October 20, 2021
De parte de SAS Madrid
184 puntos de vista


Los pr贸ximos d铆as en Londres pueden ser fundamentales para el devenir de los acontecimientos a nivel global. El 20 de octubre tendr谩 lugar una manifestaci贸n a favor de los refugiados a consecuencia del proyecto de Ley propuesto por Priti Patel, Ministra del Interior del Reino Unido y miembro del Partido Conservador. Un par de d铆as m谩s tarde, se celebrar谩 en Westminster el Tribunal de Belmarsh para someter a juicio la llamada 鈥淕uerra contra el Terrorismo鈥 perpetrada por Estados Unidos. Emulando al tribunal popular Russell-Sartre celebrado en 1967 en Estocolmo y Copenhague, cuando se juzg贸 al pa铆s americano por sus acciones cometidas en Vietnam, en esta ocasi贸n se denunciar谩 al Gobierno estadounidense por su rol en Oriente Medio y las torturas de la Bah铆a de Guant谩namo. En octubre de 2020 se celebr贸 el Tribunal de Belmarsh de manera online y cont贸 con la presencia de Yanis Varoufakis, Jennifer Robinson, Rafael Correa, Pamela Anderson, Tariq Ali, Jeremy Corbyn, Roger Waters y Slavoj Zyzek, entre otros activistas pol铆ticos. En esta ocasi贸n, aunque se realice de manera presencial en Londres, se podr谩 acceder al Tribunal de Belmarsh a trav茅s de la p谩gina Progressive International.

Todo ello es un preludio del juicio de apelaci贸n que tendr谩 lugar los d铆as 27 y 28 en el Tribunal Superior de Londres contra Julian Assange, quien fue juzgado el pasado 4 de enero en la capital brit谩nica. Pese a que el fundador de WikiLeaks no fue extraditado en aquella ocasi贸n, no se debi贸 a que fuese considerado inocente, sino al informe m茅dico que declar贸 que su estado de salud f铆sico y mental era tan vulnerable que estaba en riesgo de perder la vida. De hecho, la jueza Vanessa Baraitser rechaz贸 la extradici贸n de Assange alegando a su salud mental, ya que, si hubiese terminado en una prisi贸n de m谩xima seguridad en suelo americano, la integridad del fundador de WikiLeaks no estaba asegurada. Desde que fuese expulsado de la Embajada de Ecuador en 2019, Assange ha estado preso en la Prisi贸n de Belmarsh en una situaci贸n traum谩tica. Seg煤n el testimonio de Nils Melzer de Naciones Unides, 鈥淎ssange mostraba signos similares a v铆ctimas de tortura psicol贸gica鈥. Todo ello, debido a que 鈥渆stuvo en confinamiento solitario durante m谩s de un a帽o鈥. Fidel Narv谩ez, antiguo miembro de la Embajada ecuatoriana y que siempre ha mostrado un compromiso social con Assange, advirti贸 en Twitter tras el juicio del 4 de enero que 鈥溍簄icamente fue la terrible condici贸n sufrida por Julian Assange lo que evit贸 que fuese extraditado鈥. Por ello, aleg贸 que 鈥渓os periodistas deber铆an estar alertas, ya que la libertad de expresi贸n est谩 amenazada鈥.

Los movimientos por los refugiados, el tribunal popular y el juicio contra Assange ocupar谩n un espacio fundamental en la esfera social durante los pr贸ximos d铆as. Son eventos que confluyen y en los que est谩n en juego aspectos democr谩ticos esenciales como la libertad de expresi贸n y la solidaridad internacional.

El Tribunal de Belmarsh: de Bertrand Russell y Jean Paul-Sartre hasta nuestros d铆as

La d茅cada de 1960 estuvo caracterizada por un gran n煤mero de movimientos sociales alrededor del mundo. En Estados Unidos, M茅xico, Italia, Francia, Alemania, Egipto o Checoslovaquia, los estudiantes se manifestaron en masa para establecer una sociedad democr谩tica. En aquellos a帽os, los eventos internacionales produjeron sinergias sociales que fueron desencadenando movimientos en diferentes naciones. Es por ello que el historiador Eric Hobsbawm escribi贸 en Age of Extremes que el Mayo franc茅s de 1968 鈥渟e convirti贸 en el epicentro de los movimientos estudiantiles en el continente鈥. Pero si hubo un conflicto internacional que tens贸 el pulso entre las instituciones y los estudiantes, ese fue la Guerra de Vietnam. Especialmente en California, Londres, Berl铆n o Par铆s, la invasi贸n americana fue uno de los desencadenantes de los movimientos masivos de protesta.

El Tribunal de Belmarsh reunir谩 a figurares importantes de la pol铆tica internacional para exponer los cr铆menes de Estados Unidos revelados por WikiLeaks y el rol de Reino Unido en su persecuci贸n a Julian Assange

En esa coyuntura, se organiz贸 el Tribunal Internacional sobre Cr铆menes de Guerra en 1967, tambi茅n conocido como el Tribunal Russell-Sartre. Organizado por los dos fil贸sofos y celebrado en Estocolmo, fue una expresi贸n del movimiento global contra la Guerra de Vietnam. En aquel juicio popular, asistieron ilustres miembros de la izquierda internacional como James Baldwin, Simone de Beauvoir, Lazaro Cardenas, David Dellinger, Stokely Carmichael, Peter Weiss, Isaac Deutscher, Amado Hernandes, Mahmud Ali Kasuri, Sara Lidman y Laurent Schwartz. Primero celebrado en Estocolmo y despu茅s en Copenhague, el Tribulan Russell-Sartre mostr贸 solidaridad con el Tercer Mundo y denunci贸 las acciones cometidas por los americanos en Vietnam.

La CIA y los planes para asesinar a Julian Assange

De manera similar, el Tribunal de Belmarsh reunir谩 a figurares importantes de la pol铆tica internacional para exponer los cr铆menes de Estados Unidos revelados por WikiLeaks. Tambi茅n se denunciar谩 el rol del Reino Unido en su persecuci贸n contra Julian Assange, un periodista cuyo crimen fue ofrecer al mundo una demostraci贸n de las atrocidades cometidas por los americanos. Este evento llega en un momento especialmente delicado, ya que las recientes revelaciones sobre los planes de la CIA para asesinar a Julian Assange han demostrado la implacable persecuci贸n hacia el fundador de WikiLeaks. C贸mo ha declarado Jeremy Corbyn, el Tribunal de Belmarsh 鈥減ondr谩 al mundo en su sitio, juzgando los cr铆menes de guerra, la tortura, el secuestro y una serie de otros graves abusos de los derechos humanos.鈥 El antiguo l铆der del Partido Laborista estar谩 presente en Westminster junto a Tariq Ali, Apsana Begum, Selay Ghaffar, Yanis Varoufakis, Renata 脕vila o Rafael Correa.

Como se indica en la p谩gina web de Progressive International, se trata de juzgar los cr铆menes cometidos en la 鈥淕uerra contra el Terrorismo鈥 comenzada por George Bush tras el atentado del 11-S. En este sentido, el Tribunal de Belmarsh juzgar谩 al gobierno americano 鈥減or las atrocidades cometidas en Irak o las torturas en la Bah铆a de Guant谩namo y los programas de espionaje鈥. Teniendo en cuenta que el juicio contra Julian Assange puede ser decisivo para el futuro del periodismo, la libertad de expresi贸n y la justicia democr谩tica, los miembros del Tribunal de Belmarsh retan as铆 a Estados Unidos para que responda ante sus acciones. Es una situaci贸n similar a la que sucedi贸 en 1967 con el Tribunal Russell-Sartre, cuando ambos fil贸sofos entendieron que el juicio se basaba en un dilema moral. Es cierto que no ten铆an la legitimidad estatal para realizar el juicio, como qued贸 evidenciado cuando De Gaulle rechaz贸 la petici贸n de Sartre de celebrar el Tribunal en Par铆s. En esta ocasi贸n, el paralelismo es evidente: el Tribunal de Belmarsh se trata de un movimiento para crear conciencia a pesar de las restricciones institucionales de los pa铆ses de Occidente.

La mirada al pasado: Vietnam y los movimientos sociales

En 1967, el fil贸sofo Bertrand Russell organiz贸 un juicio moral contra a Estados Unidos por sus acciones perpetradas en Vietnam. La idea surgi贸 en 1966 cuando el brit谩nico propuso a Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir la creaci贸n de un tribunal democr谩tico, horizontal y deliberativo para denunciar la intromisi贸n de Estados Unidos en Vietnam. El fil贸sofo brit谩nico era un prominente acad茅mico envuelto en los movimientos sociales y en aquellos a帽os destacaban sus feroces cr铆ticas hacia Estados Unidos por su rol en Cuba o Vietnam. Russell nunca escondi贸 sus ideales, declarando que 鈥渆l Gobierno americano prosigue una pol铆tica de genocidio鈥, y compar贸 la actitud de Estados Unidos en Vietnam con 鈥渓a guerra llevada a cabo por la Alemania Nazi en Europa del Este y los japoneses en el sur de Asia鈥.

Uno de los estudiantes que estuvo en el Tribunal Russell-Sartre en 1967 fue Tariq Ali, qui茅n participar谩 en el Tribunal de Belmarsh celebrado el 22 de octubre. En su libro Street Fighting Years: An Autobiography of the Sixties (Verso Books, 2018), Ali detalla sus experiencias en los a帽os 60 a帽os en Vietnam, Alemania, Bolivia, Reino Unido, Checoslovaquia o Suecia. Su activismo estuvo muy marcado en aquella d茅cada, y desde entonces nunca ces贸 de estar envuelto en las causas sociales, como demuestra su compromiso con diferentes organizaciones como Stop the War Coalition, que surgi贸 a consecuencia de las declaraciones de George W. Bush para legitimar las posteriores invasiones de Estados Unidos en Oriente Medio. En su libro, Ali recoge innumerables testimonios sobrecogedores acerca de la Guerra de Vietnam, admitiendo que el 30 de enero de 1967 fue el d铆a m谩s triste de su vida: 鈥淗e visto escuelas y hospitales destruidos por bombas鈥 en el pueblo costero de Hai Nan, todos los hogares han sido destruidos鈥. Aquel d铆a, Nguyen Thi Tuyen, una ni帽a de tan solo 12 a帽os que hab铆a perdido una pierna, hizo una cr贸nica escalofriante de lo sucedido: 鈥淰en铆a de la escuela e iba tomar un ba帽o, cuando los aviones aparecieron por el mar. Descendieron y empezaron a lanzar bombas. Agarr茅 a mi hermano peque帽o y corrimos al refugio antia茅reo, pero no llegamos a tiempo. Un fragmento de explosivo atraves贸 el est贸mago de mi hermano, que muri贸 en mis brazos. Perd铆 la pierna, nuestra casa fue destruida. 驴Puedes decirme por qu茅 nos bombardean?鈥

Testimonios similares y descripci贸n de parajes desolados por la destrucci贸n americana colman las p谩ginas del libro de Tariq Ali, qui茅n meses despu茅s particip贸 en el Tribunal Russell. Hablando en el juicio, explic贸 que los americanos no ve铆an a los vietnamitas como humanos, remarcando el connato racista persistente en una sociedad que ve铆a como el movimiento por los derechos civiles liderado por Martin Luther King se fortalec铆a en el pa铆s mientras en Asia los americanos estaban abocados a una guerra infame.

En aquella ocasi贸n se aludi贸 a los Juicios de Nuremberg y a c贸mo los franceses masacraron a miles argelinos en Setif en 1945 para 鈥渃rear un precedente鈥. La terrible paradoja entre el juicio a los nazis y la inevitable victoria de los Aliados ante el fascismo choc贸 de manera evidente con el hecho de que, como explica Tariq Ali de manera amarga, 鈥渓os Juicios de Nuremberg no pod铆an ser aplicados para ofrecer justicia a los pueblos del Tercer Mundo鈥, ya que estas personas 鈥渘o eran considerados seres humanos鈥. Para Ali, una de las tragedias de los militares estadounidenses en Vietnam es que 鈥減od铆an llevar a cabo acciones genocidas y enga帽arse a ellos mismo diciendo que lo hac铆an por una buena causa鈥.

Para Tariq Ali, el Tribunal fue importante simplemente porque fue celebrado y tuvo resonancia mundial. Sirvi贸 para crear conciencia, impulsar los movimientos sociales de la d茅cada, y unir a m谩s personas a la causa frente al imperialismo. Precisamente, poco despu茅s el grupo Vietnam Solidarity Campaign tuvo su m谩ximo apogeo en Londres, que agrup贸 a miles de estudiantes a trav茅s de las calles de la capital brit谩nica. El d铆a clave fue la manifestaci贸n del 17 marzo de 1968, los discursos en Trafalgar Square, y la posterior marcha a trav茅s de Oxford Street hasta Grosvenor Square para protestar frente a la Embajada de Estados Unidos. 100.000 personas llegaron a confluir en Trafalgar Square, formando la manifestaci贸n m谩s numerosa en la historia del Reino Unido hasta la fecha. Seg煤n Ali, que particip贸 en aquellos movimientos, 鈥渜uer铆amos un nuevo mundo sin guerra, sin opresi贸n y sin explotaci贸n social de clase, un mundo basado en la camarader铆a y en un esp铆ritu internacionalista鈥. Era un duelo frente a los bloques de la Guerra Fr铆a: 鈥淪i quer铆amos implementar un socialismo exitoso, no solo Londres iba a verse sacudida, sino tambi茅n los bur贸cratas de Mosc煤, que estaban igualmente temerosos de un cambio desde abajo鈥. El optimismo era latente en aquellos a帽os, exist铆a 鈥渆l sentimiento de que un cambio era posible鈥.

De Vietnam a Afganist谩n: refugiados y el tribunal popular

Entre el 20 y el 23 de octubre habr谩 dos manifestaciones en Londres, una a favor de los refugiados y otra exigiendo libertad para Julian Assange. Entre medias se celebrar谩 el Tribunal de Belmarsh, y el 27 y 28 octubre concluir谩 con el juicio contra Assange. Son unos d铆as que pueden hacer tambalear el sistema democr谩tico en el pa铆s brit谩nico. En el caso del movimiento por los refugiados, el desencadenante ha sido geopol铆tico e institucional, tanto la retirada de las tropas occidentales del pa铆s asi谩tico como el proyecto de Ley que se ha planteado para modificar la situaci贸n legal de los refugiados. Porque en los 煤ltimos meses se ha planteado la posibilidad de modificar la situaci贸n legal de los refugiados, un hecho que vulnera de manera pr铆stina los derechos humanos de estas personas. De hecho, este intento de legislaci贸n ha sido denunciado por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) como un intento de 鈥渟ocavar la Convenci贸n de 1951 y el sistema de protecci贸n internacional.鈥 En consonancia con este estamento, un grupo de abogados denunci贸 este proyecto de Ley ante la amenaza de que puede 鈥渄estruir leyes nacionales e internacionales鈥.

Entre el 20 y el 23 de octubre habr谩 dos manifestaciones en Londres, una a favor de los refugiados y otra exigiendo libertad para Julian Assange

Indudablemente, el paradigma de la situaci贸n en Afganist谩n ha de obligar a los pa铆ses occidentales a acoger m谩s refugiados. Como se ha demostrado en ocasiones anteriores, los ciudadanos tienen un rol fundamental para crear conciencia social y presionar a sus gobiernos. Por ello, hay que manifestarse antes las escasas medidas tomadas por los pol铆ticos para aceptar este flujo humanitario. Londres vivi贸 jornadas masivas de protestas a favor de los refugiados en 2015 y 2016, y se espera otro gran movimiento el 20 de octubre.

Es indudable que la guerra en Afganist谩n ha cambiado la coyuntura internacional en las 煤ltimas d茅cadas. Es el conflicto de mayor duraci贸n en el que ha estado envuelto Estados Unidos, superando a la Guerra de Vietnam. En aquellos a帽os, Sartre escribi贸 su art铆culo El Genocidio, a trav茅s del cual denunci贸 la xenofobia de los americanos en el pa铆s asi谩tico: 鈥淒esde 1965, el racismo de los soldados yanquis, desde Saig贸n hasta el paralelo 17, se exacerba: los j贸venes estadounidenses torturan, recurren sin repugnancia a la aplicaci贸n de descargas el茅ctricas con los tel茅fonos de campa帽a, disparan contra mujeres desarmadas por el puro placer de dar en la diana, patean a los heridos vietnamitas en los test铆culos, cortan las orejas a los muertos para usarlas como trofeos鈥.

La organizaci贸n fundada por Assange demostr贸 que en Afganist谩n hubo m谩s de 300 casos de torturas y abusos perpetrados de manera secreta por las fuerzas americanas

Estas acciones violentas han tenido su eco en Afganist谩n, c贸mo demostr贸 Julian Assange hace una d茅cada a trav茅s de WikiLeaks. A trav茅s de la exposici贸n de m谩s de 400,000 documentos, la organizaci贸n internacional fundada por Assange demostr贸 que en Afganist谩n hubo m谩s de 300 casos de torturas y abusos perpetrados de manera secreta por las fuerzas americanas, 130,000 muertes se mantuvieron en secreto, y se encarcel贸 a 180,000 iraqu铆es.

驴Se repite la historia?

Se atribuye a Mark Twain la frase de que 鈥渓a historia no se repite, pero rima鈥, y en ese sentido, los paralelismos entre 1967-1968 y 2021 son evidentes. En ambas 茅pocas confluyen factores similares como el juicio popular ante Estados Unidos, las manifestaciones en Londres y la intervenci贸n americana en Asia. Incluso en ambas 茅pocas ha existido la figura simb贸lica del escritor encarcelado: Regis Debray fue prisionero en Bolivia por su asociaci贸n con Ernesto Che Guevara, el ep铆tome de la revoluci贸n en los a帽os 60, mientras Assange lleva pr谩cticamente una d茅cada siendo perseguidos por Estados Unidos y aguarda el juicio de finales de octubre.

Una extradici贸n de Julian Assange al pa铆s americano enviar铆a un mensaje terrible al mundo: la libre informaci贸n y la democracia real est谩n en peligro

Una extradici贸n de Julian Assange al pa铆s americano enviar铆a un mensaje terrible al mundo: la libre informaci贸n y la democracia real est谩n en peligro. Al mismo tiempo, un cambio en la legislaci贸n para acoger a los refugiados en el Reino Unido puede socavar los ideales humanistas que deber铆an ser fundamentales en una sociedad igualitaria. Por ello, el movimiento social que comenzar谩 en Parliament Square, y que dos d铆as despu茅s tendr谩 su eco en Convocation Hall, son esenciales para seguir caminando hacia un sistema de libertad y solidaridad internacional. Resulta curioso que tres de los eventos esenciales que pueden marcar el futuro global tengan lugar en apenas dos semanas y que sean organizados en un radio de pocos metros cuadrados. El Tribunal de Belmarsh en Convocation Hall, el juicio a Julian Assange en el Tribunal Superior y la marcha por los refugiados en Parliament Square tendr谩n lugar en Westminster. Si finalmente el proyecto de Ley es rechazado, se acogen a m谩s refugiados, Julian Assange es puesto en libertad y se obliga al gobierno de Estados Unidos a responder por sus acciones cometidas en Oriente Medio, la democracia habr谩 obtenido una victoria fundamental. Pero son demasiados condicionantes, y la historia nos ha ense帽ado a ser pesimistas en las predicciones de futuro.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (19/10/2021).




Fuente: Sasmadrid.org