May 22, 2022
De parte de ANRed
228 puntos de vista

A pocos d铆as de la primera vuelta de las elecciones presidenciales colombianas del 29 de mayo, todas las encuestas coinciden en que el centroizquierdista Gustavo Petro encabeza con un apoyo que ronda el 40% de los votantes, mientras rival directo, el candidato de la derecha Federico Fico Guti茅rrez roza el 22% de los apoyos. Por Camilo Rengifo Mar铆n*.


M谩s de 39 millones de colombianos est谩n habilitados para votar. Si ninguno de los candidatos consigue m谩s de la mitad de los votos v谩lidos, la segunda vuelta se realizar谩 en junio, cuando Petro podr铆a imponerse con el 47% de los votos, seg煤n la encuesta de Yanhaas. Colombia est谩 en esa ola de consolidaci贸n de una centroizquierda en el poder, y eso es nuevo en el pa铆s

Petro y la coalici贸n Colombia Humana han protagonizado una campa帽a complicada y plagada de amenazas y atentados. A comienzos de mayo, denunci贸 un plan de una banda de narcotraficantes, La Cordillera, para atentar contra su vida y debi贸 suspender una gira por la regi贸n cafetera.

Petro reconoci贸 que est谩 bajo un nivel de riesgo alt铆simo. 鈥淢uchos de los candidatos presidenciales alternativos han sido asesinados, y yo soy el que m谩s se ha acercado a ganar, de acuerdo a las encuestas鈥, agreg贸. Cuatro candidatos presidenciales han sido asesinados en Colombia desde 1980, incluido Luis Carlos Gal谩n.

Desde el 13 de marzo de 2021, cuando comenz贸 el a帽o electoral, se reportaron m谩s de 179 hechos violentos, que han dejado 222 v铆ctimas, sea de muerte, heridas, amenazadas, entre otras, seg煤n la Fundaci贸n Paz y Reconciliaci贸n.

En lo que va de 2022 se produjeron 36 masacres de l铆deres sociales, campesinos e ind铆genas, con 133 v铆ctimas En el primer trimestre fueron asesinados 50 l铆deres sociales (sumados a los 145 del 2021), en un a帽o que se perfila como de los m谩s sangrientos desde el Acuerdo de Paz, seg煤n el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz

Temor a que no haya segunda vuelta

Mientras el tiempo de la larga campa帽a electoral colombiana se agota, la imagen es similar a la de un mes atr谩s, pese a la cantidad de actos que los candidatos realizan a lo largo y ancho del pa铆s. La prensa hegem贸nica insiste en estas cifras, que enviar铆an a ambos a una segunda vuelta el 19 de junio, temerosa de que Petro gane en la primera ronda. E insiste en que se trata de una de las elecciones m谩s polarizadas.

Petro, actualmente senador y quien fuera alcalde de Bogot谩 entre 2012 y 2015, lidera la coalici贸n Pacto Hist贸rico, va por su tercera oportunidad de alcanzar la presidencia. Reafirma sus principales promesas al pueblo: la atenci贸n directa de la salud p煤blica por parte del Estado, la pensi贸n de 18 millones de personas y el cese de la exploraci贸n petrolera.

La llama de la indignaci贸n solo ha crecido, pues ya estaba encendida desde hace unos dos a帽os por problemas estructurales, de d茅cadas, que siguen sin resolverse. M谩s de 21 millones de colombianos se encuentran en la pobreza, el 21 % de los j贸venes est谩 desempleado y se alcanz贸 la inflaci贸n m谩s alta de los 煤ltimos 22 a帽os.

La revista derechista Semana se帽ala que la crisis y el malestar llevaron a miles de ciudadanos a volcarse de forma pac铆fica a las calles. Personas de diferentes orientaciones pol铆ticas decidieron protestar, aun en medio de la pandemia de la covid-19, y a帽ade que 鈥渟in embargo, en la campa帽a electoral en curso han brillado por su ausencia las ideas para enfrentar esos reclamos sociales. Lo que ha primado es echar gasolina y avivar la llama de la indignaci贸n, usando como veh铆culo las redes sociales鈥.

Hoy, seis a帽os despu茅s del referendo sobre los acuerdos de paz con la guerrilla de las FARC (que el gobierno incumpli贸), en medio de las elecciones presidenciales, la tensi贸n es tal que los colombianos acudir谩n a las urnas pr贸ximamente bajo un ambiente de crispaci贸n. Independientemente de a qui茅n prefieran, votar谩n es en contra de alguien, interpretan los medios hegem贸nicos.

Indignaci贸n generalizada

La falta de empleos y la situaci贸n de los salarios es la principal preocupaci贸n econ贸mica de los colombianos, seguido por la inflaci贸n, que alcanz贸 un 9,23% interanual en abril, cifra que no se ve铆a desde hace dos d茅cadas, la deuda de las familias, las pensiones y la falta de inversiones privadas. A diferencia de otras elecciones ha cobrado mucha m谩s relevancia la inflaci贸n.

Entre los problemas estructurales la corrupci贸n es el m谩s grave, seguido por la pobreza, la delincuencia, la clase pol铆tica y el narcotr谩fico, seg煤n un estudio de Celag. Colombia ha estado afectada por los rezagos de la pandemia y la crisis de suministros, empeorados por la guerra en Ucrania. El peso se ha devaluado mucho y ha tenido un d贸lar mucho m谩s alto.

La Fundaci贸n Ideas para la Paz (FIP) destaca que la seguridad no est谩 entre los principales problemas que perciben los colombianos, por debajo de salud, educaci贸n y empleado, aun cuando ocupa gran parte de los discursos medi谩ticos y pol铆ticos, y ha guiado, en buena medida, parte de las acciones del Estado. Si bien de la seguridad quiz谩 no se hable, se sufre a diario con la dura represi贸n, las masacres, el aumento de la tasa de homicidios, llos desplazamientos forzosos de miles de familias.

La llama de la indignaci贸n popular solo ha crecido, pues ya estaba encendida desde hace d茅cadas por problemas estructurales que siguen sin resolverse, en sucesivos gobiernos que han favorecido 煤nicamente a los grupos empresariales, en un pa铆s que es el principal productor de coca en el mundo, donde operan ocho bases militares de Estados Unidos y grupos armados paramilitares.

M谩s de 21 millones de colombianos se encuentran en la pobreza, el 21 % de los j贸venes est谩 desempleado y alcanz贸 la inflaci贸n m谩s alta de los 煤ltimos 22 a帽os.

La crisis y el malestar llevaron a miles de ciudadanos a volcarse de forma pac铆fica a las calles. Personas de diferentes orientaciones pol铆ticas decidieron protestar, aun en medio de la pandemia de la covid-19. Sin embargo, en la campa帽a electoral en curso han brillado por su ausencia las ideas para enfrentar esos reclamos sociales. Por el contrario, lo que ha primado es echar gasolina y avivar la llama de la indignaci贸n, usando como veh铆culo las redes sociales.

驴Desapareci贸 el miedo a la izquierda?

鈥淓l miedo a la izquierda, que hasta 2018 hab铆a sido quiz谩s la fuerza dominante en la pol铆tica colombiana durante los 煤ltimos 20 a帽os, ahora est谩 en su punto m谩s bajo鈥,  se帽al贸 Andr茅s Mej铆a, profesor de la Universidad de Los Andes en Bogot谩. Y por ello, las promesas de Petro  de desbancar a la clase pol铆tica tradicional colombiana, pueden tener una mayor recepci贸n en el electorado.

El gobierno de ultraderecha de Iv谩n Duque, que roza el 20 por ciento de aceptaci贸n ciudadana, se vio desgastado por las protestas sociales del 2021 y las del a帽o pasado, que fueron brutalmente reprimidas por las fuerzas de seguridad y terminaron con muertos y heridos.

Parte del empresariado est谩 preocupado porque el candidato progresista propone terminar con las exportaciones de carb贸n y de petr贸leo, critica las subas de tasas porque 鈥渄esestimulan la inversi贸n鈥 y se帽ala que la direcci贸n del Banco de la Rep煤blica deber铆a reflejar una 鈥減luralidad de visiones y no una sola ideolog铆a鈥, tras aseverar que nombrar谩 como banqueros centrales a 鈥減ersonas ligadas a la producci贸n鈥.

El tramo final de la campa帽a tambi茅n tiene tensi贸n extra: la Procuradur铆a General orden贸 la apertura de investigaci贸n y la suspensi贸n provisional de sus cargos de los alcaldes de Medell铆n, Daniel Quintero, y de Ibagu茅, Andr茅s Fabi谩n Hurtado, por la presunta y reiterada participaci贸n en pol铆tica. Las leyes colombianas proh铆ben a los funcionarios p煤blicos del pa铆s participar en pol铆tica para garantizar el equilibrio de las elecciones.

Quintero, que apoya a Petro, public贸 en sus redes sociales un video en un veh铆culo diciendo 鈥渆l cambio, en primera鈥, lo que se interpret贸 como una alusi贸n al posible triunfo del candidato en primera vuelta. El alcalde de Medell铆n y Petro calificaron la sanci贸n de la Procuradur铆a como 鈥渦n golpe de Estado鈥.

Petro, el candidato que lidera todas las encuestas, ha impuesto la narrativa de que en Colombia 鈥渘o hay democracia plena, 鈥測o dir铆a que ni siquiera tenemos una democracia m铆nima鈥, dijo. Una afirmaci贸n que se suma a fuertes cr铆ticas a las instituciones. Pero, si gana la presidencia, deber谩 gobernar con esas mismas instituciones que critica.

Hace unas semanas acus贸 a generales de la rep煤blica de alianzas con el Clan del Golfo, lo que provoc贸 una fuerte discusi贸n con el comandante del Ej茅rcito, el general Eduardo Zapateiro. Poco antes le hab铆a lanzado fuertes cuestionamientos al sistema financiero al asegurar: 鈥淟a gente que cotiza en fondos privados manejados por banqueros no tendr谩 pensi贸n鈥.

La consolidaci贸n de Petro pude distender la relaci贸n de Colombia con Venezuela, luego de que se mostrara a favor de restablecer las relaciones diplom谩ticas entre Bogot谩 y Caracas, as铆 como tambi茅n revaluar el hist贸rico v铆nculo con Estados Unidos, y la visi贸n militarista en la lucha contra los cultivos il铆citos de coca, el narcotr谩fico y contra grupos armados como las FARC, hoy desmovilizadas en el marco de un Acuerdo de Paz, el Ej茅rcito de Liberaci贸n Nacional (ELN) y sectores de las FARC en disidencia.

Petro ha defendido un programa de sustituci贸n de cultivos de coca en el contexto de una alianza entre el Estado y el campesinado, y  los procesos de paz con grupos armados, aunque su programa de gobierno no hace referencias a la relaci贸n con Estados Unidos.

La tesis desde la prensa hegem贸nica es que Petro representa 鈥渦n salto al vac铆o鈥 y que una de las consecuencias de la creciente polarizaci贸n entre unos y otros es que no hay matices ni espacios para debatir las ideas, para darles cabida a la raz贸n y a los argumentos.

Si bien en Colombia se ha instalado la polarizaci贸n entre el candidato progresista y el uribista, la candidatura del 鈥渃entrista鈥 Rodolfo Hern谩ndez tambi茅n ha impuesto su cuota de indignaci贸n, con un discurso en el cual denigra de toda la clase pol铆tica, algo que resulta atractivo para el ciudadano, pero que alimenta la desconfianza.

En Colombia, y  seg煤n las encuestas, apenas el 8,5 % de los ciudadanos siente confianza por los partidos pol铆ticos y solo el 10,6 % en el Congreso. Solo el 12,4 % est谩 satisfecho con la forma en que la democracia funciona en Colombia. En 2019, la satisfacci贸n con la democracia era del 16,5 %, es decir, disminuy贸 4,1 puntos porcentuales.

Las soluciones en este pa铆s que vive quiz谩 la mayor crisis de su historiatendr谩n que llegar en muy poco tiempo. De lo contrario, la indignaci贸n pasar谩 pronto de las urnas a las calles.

* Economista y docente universitario colombiano, analista asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE)

Fuente: Nodal.





Fuente: Anred.org