May 12, 2021
De parte de Amor Y Rabia
841 puntos de vista

por David P. Goldman

El est铆mulo masivo del lado de la demanda combinado con restricciones del lado de la oferta en forma de impuestos m谩s altos es una receta segura para la inflaci贸n y una eventual recesi贸n.

El d茅ficit presupuestario de EEUU para el a帽o fiscal 2021 ascender谩 al 15% del PIB de EEUU despu茅s de la aprobaci贸n de un est铆mulo adicional a la demanda de 1,9 billones $, seg煤n el Comit茅 para un Presupuesto Federal Responsable (Committee for a Responsible Federal Budget), unas dimensiones nunca vistas en Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. .

Es dif铆cil evitar llegar a la conclusi贸n de que la irresponsabilidad fiscal de la administraci贸n Biden se debe a un c谩lculo pol铆tico c铆nico. Es evidente que se propone emplear el presupuesto federal como un fondo de sobornos para distribuir beneficios a varios distritos pol铆ticos, apostando a que la avalancha de nueva deuda no provocar谩 una crisis financiera antes de las elecciones al Congreso de 2022.

Los 2,3 billones $ adicionales en los llamados gastos de infraestructura que ha propuesto la administraci贸n consisten principalmente en donativos a los distritos electorales dem贸cratas.

Durante los 12 meses que terminaron en marzo, el d茅ficit se situ贸 en el 19% del PIB. Peor a煤n, la Reserva Federal absorbi贸 pr谩cticamente todo el aumento de la deuda pendiente en su balance.

A ra铆z de la recesi贸n de 2009, cuando el d茅ficit aument贸 brevemente al 10% del PIB, los extranjeros compraron aproximadamente la mitad del total de nuevas emisiones de deuda del Tesoro. Durante los 煤ltimos 12 meses, los extranjeros han sido vendedores netos de deuda del gobierno de Estados Unidos (Figura 1).

El papel del d贸lar estadounidense como principal moneda de reserva del mundo se est谩 erosionando r谩pidamente y una irresponsabilidad fiscal de este calibre amenaza con acelerar la ca铆da del d贸lar.

La Reserva Federal ha mantenido bajos los ttpos de inter茅s a corto plazo monetizando la deuda, pero los rendimientos de los bonos del Tesoro a largo plazo han aumentado en m谩s de un punto porcentual desde julio. Los mercados saben que lo que no puede durar para siempre, no lo har谩.

En alg煤n momento, los tenedores privados de bonos (deuda) del Tesoro liquidar谩n los vender谩n, como han comenzado a hacer los extranjeros, y las tasas subir谩n bruscamente (Figura 2). Por cada aumento de un punto porcentual en el coste de financiar la deuda federal, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos tendr谩 que pagar un cuarto de bill贸n de d贸lares adicional en intereses.

Podr铆a pasar que Estados Unidos se encontrase entonces en la posici贸n de Italia en 2018, pero sin los miembros ricos de la Uni贸n Europea que para rescatarlo.

La avalancha de gastos federales ya ha tenido una serie de efectos peligrosos:

El d茅ficit comercial de bienes de EEUU en febrero de 2021 alcanz贸 una tasa anualizada de m谩s de 1 bill贸n $ al a帽o, un r茅cord hist贸rico. Las exportaciones de China a los EEUU durante los 12 meses que terminaron en febrero tambi茅n alcanzaron un r茅cord hist贸rico. El est铆mulo federal cre贸 una demanda que las instalaciones productivas estadounidenses no pudieron satisfacer y produjo un auge masivo de las importaciones.

Los precios de las materias primas para los fabricantes estadounidenses en febrero aumentaron al ritmo m谩s r谩pido desde 1973, seg煤n la encuesta de la Reserva Federal de Filadelfia. Y la brecha entre los precios de las materias primas y los precios de los productos terminados aument贸 a la tasa m谩s r谩pida desde 2009 (Figura 3).

El 脥ndice de Precios al Productor para la demanda final aument贸 a una tasa anualizada del 11% durante el primer trimestre. El 脥ndice de Precios al Consumidor muestra un crecimiento interanual de solo 1,7%, pero eso refleja mediciones poco fiables (por ejemplo, el precio refugio, que comprende un tercio del 铆ndice, supuestamente subi贸 solo 1,5% durante el a帽o, aunque los precios de las viviendas subieron por 10%).

FIGURA 3

Si los extranjeros son vendedores netos de valores del Tesoro de los Estados Unidos, 驴c贸mo financia Estados Unidos un d茅ficit externo en el rango de $ 1 bill贸n al a帽o? Estados Unidos tiene dos d茅ficits que financiar, el d茅ficit presupuestario interno y el d茅ficit de la balanza de pagos, y aqu铆 nos referimos al segundo.

La respuesta es: vendiendo acciones a extranjeros, seg煤n datos del Tesoro (Figura 4). Los inversores extranjeros se han estado deshaciendo de los bonos del Tesoro estadounidense y los bonos corporativos de bajo rendimiento durante el a帽o pasado, seg煤n el sistema Treasury International Capital (TIC).

Los inversores extranjeros compraron 400.000 millones $ en acciones estadounidenses y casi 500.000 millones $ en valores de agencias estadounidenses (respaldados por hipotecas de viviendas) durante los 12 meses hasta enero, pero vendieron 600.000 millones $ en bonos del Tesoro y 100.000 millones $ en bonos de empresas.

FIGURA 4

Esta es una burbuja dentro de una burbuja. La Reserva Federal compra 4 billones de d贸lares en valores del Tesoro y hace que el rendimiento -descontada la inflaci贸n- caiga por debajo de cero. Eso empuja a los inversores a invertir en acciones. Los extranjeros no quieren bonos del Tesoro de Estados Unidos con rendimientos reales negativos, pero compran en el mercado de valores, que sigue subiendo, porque la Fed est谩 presionando a la baja los rendimientos de los bonos, etc.

En alg煤n momento, los extranjeros tendr谩n un mont贸n de acciones estadounidenses sobrevaloradas y dejar谩n de comprarlas. Cuando esto suceda, el Tesoro tendr谩 que vender m谩s bonos a extranjeros, pero eso significa permitir que suban las tasas de inter茅s, porque los extranjeros no comprar谩n bonos estadounidenses a rendimientos extremadamente bajos. El aumento de los rendimientos de los bonos har谩 que los precios de las acciones bajen a煤n m谩s, lo que significa que los extranjeros vender谩n m谩s acciones y el Tesoro tendr谩 que vender m谩s bonos a los extranjeros, y as铆 sucesivamente.

La crisis de 2009 vino del lado de la demanda. Cuando la burbuja inmobiliaria colaps贸, billones de d贸lares en valores derivados respaldados por pr茅stamos hipotecarios colapsaron con ella, lo que arras贸 con el capital de los propietarios y la base de capital del sistema bancario.

La estanflaci贸n de 2021, la infeliz combinaci贸n de aumento de precios y ca铆da de la producci贸n, es un fen贸meno del lado de la oferta. Eso es lo que sucede cuando los gobiernos arrojan billones de d贸lares de dinero desde un helic贸ptero, mientras la infraestructura y la capacidad de producci贸n se deterioran.

La situaci贸n actual no tiene precedentes en otro sentido: en el siglo pasado Estados Unidos no se hab铆a enfrentado a un competidor con una econom铆a tan grande como la nuestra, que crece mucho m谩s r谩pido que la nuestra, y con ambiciones de desplazarnos como la principal potencia mundial.

El origen de la crisis de 2008 fue el exceso de apalancamiento por los propietarios de viviendas y las empresas. Yo formaba parte de una peque帽a minor铆a de economistas que predijeron esa crisis.

En 2008 la deuda federal era del 60% del PIB, sin contar los pasivos no financiados de Medicare y el Sistema de Seguridad Social. A fines de 2020, la deuda federal se hab铆a m谩s que duplicado como porcentaje del PIB, llegando al 130%.

En 2008 la Reserva Federal pose铆a solo 1 bill贸n $ en valores. La deuda del gobierno de Estados Unidos sigui贸 siendo un activo de puerto seguro; despu茅s de la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008, el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 30 a帽os cay贸 del 4,7% al 2,64%, ya que los inversores privados compraron bonos del Tesoro como refugio.

EL TESORO: NO ES UN REFUGIO, SINO UNA CAUSA DE CRISIS

Hoy en d铆a, el mercado del Tesoro de Estados Unidos es el eslab贸n d茅bil del sistema financiero, apoyado 煤nicamente por la monetizaci贸n de la deuda por parte del banco central. Si el enorme derroche fiscal de la administraci贸n Biden impulsa a los inversores privados a salir del mercado del Tesoro, no quedar谩n activos seguros en los mercados financieros en d贸lares.

Los efectos secundarios ser铆an extremadamente dif铆ciles de controlar.

La inmensa mayor铆a de los contratos de derivados extraburs谩tiles (negociados de forma privada) sirven como coberturas de tipos de inter茅s. Los participantes del mercado suelen pignorar valores del Tesoro como garant铆a de estos contratos. El valor te贸rico de dichos contratos supera ahora los 600 billones de d贸lares, seg煤n el Banco de Pagos Internacionales.

Los contratos de derivados implican una cierta cantidad de riesgo de mercado, y los bancos los celebrar谩n con clientes que deseen cubrir posiciones de tasas de inter茅s solo si los clientes ofrecen una garant铆a (como el margen en efectivo de una acci贸n comprada a cr茅dito) (Figura 5) .

El valor de mercado (despu茅s de compensar los contratos coincidentes que se cancelan entre s铆) es de aproximadamente 15 billones $. Si los precios de los bonos del Tesoro caen bruscamente, el resultado ser谩 una margin call global en el mercado de derivados, lo que obligar谩 a liquidar grandes cantidades de posiciones (una margin call tiene lugar cuando las garant铆as que cubren el riesgo de de un inversor se han agotado, por lo que tiene dos opciones: o aportar m谩s garant铆as o vender, en cuyo caso puede darse un efecto domin贸 que arrastre a la baja al mercado pudiendo desencadenar una crisis, AyR).

FIGURA 5

Algo parecido ocurri贸 entre el 6 y el 18 de marzo de 2020, cuando el rendimiento de los valores del Tesoro de los Estados Unidos (TIPS) protegidos contra la inflaci贸n salt贸 de aproximadamente un 0,6% negativo a un 0,6% positivo en dos semanas.

El colapso del Coronavirus provoc贸 una b煤squeda de efectivo en los bancos estadounidenses, ya que los prestatarios corporativos estadounidenses retiraron sus l铆neas de cr茅dito. Los bancos estadounidenses, a su vez, recortaron las l铆neas de cr茅dito a los bancos europeos y japoneses, que se vieron obligados a retirar fondos a sus clientes para coberturas cambiarias sobre tenencias de valores del Tesoro estadounidense.

Los clientes, a su vez, liquidaron los valores del Tesoro de Estados Unidos y el mercado del Tesoro se desplom贸. Fue la primera vez que un desplome del mercado del Tesoro coincidi贸 con un desplome del mercado de valores: en lugar de actuar como un refugio de crisis, el mercado del Tesoro de Estados Unidos se convirti贸 en el epicentro de la crisis (en realidad el mercado del Tesoro llevaba meses en crisis ANTES del estallido de la crisis del Coronavirus, que permiti贸 camuflar el estado del sistema financiero global y suministr贸 al mismo tiempo la excusa para rescatarlo, AyR).

La Reserva Federal estabiliz贸 r谩pidamente el mercado mediante compras masivas de valores del Tesoro y mediante la extensi贸n de l铆neas de canje de d贸lares a los bancos centrales europeos, que a cambio devolvieron la liquidez en d贸lares a sus clientes.

Estas acciones de emergencia se justificaron por las circunstancias extraordinarias de marzo de 2020: un shock externo, a saber, la pandemia del Coronavirus, trastorn贸 los mercados financieros y el banco central actu贸 responsablemente para extender la liquidez al mercado. Pero la Reserva Federal y la administraci贸n Biden ahora proponen extender estas medidas de emergencia a una continua avalancha de demanda. Las consecuencias ser谩n espantosas.

La situaci贸n actual no tiene precedentes en otro sentido: ni siquiera en el pasado siglo se hab铆a enfrentado EEUU a un competidor con una econom铆a tan grande como la nuestra, creciendo mucho m谩s r谩pido que la nuestra, y que tiene la ambici贸n de desplazarnos como la principal potencia mundial. China cree que la irresponsabilidad fiscal de Estados Unidos socavar谩 el estatus del d贸lar como moneda de reserva mundial.

Esto es lo que el profesor de la Universidad de Fudan, Bai Gang, dijo al Observer, un sitio de noticias cercano al Consejo de Estado de China:

鈥淓n pocas palabras, este a帽o Estados Unidos ha emitido una cantidad masiva de moneda, lo que le ha dado un cierto tipo de poder de supervivencia a la econom铆a estadounidense, que ha sido severamente o parcialmente cerrada debido a la epidemia de Covid-19. Por un lado, hay que reconocer que este m茅todo … es muy eficaz鈥 El mercado de valores de EEUU volvi贸 a alcanzar niveles r茅cord.

鈥淧ero lo que quiero enfatizar es que este enfoque tiene se hace a costa de la efectividad futura del sistema de pr茅stamos en d贸lares. No obtiene el beneficio sin tener que asumir los costos necesarios.

鈥淯n pa铆s hegem贸nico puede mantener su hegemon铆a monetaria por un per铆odo de tiempo incluso despu茅s de que se haya perdido el papel de potencia hegem贸nica. Despu茅s de que Gran Breta帽a perdi贸 el papel de potencia hegemonica global, al menos en las d茅cadas de 1920 y 1930 la libra esterlina a煤n mantuvo la funci贸n de m茅todo de pago monetario m谩s importante del mundo. Hasta cierto punto, la hegemon铆a del d贸lar estadounidense es m谩s fuerte que cualquier moneda anterior (…)

鈥淰emos que el d贸lar estadounidense, como la moneda nacional m谩s importante en el sistema de pago internacional, puede persistir durante mucho tiempo incluso despu茅s de que termine la hegemon铆a estadounidense. Desde este a帽o, Estados Unidos ha seguido emitiendo m谩s divisas para aliviar la situaci贸n interna. La presi贸n eventualmente da帽ar谩 seriamente el estatus del d贸lar estadounidense como moneda central en el sistema de pagos internacional鈥.

Estados Unidos tiene un poder enorme, pero la administraci贸n Biden y la Reserva Federal est谩n abusando de 茅l. Y China est谩 esperando la pr贸xima crisis para afirmar su primac铆a en la econom铆a mundial.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com