July 31, 2021
De parte de Indymedia Argentina
299 puntos de vista


鈥淨uiero recordar a todas nuestras ancestras, que fueron convertidas en sirvientas durante los primeros siglos de la colonizaci贸n, obligadas a sostener con su propia vida, la de sus opresores espa帽oles, criollos, mestizos y europeos que continuaron llegando a saquear nuestras tierras y nuestras vidas. A ellas cuyos nombres no aparecen en los libros, quiero honrarlas por su gran dignidad.鈥 (Aura Cumes, 鈥淢ujeres mayas de ayer, de hoy y de siempre鈥).

Por Evelyn Patricia Mart铆nez.

Habitan en nuestros cuerpos las huellas de un pasado violento, horroroso, que exige ser mirado, escuchado, atendido, reparado. 1492 signific贸 para nuestros pueblos amerindios la imposici贸n violenta de la espada, de una sola mirada del mundo anulando el resto de miradas. La desconexi贸n de la red de la vida del colonizador era tal que no pod铆a mirarse su reflejo en el otro distinto, su hermanx, hab铆a que someterle, anulando as铆 la posibilidad del nosotros.

Pero habitan tambi茅n en nuestros cuerpos las voces de nuestrxs ancentrxs silenciadxs, las memorias de libertad y vida vinculada, las ausencias nos habitan, nos llaman, nos preguntan, nos interpelan, nos alientan, nos sue帽an, nos acompa帽an.

Es necesario comprender que la modernidad surge con la experiencia de la conquista y colonizaci贸n de las poblaciones amerindias. La modernidad colonial configura una nueva forma de ordenaci贸n mundial, en tanto que Europa se auto confer铆a un lugar de universalidad y superioridad frente a los 鈥榦tros鈥 pueblos colonizados.  Esa pretensi贸n de superioridad encubri贸 y neg贸 el resto de culturas y saberes que fueron catalogados como pueblos atrasados. La colonialidad, entonces, fue constitutivo de la modernidad.

Para la racionalidad moderna euroc茅ntrica los pueblos ind铆genas y pueblos esclavizados no 茅ramos reconocidos como 鈥榟umanos鈥, 茅ramos considerados como 鈥榖estias鈥 sin alma, o eternos menores de edad, a los cuales deb铆an de 鈥榗ivilizar鈥. Esta configuraci贸n del sistema mundo, establece, como se帽ala el peruano An铆bal Quijano [1] la colonidad del poder (lo blanco como lo superior), la colonialidad del saber (la racionalidad cient铆fica eurocentrada que invalid贸 otras epistemes no occidentales) y la colonialidad del ser (la negaci贸n del ser del otro), cuya visi贸n de mundo es la del progreso lineal de la historia.

Va a ser el feminismo descolonial quien va a desarrollar que, adem谩s, el sistema mundo moderno colonial se funda tambi茅n por la colonialidad del g茅nero,  donde se establece un universalismo del g茅nero que invisibiliza la realidad diversa de los pueblos ind铆genas y negros.

El feminismo descolonial: escuchar la voz de las ausencias/presencias

La categor铆a colonialidad del g茅nero es planteada por la pensadora Mar铆a Lugones [2], la cual establece que la dicotom铆a moderna entre humano (lo civilizado)  y no humano (lo no civilizado), funda la idea del g茅nero como correlativa a la supremac铆a del var贸n blanco europeo. Dicha categor铆a no funciona para los pueblos colonizados porque eran considerados no- humanos, entonces la idea de 鈥榤ujer鈥 se refiere al grupo de mujeres blancas de occidente. Por tanto, la invenci贸n de la raza, el g茅nero y la sexualidad (heterosexista) van a ser constitutivos de la modernidad colonial.

El feminismo descolonial va asumir la tarea de peinar cr铆ticamente la historia a contrapelo, es decir, ha tratado de comprender a fondo la matriz de opresi贸n que explicar铆a la subordinaci贸n de las mujeres y las comunidades subalternizadas.

Un ejemplo de esta universalizaci贸n del g茅nero ha sido el llamado al paro de mujeres los 8M en los 煤ltimos a帽os, el GLEFAS en un comunicado 2017 advierten c贸mo las estrategias y m茅todos de lucha del feminismo son euroc茅ntricas, el llamado al paro internacional dejaba de lado la heterogeneidad estructural que caracteriza a Abya Yala,  鈥溾 en donde cohabitan matrices de organizaci贸n capitalista y comunal de la vida con horizontes ut贸picos muy distintos, pero coincidentes en un mismo tiempo hist贸rico. As铆, la idea de paro reedita una imaginer铆a excluyente de las experiencias de trabajo y de organizaci贸n de lo com煤n que no encajan con la noci贸n de empleo asalariado y ascenso social que se帽ala el ideario de progreso capitalista. Esas otras formas, tildadas de atrasadas, improductivas, no desarrolladas, arcaicas, son precisamente las que caracterizan a millones de mujeres racializadas en nuestro sub-continente y es aqu铆 lo que debemos comprender: estos modelos de organizaci贸n comunal y de vida en relaci贸n son los que hist贸ricamente han resistido de manera radical al capitalismo y a la expansi贸n del orden moderno-colonial.鈥 [4] Es decir, para muchas mujeres racializadas les era imposible parar, esa estrategia de lucha no les convocaba ni representaba.

El comunicado cuestionaba, adem谩s, de c贸mo la experiencia de las mujeres blancas y blanco-mestizas siguen por ahora siendo m谩s v谩lidas que las del resto de mujeres, y que es necesario que el feminismo en Abya Yala asuma una pol铆tica verdaderamente antirracista y que subvierta las bases, modernas en las que se funda. Porque no puede haber representatividad legitima en la ausencia 鈥渄ejemos de hablar por otras y estemos dispuestas a seguir aquellas que desde abajo entretejen la amplia trama que sostiene el mundo; partamos por mirar hacia d贸nde nunca hemos mirado, hacer visible lo invisible a la raz贸n occidental.鈥 [5]

En Mesoam茅rica tenemos grandes mujeres referentes que en su praxis han encarnado una pol铆tica antipatriarcal, antirracista y anticapitalista. Berta C谩ceres, mujer lenca, defensora del r铆o Gualcarque y las espiritualidades ancestrales; la Comandanta Ramona, mujer maya zapatista, impulsora de la ley revolucionaria de las mujeres en Chiapas; Prudencia Ayala, mujer ind铆gena salvadore帽a, que subvirti贸 la pol铆tica blanca masculina de su tiempo; nuestras propias abuelas.

Profundizaci贸n de los efectos a la vida del sistema moderno colonial de g茅nero

A un poco m谩s de un a帽o de inicio de la pandemia global, el capitalismo emerge a una peligrosa fase, en clara competencia feroz por la acumulaci贸n de capital transnacional, en complicidad con el resguardo de los estados naci贸n, que muestran cada vez sus l铆mites. Es decir, sigue consolid谩ndose el futuro so帽ado de la modernidad, ese futuro ha llegado. Este futuro es muerte. Este futuro es nuestra pesadilla. Estamos viendo el fracaso del paradigma civilizatorio occidental, es decir, su idea de progreso.

El proyecto hist贸rico moderno colonial se enfrenta actualmente al proyecto hist贸rico de hacer comunidad. 驴Cu谩les son esas contradicciones?, en primer lugar,  los l铆mites del Estado- Naci贸n y la idea de la patria, An铆bal Quijano sostiene que esta es una de las principales tragedias y equivocaciones de Am茅rica Latina, la homogenizaci贸n de las gentes. Las constituciones, la idea de patria, las fronteras territoriales, se derivan entonces de esa idea de lo nacional. Y, lo nacional, como defensa de la propiedad privada, bajo la administraci贸n de los hombres blancos. Por lo que, como lo se帽ala la soci贸loga maya Gladys Tzul Tzul, la trama comunal est谩 amenazada: 鈥淐reo que las luchas mapuches, las luchas amaz贸nicas, las luchas de comunidades ind铆genas en Guatemala y de aqu铆 en Oaxaca, en M茅xico, lo que nos muestra es una actualidad es la confrontaci贸n entre comunidad y estado (鈥.) Si desde ese lente vemos, la confrontaci贸n entre propiedad comunal y propiedad privada est谩 instaurada y presente, y creo que es lo que moviliza la pol铆tica en los estados en este momento.鈥 [6]

En segundo lugar, vemos una subjetividad colonizada, la realidad de miseria que ha provocado el patr贸n de poder global neoliberal ha impactado gravemente sobre los cuerpos y subjetividades, la p茅rdida de esperanza y de encanto por el mundo que ha tra铆do consigo este r茅gimen capitalista, racista y patriarcal, ha lanzado a muchos sectores populares a refugiarse en las religiones fundamentalistas, en los l铆deres carism谩ticos y fascistas. Por eso vemos en todo el mundo y en Abya Yala el ascenso de los gobiernos fascistas con amplio apoyo de las gentes.

Tercero, vemos una pol铆tica patriarcal de derecha e izquierda, la idea del caudillismo como figura salvadora paternalista que ofrece protecci贸n, salvaci贸n, a cambio de control, sumisi贸n y miedo.
Este ha sido otro error heredado de las formas modernas coloniales de organizaci贸n pol铆tica, centrar la mirada en un solo liderazgo, sin abrir paso a la renovaci贸n, a la alternancia, a las responsabilidades colectivas, al mandar obedeciendo.

Y, por 煤ltimo, el racismo de derecha e izquierda, mientras no haya la posibilidad de que la poblaci贸n ind铆gena hable sus propios idiomas, con sus propios s铆mbolos y culturas, y sus propias formas de organizaci贸n de la vida, siendo sujetos de su propia historia, no podr谩 haber democracia. Muchos gobiernos progresistas han sido racistas en sus formas absolutistas de silenciamiento de lo diverso y de destrucci贸n y ataque a las formas comunales de vida.

Lo que nos vende el proyecto hist贸rico del sistema mundo moderno colonial de g茅nero es un desarraigo de la vida, sacrificable en nombre de la proclama del progreso. Pero el 谩ngel de la historia sigue viendo a sus espaldas los escombros que siguen cayendo.

La posibilidad de reparar la red de la vida

Necesitamos recuperar la historia negada de los pueblos condenados del mundo, la historia de lxs vencidxs, de lxs silenciadxs, por la historia oficial de los vencedores. Necesitamos despertar de la larga noche de los 500 a帽os, reparar la red de la vida, recuperar los v铆nculos, para tener verdaderamente posibilidad de futuro, porque el que tenemos ha sido impuesto por el sistema mundo moderno colonial, no es nuestro. El futuro que buscamos es para que haya vida, vida buena, como nos anuncian lxs compa帽erxs  ind铆genas zapatistas al emprender el viaje de 鈥楲a monta帽a鈥 en la Traves铆a por la Vida hacia la Europa de abajo, 500 a帽os despu茅s,  鈥渜ue mucho tiene de desaf铆o y nada de reproche鈥,  porque 鈥淒el oriente vino la muerte y la esclavitud.鈥, pero 鈥淨ue ma帽ana al oriente naveguen la vida y la libertad en la palabra de mis huesos y sangres, mis cr铆as. Que no mande un color. Que no mande ninguno para que ninguno obedezca y que cada quien sea lo que es con alegr铆a.鈥 [7]

A煤n tenemos la posibilidad de reconstruir la red de la vida, los mundos comunales, es necesario hacer una contrahistoria desde abajo, restituir el lazo comunal. El pasado est谩 abierto, el pasado nos va a permitir tener futuro, porque como dice la gran fil贸sofa Yuderkys Espinosa necesitamos so帽ar el pasado, porque 鈥渆l futuro ya fue鈥.  Necesitamos recuperar esos rel谩mpagos, de resistencias de libertad y vida vinculada, del pasado que nos alumbran, para que nos despierten, para que nos resuciten, en el aqu铆 y ahora.

El pasado es lo que nos gu铆a, va por delante, nuestrxs ancestrxs nos acompa帽an, invoqu茅mosles, encendamos fuegos. El mes铆as no es un caudillo, el mes铆as es un mes铆as colectivo que anuncia lo nuevo y que est谩 anidando en cada uno de nosotrxs. Necesitamos reparar, de alg煤n modo, las heridas provocadas en toda la red de la vida por la violencia y la fragmentaci贸n provocada por el proyecto de la modernidad colonial, racista, capitalista, patriarcal y heterosexista.  Necesitamos volver la mirada a la Otra historia, al pasado, al futuro verdadero, al Yo Comunal.

鈥揘otas鈥

[1]  Quijano, An铆bal (2014), Colonialidad del poder, Eurocentrismo y Am茅rica Latina, CLACSO, Buenos Aires. 

[2]  Lugones, Mar铆a (2014), Colonialidad y g茅nero, en: Espinosa Mi帽oso, Y., G贸mez Correal, D., Ochoa Mu帽oz, K., (Eds) (2014), Tejiendo de otro modo: Feminismo, epistemolog铆a y apuestas descoloniales en Abya Yala, editorial Universidad del Cauca, Popay谩n. 

[3]  Ib铆d. P.27

[4] [5]    GLEFAS (2017), Algunas reflexiones sobre metodolog铆as feministas: A prop贸sito del llamado a un paro internacional de mujeres para el 8 de marzo. Balbuceando un punto de vista feminista descolonial. Disponible en: http://glefas.org/algunas-reflexiones-sobre-metodologias-feministas/

[6]   Diario el Imparcial (2019), Entrevista a Gladys Tzul Tzul 鈥淟as ind铆genas no queremos ser llamadas feministas鈥, en: http://imparcialoaxaca.mx/arte-y-cultura/367609/gladys-tzul-tzul-las-indigenas-no-queremos-ser-llamadas-feministas/

 [7]   EZLN (abril 2021), La ruta de Ixchel, en: http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2021/04/26/la-ruta-de-ixchel/

*Sobre la Autora: Feminista descolonial, profesora e investigadora de econom铆a y filosof铆a, Cofundadora de la Comunidad de Estudios Descoloniales de El Salvador. 


Fuente: https://rebelion.org/la-critica-del-feminismo-descolonial-al-sistema-moderno-colonial-de-genero/




Fuente: Argentina.indymedia.org