January 29, 2021
De parte de SAS Madrid
326 puntos de vista

El PIB del cuarto trimestre crece un 0,4%, seg煤n el INE, pero la mejor铆a es insuficiente para compensar el da帽o provocado por la pandemia.

La pandemia ha asestado un golpe a la actividad de dimensiones desconocidas en tiempos recientes. En 2020 la econom铆a cay贸 un 11%, el mayor desplome registrado en 85 a帽os. Habr铆a que remontarse al inicio de la Guerra Civil para encontrar un batacazo mayor. En euros la ca铆da de la producci贸n asciende a unos 130.000 millones, casi el equivalente a lo que cuestan las pensiones en un a帽o. Esa ha sido hasta ahora la factura econ贸mica de la covid-19, un peaje que seg煤n organismos como el FMI o el Banco de Espa帽a se tardar谩 al menos tres a帽os en recobrar. Espa帽a vuelve a padecer una recesi贸n cuando todav铆a no han cicatrizado las heridas de la crisis financiera anterior.

En la serie del INE que arranca en 1970 no hay ni por asomo nada igual. La mayor ca铆da anual registrada es la de 2009, cuando el producto interior bruto retrocedi贸 un 3,8%. Seg煤n los c谩lculos del historiador econ贸mico Leandro Prados de la Escosura, en 1936 la econom铆a se hundi贸 un 26,8% por la Guerra Civil. En 1868, el derrumbe fue del 13,3% por el estallido de una burbuja de inversiones ferroviarias y las malas cosechas. En 1896, la actividad se desplom贸 un 10% en plena escalada de la Guerra de Cuba. En 1945, la Segunda Guerra Mundial y la Autarqu铆a infligieron un varapalo al PIB del 8,1%. La crisis del 29 provoc贸 en Espa帽a una p茅rdida del 4,9% en 1930. Y la Gran Depresi贸n de 1873 caus贸 una contracci贸n del 8,9%. “En los 煤ltimos 170 a帽os solo en la Guerra Civil y en 1868 se han dado ca铆das superiores”, se帽ala Prados de la Escosura.

De entre todos los pa铆ses de la OCDE, Espa帽a ha sido con Reino Unido el que m谩s ha sufrido las consecuencias econ贸micas de tratar de frenar el virus. Las razones han sido harto mencionadas: un confinamiento m谩s largo y duro en la primera oleada. Un tejido productivo muy dependiente de servicios como la hosteler铆a o el turismo, que requieren m谩s interacci贸n social. La mayor abundancia de pymes, que aguantan peor los vaivenes. Y la elevada proporci贸n de empleos temporales, cuyos contratos se rescinden con m谩s facilidad en cuanto hay turbulencias. Tambi茅n una posici贸n fiscal muy deteriorada que ha hecho que el Gobierno no se atreva a dar m谩s ayudas directas m谩s all谩 de los ERTE.

La anterior crisis financiera financiera ocurri贸 porque se generaron unos desequilibrios de competitividad, deuda privada, excesos en la construcci贸n y, al final, d茅ficit p煤blico que hab铆a que ajustar. Era imposible hacer los ERTE porque hab铆a una parte del empleo ligado a la burbuja inmobiliaria que iba a desaparecer. Esta vez es una crisis ex贸gena con un impacto muy desigual, que se ha cebado con sectores como el turismo que en principio deber铆an recobrarse una vez se restablezca la normalidad. No tienen problemas de competitividad o excesos que purgar. Se trata m谩s bien de una contracci贸n hist贸rica por las medidas tomadas para detener el virus. Con tal de evitar su propagaci贸n se ha prohibido producir, dar servicios y, por tanto, consumir.

Aunque el descalabro del PIB ha sido brutal, el hundimiento de las rentas no ha sido tan fuerte. Los ingresos de las familias solo han ca铆do menos de la mitad de lo que baja el PIB gracias al colch贸n de los ERTE. Y esa buena noticia ha ocurrido a costa de la deuda p煤blica, algo que deja a la econom铆a espa帽ola expuesta a futuros problemas si no se corrige m谩s adelante, tal y como han recordado el FMI, el Banco de Espa帽a o la Autoridad Fiscal. Otra cuesti贸n es si, como alertan estos organismos, la duraci贸n de la pandemia acabar谩 provocando da帽os m谩s permanentes en forma de quiebras, una mayor deuda empresarial, menos inversi贸n y, por ende, empleo.

El INE se帽ala que el gasto de los hogares se hunde un 8,4% interanual. La inversi贸n, un 14,3%. Las exportaciones, un 20,6%. Y las importaciones, un 14,1%. un Solo el gasto de las Administraciones P煤blicas se dispara con un avance del 7%. Por sectores, 煤nicamente crece la agricultura con un fort铆simo 8,7%, la banca, con un 5,4% y la administraci贸n p煤blica, educaci贸n y sanidad, con un 3,3%. La industria pierde un 4,3%; la construcci贸n, un 18,2% y los servicios, un 9,8%. Dentro de estos 煤ltimos, el desplome que ha marcado m谩s esta crisis es el del comercio, transporte y hosteler铆a: un 20,4%. Y figura como la m谩s perjudicada de todas las actividades art铆sticas y recreativas, con una ca铆da del 31,5%. Las actividades profesionales y cient铆ficas ceden un 12,9%.

Pierde fuelle la recuperaci贸n

En cuanto al comportamiento de la econom铆a en el cuarto trimestre, la noticia positiva es que sorprendentemente la recuperaci贸n contin煤a a pesar de las restricciones. El PIB trimestral crece un 0,4%. Se evita la ca铆da que sufren por ejemplo Francia o Italia, quiz谩s por unas restricciones m谩s parciales a diferencia del primer confinamiento. Y porque aunque una parte de la econom铆a permanece hibernada, el resto se ha adaptado y consigue funcionar reduciendo la movilidad.

No obstante, la lectura m谩s negativa del dato de crecimiento trimestral es que pierde fuelle el fuerte ritmo de recuperaci贸n iniciado en el trimestre anterior. Y a la luz de las mayores restricciones impuestas con el comienzo del a帽o, parece que entre enero y marzo podr铆a estancarse o incluso retroceder algo. El INE recuerda que estos datos han sido elaborados con grandes dificultades y que pueden revisarse cuando haya m谩s informaci贸n disponible.

Enlace relacionado ElPa铆s.com 29/01/2021.




Fuente: Sasmadrid.org