November 24, 2021
De parte de Indymedia Argentina
306 puntos de vista


A 10 a帽os de la desaparici贸n del pe贸n rural Daniel Solano. Entrevista a Vicente Zito Lema

La desaparici贸n de Daniel Solano se da en el mismo lugar donde naci贸 y se cri贸 Rodolfo Walsh

Mario Hernandez

M.H: Diez a帽os de la desaparici贸n de Daniel Solano, un tema que te toca muy de cerca.

V.Z.L.: As铆 es. Tengo un recuerdo y un dolor en la medida de que la situaci贸n no pudo esclarecerse por m谩s que las pruebas son abundantes que fue la polic铆a de la provincia de R铆o Negro quien lo secuestr贸 y seguramente lo asesin贸.

Me compromet铆 mucho en esa situaci贸n, como son a veces las cuestiones tambi茅n del destino porque yo estaba en la provincia, recorri茅ndola a partir de una invitaci贸n del sindicato de docentes, UNTER, capacitando en Derechos Humanos y justo hab铆a estado en Choele-Choel cuando nos enteramos de las primeras gestiones que los trabajadores estaban haciendo sin ninguna repercusi贸n.

Me fui a Choele-Choel y con la ayuda del sindicato de docentes organic茅 la primera marcha que se hizo pidiendo por la aparici贸n de Daniel Solano. Luego llegaron el pap谩 y dos hermanitas muy jovencitas que armaron en el medio de la plaza p煤blica con nylon negro y unas maderas una precaria piecita a pesar del frio, no era pleno invierno pero ya en esa zona en el oto帽o hace fr铆o, y all铆 estaba ese padre sin saber qu茅 hacer contando con el apoyo de un joven sacerdote de la parroquia.

Recuerdo que hicimos lo m谩s que pudimos en esa situaci贸n que a la vez, si se me permite decirlo, me trajo como una angustia mayor porque la desaparici贸n de Daniel se da en el mismo lugar donde naci贸 y se cri贸 Rodolfo Walsh porque su padre era el encargado de ese establecimiento de frutas, de esa plantaci贸n de manzanas.

Cuando llego ah铆 me fue muy dif铆cil ingresar porque la empresa responsable de la situaci贸n no dejaba entrar pero pude hablar con el ministro de Derechos Humanos de la provincia y me hizo una cita con el gobernador.

Recuerdo que la hija de Rodolfo Walsh y Osvaldo Bayer hab铆an querido entrar el a帽o anterior y la empresa de capitales belgas les hab铆a prohibido la entrada. Como la situaci贸n ahora estaba m谩s alborotada por la denuncia, el gobernador y el ministro de Derechos Humanos de la provincia me permitieron entrar y pude hablar con los compa帽eros de trabajo de Daniel Solano.

La situaci贸n era muy dolorosa porque all铆 donde hab铆a pasado la infancia Walsh, desaparecido durante la 煤ltima dictadura c铆vico militar, ahora, a menos de cien metros, dentro de esa finca gigante, hab铆a desaparecido un trabajador muy humilde de los pueblos originarios de la cultura Qom que todos los a帽os los traen con unos 贸mnibus viejos todos destartalados o con camiones desde Salta hasta R铆o Negro para recoger manzanas y trabajar un poco en la construcci贸n de los cajones donde empacan las frutas.

Toda esa situaci贸n, despu茅s las denuncias, las b煤squedas, todo lo que se hizo y el convencimiento absoluto de que lo secuestr贸 la polic铆a, que lo mat贸 y sin duda est谩 enterrado debajo de la comisar铆a misma y que a pesar de todo lo que se intent贸, el juez no dio la orden, porque la 煤nica forma de saberlo era demoler la comisar铆a de Choele-Choel y el juez insisti贸 que hab铆a que tener m谩s pruebas para hacer semejante acto en el lugar.

M谩s pruebas no hab铆a, solo que lo hab铆an visto de noche con otros compa帽eros, que hab铆a discutido con la polic铆a y que la polic铆a los hab铆a golpeado, que algunos se fueron, que 茅l se qued贸 y nunca m谩s lo volvieron a ver.

Pero tambi茅n recuerdo y fue muy importante el hecho, escrib铆 en la 茅poca y habl茅 por la radio todo lo que humanamente pude, y tal vez la tragedia se acentu贸 y lo ten铆an ya marcado porque Daniel hab铆a completado la escuela secundaria, sab铆a leer, escribir, sumar, restar. 驴A d贸nde voy con eso? Es que precisamente la liquidaci贸n de los salarios eran pr谩cticamente estafas que le hac铆an los due帽os de los frutales de la empresa a sus trabajadores. Y que en la medida que cuando 茅l llega y ve cu谩nto les liquidan como antiguamente se hac铆a, parte le pagaban, pero la mayor parte eran vales para un supermercado que estaba adentro del propio establecimiento, hac铆an compras que pude comprobar eran 100 % m谩s caras que en cualquier otro establecimiento del lugar, con esa antigua costumbre de expoliaci贸n de los trabajadores que las patronales en el campo siempre han estado haciendo como una marca de identidad, de avaricia, de maldad.

Daniel protestaba porque sab铆a leer, escribir, sumar y restar, sin gritos pero con constancia, que a 茅l y a los dem谩s trabajadores los estaban robando y es en esa circunstancia que el s谩bado quieren un poco de diversi贸n, como todo trabajador, toman algunas copas, la polic铆a que ten铆a como un ret茅n dentro del propio establecimiento viene a decir basta de gritos, basta de fiesta que es un sitio de trabajo.

Era un sitio de trabajo pero era un lugar donde ellos viv铆an asignados. Ah铆 viene toda la pelea con la polic铆a, nada grave en principio, los disuelven y todos se van, pero Daniel se fue para la muerte y el tormento porque nunca m谩s apareci贸.

Eso es m谩s o menos, a boca de jarro, los recuerdos que me vienen y la tristeza que tambi茅n me viene porque otra vez m谩s, como en las pel铆culas, ganan los malos.

M.H: Quiero preguntarte a vos, 鈥淧epino鈥 Fern谩ndez, 驴qu茅 pod茅s comentar sobre la desaparici贸n de Daniel Solano?

P.F: Bueno esto pasa constantemente en el norte para diferentes cosechas, van comunidades ind铆genas, como este muchacho que era de Charenta un lugar que est谩 en Tartagal, en la provincia de Salta, y as铆 pasa en todos lados. Hay gente que no vuelve al pueblo, originarios que no vuelven. Estos muchachos eran trabajadores golondrinas y despu茅s se insertaron en la UTD de Mosconi.

Cerca de 50 testigos viajaron a Choele-Choel para declarar sobre el momento de la fiesta como dice Vicente Zito Lema. Incluso han llevado un equipo de perforaci贸n para tratar de ver en las profundidades qu茅 hab铆a en los pozos porque posiblemente su cuerpo estaba ah铆. Pero esto pasa con muchos muchachos que se van de diferentes lugares tanto de Salta como de Jujuy.

M谩s all谩 que son explotados, actualmente siguen siendo explotados, no tienen un r茅gimen de trabajo, no les pagan las obras sociales ni nada. Estos muchachos declararon todo eso que dice Vicente.

V.Z: Lo escucho a 鈥淧epino鈥, un valeroso referente de la lucha y tambi茅n nombro, que me parece muy justo, al Dr. Heredia con quien tambi茅n colabor茅, hizo un trabajo abnegado enfrentando a esos jueces sin cobrar nada, viajando 茅l mismo desde Salta para ayudar a la familia y merece el reconocimiento y el recuerdo. Tambi茅n hizo un documental que se estren贸, donde yo estuve con 茅l, en la sede de ATE Capital con el apoyo del sindicato y la secretar铆a de Derechos Humanos de ATE.

Tambi茅n los docentes de UNTER colaboraron mucho, me ayudaron a m铆 para poder quedarme en aquellos d铆as para que pudiera colaborar. Y tengo ahora que los recuerdos van llegando, pareciera una novela, un gui贸n, esa noche de lluvia y el pap谩 de Daniel y sus hermanitas muy j贸venes que apenas hablaban en un gran silencio y bajo la lluvia en la plaza firmes y hablando con el padre dijo: 鈥榶o ya no quiero nada, solo quiero que me den el cuerpo de mi hijo para enterrarlo en Salta鈥.

No quer铆a ni castigo ni nada se conformaba nada m谩s con eso.  Cuando me lo dijo recuerdo que me emocion茅 mucho, el dolor de ese hombre parco, silencioso all铆 en el medio de la lluvia apenas cobij谩ndose con unas bolsas de nylon negro.

As铆 como los docentes se comprometieron, tambi茅n es cierto que mucha gente de Choele-Choel que est谩 ligada a esa gran empresa de frutas cuando nos movimos para tratar de conseguir apoyo la verdad que no fue tanto el apoyo.

La realidad es que muchas luchas de los Derechos Humanos se pierden precisamente porque no todos colaboran en la medida que deber铆an hacerlo.




Fuente: Argentina.indymedia.org