March 7, 2021
De parte de Todo Por Hacer
209 puntos de vista

El 8 de marzo de 2020 miles de mujeres salieron a las calles a protestar contra el machismo y la sociedad patriarcal. Este a├▒o la convocatoria cay├│ en domingo, por lo que no ten├şa sentido convocar una huelga general de mujeres como en a├▒os anteriores; tan solo se celebraron manifestaciones, las cuales fueron menos concurridas que en a├▒os anteriores, seguramente por temor al nuevo coronavirus. A pesar de ello, se pod├şa ver el buen estado de salud del que goza el feminismo.

Ese mismo d├şa, Vox celebr├│ un concurrido mitin en Vistalegre y los equipos de f├║tbol llenaron estadios como si no pasara nada. Nadie llevaba mascarillas a├║n. Todas sab├şamos que el virus se acercaba, ya nos llegaban noticias de su r├ípida expansi├│n por Italia y China se encontraba confinada, pero la vida segu├şa funcionando con normalidad en nuestro rinc├│n del mundo.

Unos d├şas despu├ęs, el n├║mero de casos explot├│, se cerraron los colegios y, el 14 de marzo, entr├│ en vigor el estado de alarma. El mundo ya no volver├şa a ser igual: confinamientos, geles hidroalc├│holicos, mascarillas, toques de queda y l├şmites a las reuniones pasar├şan a estar a la orden del d├şa.

Pese a que el 8 de marzo todo el mundo segu├şa haciendo vida normal, la ultraderecha vio en el 8M una oportunidad de oro para culpabilizar al feminismo de todos nuestros males. Distintas organizaciones de derechas se querellaron contra el Delegado de Gobierno en Madrid, Jose Manuel Franco, e incluso lograron que el Juzgado de Instrucci├│n n┬║ 51 le imputara por haber permitido la celebraci├│n de la manifestaci├│n feminista. Fue la primera vez que Vox actuaba contra un Franco. La Guardia Civil, por su parte, se emple├│ a fondo contra el mandatario socialista, aportando noticias tergiversadas obtenidas de OK Diario y testimonios testificados en sus atestados.

Unos meses despu├ęs, el juzgado archiv├│ la causa, al concluir que ninguna autoridad sanitaria dio indicaciones a Jos├ę Manuel Franco para limitar las concentraciones p├║blicas y que, en opini├│n de todos los especialistas, la manifestaci├│n tuvo un efecto muy marginal en la extensi├│n de la pandemia. Pero el da├▒o ya estaba hecho: en el imaginario p├║blico ya se extendi├│ la idea de que la culpa fue del 8M.

A lo largo del ├║ltimo a├▒o se han celebrado toda clase de actos p├║blicos en Madrid: manifestaciones de cayetanos enfadados en barrios pijos, manifestaciones de Black Lives Matter, la manifestaci├│n antifascista del aniversario del asesinato de Carlos Palomino, un multitudinario concierto de Raphael, otro de El Drogas, la entrega de premios de El Espa├▒ol a los pol├şticos m├ís importantes del pa├şs sin mascarilla, macrobodas, actos nazis en el cementerio de La Almudena, etc. Por no hablar de la cotidianeidad del metro abarrotado y de los curros presenciales. El gobierno madrile├▒o de Ayuso y Aguado es el gran para├şso neoliberal y se ha convertido en una de las regiones de Europa con las medidas m├ís laxas para la apertura de comercios y de la hosteler├şa. Mientras amigas de otras ciudades ten├şan todos los bares cerrados desde Madrid les mand├íbamos fotos tomando cervezas en nuestro garito de confianza.

En el ├║ltimo a├▒o los medios s├│lo han salido las manifestaciones de las que pod├şan sacar r├ędito pol├ştico ├ęste o aqu├ęl partido. Nada se ha dicho de las muchas concentraciones y manifestaciones que se han producido y en las cu├íles los colectivos organizadores se han encargado de cumplir con las exigencias y recomendaciones sanitarias, organizando a los asistentes en filas y columnas con su correspondiente distancia y solicitando la asistencia con mascarilla.  Y de hecho en las ├║nicas en las que no se respetaron esas medidas de manera estricta fue aquellas en las que la polic├şa no lo permiti├│ a trav├ęs del hostigamiento y la amenaza de que ┬źse mantuvieran todas juntas┬╗ en un per├şmetro f├ícilmente controlable para ellos.

Ahora, el planeta ha dado otra vuelta al sol, estamos en marzo de 2021 y de nuevo se acerca el 8M. En Madrid muchos colectivos se han organizado para hacer jornadas deslocalizadas con talleres, actividades, marchas en los barrios; para que haya muchas peque├▒as acciones en vez de una inmensa y sea m├ís f├ícil cuidar la seguridad sanitaria, muchas han buscado y propuesto acciones alternativasÔÇŽ  Pero de eso nada se dice. Los medios solo se han centrado en las manifestaciones grandes de cariz feminista. ┬┐Cu├íntas personas se van a juntar? ┬┐Volver├í a propagarse el virus?

Es en este contexto de ataque medi├ítico, promocionado por la derecha, que el Delegado de Gobierno ha decidido prohibir todas las concentraciones y manifestaciones del 8M en Madrid, ampar├índose en motivos de salud p├║blica. ┬źEl ├║ltimo ├ęxito de la campa├▒a ultraderechista contra el feminismo es haber conseguido que el Gobierno proh├şba las marchas del 8M. No por un tema de salud p├║blica (se han celebrado cientos de manifestaciones ya), sino por evitarse una nueva campa├▒a ultra por permitirlo┬ź, dec├şa el periodista Miquel Ramos. ┬źEl mensaje que lanza el Gobierno es tremendamente preocupante. Se pliega al chantaje de la ultraderecha y es incapaz de mantener su posici├│n por mucho que ladren. Mostrar tal cobard├şa es regalar una victoria al fascismo sin que este ni siquiera se manche las manos┬ź, prosegu├şa.

Las abogadas de la Comisión del 8M recurrieron la prohibición ante el TSJ de Madrid el viernes 5 y celebraron una vista ante el tribunal el sábado 6, defendiendo el derecho de reunión y manifestación con uñas y dientes. Pero finalmente el TSJ decidió mantener la prohibición.

Pese a la prohibici├│n, muchas mujeres han decidido salir a celebrar el 8M con originalidad y creatividad. Se han celebrado paseos por el campo, se han colocado elementos morados por la ciudad, se han pintado murales, etc. Pr├ícticas aparentemente inocuas, pero no carentes de peligro, pues la polic├şa identific├│ a mujeres que sal├şan a la calle de morado.

A ver si despu├ęs de ir en trenes abarrotados, de trabajar en espacios cerrados y mal delimitados y de permitir m├ştines y movilizaciones sin mascarillas, ahora la culpa de todo va a ser de las feministas que se movilicen a cielo abierto y con mascarillasÔÇŽ el feminismo sigue siendo m├ís necesario que nunca contra el patriarcado y el capital, es la punta de lanza de la lucha, y ellos lo sabenÔÇŽ 

Nos despedimos con un poema obtenido del blog ┬źLa Terca Realidad┬ź:

No podemos celebrar el 8 de marzo.
Por supuesto que no.
┬┐C├│mo os atrev├ęis
a sugerirlo?
Todo empez├│ un 8 de marzo.
Los pangolines se aparearon el 8 de marzo
dejando escamas picatostes
para sopa de murci├ęlagos.
Un meteorito cay├│ el 8 de marzo
y de la polvoreda se enferm├│
la Lombard├şa,
y por culpa del 8 de marzo
Vox se vio obligado a traer
a Raphael a un mitin en
el Palacio de Deportes.

Todas nuestras penas, y las de los iran├şes
y los argentinos y los chinos
empezaron por el 8 de marzo.
Fue una repetición de Adán y Eva,
o más bien Eva y Eva
follando una manzana
y comi├ęndose las calles descaradas ese d├şa,
(Adán sólo solidario,
sin tomar la direcci├│n del movimiento),
y la ca├şda del hombre fue el 8 de marzo, fecha fat├şdica.

Todas las comidas y las cenas desde entonces
son s├│lo una protesta silenciosa
contra la perfidia, el desprecio vuestro
hacia vuestras abuelas y las m├şas.
C├│mo se os ocurre sugerir
que pod├ęis salir a la calle
(no entrar a la tienda: ¡¡salir a la calle!!).
┬íC├│mo os atrev├ęis a decir que pod├ęis salir
un 8 de marzo!
Quer├ęis celebrar el 8 de marzo y sois unas brujas.
Os quemaremos en hogueras el 9 de marzo.
Os quemaremos. Os vamos a crucificar.

El 9 de marzo empieza nuestra Inquisici├│n
y más aún en la Marca Hispánica.

Las brujas, a los bares.
NO SALGÁIS A LA CALLE EL 8 DE MARZO.

Más información en la web de la Comisión 8M de Madrid

Comparte y difunde



Fuente: Todoporhacer.org