February 3, 2021
De parte de La Haine
1,895 puntos de vista

El capitalismo imperialista es cruel en su relaci贸n con la naturaleza humana y no humana

El capitalismo neoliberalmente globalizado es todav铆a m谩s cruel. Es peor que las pandemias y se torna m谩s dr谩stica su crueldad en estos tiempos de COVID 19.

Esto, sin detenernos en analizar cu谩ntas culpas tiene en la gestaci贸n de estos virus que peri贸dicamente, cada vez con intervalos m谩s cortos, est谩n azotando la humanidad e imponiendo ajustes empobrecedores peores que los auspiciados por el FMI y el BM.

El Dios Mercado impera. No se regula la competencia. No se controlan los precios. El 鈥渓ibre mercado鈥 se impone como falacia, solo libre para los monopolios, oligopolios, bancos globales y para todo aquel con capacidad de especular, o pertenece a la membrec铆a del Club del Capitalismo Parasitario.

La burgues铆a productora, cada vez menos preeminente, sube los precios en tiempo de crisis; y la intermediaria, especula en forma brutal. Los combustibles suben, aunque la demanda de petr贸leo disminuya.

Cada eslab贸n de la cadena de comercializaci贸n le pone un plus, un m谩s, a los precios de las mercanc铆as que distribuye para vender. La usura y la extorsi贸n se despliegan a sus anchas.

Todo sube, menos los salarios. La carest铆a, las suspensiones y despidos, los bajan o suprimen. Sube incluso lo que no deber铆a subir. Suben el desempleo y el sub-empleo. Suben a mill贸n la pobreza, la pobreza extrema, la indigencia, el hambre y las enfermedades.

En medio del agravamiento de la crisis sanitaria -presente el negocio de la salud, ampliado por las pol铆ticas privatizadoras- suben los precios de medicamentos y servicios m茅dicos, paralelamente al alza de los alimentos y a la escasez de comida.

Las mega-mineras pretenden dejarnos sin agua. Quienes controlan las vacunas anti-Covid, imponen precios altos, cobran por adelantado e incumplen los plazos de entrega.

Los mega-capitalistas disponen de fortunas que no pueden gastar en varios siglos y se resisten a saldar la deuda social con los pueblos empobrecidos. Son s煤per-ricos y se empe帽an en aumentar sus capitales, empobreciendo m谩s aun a los pueblos.

Convierten en un negociazo el 隆QUEDATE EN CASA!, instrumentando el trabajo y la educaci贸n a distancia, reduciendo de paso los gastos fijos. Venden cada vez m谩s computadoras, tabletas, celulares鈥 precios cada vez m谩s alto. Sus plataformas digitales y sus medios televisivos y radiales multiplican ganancias.

La salud como negocio se expande. Los bancos lavan m谩s dinero y obtienen m谩s beneficios que antes. Pasa igual con sus Administradoras de Riesgos de Salud (ARSs) y las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFPs).

De acuerdo a informes secretos filtrados, cinco Bancos Globales –el JP Morgan, HSBC, Standard Chartered Bank, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon– lavaron recientemente dos trillones de d贸lares procedentes de redes criminales, carteles de las drogas, funcionarios corruptos y empresarios mafiosos.

Las elites burocr谩ticas y tecnocr谩ticas al servicio del capital, lejos de soltar sus escandalosos privilegios, los incrementan en medio de la crisis.

Todas las discriminaciones funcionales al af谩n de lucro de la gran burgues铆a se potencian en medio de tantas tensiones. El machismo, el racismo, la homofobia, la xenofobia鈥 se reproducen muchas veces a escalas dram谩ticas, y son extremadamente 煤tiles para sobre-explotar a sus v铆ctimas y convertirlas en mercanc铆as. Las retoricas que las condenan van siempre detr谩s de los hechos que evidencian que las ra铆ces del mal perduran.

Las desigualdades se profundizan.

CAUSANTES DE LA DEUDA SOCIAL Y BENEFICIARIOS DEL DESPOJO.

Los gobiernos al servicio del gran capital declaran que est谩n imposibilitados de regular los precios y contener los abusos de poder porque son respetuosos del 鈥libre mercado y los derechos consagrados鈥.

Los dirigentes empresariales, en tono prepotente, le dicen a los gobiernos 鈥渜ue la Constituci贸n y las leyes no se le permiten intervenir鈥, porque impera la 鈥渓ibertad de empresa y el respeto a la sagrada propiedad privada鈥 sobre los medios de producci贸n, distribuci贸n y servicios.

 Obvian los derechos de los que ha sido despojada casi toda la humanidad., para defender al 1% de los mega-capitalistas que controlan el 50% de las riquezas del Planeta, a 17 conglomerados financieros que controlan colectivamente los 41.1 billones de d贸lares en una red financiera global. Que su vez invierten en 2,047 empresas del mundo calificadas por la Revista Forbes como las mas importantes , entre ellas Medios de Comunicaci贸n, Mineras e Industrias diversas, destac谩ndose las del Complejo Militar-Industrial, las de las 谩reas de la salud, energ铆a, seguridad, micro-electr贸nica, rob贸tica, inform谩tica y a茅reo-espaciales. (1)

Defienden solo sus 鈥渄erechos鈥, con muchos otros agregados, incluido el derecho exclusivo al ejercicio del poder pol铆tico supranacional y a la forma de gobernar el mundo y decidir sobre los contenidos de pol铆ticas y estrategias globales, que hoy ejercen preeminentemente solo los ocho hombres m谩s ricos del mundo, entre los que sobresalen estos seis:

 -BILL GATES (EU), con una fortuna de 88,800 millones de d贸lares.

-AMANCIO ORTEGA (Espa帽a), 84 mil millones de d贸lares.

-JEFF BEZOS (EU-Amazon), 82 mil millones de d贸lares.

-WARREN BUFFETT (EU), 76.2 00 millones de d贸lares.

-MARK ZUCHENBERD (EU-Facebook), 56 mil millones de d贸lares.

-CARLOS SLIM (M茅xico-EU-Claro, 4,500 millones de d贸lares. (2)

Y, claro, no se quedan atr谩s los SOROS, ELON MUSK y la FAMILIA ROCKEFELLER.

Esos magnates, y otros m谩s, constituyen la c煤pula de la Burgues铆a Transnacional, esto es, de la Clase Capitalista Transnacional, que desbord贸 las fronteras nacionales de los pa铆ses de mayor acumulaci贸n de capital, para conformar una especie de Gobierno o Estado mundial, que usa como instrumentos multilaterales y supranacionales las siguientes entidades: FMI, BM, FORO ECONOMICO MUNDIAL, CONSEJO ATLANTICO-GRUPO BILDEBERT, COMISI脫N TRILATERAL, OTAN y PENTAGONO (sus brazos armados y polic铆as globales) BANCO DE PAGOS INTERNACIONAL, G8, G20, OMS, OMC y sus enclaves dentro de los Estados de las grandes potencias.

Esa es la quinta esencia del 鈥済lobalismo鈥, que ahora vuelve a ocupar la Casa Blanca y el Capitolio de los EEUU, vestido con el traje del Partido Dem贸crata; por lo que no hay que hacerse ilusiones con lo que pueda producir en los reajustes de la pol铆tica exterior de un imperio sensiblemente afectado por la p茅rdida de hegemon铆a a nivel mundial, por la multi-crisis sist茅mica que padece la civilizaci贸n capitalista occidental y por la profunda y radical divisi贸n del poder y de la sociedad estadounidense.

La herencia que le dejan a la humanidad antes de retomar la Casa Blanca y el Capitolio puede resumirse as铆:

鈥︹una crisis humana, en la que la pobreza, la guerra, el hambre, la alienaci贸n masiva, la propaganda medi谩tica, la destrucci贸n del medio ambiente, est谩n alcanzando niveles que amenazan la supervivencia de la especie humana.鈥 (3)

Pero al mismo tiempo quienes se consideran due帽os del mundo cargan ahora con su propia crisis y sus miedos a las insurgencias de los pueblos oprimidos y de la humanidad mal tratada, con el agravante de que la Covid 19, manipulada a beneficio de esas elites capitalistas, potencia la tendencia a los estallidos sociales y la necesidad de transformaciones radicales en direcci贸n al nuevo socialismo, porque agrava la crisis social a nivel global y acelera la declinaci贸n del gendarme EEUU.

 Ahora es m谩s evidente que en el curso de la actual pandemia, dos vertientes cruciales de la declinaci贸n de EEUU, la p茅rdida de poder mundial y la crisis interna acompa帽ada de una grave divisi贸n, se han profundizado y se retro-alimentan; lo que ha favorecido, en t茅rmino relativo y por m茅ritos propios (en cuanto al manejo de la crisis de salud y a su impacto econ贸mico depresivo), a China, a Rusia y a todo el bloque de pa铆ses y movimientos liberadores que adversan al hoy maltrecho Coloso del Norte.

DECADENCIA, DIVISI脫N Y PERSPECTIVAS.

Las decadencias dividen el poder de sustentaci贸n de los grandes imperios y le abren cancha a las rebeld铆as multitudinarias y a las liberaciones.

El rol de las corporaciones transnacionales estadounidenses en la conformaci贸n de la clase capitalista transnacional y del poder supranacional que ha construido, afect贸 a importantes sectores burgueses apegados a su Estado Naci贸n y a una gran parte de de la fuerza de trabajo que hist贸ricamente ha sido favorecida y beneficiada en el contexto de la supremac铆a blanca impregnada de un racismo extensamente hegem贸nico.

La recolonizaci贸n neoliberal, la exportaci贸n de capitales y empresas, los procesos migratorios de la periferia dependiente hacia la metr贸polis, el impacto de un creciente ej茅rcito multi-racial de mano de obra barata de procedencia 鈥渢ercermundista鈥, la financierizaci贸n del capitalismo con los bancos globales a la cabeza, la degradaci贸n de la cultura productiva norteamericana y la s煤per-rentable sobre-explotaci贸n de la mano de obra social y culturalmente m谩s vulnerable (fuera y dentro de su territorio) , han generado intensas tensiones sociales, han potenciado el racismo y la xenofobia, y provocado una profunda factura interna.

 Al interior del capitalismo estadounidense, la contrapartida al globalismo y a los poderosos 鈥globalistas鈥 , ha sido el nacionalismo chauvinista, el intento de volver a privilegiar el Estado Naci贸n sin dejar de ser imperio y un cierto aislacionismo fuera de 茅poca.

Esto -impregnado de una alta dosis de racismo, despotismo, xenofobia y conservadurismo de todo tipo- ha generado un pensamiento y pr谩cticas neofascistas, muy bien acogidas por una gran parte del Partido Republicano y mas all谩 de sus filas; actualmente bajo el liderazgo extra-partido de Donald Trump y acompa帽ado del denominado 鈥渕ovimiento trumpista鈥 de inspiraci贸n nazi-fascista; todo esto se ha convertido en factor de poder dentro del 鈥Estado profundo鈥 y en una gran fuerza de masa, lo que fractura profundamente el poder y la sociedad estadounidense.

Son dos opciones diferentes al interior de un imperio decadente. No se trata simplemente de m谩s de los mismos, sino de dos variantes del capitalismo altamente gansterizado, que conciben de manera distintas las recetas a aplicar para su supervivencia en medio de esta mega-crisis; que tienen preferencias, concepciones, aliados, bases sociales e intereses diferenciados.

Una con mucho mayor poder y mayores intereses a nivel global, pugnado por m谩s control interno. La otra mucho m谩s d茅bil hacia el exterior (aunque creciendo como neofascismo), pero con bastante capacidad competitiva (institucional y extra-institucional) a nivel interno, esto es, dentro del Estado Federal, los Estados que lo componen y sus respectiva poblaciones; y tambi茅n como fuerza corporativa, factor militar y paramilitar; con bastante cohesi贸n y capacidad perturbadora.

Ninguna de las dos plausible.

Con la presidencia de Biden, la gesti贸n del PD y el peso de los 鈥済lobalistas鈥 en esta nueva gesti贸n presidencial y congresual, habr谩 cambios y nuevas iniciativas, aunque no para favorecer la autodeterminaci贸n de los pueblos, los intereses de la humanidad y de la Madre Tierra, sino modalidades diferentes de dominar, alianzas y ret贸ricas distintas. No pocas de ellas con antecedentes en gestiones anteriores del PD.

Venezuela y toda nuestra Am茅rica fueron particularmente impactadas por el veneno y las enga帽ifas 鈥渄em贸crata-globalista鈥.

En lo interno la cuesti贸n racial, migratoria y los programas sociales y anti-covid tendr谩s que ser tratados de otra manera, desde intereses diferenciados y visiones distintas.

Habr谩 variaciones y manejos m谩s flexibles y tolerantes que podr铆an temporalmente aliviar tensiones. Tambi茅n continuidad y no de cosas buenas. M谩s bien de pr谩cticas esenciales del capitalismo imperialista, que finalmente predominan con toda su crueldad.

La ret贸rica ser谩 m谩s h谩bil y enga帽osa, y en la pr谩ctica veremos desplegarse la combinaci贸n del 鈥減oder suave鈥 y el 鈥減oder duro鈥 sugerida por los ide贸logos de esa corriente imperialista; que a la larga, en fase de declinaci贸n y desesperaci贸n imperial por el terreno perdido, ser谩 m谩s 鈥渄ura鈥 y agresiva que 鈥渟uave鈥. Pero con influencias, dependencias y alianzas en el Hemisferio Occidental que le permite hacer la guerra, con sus nuevas modalidades, y recibir galardones de paz.

As铆 las cosas, -conocido de quienes se trata y sus antecedentes imperialistas respecto a nuestra Am茅rica- es v谩lido recomendar guiarnos m谩s por los hechos que por las palabras, a plena conciencia de que la crisis sist茅mica es de tal dimensi贸n y profundidad que ninguna de esa f贸rmulas lograr谩n evitar la insurgencia global de la humanidad oprimida.

Es v谩lido tener muy presente que el cuadro de declinaci贸n de EEUU y decadencia del sistema imperialista occidental favorece los procesos de soberan铆a y liberaci贸n social.

Porque, en verdad, tanto se aprieta de diferente manera la tuerca que se rompe el tornillo. Esta confrontaci贸n con la elite de la clase capitalista transnacional es cuesti贸n de vida o muerte para nuestros pueblos en lucha contra el coloniaje y para la humanidad oprimida y amenazada de extinci贸n, por lo que el torrente antiimperialista mundial y la coordinaci贸n internacional que lo pueda impulsar es un desaf铆o crucial.

隆Por lo que la construcci贸n de una INTERNACIONAL ANTI-IMPERIALISTA, de profundo contenido anti-sist茅mico, se torna cada vez m谩s necesaria!

—-

(1) Peter Phillips.-MEGA CAPITALISTAS. La elite que domina el dinero y el mundo, INTRODUCCI脫N de William Robinson, p谩gs. 19 y 20 12, Edici贸n 2019-Barcelona.

(2) Informe Internacional de OXFAM 2016, Obra Citada, p谩g. 23.

(3) Obra Citada. Peter Phillips, p谩g. 12

29-01-2021, Santo Domingo, RD.
La Haine




Fuente: Lahaine.org