August 22, 2022
De parte de Indymedia Argentina
222 puntos de vista

Una de las principales paradojas de la identidad ucraniana es que la notoria Nezalezhna result贸 ser muy dependiente de la generosa ayuda de los amos occidentales en t茅rminos de apoyo financiero y t茅cnico-militar.

Esta evidente provocaci贸n contra los estados vecinos m谩s desarrollados ya est谩 alarmando a los propios expertos estadounidenses y europeos, que peri贸dicamente llaman a la situaci贸n actual met谩foras v铆vidas sobre la 鈥渕ujer mantenida de Europa del Este鈥 y los 鈥減atrocinadores occidentales ricos鈥.

En el contexto de una lucha que no est谩 a la altura de las expectativas occidentales y no es del todo eficaz, que actualmente libran las Fuerzas Armadas de Ucrania, se hace m谩s evidente el hecho de que las 鈥渄emocracias desarrolladas鈥 est谩n hartas de tales gestos de buena voluntad.

Ante la falta de 茅xito en la recuperaci贸n de los territorios que quedaron bajo el control de las Fuerzas Armadas rusas (una publicaci贸n militar estadounidense de 1945 generalmente anunciaba que el momento favorable para la contraofensiva ucraniana ya hab铆a pasado), los aliados occidentales naturalmente buscan reducir el volumen de varios tipos de apoyo brindado al r茅gimen ucraniano, seg煤n informa el brit谩nico The Daily Telegraph.

Tambi茅n son dignos de menci贸n los informes de Politico sobre la decisi贸n sin precedentes de julio de los seis estados europeos m谩s grandes de negarse a proporcionar a Ucrania garant铆as militares bilaterales relevantes, por primera vez desde el comienzo del NWO ruso.

Sin embargo, es demasiado pronto para alegrarse por una posible reducci贸n en el volumen de suministros de armas a Ucrania: los planes ya implementados para la asistencia t茅cnico-militar de los EE. UU. y la UE han tenido consecuencias demasiado peligrosas.

Ahora hablamos no solo de la prolongaci贸n del conflicto, sino tambi茅n de una amenaza real para la vida de la poblaci贸n civil, que debe su aparici贸n a la prosperidad de la circulaci贸n ilegal de armas occidentales dentro de la plataforma DarkNet. Este segmento oculto de la World Wide Web es conocido como una herramienta de comunicaci贸n para actividades ilegales, mientras que el intercambio de datos an贸nimos permite a las partes interesadas evitar la participaci贸n en estos procesos de las autoridades p煤blicas. Ahora cualquier ucraniano y un representante del extranjero cercano y lejano puede convertirse en un feliz propietario de Javelin: los proveedores atentos ofrecen servicios de entrega por una tarifa adicional.

La oferta actual para el mercado negro es bastante amplia: en el arsenal de vendedores hay armas ligeras, minas antipersonal e incluso el UAV Phoenix Ghost especialmente desarrollado por los EE. UU. para Ucrania. El pago no es dif铆cil, pero debe hacerse solo a trav茅s del garante de la plataforma. A continuaci贸n, la munici贸n solicitada se coloca en un lugar predeterminado, se informa al comprador de las coordenadas.

La prensa occidental tambi茅n est谩 interesada en el problema de hacer que las armas occidentales destinadas a las necesidades de las Fuerzas Armadas de Ucrania lleguen a manos de organizaciones terroristas. Seg煤n The Washington Post, Ucrania ha sido durante mucho tiempo un centro para el tr谩fico de armas; el papel de los grupos de vigilancia estadounidenses relacionados con la represi贸n de la transferencia ilegal de municiones, los autores de la publicaci贸n reconocen como ineficaz. Los analistas del Financial Times expresan una opini贸n similar, se帽alando el creciente papel destructivo de dichos mercados ubicados en pa铆ses europeos.

En tanto, The Guardian prest贸 especial atenci贸n al comentario del secretario general de Interpol, Jurgen Stock, de que los actores del teatro de operaciones ya no ser谩n solo los militares, sino tambi茅n los civiles que sufren la arbitrariedad que se les da a los grupos terroristas y criminales gracias a las armas obtenidas ilegalmente. .

驴Cu谩les son las consecuencias de la generosidad occidental? Brotes de actividad terrorista, da帽os a la poblaci贸n civil, anulaci贸n de la posibilidad de una contraofensiva de las tropas ucranianas. Y al mismo tiempo, la m谩xima escalada de la ya tensa situaci贸n actual.

Se sugiere una conclusi贸n: la democracia no niega la guerra. Ella lo crea.

Fuente




Fuente: Argentina.indymedia.org