January 19, 2022
De parte de SAS Madrid
53 puntos de vista

Siete de cada cien personas en Espa帽a est谩 en situaci贸n de privaci贸n material severa, es un porcentaje que a帽ade 2,3 puntos a la situaci贸n previa a la llegada del covid-19. A mediados de 2020, hasta cien mil hogares entraron en situaci贸n de pobreza severa. El informe Evoluci贸n de la cohesi贸n social y consecuencias de la covid-19 en Espa帽a publicado hoy, 18 de enero, por la Fundaci贸n Foessa (de Fomento de Estudios Sociales y Sociolog铆a Aplicada) ha rebajado el triunfalismo acerca de las consecuencias de la pandemia.

Si bien el abordaje del problema del empleo ha modificado sustancialmente el rumbo tomado en la crisis econ贸mica de 2008, el problema de la calidad de los puestos de trabajo implica que un 10,8% de las personas sustentadoras principales de los hogares espa帽oles se encuentran en situaci贸n de inestabilidad laboral grave.

Es decir, uno de cada diez 鈥渃abezas de familia鈥, en t茅rminos cl谩sicos, ha tenido tres o m谩s contratos en un a帽o, ha trabajado en tres o m谩s empresas o ha estado tres o m谩s meses en paro en el a帽o. Esa inestabilidad grave se concentra en tres sectores espec铆ficos: la limpieza, la hosteler铆a, y las labores agr铆colas, que juntas 鈥渙frecen鈥 cuatro de cada diez situaciones de exclusi贸n severa.

Estas ocupaciones 鈥攍impieza, hosteler铆a y labores agr铆colas鈥 est谩n marcadas por los bajos salarios pero tambi茅n por ser donde se concentran empleos temporales y jornadas a tiempo parcial, dos caracter铆sticas que, combinadas, son un pasaporte a la precariedad. As铆, seg煤n el informe de FOESSA, la proporci贸n de personas en situaci贸n de exclusi贸n severa que trabajan menos de 20 horas a la semana se ha incrementado 25 puntos porcentuales entre 2017 y 2020. El 21,8% de los hogares presentan problemas relacionados con el empleo 鈥攄esempleo o calidad de esos trabajos鈥 y un 20%, relacionados con la vivienda, si bien los dos problemas a menudo van de la mano.

El impacto de la crisis en sectores feminizados ha supuesto un freno a la reducci贸n de las tasas de exclusi贸n en el caso de las mujeres. Ha aumentado 6,5 puntos el porcentaje de hogares en situaci贸n de exclusi贸n severa cuya proveedora principal es una mujer, el 28,2% frente al 24,3% a cuyo frente hay un var贸n.

Proyectando un retrato robot de la persona en condiciones de exclusi贸n social severa, este tendr铆a el rostro de una mujer joven, migrante, residente en las Islas Canarias o Catalunya, las dos comunidades aut贸nomas con mayor porcentaje de poblaci贸n en exclusi贸n social 鈥攃asi un tercio鈥, por delante de Andaluc铆a, Murcia, Castilla-La Mancha y Madrid.

El 煤ltimo eslab贸n de la cadena, el que forman las personas que trabajan en la econom铆a informal, se ha visto tambi茅n muy afectado como consecuencia de la pandemia, de las pol铆ticas de confinamiento y de distancia social. Hay 47.000 personas empleadas en la venta a domicilio, venta ambulante, empleadas del hogar, temporeros, recogida de cart贸n o chatarra o reparto de propaganda menos que en el a帽o uno de la pandemia. Actualmente 499.000 personas trabajan informalmente, seg煤n el estudio de esta fundaci贸n dependiente de la organizaci贸n religiosa C谩ritas.

En 2021, el 10% de los hogares no ten铆an calefacci贸n y el 9% no pod铆an mantener una temperatura adecuada en la vivienda, explica el informe. Un 55% de los hogares en situaci贸n de exclusi贸n ha referido que ha llevado a cabo pol铆ticas de ahorro y restricciones en lo tocante al uso de energ铆a. El 6,5% de los hogares, asimismo, recibi贸 avisos de corte de suministros b谩sicos por carencia de recursos.

An谩lisis del 鈥渆scudo social鈥

Seg煤n el informe, 鈥渓as pol铆ticas aplicadas desde marzo de 2020 hasta septiembre de 2021 han contribuido a frenar el impacto m谩s duro de la crisis sociolaboral y constituyen un aprendizaje de c贸mo perfeccionar el sistema de protecci贸n social a futuro鈥. Pero esta valoraci贸n general del llamado 鈥攑or el Gobierno鈥 鈥渆scudo social鈥 y la ponderaci贸n de los ERTE como mecanismo clave de protecci贸n sociolaboral contrasta con determinadas cr铆ticas por parte de Foessa, especialmente al Ingreso M铆nimo Vital (IMV) que beneficia a 337.000 hogares, muy lejos del objetivo marcado de 850.000. 鈥淟a medida tiene una cobertura insuficiente, no alcanza a determinados colectivos vulnerables y plantea condiciones de acceso injustas y de dif铆cil cumplimiento para algunas de las familias y personas que m谩s lo necesitan鈥, explica el informe respecto al IMV.

Otro de los aspectos criticados por el informe es el impacto del plan Me Cuida, vigente hasta febrero de 2022, que tiene el objetivo de reforzar la conciliaci贸n de las familias a trav茅s de medidas de adaptaci贸n de la jornada laboral. Un plan con una repercusi贸n 鈥渕uy limitada鈥 entre las mujeres 鈥測 casi nula entre los hombres鈥.

El reparto de los cuidados en la pandemia, concluye el informe, ha reca铆do sobre las mujeres. En el 55% de los hogares, las tareas de atenci贸n a la infancia han sido asumidas por la madre y solo en un 5% por el padre. En un tercio de los casos, han sido ambos progenitores quien se han hecho cargo del cuidado de las criaturas en el confinamiento.

A modo de conclusi贸n, el informe valora la respuesta desde las pol铆ticas p煤blicas como un esfuerzo mayor que el de la crisis anterior (2008-2013), 鈥渃on un proceso de refuerzo y transformaci贸n de las pol铆ticas p煤blicas en marcha, que no siempre ha podido seguir el ritmo que las necesidades sociales requer铆an鈥. Por dos motivos: primero en el caso de la provisionalidad de las medidas 鈥攅n salud, vivienda o protecci贸n social鈥, 鈥渜ue habr铆a que ver c贸mo mantenerlas de manera estable para el futuro鈥. Y, en segundo lugar, por el hecho de que medidas como el IMV 鈥渉an presentado un despliegue insuficiente que ha limitado los efectos que se pretend铆an鈥.

Por todo ello, explica Foessa, 鈥渆s necesaria una revisi贸n en profundidad del modelo de estado de bienestar en su conjunto, con una orientaci贸n clara hacia el acceso a los derechos como canal para la inclusi贸n social y la ‘recuperaci贸n’ de los sectores m谩s excluidos鈥.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (18/01/2022).




Fuente: Sasmadrid.org