Federaci贸n Anarquista 馃彺 Noticias anticapitalistas y informaciones libertarias
  en / fr / es / pt / de / it / ca / gr / tr

Federaci贸n Anarquista 馃彺

馃敶 Noticias anarquistas y informaciones libertarias de m谩s de 400 colectivos 鈷


Las noticias de  0  colectivos anarquistas se publican autom谩ticamente aqu铆
Fuente de noticias actualizado cada 0 minutos

La detenci贸n arbitraria en Chiapas


March 27, 2023
De parte de Radio Zapatista
2,287 puntos de vista
27 mar 2023

Un margen desde el que pensar el Estado

Violeta Velasco S谩nchez

El 16 de mayo de 2022, el Juez de Primera Instancia en materia penal dict贸 libertad 鈥減or falta de elementos para procesar鈥 a los hermanos Abraham y Germ谩n L贸pez Montejo tras permanecer 11 a帽os, 3 meses y 28 d铆as en el Centro de Reinserci贸n Social para Sentenciados (CERSS) No.45 de San Crist贸bal de las Casas, Chiapas.[1]

El caso de Abraham y Germ谩n forma parte del constante ejercicio de detenci贸n arbitraria que el Estado mexicano realiza apoy谩ndose en la 鈥減risi贸n preventiva oficiosa鈥, mecanismo consagrado en la propia Constituci贸n que facilita la permanencia entre rejas sin un juicio por tiempos indefinidos. Este sistema se ve a su vez respaldado por un proceso que los centros de derechos humanos denominan 鈥渇abricaci贸n de culpables鈥, y que termina de facilitar que muchos mexicanos pasen d茅cadas privados de libertad de manera arbitraria y a la espera de un procesamiento judicial que nunca llega. Una constante presente en las personas detenidas arbitrariamente es el car谩cter marginal e ind铆gena, en especial en los estados con mayor presencia de pueblos originarios, como sucede en el caso de Chiapas. Esta condici贸n implica dificultades econ贸micas y ling眉铆sticas para articular su defensa que con frecuencia resultan en la permanencia en prisi贸n por tiempos inusitadamente largos. La explicaci贸n que desde organizaciones de derechos humanos se atribuye a este fen贸meno es la necesidad del Estado y de los diferentes gobiernos federales y municipales de mostrar la resoluci贸n de casos de criminalidad, con frecuencia vinculados a la acci贸n de las fuerzas armadas, cuya presencia se ha disparado en las 煤ltimas dos d茅cadas en la regi贸n. El caso de los hermanos L贸pez Montejo ejemplifica este fen贸meno.

El tema que quiero analizar a partir del caso de los hermanos L贸pez Montejo es la detenci贸n arbitraria como espacio paradigm谩tico desde el cual pensar al Estado, apoy谩ndome en la noci贸n de margen como espacio de an谩lisis, siguiendo a Veena Das y Deborah Poole. Me voy a enfocar en la marginalidad perif茅rica de lo ind铆gena en la ciudadan铆a mexicana y en particular en la legibilidad del Estado, escrita y hablada en lengua espa帽ola y veh铆culo del sistema judicial. Estas dos nociones se entrelazan: en las detenciones arbitrarias abundan las personas ind铆genas y los migrantes en tr谩nsito. Sin ahondar mucho en el racismo estructural que prima en el Estado mexicano y que expulsa a estos perfiles de la 鈥渃iudadan铆a de pleno derecho鈥, la selecci贸n de estas poblaciones efectivamente marginales resulta eficaz por las dificultades de su defensa: en el caso de migrantes en tr谩nsito, por la ausencia de redes familiares y de apoyo en el pa铆s. En el de las poblaciones ind铆genas, al igual que los migrantes de habla no hispana, el no manejo de la lengua y la distancia cultural se convierten en las principales barreras tanto de estos presos como de sus familias para enfrentarse a estas situaciones. A su vez, la legibilidad es una condici贸n del estado para leer y clasificar a los ciudadanos, pero tambi茅n para ser le铆do. La administraci贸n, la burocracia, la ley en M茅xico se escribe y se habla en espa帽ol y la presencia de int茅rpretes de lenguas ind铆genas es pr谩cticamente inexistente y no responde a la diversidad ling眉铆stica del estado.

El Estado, sus palabras y sus m谩rgenes

El estado es habitualmente descrito como aquella estructura de gobernabilidad que ostenta el monopolio leg铆timo de la fuerza coercitiva. Un control centralizado sobre un territorio de fronteras bien definidas. Estas definiciones de herencia weberiana tienden a privilegiar la coerci贸n sobre otras formas de poder, pero como se ha apuntado desde muchos lugares, m谩s all谩 del aparato institucional el estado involucra todo un abanico de facetas que definen el orden social y la capacidad de pensarlo, vivirlo y percibirlo. Una propuesta de an谩lisis del estado interesante es la de las ya mencionadas Veena Das y Deborah Poole, quienes plantean que para comprender al estado hay que mirar hacia sus zonas fronterizas, all铆 donde el orden debe ser constantemente reestablecido. Dado que el poder del estado es naturalmente inestable, es a medida que nos alejamos del centro cuando mejor podemos percibirlo. Este planteamiento comprende los l铆mites del estado como difusos y en constante reformulaci贸n, y proponen analizarlo a partir de sus m谩rgenes, es decir, en aquellos espacios de nueva conquista en los que el derecho y el orden deben ser continuamente fortalecidos. La configuraci贸n de los estados-naci贸n busc贸 trazar fronteras cerradas y contenedoras de una poblaci贸n culturalmente homog茅nea. Uno de los pilares de este proceso fue la instauraci贸n de una lengua oficial y com煤n representante del orden cultural uniforme que supuestamente reinar铆a dentro de unas fronteras bien definidas. Esta lengua, procedente de los grupos dominantes que abanderaran la creaci贸n de tales estados, pasaba a ser la lengua de la poblaci贸n pero tambi茅n la del aparato de gobierno, mientras que todos los dem谩s idiomas existentes, de sobrevivir, quedaron relegados a la particularidad y a la periferia, al margen. Si aterrizamos esto en el estado mexicano, observaremos c贸mo una clase de origen espa帽ol y mestizo estableci贸 a su gusto y semejanza el perfil nacional id贸neo, as铆 como la lengua espa帽ola como veh铆culo de gobierno. Este proceso no fue sin embargo totalizador, y amplios sectores mantuvieron particularidades culturales y ling眉铆sticas ind铆genas. El caso mexicano es interesante en este sentido porque discursivamente hizo y hace un manejo estrat茅gico de esta diversidad cultural frente a la metr贸polis ib茅rica en el proceso de la independencia y posteriormente. El pasado prehisp谩nico idealizado e igualmente imaginado como homog茅neo y la confrontaci贸n con el per铆odo colonial destructor de tal para铆so son los mitos fundacionales de la naci贸n. Pese a ello, todos aquellos 谩mbitos y territorios en los que no lleg贸 a consumarse la conquista estatal configuraron m谩rgenes. Hoy, los 铆ndices de pobreza m谩s altos los ostentan las poblaciones ind铆genas, pero tambi茅n puede decirse lo mismo de su participaci贸n y de la multitud de movimientos de autonom铆a a lo largo del pa铆s.

Legibilidad

La lengua forma parte de una cuesti贸n clave: la legibilidad. La legibilidad constituye una condici贸n necesaria del estado y la compone el conjunto de pr谩cticas que pueden ser le铆das y que dan forma al sistema estatal. Los documentos de identidad, estad铆sticas, declaraciones de la renta, boletines oficiales, leyes o denuncias son diferentes manifestaciones de la faceta escrita del estado a trav茅s de las cuales clasifica, ordena y juzga a los sujetos. La legibilidad constituye uno de los ejes de la dominaci贸n estatal entre otras cosas por su car谩cter individualizado, tal como manifiestan casos tan gr谩ficos como las pr谩cticas burocr谩ticas de selecci贸n poblacional seg煤n criterios raciales y 茅tnicos en la Alemania Nazi y en Ruanda, y que facilitaron la perpetraci贸n de genocidios.[2] Y de hecho, se ha se帽alado la coincidencia del reconocimiento de la legitimidad del fisco, respaldado por una estructura administrativa sostenida por un c贸digo de legibilidad desarrollado, con la emergencia de alguna forma de nacionalismo.[3]

Estos terrenos de la legibilidad como son la burocracia o los c贸digos jur铆dicos, forman parte de un proceso simb贸lico m谩s amplio: el poder de nombrar. Efectivamente, adem谩s de la fuerza coercitiva, el Estado detenta el monopolio del nombramiento, acto a trav茅s del cual el poder simb贸lico es objetivado, codificado, delegado y garantizado por el Estado.[4] Como afirman Corrigan y Sayer, el Estado nunca para de hablar, y por medio de todo tipo de rituales, leyes, instituciones y procedimientos administrativos sacralizan esas categor铆as (g茅nero y edad, adscripci贸n a comunidades 茅tnicas, religiosas, pol铆ticas鈥), principios de clasificaci贸n y estructuras cognitivas. En definitiva, las formas culturales de la dominaci贸n. No obstante, como se帽alan, el poder del Estado no es s贸lo externo y objetiva sino, de la misma manera, interno y subjetivo, (鈥) y la regulaci贸n impuesta por el Estado se ha expandido cada vez m谩s, hasta pasar casi a ser parte constitutiva de las formas permisibles de ser humano鈥 La formaci贸n del Estado es revoluci贸n cultural, y 茅sa es la esencia de su poder.[5]

La legibilidad en la detenci贸n arbitraria

La legibilidad es una cuesti贸n central en la detenci贸n arbitraria porque nos revela un campo ling眉铆stico que se despliega en el mundo del sistema penal y que involucra c贸digos jur铆dicos tanto escritos como hablados, protocolos y directrices desplegadas por organismo multilaterales y de derechos humanos e interacciones habladas directamente con el funcionariado carcelario y las fuerzas policiales y militares. La propia detenci贸n arbitraria y la prisi贸n preventiva oficiosa se apoyan en un m茅todo que se ha denominado 鈥渇abricaci贸n de culpables鈥 basado en la creaci贸n y en el falseamiento de pruebas e investigaciones policiales cuyo 煤ltimo resultado escrito ser谩 el respaldo jur铆dico de estas detenciones, el aplazamiento de los juicios y el alargamiento de las estancias en prisi贸n. Estos documentos, creados a partir de estrategias de tortura en los procesos de declaraci贸n, consolidan una acusaci贸n que no corresponde con la realidad y argumentan falsos delitos en flagrancia como puede ser portaci贸n de armas, de sustancias il铆citas o la participaci贸n en secuestros u homicidios.

La legibilidad presente en este fen贸meno cumple por lo menos dos funciones. Por una parte, leer, clasificar y ordenar a los individuos, incidiendo sobre su dominaci贸n a trav茅s de, en este caso, la identificaci贸n de su marginalidad en materia socioecon贸mica pero tambi茅n idiom谩tica. Como Abraham y Germ谩n, de origen tzotzil, los detenidos sobrevivientes de tortura suelen corresponder con las franjas de menor nivel educativo y menor ingreso del pa铆s;[6] en Chiapas, desempe帽an trabajos como transportistas, peque帽os comerciantes y campesinos principalmente, y en su inmensa mayor铆a de ellos son ind铆genas. Estas marginalidades son profundamente estrat茅gicas a la hora de ejecutar el mecanismo de detenci贸n arbitraria.

Por otro lado, otra funci贸n que identificamos en la legibilidad del estado es la de ser le铆do. Este aspecto muestra una caracter铆stica ciertamente parad贸jica del estado, y es que 茅l mismo provee de las herramientas para defenderse de la violencia por 茅l mismo emitida. Para acceder o por lo menos negociar con el poder hay que dominar su lenguaje, en este caso el lenguaje jur铆dico y los diferentes c贸digos en que est谩 escrita la ley. Pero por encima de ello, hay que dominar la lengua espa帽ola en la que el estado mexicano habla, escribe y ejecuta. En los testimonios y acompa帽amientos de las personas detenidas arbitrariamente y sobrevivientes de tortura pueden contemplarse ejemplos de estos aspectos. Las detenciones se ejecutan a trav茅s de la violencia f铆sica y las explicaciones que los agentes ofrecen resultan incomprensibles. La comunicaci贸n con los abogados del estado y otros agentes es en espa帽ol, y no se ofrecen int茅rpretes de lenguas ind铆genas o, a menudo, los traductores que presentan son de lenguas ind铆genas distintas a la de los presos. Lo mismo sucede con la documentaci贸n escrita extendida por los diferentes actores (fiscal铆a, la acusaci贸n, los jueces, abogados). La barrera idiom谩tica tambi茅n se manifiesta en la pelea a la que los familiares de los detenidos se ven abocados para intentar liberarlos comprender la situaci贸n, interactuar con los funcionarios p煤blicos, tratar con las fuerzas de seguridad y otros agentes del sistema penitenciario.

Es importante se帽alar que estos ejemplos son resultado ya no s贸lo de la barrera idiom谩tica sino tambi茅n del desconocimiento del lenguaje y c贸digos jur铆dicos y administrativos, profundamente opacos para la mayor铆a de personas ajenas al campo del derecho y de la burocracia.

Como plantean Das y Poole, es precisamente en sus m谩rgenes donde el estado busca expandir sus fronteras, reformul谩ndose para lograr imponerse y ser efectivo. La historia de M茅xico, como la de tantos estados con pasado colonial, muestra el fracaso del proceso de uniformizaci贸n y asimilaci贸n cultural. Nos encontramos ante un estado muy lejos de la densidad, centralidad y efectividad a las que aspira el modelo estatal, lo cual implica una suerte de fragilidad y revela el car谩cter problem谩tico de tales marcos comunes.[7] 驴Qu茅 quiere decir fragilidad aqu铆? No hablar la lengua del estado implica no vivir, no pensar, no percibir y no desarrollar la vida social tal como el estado indica -o por lo menos parcialmente. Significa vivir de espaldas al estado, desafiando su naturaleza totalizadora de facto y generando territorios en los que el estado no s贸lo no domina sino que ni siquiera conoce. No obstante, esta falta de homogeneidad ling眉铆stica constituye un margen en el que la dominaci贸n se refuerza de muchas maneras.

La detenci贸n arbitraria es un ejemplo de este fortalecimiento del poder en este espacio de marginaci贸n consecuencia de ese fracaso de la asimilaci贸n de las comunidades ind铆genas. Una reformulaci贸n que se materializa en las estrategias ilegales y de manipulaci贸n de los c贸digos y procesos jur铆dicos para alcanzar una documentaci贸n que pueda ser legitimada en las instancias centrales del poder. En este sentido, la tortura constituye una de estas estrategias. Un objetivo de la tortura es el aturdimiento de los sentidos, lo cual dificulta a煤n m谩s las capacidades de interacci贸n en el proceso judicial. Pero otro muy relevante es lograr que las personas firmen documentos, en blanco o ya redactados, en los que atestiguan la comisi贸n de los delitos que se les imputan u otras cuestiones que requieren de su conformidad por escrito para poder consolidarse legalmente.

Las resistencias manejando el lenguaje del poder

La legibilidad es una herramienta del Estado no s贸lo para leer y para ser le铆do, sino que impregna cualquier tipo de interacci贸n con 茅l. Esto incluye protestas, resistencias y reivindicaciones. Las resistencias deben as铆 adoptar los lenguajes y formas de la dominaci贸n para ser registradas o escuchadas, entra帽ando ello el reconocimiento del poder aun cuando se lucha contra 茅l. En este sentido, la propia lucha contra un estado que detiene arbitrariamente a sujetos priv谩ndolos de libertad y someti茅ndolos a otros tipos de tortura debe realizarse a partir del lenguaje que ese mismo Estado reconozca.

La idea de consenso presente en la noci贸n gramsciana de hegemon铆a a veces parece aludir a una cierta pasividad por parte de los grupos subalternos, como una aceptaci贸n relativa de la relaci贸n mando-obediencia. Lejos de ello, Roseberry plantea que la relaci贸n de 茅stos con las clases dominantes se caracteriza por la lucha y el debate desde la disposici贸n y la confrontaci贸n. Estas acciones no son no obstante aut贸nomas, sino que se inscriben en marcos sociales y pol铆ticos preexistentes estatalmente instituidos. Aunque los subalternos no son cautivos enga帽ados del Estado, tampoco sus expresiones son fruto de una cultura pol铆tica aut贸noma. La hegemon铆a pasa desde esta 贸ptica a ser comprendida como consenso en un sentido de marco compartido material y cultural para vivir de, hablar de y actuar sobre los 贸rdenes sociales caracterizados por la dominaci贸n.8 Esta idea reverberar铆a posteriormente en Bourdieu y en la imposibilidad de un cuestionamiento epistemol贸gico del Estado desde categor铆as de pensamiento producidas y avaladas por 茅l mismo.

La necesidad de que la lucha contra la detenci贸n arbitraria sea en los propios t茅rminos del Estado resulta especialmente elocuente al contemplar la marginalidad socioecon贸mica y ling眉铆stica de las personas ind铆genas en Chiapas. El aprendizaje del espa帽ol y una comprensi贸n de la situaci贸n que facilite el desarrollo de una auto-organizaci贸n pol铆tica con eventuales ecos en la sociedad civil son herramientas esenciales para articular cualquier reivindicaci贸n. Los hermanos L贸pez Montejo son un ejemplo de este proceso de formaci贸n en el lenguaje del Estado, lo cual facilit贸 acciones como una huelga de hambre de 130 d铆as que lleg贸 a despertar la atenci贸n de la comunidad internacional y en concreto del Grupo de Trabajo sobre la Detenci贸n Arbitraria de la ONU, clave en su liberaci贸n. Sin embargo, la mayor铆a de presos no acceden a este proceso o les toma a帽os. Una situaci贸n similar sucede con las familias, ante las cuales se levantan igualmente las barreras culturales y ling眉铆sticas en los procesos de lucha. Adem谩s del problema de no hablar espa帽ol, el estigma impl铆cito en el hecho de ser ind铆gena a menudo se manifiesta en prohibiciones en el acceso a las c谩rceles por no llevar la vestimenta adecuada (es decir, por vestir con trajes tradicionales) o en tratos degradantes que impiden deliberadamente la comunicaci贸n. Otra traba fundamental es el costo en t茅rminos de transporte, alojamiento y manutenci贸n que la defensa significa para las familiares. La mayor铆a de comunidades ind铆genas est谩n mal comunicadas y su situaci贸n en especial en los Altos de Chiapas se encuadra en un terreno accidentado en el que apenas llegan las redes de transporte. La localizaci贸n de los centros de detenci贸n con frecuencia intencionalmente alejada de los hogares de los presos supone un problema econ贸micamente muy dif铆cil de solventar sobre todo para aquellas familias en las que el detenido era el principal suministrador econ贸mico. Nada de esto es arbitrario, y, adem谩s de tratarse de estrategias de entorpecimiento de cualquier confrontaci贸n con el estado, podemos ver c贸mo las categor铆as que configuran la mexicanidad juegan un papel relevante. Si bien la comparaci贸n puede resultar lejana por el car谩cter abiertamente agresivo y altanero del trato de los funcionarios carcelarios, podemos encontrar cierta relaci贸n con las preguntas que un examen de nacionalidad hace a inmigrantes. En Francia, una es 鈥溌縫or qu茅 raz贸n lleva usted ese atuendo?鈥. El estado maneja c贸digos m谩s all谩 de lo estrictamente ling眉铆stico, como la vestimenta, el protocolo y la educaci贸n, que igualmente clasifican impl铆citamente a la sociedad y que, como podemos ver en las situaciones de las familiares, son tambi茅n importantes en la interacci贸n y la confrontaci贸n con el poder.

Conclusi贸n

Como dice Talal Asad, todo sistema de supervisi贸n o judicial del Estado moderno presupone la sospecha organizada e incorpora m谩rgenes de incertidumbre.[9] La detenci贸n arbitraria parece en este sentido ser la consecuencia de un manejo estrat茅gico de esa sospecha, llevada a su 煤ltimo extremo, con el fin de solventar de iure una problem谩tica de impunidad y de fortalecer el poder del estado all铆 donde no est谩 consolidado. En realidad la sospecha que impregna al estado siempre est谩 ah铆 y siempre es estrat茅gica, si bien est谩 m谩s o menos velada seg煤n lo relevante que sea la confianza ilusoria de los ciudadanos para el poder. Los cacheos a los que cualquier persona es sometida en un aeropuerto muestran la desconfianza hacia ella y hacia sus iguales, pero este tr谩mite inc贸modo ha sido comprendido y naturalizado. La detenci贸n arbitraria es un fen贸meno frecuente en M茅xico y constituye uno de los tantos encuentros con el Estado de los que habla Rolph-Trouillot, y que envuelven la vida tanto externa y objetiva como interna y subjetiva de la sociedad. Algunos pasan en aeropuertos, en comisarias y en colegios electorales, pero la mayor铆a suceden en nuestra vida cotidiana, enfrentando una multa por beber alcohol en la v铆a p煤blica, eligiendo el colegio al que llevar a tu hija, sorteando los controles de velocidad en una carretera o controlando las palabras que utilizar ante un jefe o un subordinado. Y muchos otros ocurren en los m谩rgenes, alejados de los aparatos gubernamentales y de los centros, aunque no por ello haya que irse a lugares muy rec贸nditos. Un sintecho buscando d贸nde pasar la noche en San Francisco o un franc茅s intentando convencer a la polic铆a de serlo, esgrimiendo su pasaporte, pero con un nombre sospechosamente magreb铆. O un grupo de j贸venes tzotziles siendo interrumpidos por la polic铆a mientras toman una cerveza despu茅s del trabajo, siendo dos de ellos aprehendidos supuestamente por un olor a cannabis en el ambiente. O una mujer contemplando c贸mo la polic铆a, portando una orden de registro, fotograf铆a a sus nietos a煤n menores mientras le dicen que su hijo va a pasar el resto de su vida entre rejas. O un preso hablante de tzeltal intentando comunicarse con una int茅rprete de tojolabal frente a una abogada del estado que, en 煤ltima instancia, dir谩 y callar谩 lo que considere en un juicio. Estos ejemplos son, adem谩s de encuentros, formas en que el poder del Estado se redefine para poder imponerse sobre sujetos y entornos en donde no est谩 del todo asentado. En Chiapas, la poblaci贸n ind铆gena constituye un margen en donde el Estado habitualmente no llega, donde apenas llegan carreteras, hospitales, internet, conversaciones en espa帽ol o incluso urnas, en los casos de comunidades aut贸nomas con autogobierno. Sin embargo, es precisamente ah铆 donde el Estado experimenta su poder de maneras variadas, buscando insertarse en alguna rendija para poder definitivamente entrar. Las detenciones arbitrarias pueden entenderse como un ejemplo de ese comportamiento estatal. Las principales v铆ctimas de esta forma de tortura son personas ind铆genas situadas en estas periferias, y cuya marginalidad, adem谩s de conquistable, es eficaz al no manejar diestramente el lenguaje del poder. Este fen贸meno ilustra un Estado que, adem谩s de la fuerza f铆sica, cuenta con toda una estructura simb贸lica de clasificaci贸n y selecci贸n poblacional y que se manifiesta en diferentes formas de legibilidad. El Estado lee pero tambi茅n es le铆do, escribe y, sobre todo, nunca para de hablar. Y en este margen que es la detenci贸n arbitraria, tanto los procesos de aprehensi贸n, de defensa y de lucha deben ser en espa帽ol.

Bibliograf铆a

Asad, T. (2008) 鈥溌緿贸nde est谩n los m谩rgenes del Estado?鈥. En: Cuadernos de Antropolog铆a Social, No. 27. Buenos Aires, pp.53-62.

Bourdieu, P. (1997) 鈥淓sp铆ritus del Estado. G茅nesis y estructura del campo burocr谩tico鈥. En: Razones Pr谩cticas. Teor铆a y pr谩ctica de la acci贸n. Barcelona: Anagrama, pp. 91-125.

Corrigan, P., Sayer, D. (2007) 鈥淓l Gran Arco. La formaci贸n del Estado ingl茅s como revoluci贸n cultural鈥. En: Antropolog铆a del Estado: Dominaci贸n y pr谩cticas contestatarias en Am茅rica Latina. La Paz: Cuaderno de Futuro No.23, pp. 29-105.

Das, V., Poole, D.(2008). 鈥淓l Estado y sus m谩rgenes. Etnograf铆as comparadas鈥. En Cuadernos de Antropolog铆a, No. 27. Buenos Aires: pp. 19-52 Gordillo, G. (2006). 鈥淔etichismo de la Ciudadan铆a鈥. En: En el Gran Chaco. Antropolog铆as e historias. Buenos Aires: Prometeo, pp. 169-193.

INEGI, 2022. Censo Nacional de Sistema Penitenciario Federal y Estatales 2022. Ciudad de M茅xico Lagos.

M. Calla, P. (2007) 鈥淚ntroducci贸n. El Estado como mensaje de dominaci贸n鈥. En: Antropolog铆a del Estado: Dominaci贸n y pr谩cticas contestatarias en Am茅rica Latina. La Paz: Cuaderno de Futuro No.23, pp. 13-37.

Morales, Y. (2022) 鈥淒espu茅s de 11 a帽os, ind铆genas son liberados por falta de elementos鈥. Chiapas Paralelo.

Rolph-Trouillot, M. (2001) 鈥淟a antropolog铆a del Estado en la era de la globalizaci贸n. Encuentros de tipo enga帽oso. En: Current Anthropology, Vol. 42.

Roseberry, W. (2007). 鈥淗egemon铆a y el lenguaje de la controversia鈥. En: Antropolog铆a del Estado: Dominaci贸n y pr谩cticas contestatarias en Am茅rica Latina. La Paz: Cuaderno de Futuro No.23, pp. 117-136.


1 Morales, Y. Despu茅s de 11 a帽os, ind铆genas son liberados por falta de elementos. Chiapas Paralelo. www.chiapasparalelo.com/noticias/chiapas/2022/05/despues-de-11-anos-indigenas-son-liberados-por-falta-de-elementos/

2 Gordillo, p.3

3 Bourdieu, p. 104

4 Ibid., p. 111

5 Corrigan y Sayer citado en Lagos, y Calla, p. 17

6 INEGI, 2022. Censo Nacional de Sistema Penitenciario Federal y Estatales 2022. Disponible en: https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/cnsipee/2022/doc/cnsipee_2022_resultados.pdf

7 Roseberry, p.132

8 Roseberry, p.123.

9 Asad, p.8




Fuente: Radiozapatista.org
Comentar En El Foro


S铆GUENOS
EN TWITTER
S铆GUENOS
EN MASTODON
S铆GUENOS
EN TUMBLR



Camisetas anarquistas ★ Env铆o mundial gratuito



Esta plataforma est谩 totalmente financiada por Cooperativa Ni Dios Ni Amo.
Las ventas tambi茅n contribuir a la recaudaci贸n de fondos para donaciones a diversas organizaciones anarquistas y organizaciones ben茅ficas activistas. [m谩s informaci贸n]
[ocultar anuncios]


Tech Team | Servers Monitoring | Sites Status | Content Removal

Nossos servidores s茫o alimentados por energia renov谩vel

Las opiniones son las de los colaboradores y no necesariamente est谩n respaldadas por Federacionanarquista.net [Descargo de responsabilidad]