May 14, 2021
De parte de SAS Madrid
201 puntos de vista


Y cuando quedaban solo siete d铆as para una nueva cita con las urnas a nivel auton贸mico, los cimientos de un nuevo movimiento social empezaron a levantarse en pleno coraz贸n de Madrid. Era 15 de mayo de 2011, el a帽o del aumento de la edad de jubilaci贸n, de la prima de riesgo por las nubes, de la reforma constitucional que blindaba el pago de la deuda. Miles de personas se hab铆an dado cita en las calles de la capital en un in茅dito tsunami de protesta contra la clase pol铆tica que termin贸 cristalizando en una suerte de Estado autogestionado en plena Puerta del Sol.

A pesar de ser completamente transversal, el empuje de una juventud hastiada por la ausencia de expectativas de futuro fue clave. 鈥淪omos la generaci贸n m谩s preparada y la menos valorada鈥, dec铆an. Gritos de auxilio que, sin embargo, no han terminado traduci茅ndose en una mejora sustancial de sus condiciones de vida. Ahora, diez a帽os despu茅s de aquel 15M, hacen frente a un mercado laboral todav铆a m谩s precario 鈥搃nestabilidad y sueldos bajos鈥 que imposibilita cualquier proyecto vital a largo plazo.

Solo un mes antes de la toma masiva de las plazas en un contexto de hist贸ricos recortes sociales, los j贸venes se encargaron de poner la semilla del cambio. Lo hicieron agrupados alrededor de la plataforma Juventud Sin Futuro. Y con un lema claro y conciso 鈥撯淪in curro, sin casa, sin pensi贸n鈥濃 que reflejaba a la perfecci贸n la dram谩tica situaci贸n a la que se enfrentaba la poblaci贸n de menor edad. Por aquel entonces, seg煤n datos del Instituto Nacional de Estad铆stica (INE), la tasa de paro de los menores de 25 a帽os se situaba por encima del 40%, llegando al 65,3% entre los que ten铆an entre 16 y 19 a帽os. Algo mejor se encontraban en las franjas superiores. De los 25 a los 29 a帽os, esta cifra se situaba en el 26,66%, mientras que entre la poblaci贸n de entre 30 y 34 a帽os era del 21,13%. Atr谩s hab铆a quedado ya aquel m铆nimo hist贸rico del 17% que se registr贸 en el tercer trimestre de 2006. En apenas un lustro, el desempleo de la juventud se hab铆a triplicado, situando a Espa帽a como el pa铆s de la Uni贸n Europea con m谩s j贸venes sin empleo.

Ahora, una d茅cada despu茅s de que las pancartas y las tiendas de campa帽a alterasen por completo la estampa tradicional del kil贸metro cero, las cifras est谩n ligeramente mejor que entonces. Un 58,23% de los j贸venes de entre 16 y 19 a帽os estaban en el primer trimestre de este a帽o en el paro, frente al 36,52% de la poblaci贸n que se mov铆a entre los 20 y los 24 a帽os. Por encima de los 25 a帽os, la tasa se situaba por debajo del 25%. No obstante, los datos todav铆a siguen siendo realmente preocupantes. Sobre todo, si se comparan con los del resto de pa铆ses de nuestro entorno. Espa帽a cerr贸 2020 con un 40,7% de menores de 25 a帽os en situaci贸n de desempleo, m谩s de veinte puntos por encima de la media de la Uni贸n Europea 鈥16,9%鈥, la cifra m谩s elevada de todas las registradas por Eurostat. En Alemania, la tasa se encontraba en el 6,3%. En Francia, en el 18,1%. Y en Italia o Portugal, en el 29,7% y 23,7%, respectivamente.

Precarizaci贸n del empleo y sueldos m谩s bajos

A esto se le suma, adem谩s, una precarizaci贸n progresiva pero imparable del mercado de trabajo a lo largo de la 煤ltima d茅cada. La inestabilidad laboral se ha adue帽ado por completo de la vida de unos j贸venes forzados a elegir entre el paro o la precariedad. En el primer trimestre de 2011, el 54,82% de los asalariados menores de 30 a帽os ten铆an un contrato indefinido, frente al 51% que el Consejo de la Juventud de Espa帽a cifraba en su 煤ltimo informe, el relativo al primer semestre de 2020. La disminuci贸n se ha producido por igual tanto en los menores de 25 como en la poblaci贸n que se mueve entre los 25 y los 29 a帽os. S贸lo la franja de entre 30 y 34 ha mejorado ligeramente en este sentido, pasando del 71,4% de hace una d茅cada al 72% de los primeros seis meses del a帽o de la pandemia, que se ha convertido en el nuevo lastre para una generaci贸n perdida.

Cada vez m谩s j贸venes tratan de sobrevivir con contratos temporales. De hecho, en Espa帽a la tasa de temporalidad entre los menores de treinta se sit煤a por encima de la media de la Eurozona y de pa铆ses como Alemania, Francia, Italia o Reino Unido. Y lo lleva haciendo desde antes incluso de que estallara la Gran Recesi贸n, tal y como pon铆a de manifiesto hace algunas semanas el Banco de Espa帽a en su reciente informe La crisis del covid-19 y su impacto sobre las condiciones econ贸micas de las generaciones j贸venes. En el primer semestre de 2020, adem谩s, m谩s de tres de cada diez contratos temporales 鈥34,9%鈥 ten铆an una duraci贸n inferior a un a帽o, frente al 17,8% que se prolongar铆an durante doce meses o m谩s, seg煤n los datos del organismo aut贸nomo en el que est谩n representadas las entidades juveniles de todo el Estado y los diferentes Consejos de la Juventud auton贸micos.

Un recrudecimiento de la precariedad laboral reflejado en los sueldos de unos j贸venes que han visto mermada su capacidad adquisitiva en la 煤ltima d茅cada. Justo antes de que comenzara a engendrarse el 15M, los asalariados menores de 25 a帽os ingresaban neto al a帽o 11.570 euros, frente a los 15.416 euros de los trabajadores de entre 25 y 29 a帽os y los 17.746 euros de los que superaban la treintena. Ahora, entran en sus cuentas bancarias entre 2.400 y 2.850 euros menos al a帽o. El salario neto medio anual del primer grupo de edad se sit煤a actualmente en los 8.916 euros, frente a los 12.929 euros de la segunda franja y los 15.669 euros de la tercera, seg煤n el Consejo de la Juventud de Espa帽a. Es decir, que ahora hay menos proporci贸n de j贸venes parados que en aquel 2011 鈥揳unque sigue siendo medalla de oro europea en desempleo juvenil鈥 pero con trabajos m谩s inestables y unos sueldos m谩s reducidos. Salarios que en 2019, seg煤n un estudio de Fedea, eran entre un 26% y un 50% menores 鈥揹ependiendo de la franja de edad鈥 que los de la d茅cada de los ochenta.

Sin curro pero tambi茅n sin casa

La juventud sigue, a d铆a de hoy, 鈥渟in curro鈥. Pero tambi茅n 鈥渟in casa鈥. Principalmente, porque los precios son prohibitivos. Actualmente, los asalariados menores de treinta a帽os tienen que dedicar entre un 52,2% y un 75,6% de su sueldo de media para acceder a una vivienda libre en propiedad con financiaci贸n hipotecaria. En 2010, esa cifra se situaba en los 51,1% para los trabajadores con entre 25 y 29 a帽os y el 68,1% para los menores de 25 a帽os. Solo ha mejorado ligeramente la situaci贸n para el rango de edad comprendido entre los 30 y los 34 a帽os: han pasado de tener que dedicar un 44,4% a un 43%. A pesar de ello, las cifras est谩n muy lejos de ese 30-35% de m谩ximo que recomiendan los expertos para comprar una vivienda evitando el sobreendeudamiento. Con ese indicador en mente, el precio m谩ximo tolerable de compra de un trabajador menor de treinta en el primer semestre de 2020 se mov铆a entre los 63.861 euros y los 92.610 euros, frente a un precio medio de la vivienda libre situado en los 161.010 euros. Hace una d茅cada, ese mismo dato oscilaba entre los 78.265 euros y los 104.282 euros.

Igual de complicado se torna el alquiler. En una d茅cada, y a pesar de la ca铆da de los salarios, el precio medio de la renta en nuestro pa铆s ha crecido un 40%. En el informe Observatorio Joven de Vivienda en Espa帽a correspondiente al primer trimestre de 2011, elaborado por el Consejo de la Juventud de Espa帽a, la renta media de vivienda libre ascend铆a a 642 euros. En el primer semestre de 2020, ya estaba situada en los 904 euros. El coste de acceso al alquiler por asalariado se mov铆a, hace una d茅cada, entre el 50% y el 66% entre los menores de treinta. Ahora, se mueve entre el 85,8% y el 124,4%. No hay una sola comunidad aut贸noma en la que el pago de la renta no suponga para sus j贸venes menos de un tercio de su salario neto. Pero hay algunas zonas que son un aut茅ntico agujero negro. Madrid es una de ellas. En la comunidad aut贸noma, la renta supone mensualmente para un asalariado de entre 16 y 34 a帽os de media m谩s de ocho de cada diez euros netos que entran en su cuenta todos los meses. Solo le supera Catalu帽a y Baleares.

Precios imposibles que retienen a cada vez m谩s j贸venes en casa de sus padres. Si en 2011 el 10,1% de los chavales menores de 25 a帽os viv铆an fuera del hogar de origen, ahora son el 4,9%. Una tendencia registrada tambi茅n en el resto de franjas de edad. En la de 25-29 a帽os, la tasa de emancipaci贸n ha ca铆do en una d茅cada del 46,9% al 38,4%. Y en la de 30-34 a帽os, ha disminuido del 75,9% al 68,9%. La juventud espa帽ola es una de las que m谩s tarde se independiza de toda Europa occidental. En concreto, la media se sit煤a en los 29,8 a帽os, seg煤n datos de Eurostat. S贸lo Italia o Portugal la supera de entre los pa铆ses de su entorno, con una media de 30 a帽os. Datos que contrastan con lo que sucede m谩s al norte. En Alemania, por ejemplo, es de 23,7 a帽os. En Francia, de 24. Y si ya se pone el foco en los pa铆ses n贸rdicos, la diferencia es abismal. En Dinamarca o Finlandia, por ejemplo, los j贸venes se independizan, de media, con 21 o 22 a帽os, respectivamente.

La imposibilidad de abandonar el nido retrasa cualquier intento de construir un proyecto de vida, de conformar una familia o de tener hijos en un pa铆s que ha visto c贸mo la natalidad ha ca铆do en picado en la 煤ltima d茅cada. En 2019, 煤ltimo a帽o con datos completos, nacieron en Espa帽a 359.770 beb茅s, un 23,7% que en el 2011 del 15M. En aquel a帽o ven铆an a este mundo 9,16 ni帽os por cada 1.000 habitantes, frente a los 6,65 de 2019. Una d茅cada en la que la edad media del primer hijo, seg煤n datos del Instituto Nacional de Estad铆stica (INE), tambi茅n se ha incrementado, pasando de 30,1 a帽os a 31,1 a帽os.

Enlace relacionado InfoLibre.es (13/05/2021).




Fuente: Sasmadrid.org