November 7, 2022
De parte de SAS Madrid
178 puntos de vista

La Administraci贸n desestima el recurso de alzada de la m茅dica de familia y directora del centro de salud de Cuzco por haber realizado supuestos contratos irregulares, algo que ella niega.

La doctora Mar Noguerol esperaba que la Comunidad de Madrid desestimara el recurso de alzada que hab铆a presentado para evitar que la sancionaran 10 meses sin empleo y sueldo, aunque albergaba cierta esperanza. Pero esa ilusi贸n qued贸 reducida a cenizas cuando el pasado 31 de octubre recibi贸 la respuesta de la Administraci贸n: manten铆a su decisi贸n y podr谩 ser efectiva en cualquier momento. Noguerol, de 62 a帽os, es la directora del centro de salud de Cuzco, en Fuenlabrada, al sur de Madrid, donde trabaja como m茅dica de familia desde hace 25 a帽os y est谩 al mando desde hace seis. Tambi茅n es una de las caras m谩s conocidas de la defensa de la sanidad p煤blica desde hace una d茅cada, cuando explot贸 la marea blanca que consigui贸 frenar la privatizaci贸n de la gesti贸n de la sanidad madrile帽a. Protagoniz贸 un discurso en la puerta de su centro de salud que se hizo viral a finales de 2021, cuando contest贸 a la presidenta Isabel D铆az Ayuso por deslizar que los sanitarios no arrimaban el hombro. Y un mes despu茅s de esa an茅cdota, cay贸 sobre su cabeza como una losa un expediente disciplinario que ella llama un 鈥渃astigo ejemplarizante鈥 que atenta contra 鈥渓a libertad de expresi贸n鈥, porque 鈥渓o m谩s grave de todo鈥, dice, es que puede despojarla de su plaza 鈥減ara siempre鈥.

Apoyos no le faltan. El Colegio de M茅dicos de Madrid (Icomem) ha elaborado un informe jur铆dico en el que solicita la anulaci贸n de la sanci贸n por no ajustarse a derecho. El pasado verano se organizaron varias manifestaciones en su defensa en Madrid, algunas bastante numerosas. Tambi茅n ha conseguido que 130 directores firmaran una carta de apoyo y pidieran un consejo extraordinario que tambi茅n se ha desestimado. Y que se entregaran 4.500 firmas en la Direcci贸n General de Recursos Humanos para que la Administraci贸n diera carpetazo a una sanci贸n que nadie entiende. Pero lo entiendan o no, sigue adelante. Y ella anuncia que se ver谩n las caras en los tribunales. 鈥淓l siguiente paso es lo contencioso-administrativo y es lo que voy a hacer鈥, anuncia. Un portavoz de la Consejer铆a de Sanidad reitera lo mismo que en julio: no van a comentar nada al respecto, porque es 鈥渦n expediente de un profesional鈥.

Antes de que el Gobierno regional pueda atacar poniendo sobre la mesa datos personales de Nogueral, como ha ocurrido con la sanitaria agredida en Guadarrama, ella se adelanta. S铆, form贸 parte de las listas de Unidas Podemos en Fuenlabrada en 2019, aunque aceptara ocupar el 煤ltimo lugar de aquella lista y siempre como independiente. No se arrepiente, aunque sabe que ese dato puede ser utilizado en su contra. Ella insiste en que todo el mundo, tambi茅n los profesionales m茅dicos, tienen derecho a tener su propia ideolog铆a, sin que eso signifique que tengan que sufrir una especie de vendetta. 鈥淣uestra ideolog铆a no est谩 en cuesti贸n, sino el dar o no la calidad asistencial a los pacientes鈥, defiende. 鈥淒e eso se trata, de defender la sanidad p煤blica por encima de todo, el derecho de todos los ciudadanos a ser atendidos. A qui茅n votemos cada uno deber铆a ser secundario y no motivo para que te pongan en la diana. No s茅 si la se帽ora Ayuso nos quiere quitar a los m茅dicos la libertad de tener ideas y de voto, adem谩s de la de trabajar dignamente鈥.

En esta ocasi贸n ella supuestamente se encuentra en esa diana por unas contrataciones que la Administraci贸n le acusa de haber hecho irregularmente. 鈥淣osotros no podemos contratar a nadie. Eso lo hace Recursos Humanos. Nosotros proponemos y ellos contratan鈥, insiste ella, como explic贸 el verano pasado. Y as铆 ha sido siempre, seg煤n la normativa de recursos humanos de la Comunidad de Madrid, hasta que las normas cambiaron. 鈥淒e la noche a la ma帽ana. Y verbalmente鈥, matiza ella.

La pol茅mica

Hasta abril de 2021, las bajas de corta duraci贸n (las que se producen por una enfermedad que provoca huecos durante una semana, o 10 d铆as, por ejemplo, como la covid en su momento) se supl铆an cuando el centro propon铆a un suplente. Entonces la Direcci贸n General de Recursos Humanos recog铆a el guante y contrataba a la persona propuesta. 鈥淎s铆 pod铆amos proponer a alguien que ya conociera el centro, que sumara y que no fuera una carga para el funcionamiento. Y m谩s en una de las olas de covid, como est谩bamos鈥, explica. Porque para bajas cortas, lo ideal era que la persona que llegara se integrara r谩pido al funcionamiento diario.

En abril del a帽o pasado el funcionamiento cambi贸. Ella propuso a un candidato para cubrir una baja de un administrativo y el Gobierno regional dijo que no, que las normas hab铆an cambiado y que ahora se mandaba a alguien de la bolsa de trabajo. 鈥淓ntonces renunci茅 a la suplencia. Me supon铆a m谩s carga tener que ense帽ar a alguien, con todo la que ten铆amos encima, en la quinta ola del covid鈥, aclara. Poco despu茅s, en junio, pas贸 algo similar. Propuso un suplente, Sanidad mand贸 a otra persona y en esta ocasi贸n s铆 la acept贸: 鈥淓st谩bamos con los cambios de agendas, pas谩bamos de dar todas las citas telef贸nicas a las presenciales y era muy necesario鈥. Y se acab贸 el problema. No sin antes protestar. Porque Noguerol no entend铆a por qu茅 impon铆an un criterio cuando el funcionamiento del centro flu铆a m谩s f谩cilmente cuando esas suplencias cortas las realizaban personas que ya conoc铆an los mecanismos y el lugar de trabajo. Tiempo despu茅s, tras las quejas generalizadas de todos los directores, la Administraci贸n les dio la raz贸n, aunque indirectamente, y la norma volvi贸 a su estado original.

La sorpresa lleg贸 en enero pasado con la apertura del expediente por haber realizado contrataciones 鈥渋rregularmente鈥. Ella hizo alegaciones y present贸 testigos. Pero lo denegaron. Volvi贸 a presentar alegaciones. Volvieron a denegar. Hasta que el 22 de junio se enter贸 de la aplicaci贸n de un expediente que conlleva la suspensi贸n de empleo y sueldo durante 10 meses y se derrumb贸. 鈥淎dem谩s de directora de un centro, soy m茅dico, amo la medicina y a mis pacientes y esto significar铆a perder mi plaza鈥, lamenta una doctora que aspira a jubilarse a los 67 a帽os. 鈥淪i me dejan…鈥, suspira una mujer que en 25 a帽os en Cuzco solo ha estado de baja cuando pari贸 a su hija, por una intervenci贸n quir煤rgica, un desprendimiento de retina y una neumon铆a bilateral por la que estuvo ingresada cuando se contagi贸 de covid. 鈥淧ara que luego digan que somos unos vagos鈥, lamenta.

La ola de empat铆a que ha generado la figura de Noguerol traspasa ya a la profesi贸n m茅dica. Ha sido siempre una mujer que ha llevado la lucha por bandera. Naci贸 en Ja茅n en el seno de una familia trabajadora que sac贸 adelante a tres hijas. Se mud贸 a Madrid cuando ten铆a meses de vida y se independiz贸 a los 18 a帽os, cuando se quer铆a comer el mundo y defender derechos que en la sociedad reci茅n salida del franquismo todav铆a no eran derechos. Se mud贸 a Bilbao, trabaj贸 como administrativa, comparti贸 piso con Yolanda Gonz谩lez, la joven militante del Partido Socialista de los Trabajadores (PST) de 19 a帽os asesinada en 1980 por el comando fascista Fuerza Nueva, y se salv贸 de aquello de milagro. Por no estar en casa. A los 23 a帽os decidi贸 que quer铆a darle un vuelco a su vida y dedicarse a la medicina, que la apasionaba, y mientras trabajaba para vivir, estudiaba. Y mientras trabajaba para vivir y estudiaba, se sac贸 unas oposiciones de administrativa. Por si acaso. Acab贸 la carrera, estudi贸 la residencia en Asturias y cuando todav铆a no hab铆a terminado, volvi贸 a presentarse a unas oposiciones, en este caso para ejercer de m茅dico de familia. Las aprob贸, se mud贸 a Fuenlabrada y ah铆 ha visto crecer a su familia y ha generado v铆nculos insondables con sus vecinos y pacientes, que ahora no dudan en salir a la calle para defenderla.

Enlace relacionado ElPa铆s.com 07/11/2022.




Fuente: Sasmadrid.org