, los cuales solo han beneficiado a las grandes empresas y han precarizado a煤n m谩s el empleo, e incluso 鈥渆liminado鈥 otros puestos de trabajo. Todo esto abalado por los gobiernos t铆teres del imperialismo y desde luego por sus organismos multilaterales como la OIT el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la CEPAL, entre otros.

La clase trabajadora, como clase internacional, debe enfrentar de forma decidida los embates de la burgues铆a monop贸lica, impulsando luchas que detengan la ofensiva patronal, que obliguen a las y los empresarios de cada pa铆s a que sean ellos quienes paguen los costos de la crisis y desde luego a los gobiernos lacayos del imperialismo a generar pol铆ticas p煤blicas que permitan sortear de mejor manera la actual coyuntura, apoyando no solo a quienes han perdido sus puestos de trabajo sino a quienes deben d铆a a d铆a enfrentar las alzas y las precarias condiciones laborales.

Sin perjuicio de lo anterior, las y los trabajadores debemos bregar por constituirnos en clase para s铆, organizarnos en los instrumentos pol铆ticos que se requieran para pelear por conquistar nuestros derechos, luchar por la conquista de la victoria y el poder y finalmente emanciparnos del yugo explotador.

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org