June 3, 2021
De parte de SAS Madrid
407 puntos de vista


Seg煤n el INE, desde 1975 hasta hoy, la poblaci贸n espa帽ola ha aumentado alrededor de un 36%. Sin embargo, este aumento se ha producido de forma muy desigual, fruto de un modelo centralista enfocado en los sectores secundario y terciario que ha dejado en los m谩rgenes, abandonadas, las zonas agr铆colas que sostienen gran parte del sector primario. Entre 2017 y 2018, veintis茅is provincias perdieron poblaci贸n. Las m谩s afectadas: Zamora, 脕vila, Le贸n y C谩ceres.

Pero la llamada Espa帽a Vac铆a no solo es producto de un modelo desarrollista torpe, que se ha movido a tirones e impulsos, concentrando el mercado laboral en las grandes ciudades y en las costas, sino tambi茅n del olvido institucional. Esta combinaci贸n ha desembocado a la postre en un escenario que preocupa a los poderes econ贸micos. Las consecuencias de una Espa帽a vaciada repercuten sobre la econom铆a del pa铆s.

De acuerdo con el Banco de Espa帽a, en su estudio La distribuci贸n espacial de la poblaci贸n en Espa帽a y sus implicaciones econ贸micas, 芦la incidencia de municipios en riesgo de despoblaci贸n en Espa帽a se sit煤a muy por encima de la del conjunto de la eurozona禄. El 42% de los municipios de Espa帽a podr铆an desaparecer. Una suerte de epidemia sobre la que ciudadan铆a e instituciones comienzan a concienciarse. 

Tanto es as铆 que en 2018 se cre贸 el Ministerio de Transici贸n Ecol贸gica y Reto Demogr谩fico. Entre los planes de este organismo est谩 el de poner en marcha una red de centros de innovaci贸n situados en 谩reas rurales y estimular el emprendimiento local y la digitalizaci贸n mediante ayudas p煤blicas y colaboraci贸n p煤blico-privada. Como medidas concretas, destacan la instalaci贸n de puntos de recarga para veh铆culos el茅ctricos, la formaci贸n de j贸venes agricultores y ganaderos y la extensi贸n de la red de banda ancha hasta alcanzar el 100% del territorio.

Iniciativas contra la despoblaci贸n

Se trata de impulsar proyectos que a su vez terminen generando m谩s actividad econ贸mica a su alrededor. Ideas concentradas en el plan 鈥楶ueblos con futuro鈥. Una estrategia para la cohesi贸n y transformaci贸n del pa铆s que ha saltado a la opini贸n p煤blica tras la pol茅mica generada por el discurso de la escritora Ana Iris Sim贸n durante la presentaci贸n del mismo. 

No obstante, los planes para salvar al mundo rural no solo provienen de las grandes instituciones. Son muchas las iniciativas privadas y locales que se han puesto en pr谩ctica hasta la fecha. Veamos algunos ejemplos.

Plan Repuebla: es una plataforma de contacto y colaboraci贸n con ayuntamientos de localidades de zonas despobladas que genera un banco de viviendas y subvenciones. De tal manera que se pueda regentar un bar por un precio testimonial o que los aut贸nomos disfruten de tarifa plana.

Pueblos Smart: son poblaciones que buscan resucitar a trav茅s de la inversi贸n en nuevas tecnolog铆as e innovaci贸n. La localidad extreme帽a de Valverde de Burguillos, por ejemplo, funciona como laboratorio experimental y acad茅mico donde alumnos de distintas 谩reas de la Universidad de Sevilla desarrollan sus trabajos pr谩cticos.

Otras iniciativas singulares: en Rubi谩 (Ourense) se ofrec铆an 150 euros al mes para quienes quisieran vivir all铆. En Algar de Palancia (Valencia) se entregaban 750 euros por hijo nacido para quien llevara dos a帽os empadronado. En Arganza (Le贸n) se marcaron como objetivo no cerrar el colegio concediendo vivienda gratuita a familias con dos o m谩s hijos.

Un plan integral basado en la econom铆a social

Son ideas que suponen un aliciente para muchos ciudadanos que quieren escapar del ruido y el estr茅s de las grandes ciudades. Sobre todo, si tenemos en cuenta que en el actual marco pand茅mico la sociedad ha comenzado a valorar los beneficios de una vida rural; una vida m谩s natural, menos contaminante, una vida sin prisas, donde criar a los hijos no sea una carrera de obst谩culos. 

Pero despu茅s de los incentivos, las ayudas y las subvenciones, 驴qu茅? 驴C贸mo subsistir, competir y seguir caminando solos? 驴C贸mo generar empleo y mantener exponencialmente el crecimiento poblacional a falta de un tejido econ贸mico s贸lido? En el mundo de hoy, hijo del Consenso de Washington, la econom铆a tiende a basarse en el hinchamiento de sectores concretos, que se explotan creando una econom铆a r谩pida y cortoplacista, pero 驴esto es aplicable a los pueblos semivac铆os de Espa帽a? 

A mi entender, la repoblaci贸n y el reequilibrio demogr谩fico requieren un plan integral basado en una econom铆a modesta, pero suficientemente sostenible. En este sentido, el Pa铆s Vasco, una de las regiones m谩s pr贸speras del pa铆s, es un ejemplo en lo que a econom铆a social se refiere. Euskadi ha sido, desde los a帽os cincuenta del pasado siglo, un modelo cooperativo de 茅xito.

Actualmente, el Pa铆s Vasco cuenta con m谩s de 1.200 cooperativas que, a pesar de la sonada ca铆da de Fagor, han demostrado ser un sistema resistente a los vaivenes de las finanzas y de la historia. Empresas como Orbea, Hojiblanca o Irizar evidencian que las cooperativas pueden competir con las grandes sociedades limitadas y an贸nimas desde las zonas rurales.

La experiencia de Orexa

Orexa, el pueblo m谩s peque帽o de Guip煤zcoa, con 123 habitantes censados, se mantiene vivo y activo gracias a la econom铆a social en la que participan. De la que, adem谩s, se benefician casi todos los habitantes de la localidad. En 2007, el Ayuntamiento habilit贸 un bloque de doce viviendas y facilit贸 ayudas para quienes quisieran reformar los caser铆os y convertirlos en casas particulares. El pueblo gan贸 80 habitantes con esta iniciativa.

En 2014, el Consistorio puso en marcha el proyecto 鈥極rexa bizirik鈥. As铆, el Pleno del Ayuntamiento pas贸 a estar integrado por un notable n煤mero de vecinos (al menos uno por cada casa), de forma que la participaci贸n ciudadana fuera integral en su plan de implementaci贸n de nuevas tecnolog铆as y energ铆as renovables. De este modo, Orexa fue uno de los primeros pueblos de Guip煤zcoa en instalar fibra 贸ptica.

En 2018, los vecinos convirtieron el bar en un establecimiento cooperativo donde vender sus productos y donde centralizar los servicios de ocio y hosteler铆a. A d铆a de hoy, su objetivo es seguir aumentando su poblaci贸n en un porcentaje de un 10% cada dos a帽os.

La econom铆a social se presenta pues como un modelo s贸lido para evitar la despoblaci贸n y permitir que ciertas zonas renazcan por medio de un modo de vida sencillo y sostenible. Lo cual no resulta 贸bice para que otras empresas prosperen o se mantengan estables. Tampoco para que se puedan poner en pr谩ctica otros modelos de emprendimiento. El cooperativismo no solo no est谩 en crisis en este mundo global, sino que representa un seguro donde anclar la econom铆a; un modelo alternativo a煤n infravalorado. Tal vez uno de los pocos motivos de esperanza para zonas en desarrollo.

Enlace relacionado LaMarea.com (02/06/2021).




Fuente: Sasmadrid.org