January 14, 2022
De parte de La Haine
321 puntos de vista


La victoria de la derecha 鈥渆s combustible para realizar este a帽o un referendo revocatorio鈥, una opci贸n planteada por EEUU con la que sue帽a desde hace a帽os la derecha

Sergio Garrido, candidato de los partidos de derecha venezolana aglutinados en la Mesa de la Unidad Democr谩tica (MUD), gan贸 las elecciones por la gobernaci贸n del estado llanero de Barinas.

As铆, la derecha suma tan solo cuatro de 23 gobernaciones, pese a lo cual esta votaci贸n ha tenido un impacto pol铆tico particular, porque se anularon y repitieron las elecciones que ya hab铆a ganado la derecha en diciembre. La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia declar贸 que la elecci贸n deb铆a repetirse porque el opositor disidente Freddy Superlano se present贸 pese a estar inhabilitado desde el a帽o 2019, una decisi贸n l贸gicamente cuestionada por la derecha.

La soci贸loga Marycl茅n Stelling ya lo hab铆a adelantado: La sociedad venezolana parece haber llegado a un punto sin retorno, caracterizado por el desencanto, la desilusi贸n, la apat铆a y la desafecci贸n pol铆tica con la derecha.

鈥淓s mejor no decir nada y ponernos a trabajar: formaci贸n pol铆tica. Eficacia y eficiencia. El chavismo debe renovarse, es nuestro desaf铆o, dial茅cticamente hablando, algo se est谩 desgastando y debe darle paso a lo nuevo, se帽ala un dirigente chavista.

El triunfo de la derecha fue posible porque puso toda la carne (l茅ase d贸lares estadounidenses) en el asador. Garrido venci贸 a Jorge Arreaza, excanciller y ministro de Industria y Producci贸n Nacional, con 55,37% del apoyo, contra 41,26% del segundo, en una elecci贸n en la que particip贸 el 52,23% del padr贸n.

Ante la situaci贸n de desgaste en Barinas, Arreaza levant贸 la antigua consigna de Ch谩vez, 鈥渞evisi贸n, rectificaci贸n y reimpulso鈥, en el marco de una campa帽a que puso al expresidente en el centro. Pero eso tampoco alcanz贸.

La elecci贸n fue escenificada en un estado de fuerte carga simb贸lica por haber sido gobernado por el chavismo durante 23 a帽os seguidos. Las bases chavistas de Barinas atribuyeron la derrota a 鈥渦na parte, no toda, de la dirigencia, que practica una forma de hacer pol铆tica autocr谩tica, distanciada de las bases, sin contenido ideol贸gico, meramente asistencialista, que trata al pueblo como reservorio de d谩divas鈥. Apuntaron que son frecuentes los retrasos en la entrega de las bolsas de alimentos subsidiados a trav茅s de los Comit茅 Locales de Abastecimiento y Producci贸n (CLAP).

Tambi茅n fallan recurrentemente la electricidad (por los atentados ‘made in USA’) y la distribuci贸n de gas dom茅stico 鈥搇a conjunci贸n de las dos situaciones ha obligado a los afectados a cocinar con le帽a鈥, a lo que se suman largas colas para abastecer combustible y la imposici贸n por parte los comerciantes del d贸lar estadounidense y el peso colombiano como monedas de intercambio, a pesar de que no todos los ciudadanos tienen acceso a ellas.

La derecha y la opci贸n electoral

Para algunos analistas, el resultado reivindica una estrategia de participaci贸n en el proceso pol铆tico alentada por la Uni贸n Europea a la que se han resistido algunos miembros de la derecha. Al haberse reafirmado en la derecha el mecanismo electoral y sus potencialidades, se puede pensar que un futuro no se jugar谩 de nuevo a la abstenci贸n.

La estatal estadounidense Voz de las Am茅ricas editorializ贸 que la victoria de la derecha 鈥渆s combustible para la idea de realizar este a帽o un referendo revocatorio鈥, una opci贸n planteada por Washington con la que sue帽a desde hace a帽os la derecha, pero no hay todav铆a una decisi贸n.

Con anterioridad, James Story, embajador de EEUU en Venezuela (que atiende desde Bogot谩) dej贸 las puertas abiertas a su activaci贸n, al se帽alar que la realizaci贸n del revocatorio no implicaba un reconocimiento de Nicol谩s Maduro. Dif铆cil revocar un mandato de alguien que 鈥搒eg煤n ellos- no existe.

Ante la uni贸n del chavismo, la derecha sigue dividida

A pesar de los festejos por el triunfo en Barinas, la derecha sigue marcada por la fragmentaci贸n y la falta de estrategias a seguir, atravesada por disputas p煤blicas dentro de algunos de ellos, con la figura Juan Guaid贸, que fue reconocido nuevamente como 鈥減residente interino鈥 por Washington, pero que dentro del pa铆s se encuentra reducido a una virtualidad alentada s贸lo por algunos medios. Ni siquiera la derecha lo reconoce.

Otro elemento destacado por los analistas es el retroceso que sufri贸 la posibilidad de creaci贸n de una derecha distinta al denominado G-4. Pese a las divisiones internas, todos los sectores derechistas se sienten revalidados con el proceso de Barinas, en particular figuras como el terrorista Leopoldo L贸pez y Henry Ramos Allup.

Con 19 de las 23 gobernaciones y 205 de las 322 alcald铆as, el oficialismo muestra m煤sculo. 驴Podr谩 encontrar la derecha 鈥揳upada y financiada por EEUU y la Uni贸n Europea- un proceso de unificaci贸n y acumulaci贸n de fuerza en el horizonte de las presidenciales del 2024, intentar谩 antes el revocatorio o seguir谩 insistiendo con los atajos violentos, como invasiones de mercenarios o intentos de golpe?

Lo cierto es que no interesa mucho lo que opinen los dirigentes de la derecha. Hoy, como siempre, el que manda es el r茅gimen de Washington, que analiza las opciones, mientras el gobierno chavista muestra un freno importante a la ca铆da econ贸mica que ven铆a desde 2014 con crecimiento del Producto Bruto Interno y una detectable mayor circulaci贸n de dinero.

CLAE / La Haine




Fuente: Lahaine.org