December 23, 2020
De parte de Indymedia Argentina
163 puntos de vista

Norberto Bacher analiza las elecciones en Venezuela

La derecha venezolana no tiene liderazgo, no tiene propuesta y ha sido fraccionada

Mario Hernandez

M.H.: Nos hab铆amos comprometido a retomar la conversaci贸n que tuvimos el viernes pasado respecto de las elecciones legislativas en Venezuela que se desarrollaron el domingo 6 y al respecto me gustar铆a conocer tus comentarios.

N.B.: Las elecciones del pasado domingo 6 han fortalecido al gobierno de Nicol谩s Maduro frente a la derecha. Ahora, esta es una primera s铆ntesis que tiene varias lecturas, porque el fortalecimiento del gobierno no es exactamente lo mismo que el desarrollo del propio proceso de cambio y transformaci贸n social que se vivi贸 en el 煤ltimo per铆odo bajo la revoluci贸n bolivariana. Son procesos que coinciden, son paralelos, pero no son exactamente lo mismo.

Lo primero que deber铆amos decir es que hay un gran derrotado que es el ala m谩s pro fascista de la derecha, m谩s directamente asociada al imperialismo, manejada por el t铆tere Guaid贸, que ya ven铆a derrib谩ndose y ahora se consuma el derrumbe del guaidosismo.

Esta figura ya estaba desgastada y ahora termina esa fachada pseudo institucional a trav茅s de la que hab铆an querido montar una presidencia paralela a principios de 2019. Se termina el mandato el 4 de enero de toda esa vieja Asamblea y queda sin ning煤n sustento jur铆dico institucional aunque sea una pseudo legalidad en la cual se apoyaba el imperialismo para justificar su apoyo a Guaid贸.

Esto no quiere decir que las potencias occidentales van a dejar de reconocer a Guaid贸 pero carece completamente de sustento, de argumentaci贸n jur铆dica y de sustento pol铆tico porque sus propias bases sociales est谩n fracturadas. Este es el primer gran elemento que debemos se帽alar, que ha enmarcado todo este per铆odo de confrontaci贸n desde la asunci贸n del gobierno de Maduro, luego de la muerte de Ch谩vez y, particularmente, desde que la derecha logr贸 un predominio en la Asamblea nacional, que es el per铆odo que se cierra ahora con esta elecci贸n.

El segundo elemento, concomitante con esto, es que este triunfo de las fuerzas del chavismo no tiene para nada las caracter铆sticas de un triunfo aplastante, por la cantidad de abstenciones. Una abstenci贸n que ronda el 70%. Ha habido un 31% de participaci贸n. Hay que recordar que en Venezuela las elecciones no son obligatorias y normalmente en los procesos de renovaci贸n parlamentaria o sea de renovaci贸n de la Asamblea, que nunca coinciden con las elecciones presidenciales a diferencia de lo que ocurre en nuestro pa铆s, el porcentaje de participaci贸n es mucho m谩s bajo.

Las fuerzas del PSUV y sus aliados del Polo Patri贸tico han logrado 4.276.000 votantes para decirlo en n煤meros redondos. Con lo cual obtiene un porcentaje que se acerca a un 69% de los votos emitidos en tanto que las fuerzas opositoras, que se pueden dividir en el sector opositor que tradicionalmente ha participado de las elecciones, ha visto reducida su votaci贸n a 1.715.000 votos y despu茅s una peque帽a fracci贸n que se aproxima a un 3% que canaliz贸 la lista del Partido Comunista de Venezuela y otra agrupaci贸n que se llama MPP 89 que suman un 3% con algo menos de 300.000 votos. Que ser铆a una oposici贸n de izquierda al chavismo. Estos son los datos duros, que simplemente descontextualizados del proceso son meras cifras.

Como datos comparativos podr铆amos comparar con elecciones anteriores, pero hay que encuadrarla en los contextos concretos de cada proceso de lucha de clases. Las dem谩s son a mi entender comparaciones meramente formales. Inclusive he le铆do art铆culos desde la izquierda, que apoyan al proceso bolivariano, diciendo que recientemente hubo elecciones en Rumania y tambi茅n hubo un 31% de participaci贸n, pero son procesos totalmente distintos, son situaciones que no tienen analog铆a posible. Son meras comparaciones formales que en todo caso sirven para la diatriba pol铆tica frente a los ataques de la derecha que intenta deslegitimar cualquier proceso electoral, que as铆 hubiese habido mayor participaci贸n igualmente ya estaba anunciado que las fuerzas pro imperialistas y todo el establishment ya hab铆an anunciado que iban a desconocer las elecciones. La baja participaci贸n facilita esa l铆nea de ataque. Esta ser铆a una primera reflexi贸n.

M.H.: Vos estuviste viviendo muchos a帽os y militando en Venezuela, el r茅gimen de Nicol谩s Maduro 驴representa una continuidad o una ruptura con Hugo Ch谩vez?

N.B.: No hay ninguna ruptura. Es una dicotom铆a que no se puede plantear de esa forma. Son situaciones absolutamente distintas que tienen que ver con el curso de la revoluci贸n bolivariana.

La revoluci贸n ha sufrido embates muy serios, que nos llevar铆an much铆simo tiempo desarrollar solamente desde 2017 hasta ahora. Mencionar los ataques y las llamadas 鈥渟anciones鈥 una por una nos llevar铆an todo un programa. Una acometida feroz porque tienen una estrategia de derrocamiento desde el imperialismo. Esto est谩 asignado. En ese mismo sentido tambi茅n ha habido una afectaci贸n del movimiento de masas, de un proceso que ya ven铆a de un pico de movilizaci贸n muy alto que se vivi贸 en la d茅cada pasada, que ven铆a decayendo y que incluso ya se hab铆a visto en el 煤ltimo triunfo de Ch谩vez.

Todos los procesos revolucionarios tienen fases de ascenso y descenso, que tienen que ver con las contradicciones de las fuerzas interiores del propio proceso revolucionario. No todas las fuerzas son homog茅neas, el PSUV es una gran fuerza electoral pero dentro de 茅l conviven distintas visiones. Y fuera del PSUV y dentro del Chavismo que es mucho m谩s amplio, tambi茅n hay una cantidad de visiones acerca de c贸mo romper ese nudo y trascender la estructura capitalista. Ese famoso 鈥渢r谩nsito al socialismo鈥. Por supuesto hay visiones reformistas, socialdem贸cratas, hasta te dir铆a socialdem贸cratas que se parecen algunos a la socialdemocracia cl谩sica europea, hasta los m谩s radicales que conviven dentro del gobierno. Hay una lucha de tendencias. En ese sentido podemos hablar tanto de ruptura como de continuidad. Lo que hay es un ataque feroz y un reflujo del movimiento de masas.

Este reflujo, para hacer comparaciones, en el proceso de renovaci贸n de la Asamblea nacional del 2010 ya se hab铆a insinuado un movimiento tras un proceso de fuerte ascenso del chavismo y de avance de la revoluci贸n, una suerte de estancamiento. En esa renovaci贸n de la Asamblea, en diciembre del 2010, hubo casi un empate t茅cnico. Aunque por la distribuci贸n de las bancas qued贸 en manos del chavismo. Hubo un 46,7% a favor del chavismo y un 45% a favor de la oposici贸n. Eso fue antes del 煤ltimo mandato que renov贸 Ch谩vez.

Para esa fecha, que todav铆a Ch谩vez estaba en el gobierno, palanque贸 la necesidad de lanzar un per铆odo de repolitizaci贸n de las masas, de un avance para reimpulsar el movimiento revolucionario que llam贸 鈥淟as 3 R鈥. Haciendo una suerte de juego de palabras. Incluso hubo un nuevo reimpulso para las elecciones presidenciales, las 煤ltimas que gan贸 el 4 de octubre de 2012 para su 煤ltimo mandato, que no lleg贸 a cumplir porque se muri贸 antes. Hubo un re ascenso electoral pero ya en ese momento estaba planteado un retraimiento.

En las elecciones parlamentarias que siguieron, las del 2015, ya con el gobierno de Maduro y en pleno ataque de la derecha imperialista y con el deterioro de las condiciones de vida, los porcentajes se invirtieron, tom贸 el control la derecha. Primero hubo una participaci贸n del 71%, fue una forma casi plebiscitaria. Hubo un 66% a favor de la derecha porque toda la oposici贸n se moviliz贸 y el chavismo se retrajo, que logr贸 un 33%. Eso dej贸 la Asamblea en manos de la derecha que abri贸 todo el per铆odo cr铆tico que ahora se cierra.

O sea que venimos en un proceso de lucha que hay que ver en toda su din谩mica, no se puede ver en una sola votaci贸n ni hecho aislado. Por supuesto hay un retroceso en las condiciones de vida, un deterioro general que ya ha sido se帽alado dentro del propio chavismo y es admitido dentro del propio gobierno, no se lo disimula.

M.H.: 驴C贸mo ves vos el futuro despu茅s de esta elecci贸n legislativa? 驴Cambia algo, sigue todo igual?

N.B.: No sigue todo igual, en primer lugar hubo un descalabro de la derecha. Lo admiti贸 en declaraciones quien fuera su principal representante, Capriles Radosky, que dijo que la derecha no tiene liderazgo, no tiene propuesta y ha sido fraccionada.

M.H.: Capriles que amag贸 participar y luego no lo hizo.

N.B.: Y que por abajo apoy贸 a alguna de las listas. Un sector de Primero Justicia y Voluntad Popular fueron en lo que se llam贸 la opci贸n de Venezuela Unida que sali贸 en tercer lugar y que logr贸 algunos diputados. Con el visto bueno de Capriles para abrir una nueva perspectiva opositora porque la insurreccional fue derrotada por la resistencia chavista.

Ac谩 lo que hay que ver es que hay un n煤cleo duro del chavismo que se activa, que no son pocos, 4.200.000. A pesar de lo que digan a esa cantidad de personas no se las puede obligar ni convencer presionando. Hay un arraigo popular que est谩 dispuesto a defender este proceso porque no ve nada mejor, aunque tenga fuertes cr铆ticas, que no canaliza esas cr铆ticas en una opci贸n por fuera del chavismo, que se le present贸 esta vez pensaban algunos que en forma oportunista (agrego yo) sectores del PSUV para canalizar el descontento. Sin embargo, prim贸 el sentido de unidad que es muy fuerte en el chavismo.

Pero lo primero que se va a intentar es un reordenamiento, hasta puede haber un cierto tipo de coalici贸n pero con hegemon铆a del PSUV. Por ejemplo, tiene toda la hegemon铆a para imponer incluso en las votaciones que requieren dentro de la Asamblea votaciones especiales de 2/3 para nombrar fiscal general, jueces, Tribunal supremo de justicia, etc. Que exige mayor铆as reforzadas, al estilo de casi todas las Constituciones. El Chavismo tiene hoy fuerza para imponer todo este tipo de cosas.

Pero tambi茅n hay fuertes tendencias a desarrollar una suerte de capitalismo de Estado. Esto es muy claro. El proyecto de un Estado comunal est谩 por ahora postergado. No desactivado porque existen las Comunas y esa fuerza popular no se va a desarmar porque tiene cierto nivel de desarrollo. No puede expresarse pol铆ticamente en forma aut贸noma pero el chavismo no la va a desarmar porque es parte de su base social. Pero esto no implica que no haya un acuerdo amplio con las fuerzas burguesas y las fuerzas internacionales para romper el cerco y levantar las sanciones. Levantar o puentear el bloqueo que realmente est谩 asfixiando a todas las franjas de la sociedad.

M.H.: A eso apuntar铆a la Ley antibloqueo.

N.B.: La Ley antibloqueo es m谩s compleja, yo pienso que fue un reaseguro que tom贸 el gobierno de Maduro por si no ten铆a el control de la Asamblea nacional para impedir medidas de acuerdo con grupos capitalistas para garantizar las inversiones. Venezuela necesita fuertemente inversiones y obviamente esas inversiones significan acuerdos con algunos grupos capitalistas, sean chinos, rusos, iran铆es o incluso occidentales porque los negocios tientan a todos. Es una ley como un reaseguro, pero ahora tiene el control de la Asamblea as铆 que no s茅 cu谩nto la van a usar. Pero veremos c贸mo se desarrollan los acontecimientos.

 

Tres d铆as antes de las elecciones tuvimos este di谩logo

Hay un fracaso rotundo de la pol铆tica exterior yanqui y del gobierno de Trump

 

 

M.H.: Vamos a tratar de analizar las pr贸ximas elecciones en Venezuela. Las legislativas del pr贸ximo domingo. Me llam贸 poderosamente la atenci贸n la nota de Clar铆n del mi茅rcoles 2. Parece el muro de los lamentos, el reconocimiento del fracaso de la pol铆tica opositora. 驴C贸mo ves vos esta situaci贸n?

N.B.: En primer lugar te dir铆a que, si bien no le铆 lo de Clar铆n, es evidente que hay un fracaso no solo de la franja opositora, de la derecha m谩s extrema, radical y pro imperialista de la derecha, sino del propio imperialismo. Ac谩 hay un fracaso rotundo de la pol铆tica exterior yanqui y del gobierno de Trump, aunque no exclusivamente, pero que se ha desarrollado fundamentalmente durante su administraci贸n, de toda la pol铆tica imperialista a trav茅s de sus peones de la derecha, con este amago de crear una presidencia paralela. Llegamos a una situaci贸n la cual est谩 caracterizada por tres elementos, estas elecciones, pero lo fundamental, como gente del campo popular, de la izquierda y, en mi caso particular, socialista, lo primero que tenemos que ver es la situaci贸n del pueblo.

Hay un grave deterioro de la vida cotidiana del pueblo venezolano que cruza a la inmensa mayor铆a del pueblo. Sean de los sectores m谩s asalariados, de las capas medias bajas, etc. Incluso se extiende m谩s all谩 y hay un grave deterioro de la cotidianeidad en todos los aspectos. Se llega a una situaci贸n que tiene varias vertientes que merecen ser analizadas.

El segundo punto es lo que se帽ala Clar铆n, el fracaso del plan opositor de destituir al gobierno de Maduro. Han fracasado luego de una guerra impiadosa que es parte tambi茅n de ese deterioro que vive el pueblo venezolano. Aunque hay parte de responsabilidad del gobierno en pol铆ticas desacertadas, impericias y elementos de corrupci贸n.

Y el tercer elemento, que es nuevo, es que hay un cuestionamiento al propio gobierno no solo desde la derecha sino tambi茅n de las bases chavistas. Gran parte de las bases chavistas tienen un serio cuestionamiento al gobierno. Llegamos a una situaci贸n en la cual se van a realizar estas elecciones enmarcadas en este proceso. Adem谩s, el marco general, en un contexto regional de serias dificultades de las derechas que protegieron, avalaron y fueron parte instrumental de las pol铆ticas imperialistas.

Me refiero espec铆ficamente al llamado 鈥淕rupo de Lima鈥 que est谩 seriamente deteriorado. Todos recordamos que estaba integrado por el gobierno de Macri, el gobierno peruano que viene de transitar grandes crisis, por el gobierno de Pi帽era que est谩 viviendo una gran rebeli贸n popular desde el a帽o pasado y por el ala golpista de Bolivia que se ha revertido con el enorme triunfo del MAS y el nuevo gobierno de Arce. As铆 que lo que queda es poco, m谩s all谩 de la potencia que tambi茅n est谩 menguada en relaci贸n a un a帽o atr谩s del bolsonarismo brasilero.

Entonces, se afrontan estas elecciones en este contexto. Se van a elegir 277 diputados para integrar una nueva Asamblea nacional y tratar desde el lado de las fuerzas bolivarianas, incluso aquellas que critican al gobierno, de cerrar la crisis institucional que se inici贸 justamente  cuando se perdi贸 el control de la Asamblea nacional en diciembre de 2015.

M.H.: Muchos analistas internacionales, le dan mucha importancia al tema de la participaci贸n. Es como si se descontara el triunfo del chavismo pero que lo que va a marcar un poco la significaci贸n e importancia de esta elecci贸n es si participa un 45 o un 50% de los electores.

N.B.: As铆 es. Este es el primer gran deslinde. Debemos recordar que en Venezuela las elecciones no son obligatorias, son voluntarias. Segundo, las elecciones, en general, de diputados as铆 como las municipales, tienen menos participaci贸n y adem谩s no coinciden nunca con las elecciones presidenciales. No hay como ac谩 medio t茅rmino, son distintas formas de per铆odos. Ya de por s铆 ha habido siempre menos participaci贸n en esas elecciones. Pero en este caso, como ya est谩 anunciado un desconocimiento de parte de todo el establishment pol铆tico occidental yanqui pero tambi茅n europeo, de la legitimidad de estas elecciones, ser铆a fundamental la participaci贸n popular, que en esos niveles que dec铆s ser铆a excelente dada la experiencia y tradici贸n venezolana ser铆a un alt铆simo nivel de participaci贸n.

La propia derecha, lo que fue el bloque unido opositor est谩 dividido. El ala m谩s pro yanqui llama obviamente a desconocer, est谩 plegada a la pol铆tica de deslegitimizar las elecciones para justificar el presidente de opereta, que es este se帽or Guaid贸, que no controla ni territorio ni fuerzas armadas propias ni tiene ning煤n poder ejecutivo en absoluto.

Pero por otro lado hay una franja opositora que fracasadas todas estas pol铆ticas de derrocamiento del chavismo a lo largo de todos estos a帽os, cree necesario renovar el Tribunal electoral, que all谩 se llama Consejo nacional electoral, el 贸rgano de supervisi贸n, incluso se ha cambiado la presidencia acordando con una franja opositora que va a participar de las elecciones.

As铆 que este ser铆a el primer gran plebiscito, cu谩ntos o no participan para acabar con esta deslegitimaci贸n de las potencias occidentales del gobierno de Maduro y del propio chavismo. Que ser铆a la primera arma e instrumento de derrocamiento que ellos manejan para luego justificar, a lo que nos tienen acostumbrados, sucesivas formas de sanciones que ya han sido aplicadas largamente y un paso m谩s all谩 la intervenci贸n. Pero no han podido avanzar en ese terreno.

Para cerrar te dir铆a que son elecciones de singular importancia para el cuadro regional, en relaci贸n a los cambios que han venido operando en los 煤ltimos meses, de distinto signo, en cada uno de los pa铆ses pero de una importancia fundamental para desarmar el bloque imperialista, pro imperialista y a la derecha regional. As铆 que hay que estar muy atentos a lo que suceda el domingo en Venezuela.




Fuente: Argentina.indymedia.org