February 20, 2021
De parte de CGT
166 puntos de vista

Se atiende as铆 al grito de socorro de esta madre soltera con tres hijos que estallaba de desesperaci贸n ante la falta absoluta de recursos para subsistir.

Una vez que se ha confirmado por escrito a Cintia que ya tiene resuelto su expediente y que en los primeros d铆as de abril podr谩 empezar a percibir el IMV que le corresponde, damos por concluida la protesta ante la Seguridad Social con el buen sabor de boca de haber hecho lo correcto para socorrer una situaci贸n extrema de tres menores y su madre.

Para la traves铆a de esta familia monoparental hasta abril, desde CGT estamos haciendo una recogida de productos que pueda contribuir a que resistan esta cuarentena, paliando en la medida de lo posible las carencias de productos b谩sicos de alimentaci贸n y sustento.

El maltrato de la Administraci贸n hacia la ciudadan铆a ha quedado latente, solo la valent铆a y desesperaci贸n de esta mujer de 34 a帽os ha hecho que los resortes del sistema se agilicen para dar cumplimiento a la ley, ense帽ando el camino a recorrer al resto de personas en situaciones similares y extremas, que nos consta son muchas.

Desde CGT somos conscientes de que Cintia no es un caso aislado ante lo tortuoso y desastroso del IMV y la flagrante falta de plantilla en la Seguridad Social que provoca la ralentizaci贸n de estas ayudas, que no por insuficientes y con excesos de burocracia, deben acelerarse para atender situaciones de urgencia de supervivencia como la esta joven madre hasta que podamos conseguir la implantaci贸n de la Renta b谩sica de las Iguales RBIS.

Con el ejemplo de la compa帽era Cintia ante su extrema situaci贸n de terror vital se evidencia que la lucha y la denuncia p煤blica es el 煤nico camino para que se respeten nuestros derechos, por lo que desde CGT M谩laga animamos a la ciudadan铆a que padezca situaciones similares a dejar los sof谩s y las quejas en las redes sociales pasando a la acci贸n, en la que encontraran como aliada a la CGT si as铆 lo requieren


Fuente: CGT – Andaluc铆a, Ceuta y Melilla




Fuente: Cgt.org.es