January 24, 2023
De parte de Nodo50
185 puntos de vista

Nadie insulta en Espa帽a como insulta Federico. Es de justicia reconocerlo. Qu茅 cadencia, qu茅 entonaci贸n, qu茅 cambio de ritmo en el uso del adjetivo, qu茅 derroche de referencia hist贸rica arriba y abajo para acabar llam谩ndote 鈥渟ubnormal鈥 de parte de Blas de Lezo y de la madre que lo pari贸. La izquierda deber铆a reconocer de una vez por todas que, por facha que sea el hombre, da gusto verle asomar la cabecita por detr谩s del micr贸fono haciendo que el caf茅 parezca ir m谩s cargado de lo que va. Cuando la izquierda reconozca esto y la derecha haga alg煤n gesto en la misma direcci贸n 鈥搉o s茅, reconocer que Bardem es un actorazo aunque sea m谩s rojo que el gorro de Santa Claus鈥 podremos empezar a hablar de consenso en este pa铆s. Mientras tanto, nada.

Sigue la reyerta entre bandas de la derecha pol铆tico-medi谩tica con Losantos convertido en francotirador principal. Entre insultos al vicepresidente de Castilla y Le贸n 鈥搈uerto al primer disparo, aunque a煤n no se lo hayan explicado鈥, amenazas contra Iv谩n Espinosa de los Etc茅teras y denuncias contra la secta ultracat贸lica El Yunque, vinculada a Vox, pasan los d铆as que nos acercan a esas elecciones en las que la apuesta empresarial es el PP. As铆 que Jim茅nez Losantos, el hombre que insulta con la misma espectacularidad con la que miente 鈥揳煤n recuerdo el entusiasmo y entrega con los que explicaba c贸mo Zapatero hab铆a pactado con la ETA y los moros el atentado del 11M鈥, anda estos d铆as asesinando a Vox en directo con un nivel de efectividad que no es arriesgado apostar que ser谩 alto. Explicaba bien Losantos, en uno de sus 煤ltimos arreones, que fueron 茅l mismo y su cadena quienes promocionaron a aquella orquesta de pueblo llamada Vox hasta hacerla mainstream. No fue 茅l solo, fueron muchos m谩s, pero Losantos es Ana Rosa Quintana sincera y desinhibida. Y tiene una autoridad especial. Porque era el Vox de las d茅cadas en las que Vox no exist铆a. Era 茅l quien se帽alaba desde hace d茅cadas a la derechita cobarde y tambi茅n quien sembr贸 entre el votante del PP el argumentario que har铆a florecer a Vox. Fue 茅l quien comenz贸 esa guerra cultural consistente en que si tu vecino de izquierdas te daba los buenos d铆as en el ascensor, t煤 lo que ten铆as que hacer era responderle que la ETA. 脡l es una autoridad en ese mundo ultra de whatsapps reenviados con consignas a seguir y es 茅l quien ha decidido asesinar a la representaci贸n pol铆tica de todo eso.

Fue Losantos quien sembr贸 entre el votante del PP el argumentario que har铆a florecer a Vox

Que no se confunda nadie. El asunto no va de ideolog铆as, ni de las propuestas de Vox sobre el aborto, ni de una evoluci贸n personal del talib谩n de sacrist铆a 鈥揳s铆 lo llamaba Luis del Olmo鈥 que acaba de descubrir ciertos derechos humanos que Vox podr铆a estar amenazando. No es nada de esto, es m谩s sencillo. Se trata de un asesinato por encargo. Un asesinato que empez贸 el d铆a que Vox os贸 tumbarle a D铆az Ayuso los presupuestos de la Comunidad de Madrid, al igual que el anterior gran asesinato sucedi贸 el d铆a en que Pablo Casado tuvo la candidez de se帽alar los trapicheos del herman铆simo de la presidenta sin tener en cuenta que 茅l no controlaba un presupuesto como el que Ayuso ten铆a a su disposici贸n desde la Presidencia de Madrid. 鈥淢i empresa鈥, como llama el honesto Federico al medio en el que trabaja, no acaba en el estudio radiof贸nico, ni tampoco en la pecera, ni en el hall, sino que se extiende enraizando con la empresa matriz situada en la Puerta del Sol y presidida generosamente por D铆az Ayuso como antes fue presidida generosamente por Esperanza Aguirre. Esta guerra se explica porque, en los 煤ltimos veinte a帽os, los contratos del agredido PP de Madrid a los digitales del entorno de Losantos han sido continuos y generos铆simos, como contaron en su momento los amigos de El Salto. Se explica porque Losantos, hombre sabio, sabe que Vox es el simp谩tico joven rebelde dispuesto a quemarlo todo, incluso los presupuestos de Ayuso, con tal de salir en la foto, pero que el PP es pap谩 llevando dinero a casa.

En la derecha no hay luchas ideol贸gicas, sino contratos que repartir. Hay chiringuitos pol铆ticos y medi谩ticos que compiten por el pastel. En esas estamos. Si Vox es capaz de hacer de la lucha contra la ley de violencia de g茅nero el centro de su raz贸n de ser y luego aceptarla sin m谩s al llegar al Gobierno castellano-leon茅s, Losantos y el resto de medios beneficiarios son capaces de aupar a la ultraderecha de Vox para luego matarla si la ultraderecha con acceso a adjudicaciones as铆 se lo pide. El mercado es cambiante. No ver谩n ustedes, ni en esta reyerta ni en las sucesivas, desangrarse a la derecha por cuestiones pol铆ticas como lo har铆a una izquierda capaz de provocar crisis de gobierno por la altura 贸ptima del bordillo de las aceras. La pr贸xima vez que saquen palomitas para presenciar una pelea a navaja pol铆tica en la derecha, recuerden que en la Espa帽a empresarial y medi谩tica la izquierda es inquilina y la derecha es propietaria.

Nadie insulta en Espa帽a como insulta Federico. Es de justicia reconocerlo. Qu茅 cadencia, qu茅 entonaci贸n, qu茅 cambio de ritmo en el uso del adjetivo, qu茅 derroche de referencia hist贸rica arriba y abajo para acabar llam谩ndote 鈥渟ubnormal鈥 de parte de Blas de Lezo y de la madre que lo pari贸. La izquierda deber铆a…

Este art铆culo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aqu铆



Fuente: Ctxt.es