May 25, 2022
De parte de Nodo50
188 puntos de vista

Petro reconoci贸 que est谩 bajo un alto nivel de riesgo personal. En efecto, cuatro candidatos presidenciales han sido asesinados en Colombia desde 1980

En la recta final para las elecciones presidenciales del 29 de mayo, una campa帽a de encuestas pagas intentan cambiar las preferencias mayoritarias de la poblaci贸n para con la candidatura del l铆der de la centroizquierda Gustavo Petro, mientras se infla la candidatura del exalcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hern谩ndez para presentarlo como alternativa a la polarizaci贸n entre el progresista y el ultraderechista Rodolfo Guti茅rrez. 

El temor de la derecha y el establishment es que Petro gane en la primera vuelta y no haya necesidad de balotaje para los 39 millones de ciudadanos que est谩n habilitados para votar. Por eso es que varios analistas hablan de una posibilidad de golpe o de suspensi贸n de los comicios con cualquier excusa prefabricada.

Petro reconoci贸 que est谩 bajo un alto nivel de riesgo personal: 鈥淢uchos de los candidatos presidenciales alternativos han sido asesinados, y yo soy el que m谩s se ha acercado a ganar, de acuerdo a las encuestas鈥. Cuatro candidatos presidenciales han sido asesinados en Colombia desde 1980.

Mientras, en Cali y ante miles de sus seguidores, Petro denunci贸 que sus detractores buscan sabotear los comicios con la intenci贸n de suspenderlos, en momentos en que las encuestas lo dan como amplio favorito. 鈥淵a est谩n conspirando en reuniones secretas para ver c贸mo se suspenden las elecciones, como se pueden pasar por encima de las m谩s altas cortes de la justicia, para que no se produzca el d铆a de la libertad鈥 Ya se sienten derrotados鈥, afirm贸.

芦El pueblo libre debe tomarse la campa帽a electoral para lograr que aquel que a煤n no se haya definido, se defina por el cambio y no permita que las f贸rmulas autoritarias que han gobernado, sigan condenando el pueblo al hambre y la pobreza禄, se帽al贸 Petro.

A menos de 10 d铆as de los comicios, la candidata por el partido Verde Ox铆geno, 脥ngrid Betancourt, renunci贸 a su claudicante aspiraci贸n presidencial y anunci贸 su respaldo a Hern谩ndez, de la Liga de Gobernantes Anticorrupci贸n. 鈥淨uiero hacer un llamado, primero a Sergio Fajardo (Coalici贸n Centro Esperanza, hasta ahora tercero en discordia) y a todos los de la coalici贸n. Esta es la 煤nica decisi贸n que vale la pena tomar en este momento y no puede haber consideraciones de otro tipo, ni econ贸micas ni jur铆dicas, solo lo que le conviene a Colombia鈥, dijo.

Los anuncios de todos los candidatos inundan las redes sociales y las emisiones y/o ediciones de los medios de comunicaci贸n tradicionales, en manos d grupos empresarios de derecha (radio, televisi贸n, prensa escrita). En la 煤ltima semana, y seg煤n encuestas pagas, Hern谩ndez disminuy贸 a seis los puntos porcentuales la diferencia en intenci贸n de voto con Guti茅rrez, que contin煤a en segundo lugar. La apuesta es la de obligar a una segunda vuelta, donde lanzar铆an toda la artiller铆a contra la candidatura popular.

Hasta la Comisi贸n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH, dependiente de la OEA, mostr贸 su preocupaci贸n por el aumento de la violencia en el marco de la campa帽a electoral e inst贸 al Estado 鈥 a incrementar sus esfuerzos destinados a transformar las causas en las que se sustentan las actividades de los grupos armados, en particular, implementar de manera pr谩ctica y efectiva las acciones previstas禄 en el Acuerdo de Paz鈥,

Son ocho candidaturas, a pesar de que la atracci贸n la concentran solo dos, y otro par de aspiraciones aparece con menor intensidad, en el ejercicio formal de una democracia que se cimenta en una horripilante cifra de asesinatos de l铆deres sociales y comunitarios, as铆 como de los firmantes de la paz pactada entre Gobierno y las FARC en 2016, desplazamientos, masacres y un clima social de violencia que cuestiona la esencia del propio r茅gimen pol铆tico colombiano.

Si en la primera vuelta ninguno de los candidatos obtiene la mayor铆a simple (la mitad m谩s uno) de los votos v谩lidos, tal como sugieren las encuestas, se celebrar谩 una segunda vuelta el 19 de junio con los dos candidatos que m谩s votos tengan. La foto actual indica que Petro se enfrentar铆a a Federico Guti茅rrez o Rodolfo Hern谩ndez. Este es el tercer intento de Petro de llegar a la presidencia. 

Siete de cada diez ciudadanos considera que en Colombia se violan de manera consuetudinaria y sistem谩tica los derechos humanos, y que se le niega los derechos al trabajo, la vivienda, la seguridad social y la educaci贸n.

 鈥淓stamos ante todo un fen贸meno de colonizaci贸n ideol贸gica, producto del cual el empobrecimiento, por ejemplo, termina asumido por un importante segmento de la poblaci贸n como el producto de incapacidades personales, de falta de malicia, de ausencia de esfuerzo, de carencia de inteligencia, entre otros factores totalmente irreales鈥, se帽ala Calos Guti茅rrez M谩rquez. 

La responsabilidad del sistema, de la pol铆tica econ贸mica y social priorizada por la clase social a cargo del gobierno desde dos siglos atr谩s, no aparece por parte alguna. En esas condiciones, el reclamo por el incumplimiento de los derechos sociales y econ贸micos, as铆 como ambientales y culturales, queda al margen de las condiciones para garantizar la concreci贸n de una efectiva democracia, no solo liberal sino igualmente social.

Arremetida final

Tres encuestas publicadas esta semana calentaron una campa帽a que hab铆a permanecido relativamente estable y a poco m谩s de una semana de la primera vuelta, el derechista Rodolfo Hern谩ndez, de 76 a帽os, le di贸 un remez贸n a una elecci贸n que parec铆a cantada como un enfrentamiento entre Gustavo Petro y Federico Guti茅rrez.

Encuestas financiadas por la derecha, intentan demostrar que el centroizquierdista Petro a la presidencia, en lo que ser铆a el primer gobierno de izquierda en la historia de Colombia, pone nerviosos a sectores empresariales porque, entre otras cosas, proyecta cobrar m谩s impuestos a las personas de mayores ingresos para combatir la desigualdad y quiere distanciar al pa铆s del modelo extractivo de los combustibles f贸siles. 

Una de las encuestas, de principios de la semana, del Centro Nacional de Consultor铆a (CNC) fue pagada por una empresa privada, y otras dos fueron publicadas el jueves: una de CNC financiada por la revista derechista Semana, y otra de Invamer, pagada por Caracol TV y Blu Radio, en una ofensiva concertada contra la opci贸n progresista. 

Aunque estos sondeos tienen resultados bastante dispares, todas promocionan un salto en la intenci贸n de voto del derechista Rodolfo Hern谩ndez entre abril y mayo, que ha contratado al publicista argentino Angel Beccassino como estratega de su campa帽a. Las encuestas coinciden en que Petro y Guti茅rrez no se han movido sustancialmente de sus posiciones y Sergio Fajardo, el candidato del llamado 鈥渃entro鈥 comenz贸 a desinflarse.

La derecha, que domina los medios hegem贸nicos de comunicaci贸n, estimula los ataques y denuncias en una campa帽a donde quieren imponer el imaginario colectivo la polarizaci贸n entre Petro y Guti茅rrez, construyendo un contexto enrarecido, donde han emergido casos de empresarios que han ejercido presiones indebidas sobre sus trabajadores para que se abstengan de votar por el candidato centroizquierdista.

La Misi贸n de Observaci贸n Electoral ha calificado como 鈥渄elictivo鈥 este comportamiento. El ejemplo m谩s notorio ha sido el de Sergio Ara煤jo Castro, uno de los fundadores del Centro Democr谩tico -actual partido del gobierno ultraderechista de Iv谩n Duque-, junto al expresidente 脕lvaro Uribe. 

Araujo asegur贸 en redes sociales que se propone despedir a los trabajadores de sus empresas que apoyan al candidato presidencial del Pacto Hist贸rico, la variopinta coalici贸n de izquierdas que ya obtuvo la mayor bancada en el Congreso en las legislativas de marzo. 鈥淯n empleado que vote por Petro no cabe en mi esquema empresarial y simplemente se tiene que ir鈥, amenaz贸.

Diversas voces 鈥搒alvo el Centro Democr谩tico- rechazaron vehementemente la amenaza de Ara煤jo, se帽alando que esa conducta muy probablemente constituye el delito de constre帽imiento al elector, contemplado en el c贸digo penal colombiano. 

Pero no es el 煤nico caso: el gerente de una cooperativa que produce l谩cteos env铆贸 una carta en la que, sin mencionarlo, usaba frases y colores de la campa帽a de Fico Guti茅rrez, el candidato de la coalici贸n de derechas, apoyado por el uribismo. O el discurso de un gerente de una empresa de cueros que dibuj贸 a sus empleados un escenario catastr贸fico en caso de que Petro sea presidente.

El exnegociador de paz y hoy senador Humberto de la Calle, afirm贸 que 鈥渞ompe la fibra de la dignidad que un empleador condicione contrato de trabajo al voto, cualquiera sea el candidato beneficiado鈥, y se帽al贸 que estas actitudes representan un degradaci贸n de la democracia. 鈥淣o desean tener empleados sino siervos鈥, escribi贸 en redes sociales.

Katherin Galindo, de la consultora Colombia Risk Analysis, se帽al贸 que ese tipo de episodios 鈥渁crecienta la brecha entre el sector empresarial y la sociedad, que siente que el empresariado desde una posici贸n de privilegio no escucha el descontento social. Por el contrario, pareciera que busca limitar el voto libre para garantizar sus intereses鈥.

Asimismo, en la presentaci贸n de un nuevo informe de seguimiento a la alerta temprana en el marco del proceso electoral, la Defensor铆a del Pueblo advirti贸 un aumento del riesgo en varios municipios del pa铆s, principalmente por cuenta del incremento de las acciones del Ej茅rcito de Liberaci贸n Nacional (ELN) y del narcotraficante y paramilitar Clan del Golfo en las 煤ltimas semanas.

Por su parte, la CIDH advirti贸 por las violaciones humanitarias que se presentaron durante el Paro Armado decretado por el narcotraficante y paramilitar Clan del Golfo tras la extradici贸n de Dairo Antonio Usuga, alias 鈥極toniel鈥, quien lideraba el grupo hasta octubre cuando fue capturado, y alert贸 por impactos particulares de la escalada de violencia 鈥渆n comunidades rurales afrodescendientes, campesinas e ind铆genas鈥.

CLAE




Fuente: Lahaine.org