September 15, 2021
De parte de SAS Madrid
222 puntos de vista


El impacto de las restricciones a la actividad para combatir la pandemia de covid-19 tuvo un mayor impacto en términos de empleo en las mujeres que en los hombres. Así lo constata un reciente ‘recuadro’ económico publicado por el Banco de España, que apunta a que la brecha fue especialmente relevante en los primeros meses de la crisis, mientras que se ha ido estrechando en los últimos meses.

De acuerdo con los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al cuarto trimestre de 2019, antes del estallido de la pandemia, la economía española contaba con 19,97 millones de personas empleadas: 10,81 millones de hombres y 9,16 millones de mujeres. De este modo, la tasa de paro de las mujeres era 3,3 puntos porcentuales (pp) superior a la de los hombres (15,5%, frente al 12,2%).

Tras año y medio de crisis sanitaria, en el segundo trimestre de 2021 la tasa de paro de las mujeres había aumentado en 1,8 pp hasta el 17,4%, mientras que en los hombres el incremento había sido de 1,2 pp hasta el 13,4%, “lo que ha ampliado la brecha que ya existía en esta dimensión antes del comienzo de la pandemia”. No obstante, los economistas del Banco de España señalan que “este ensanchamiento, que fue particularmente intenso entre finales de 2019 y finales de 2020, se ha venido reduciendo ligeramente en los dos últimos trimestres”.

“En los primeros trimestres de la crisis, la caída del empleo, de la población activa y de las horas de trabajo efectivas fue más intensa para las mujeres que para los hombres. Sin embargo, desde finales de 2020 estas variables han mostrado un comportamiento algo más favorable para las mujeres”. Así, la institución que dirige Pablo Hernández de Cos destaca que “entre el cuarto trimestre de 2019 y el segundo trimestre de 2021 la disparidad entre ambos colectivos se habría ampliado en términos de la tasa de paro y de las horas efectivas trabajadas, aunque se habría reducido en términos de la tasa de actividad”.

Y es que el comportamiento diferente de las tasas de paro de hombres y mujeres refleja también “dinámicas muy diversas en cuanto a la evolución del empleo, el desempleo y los niveles de actividad por sexo”. Así, por ejemplo, el Banco de España destaca que, en los primeros trimestres de la crisis, la caída del empleo y de la población activa fue “sensiblemente más intensa” para las mujeres que para los hombres. Sin embargo, desde finales de 2020 tanto el empleo como la población activa han mostrado un comportamiento más favorable para las mujeres que para los hombres. “Esto resulta especialmente evidente en términos de la participación en el mercado laboral, dimensión en la que, en el caso de las mujeres, en el segundo trimestre de 2021 ya se superaban los registros prepandemia tanto en  número de personas como en porcentaje de la población en edad de trabajar”.

“Es precisamente este mayor dinamismo de la población activa de las mujeres en los últimos trimestres el que explica, en gran medida, la peor evolución de la tasa de paro para este colectivo”, señalan los economistas del Banco de España.

Mientras, el mayor descenso que se ha observado durante esta crisis en el número de horas de trabajo para las mujeres “habría estado en parte vinculado al impacto asimétrico que la pandemia ha supuesto sobre la actividad de los distintos sectores productivos de la economía”. Algunas de las ramas que más se han visto afectadas por la pandemia y por las medidas de contención desplegadas para frenarla destacan por presentar una proporción relativamente elevada de empleo femenino. “Este es el caso, en particular, de la hostelería, el comercio y las actividades artísticas y recreativas -esto es, de las industrias sociales-, donde las caídas en la mediana del total de horas de trabajo efectivas respecto al cuarto trimestre de 2019 fueron especialmente pronunciadas para las mujeres”.

Enlace relacionado ElBoletin.com (14/09/2021).




Fuente: Sasmadrid.org