May 24, 2021
De parte de Nodo50
314 puntos de vista

 

Por Cecilia Zamudio

El
artista colombiano Cizañero, hizo este dibujo a raíz de la
aparición, en una bolsa, de la cabeza cortada de un joven que había
sido desaparecido por la policía colombiana en días pasados. Varios
cuerpos de manifestantes que han sido detenidos-desaparecidos por la
policía colombiana, han empezado a aparecer flotando en los ríos de
Colombia y en fosas clandestinas.
Colombia
padece una brutal represión estatal. El pueblo colombiano lleva 26 días de Paro productivo a nivel nacional, en protesta contra la explotación y el saqueo capitalista. Un paro productivo que la clase burguesa y el capitalismo transnacional pretenden extinguir mediante la represión ejercida por el Estado colombiano.
La policía está perpetrando
miles de capturas para intentar sofocar la protesta social.
Las
fuerzas represivas capturan a los manifestantes e incluso van a las
casas a secuestrar a los jóvenes: o para judicializarlos bajo los
reiterados montajes judiciales que emplea el Estado colombiano para
reprimir la protesta, o para desaparecerlos.

 

Los
organismos defensores de derechos humanos expresan que es muy
importante que las personas detenidas intenten gritar sus nombres y
apellidos y que la vecindad procure filmar el hecho, para intentar
evitar que los secuestrados por la policía sean víctimas del crimen
de Estado de la desaparición forzada. Las personas desaparecidas por
la policía en tres semanas de Paro Productivo Nacional se reportan
por centenares (Defensoría reportaba 548 personas desaparecidas a
nivel nacional a 7 de mayo, La Unidad de Búsqueda reportaba 379
personas desaparecidas para el período comprendido entre el 28 de
abril y el 7 de mayo. Tan solo en Cali, organismos defensores de
derechos humanos reportan 206 personas desaparecidas entre el 28 de
abril y el 20 de mayo). De algunas de esas personas secuestradas y
desaparecidas por la policía, han aparecido los cuerpos sin vida.
Los cuerpos de dos jóvenes secuestrados por la policía el 28 de
abril aparecieron a inicios de mayo flotando en el río Cauca, en
mayo también apareció el cuerpo sin vida de un líder campesino y
el cuerpo con signos de tortura de la maestra y sindicalista Beatriz
Moreno Mosquera. También han aparecido otros cuerpos de
manifestantes torturados, flotando en los ríos, algunos en fosas y
otros desmembrados en bolsas, como se puede apreciar en los vídeos y
fotografías que, horrorizada, graba la población.

La
desaparición forzada es una práctica del Terrorismo de Estado que
las fuerzas represivas del Estado colombiano han empleado
intensivamente contra la población desde hace décadas, y que están
empleando con particular saña durante este Paro productivo: esta
práctica inyecta terror y devasta a familias y comunidades.

El
pueblo colombiano exige que el Estado colombiano devuelva a los
centenares de desaparecidos: a los que todavía tenga vivos en
comisarías, batallones militares, almacenes o casas clandestinas de
la policía, que los devuelva, y que cese la barbarie policial de la
desaparición forzada. Las personas que la policía haya enterrado en
fosas comunes y lanzado a ríos, seguirán siendo buscadas y
reclamadas incansablemente por sus familias, sus comunidades, y por
todo un país que no va a permitir “la desaparición de los
desaparecidos”. Nos los arrancaron por ser personas dignas que
lucharon por todas y todos, no permitiremos que sus nombres se
olviden, ni mucho menos que su lucha se apague. El Terrorismo de
Estado no logrará callar la lucha social de un pueblo harto de
explotación, de precariedad y saqueo capitalista. Colombia llora,
Colombia sufre, pero no se rinde.

Las
fuerzas represivas del Estado colombiano, desatadas para sofocar la
protesta social a sangre y exterminio, van sin placas, disparándole
a la población con 9 milímetros y fusiles de guerra, disparando
lacrimógenas caducadas (lo que las convierte en un veneno letal)
incluso directamente contra las casitas de los barrios obreros, hiriendo y asesinando. La policía sigue cada día y cada noche
llevándose muchachos para desaparecerlos. Ha llegado al extremo de
convertir un centro comercial, en Calipso, en un centro policial de
torturas (el almacén Éxito, propiedad del grupo capitalista francés
Casino y de la burguesía colombiana). El Terrorismo de Estado en
Colombia está asesinando a la población por protestar contra la
violencia estructural que cercena millones de vidas, arrojándolas al
empobrecimiento más cruel, para que un puñado de multinacionales y
explotadores locales incrementen sus fortunas. El oro que se come la
burguesía transnacional y colombiana en sus platos “exquisitos”,
lleva incrustado el dolor y la sangre de todo un pueblo.

Pese
a la brutal represión desatada por el Estado colombiano a través de
sus herramientas policiales, militares, parapoliciales y
paramilitares, a día 26 de Paro Productivo a nivel
nacional en Colombia, siguen masivas las movilizaciones. La clase
trabajadora, harta de explotación, rechaza el paquete privatizador
del gobierno de Duque, que pretende incrementar la privatización de las pensiones, de la educación, de la salud, rechaza igualmente una “reforma laboral” que va a significar un mayor recorte de los derechos laborales, rechaza una “reforma tributaria” que pretende incrementarle los impuestos a la clase trabajadora a la par que le brinda exenciones de impuestos a multinacionales y burguesía. El pueblo exige que cese la precarización de sus condiciones de vida, que cese la persecución política por parte del Estado, que cesen las aspersiones con Glifosato, el Fracking, las concesiones a multinacionales mineras que devastan montañas y ríos, etc. Las razones para la movilización son muy profundas y contundentes: eso es lo que explica la duración del Paro productivo y la resistencia popular pese a la represión descomunal.

El
régimen colombiano quiere callar al pueblo asesinándolo y
desapareciéndolo, calumniándolo y disparando mentiras en ráfaga a
través de los grandes medios de desinformación masiva; cuenta con
el silencio cómplice y el trabajo manipulador de los medios
propiedad de la burguesía local y transnacional. Hasta las redes
dificultan la publicación y censuran los vídeos que más evidencian
la represión genocida y las razones profundas del Paro, y además el
Estado colombiano tumba la señal de internet reiteradamente. 

El
gigantesco doble rasero de los organismos internacionales solamente
se ha pronunciado de boca pequeña con relación a la represión
homicida del Estado colombiano: porque es un Estado amigo del
imperialismo estadounidense y europeo, y viabiliza el mayor saqueo de
los recursos de Colombia, precisamente mediante el Exterminio.
Pretenden sofocar el clamor de un pueblo. Pero no lo logran: el
régimen genocida, funcional al mayor saqueo capitalista de Colombia,
no puede con el pueblo unido. No logra sofocar el Paro ni con
Terrorismo de Estado ni con el martilleo de mentiras.

 

El
pueblo colombiano está a punto de cumplir un mes de Paro Productivo
Nacional, con mucha solidaridad entre la clase trabajadora, con mucha
organización y valentía. Con bloqueos de carreteras como la
Panamericana, bloqueos de grandes puertos como el puerto de
Buenaventura, bloqueos de vías extractivas por las cuales las
multinacionales encaminan las inmensas riquezas de Colombia hacia sus
buques de saqueo (como en la mayor mina de carbón a cielo abierto
del mundo, El Cerrejón), paro de camioneros, manifestaciones
multitudinarias, creaciones y talleres artísticos, talleres
productivos populares, mercados campesinos solidarios, encuentros,
asambleas, Minga indígena, afro y campesina, Ollas comunitarias,
Mamás Capucha, lucha callejera para defender el derecho a
manifestarse de las arremetidas de la policía, brigadas médicas,
brigadas pedagógicas, primera, segunda y tercera línea, etc. El
Paro sigue porque la clase trabajadora exige condiciones de vida
dignas.

___________________________

Cifras
que arroja la brutal represión desatada por el Estado colombiano
contra el pueblo en Paro Productivo:

  • Más
    de 60 manifestantes asesinados por la policía, ESMAD, militares y
    paramilitarismo en coordinación con la policía. 52 manifestantes
    asesinados por el accionar de la policía entre el 28 de abril y el
    20 de mayo, según la organización Defender la Libertad. Y varias
    personas asesinadas por el accionar encubierto de
    policías operando sin uniforme, o de policías uniformados operando
    en conjunto con paramilitarismo.

  • Centenares
    de personas víctimas de desaparición forzada, un crimen de Estado
    de Lesa Humanidad.
    Las
    personas desaparecidas por la policía en tres semanas de Paro
    Productivo Nacional se reportan por centenares. Defensoría
    reportaba 548 personas desaparecidas a nivel nacional a 7 de mayo.
    La Unidad de Búsqueda, tras atender las denuncias y recopilaciones de
    26 organizaciones sociales, entregó sus estadísticas para el
    período comprendido entre el 28 de abril y el 7 de mayo:  379
    serían los manifestantes desaparecidos hasta esa fecha. Tan solo en
    Cali, organismos defensores de derechos humanos como Buscarles Hasta
    Encontrarles, reportan 206 personas desaparecidas entre el 28 de
    abril y el 20 de mayo.

  • Miles
    de personas heridas por el accionar de la policía y demás fuerzas
    represivas. Decenas de personas mutiladas de sus ojos por la policía
    (Temblores reportó 39 personas víctimas de lesión ocular a 20 de
    mayo). Decenas de defensores de DDHH agredidos.

  • Al
    menos 21 mujeres víctimas de violencia sexual a manos
    de la policía. Se conocen los casos de las que han podido denunciarlo (reporte de la organización de derechos humanos Temblores, a 20 de mayo).

  • Miles
    de personas detenidas, gran parte de ellas por medio de
    procedimientos arbitrarios, siendo sometidas a tortura y tratos
    crueles e inhumanos.

  • 2905
    casos de violencia policial entre el 28 de abril y el 20 de mayo
    (Temblores).

  • Asimismo,
    el continuado Exterminio que perpetran las fuerzas represivas
    (oficiales y para-oficiales) contra las organizaciones sociales, ha
    seguido produciéndose durante el Paro: entre el 28 de abril y el 18
    de mayo fueron asesinados 9 líderes sociales y dos ex-guerrilleros
    de las Farc que se habían acogido al “Acuerdo de Paz”.

    ______________________________

     

    23
    de Mayo 2021: crónica de un histórico paro productivo y de la
    represión desatada en su contra por un régimen que viabiliza el
    mayor saqueo capitalista de Colombia, precisamente mediante el
    Exterminio.

    ______________________________

p { margin-bottom: 0.25cm; line-height: 115%; background: transparent }

 _____________________________

VIDEOS:
algunas de las terribles imágenes de las personas desaparecidas,
torturadas y asesinadas por la policía colombiana. Se agradece que las
páginas de medios alternativos descarguen los vídeos y los suban a sus
páginas, para intentar romper la censura que encubre un exterminio.

https://cecilia-zamudio.blogspot.com/2021/05/colombia-desaparicion-forzada-practica-del-terrorismo-de-estado.html

 

p { margin-bottom: 0.25cm; line-height: 115%; background: transparent }

p { margin-bottom: 0.25cm; line-height: 115%; background: transparent }a:link { color: #000080; so-language: zxx; text-decoration: underline }

 _____________________________
Blog de la autora:

___________________________________________




Fuente: Cecilia-zamudio.blogspot.com