March 8, 2021
De parte de Amor Y Rabia
375 puntos de vista


por M. Ricardo Sousa

Hace aproximadamente un año, al inicio de la pandemia, especulé en esta lista sobre los diversos escenarios que se estaban definiendo ante una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes para las generaciones nacidas después de la Segunda Guerra Mundial. Entonces escribí:

“Aunque todavía estamos en la fase inicial de esta trágica e imprevista pandemia, predominan las incertidumbres y dudas sobre sus consecuencias sanitarias, económicas y sociales. Pero me atrevo a presentar dos, o quizás tres, escenarios posibles: La pandemia parará la economía de la mayoría de países durante más de una cuarta parte -ya se dice un año-, provocando, en el mejor de los casos, decenas de miles de muertos, provocando el cierre de miles de empresas, generando millones de desempleados e introduciendo miedo durante mucho tiempo entre consumidores y capitalistas, lo que dificultará las inversiones, el consumo, los viajes, etc. Una crisis que solo tendrá paralelo con la Gran Depresión de los años 20 del siglo pasado.

1- Instituciones multilaterales, BM, FMI, BCE, la Reserva Federal americana y los gobiernos del G7, acordaran un programa global a gran escala, como el New Deal o el Plan Marshall, para salvar y relanzar la economía capitalista, consolidando los mecanismos de gobierno pero basados aún ​​en gobiernos regionales y nacionales fortalecidos con mayor poder sobre la sociedad. En este caso, la gente, asustada, se volverá aún más dependiente del Estado, más conformista, creando así las condiciones para un sistema más regulado, uniforme y estabilizado, manteniendo, sin embargo, un marco formal de democracia representativa, pero con mecanismos de control tecnológico que nunca ha existido hasta hoy (superordenadores, grandes bases de datos, GPS, reconocimiento biométrico, medios de desinformación masiva, etc. etc.). Si quieres puedes usar el concepto de democracia totalitaria de João Bernardo (…)”.

Como podemos ver , este escenario descrito es el dominante actualmente. Todo sugiere que el “neoliberalismo”, que venía de una exitosa ofensiva desde los años 80, no puede ofrecer soluciones al Sistema actualmente. Así, se reforzaron las tendencias estatistas de derecha e izquierda. No solo en los sectores básicos de salud, educación y seguridad social, sino en la economía en general, donde el Estado interviene en todas partes para salvar al capitalismo de una crisis sin precedentes.

Por este motivo, la crisis social y económica que preveía no se materializó del todo al ser aplazada con todas las medidas económicas adoptadas para sostener empresas y puestos de trabajo. Queda por ver si la prolongación de esta crisis, que aún perdura, seguirá siendo frenada por la inyección sistemática de recursos por parte de los Estados para relanzar la economía vigente tan pronto como se controle la crisis sanitaria. De ser así, es posible que la crisis económica y los previsibles conflictos sociales no se agraven de forma peligrosa para el Sistema, a pesar de la destrucción de muchas pequeñas empresas y un aumento sustancial del desempleo.

También es cierto que la estrategia global será acelerar las transformaciones de la economía en el sentido de su digitalización y la llamada transición energética, que puede representar un nuevo impulso para el capitalismo, superando de una vez por todas el modelo de la vieja revolución industrial.

En mi opinión, una cosa es cierta: la esperanza de un agravamiento de los conflictos sociales y de una profunda división entre la sociedad y el Estado no ha sucedido, la cultura dominante de dependencia de las personas del Estado solo ha empeorado, por lo que seguimos en un serio situación de impasse en relación a una profunda transformación de la sociedad capitalista. Como dijo Marcuse, “la revolución necesaria es la más improbable”.

La lucha de los anarquistas, la minoría minoritaria en esta sociedad de masas y rebaños, es, más que nunca, la lucha por la difusión de una cultura libertaria, entendida en un sentido amplio, en nuestra sociedad, porque sin esa cultura la sociedad está indefensa ante el capitalismo y el estado. Y no hay ni transformación social radical, ni posible revolución social, si no la desean la mayoría absoluta de la gente, comenzando por las clases subordinadas y los grupos privados de poder y riqueza.

Salud y libertad




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com