July 11, 2021
De parte de La Haine
298 puntos de vista


A partir del concepto de concientizaci贸n, Paulo Freire desarroll贸 su concepci贸n de la educaci贸n liberadora

La expresi贸n Educaci贸n Popular circula desde hace algunos a帽os en Am茅rica Latina a trav茅s de libros, revistas y folletos. Aunque no existe un concepto universal al respecto, en general, la Educaci贸n Popular se define como una pr谩ctica social que trabaja, principalmente, en el 谩mbito del conocimiento, con intencionalidad, objetivos sociales, cu谩les son los de contribuir a una sociedad nueva que responda a los intereses y aspiraciones de los sectores populares[1].

Aunque a veces algunos enfoques limitan la Educaci贸n Popular a las aportaciones de Paulo Freire, existen numerosos casos de pensadores, dirigentes pol铆ticos y experiencias aisladas cuya intenci贸n fue colocar la educaci贸n al servicio de las clases populares. Desde la colonia se us贸 la expresi贸n 鈥渆ducaci贸n popular鈥 como instrucci贸n elemental a las capas pobres y sectores dominados[2]. Para la Ilustraci贸n europea, y sus expresiones en Latinoam茅rica, la educaci贸n popular consist铆a en instruir a los pobres para convertirlos en ciudadanos. Pero, en este caso, el pueblo es destinatario pasivo de un discurso pedag贸gico construido por otros, pues la elite ilustrada lo percibe como 鈥渋gnorante鈥 e incapaz de gestar iniciativas aut贸nomas.

Sin embargo, el pedagogo venezolano Sim贸n Rodr铆guez y su disc铆pulo Sim贸n Bol铆var desarrollan otra perspectiva. Ellos ven en la educaci贸n de las masas populares una condici贸n para formar ciudadanos y una garant铆a para la democratizaci贸n de las j贸venes rep煤blicas hispanoamericanas. M谩s adelante, otros dirigentes sociales y pol铆ticos revolucionarios y latinoamericanistas, como Jos茅 Mart铆, realizaron contribuciones en el mismo sentido emancipador. En ambos casos, existe un fuerte sentimiento nacionalista.

Una ni帽a de un campamento del MST lee ‘Historia do menino que lia o mundo’, una aproximaci贸n a la vida y a la obra de Paulo Freire.

Pero, por otro lado, desde una perspectiva cr铆tica del capitalismo, tambi茅n surgieron experiencias educativas que intentaron proponer alternativas a la pedagog铆a dominante. Anarquistas, socialistas y comunistas procuraron crear discursos pedag贸gicos ligados a la transformaci贸n social. De este modo, se fue conformando una tradici贸n pedag贸gica latinoamericana progresista, ligada a la educaci贸n obrera y a la formaci贸n de cuadros pol铆ticos. Sin duda, la obra 驴Qu茅 hacer?, de Lenin, la cual se convirti贸 en el modo universal de educaci贸n pol铆tica de los partidos comunistas y similares, fue el texto gu铆a de tales experiencias. El dirigente bolchevique ruso depositaba en el partido la direcci贸n pol铆tica y educativa de las clases explotadas. Probablemente, una posici贸n m谩s creativa y cr铆tica fue la propuesta por el peruano Jos茅 Carlos Mari谩tegui, quien plante贸 la necesidad de una pedagog铆a nacional, popular y latinoamericana que reivindicara lo ind铆gena y lo cultural.

Al mismo tiempo, los movimientos populistas de las d茅cadas de 1940 y 1950 procuraron darle a la educaci贸n un car谩cter nacionalista y democr谩tico, exaltando las culturas populares aut贸ctonas y la capacidad creativa del pueblo. Jos茅 Domingo Per贸n en Argentina, V铆ctor Ra煤l Haya de la Torre y el APRA en el Per煤, L谩zaro C谩rdenas en M茅xico y Jorge Eli茅cer Gait谩n en Colombia, vieron en la educaci贸n y la cultura un espacio adecuado para el desarrollo de sus movimientos. No hay que olvidar, por ejemplo, que es durante un gobierno populista, el de Jo茫o Goulart, cuando Paulo Freire inicia sus experiencias educativas en 谩mbito nacional en Brasil[3].

A partir del concepto de concientizaci贸n (conscientiza莽茫o, en portugu茅s), que ha sido creado por el fil贸sofo brasile帽o 脕lvaro Vieira Pinto[4], Paulo Freire desarroll贸 su concepci贸n de la educaci贸n liberadora.

Tras el golpe militar al presidente Jo茫o Goulart en 1964 en Brasil, Freire emigra a Chile, donde puede sistematizar su experiencia y asesorar programas de alfabetizaci贸n. Es en el exilio, donde escribe Pedagog铆a del Oprimido (https://lahaine.org/bT9L), libro publicado en 1970 que circular铆a por toda Am茅rica Latina e influir铆a sobre miles de educadores en una d茅cada en la que amplias capas de la poblaci贸n asum铆an que su desarrollo implicaba cambios estructurales. La militancia cristiana de Freire y el car谩cter humanista de su pensamiento permitieron que su propuesta fuese acogida al interior de la Iglesia: primero el Movimiento de Educaci贸n de Base (MEB) de Brasil y posteriormente lo hace la Conferencia del Episcopado Latinoamericano reunida en 1968 en Medell铆n, Colombia. De este modo, los planteamientos de Freire son incorporados en lo que m谩s tarde llegar铆a a ser la Teolog铆a de la Liberaci贸n.

El m茅todo de Freire y su amplia obra configuraron un rico universo de reflexiones acerca de la educaci贸n, de la pedagog铆a y la 茅tica liberadoras. Para Paulo Freire, educar significa, por ejemplo, conocer cr铆ticamente la realidad, comprometerse con la utop铆a de transformarla, formar sujetos de dicho cambio y desarrollar el di谩logo. Pero, aunque su m茅todo constitu铆a una profunda cr铆tica a las pr谩cticas educativas tradicionales, 茅l tambi茅n empez贸 a revelar limitaciones y ambig眉edades pol铆ticas. Los problemas se refer铆an principalmente al desconocimiento del condicionamiento de la educaci贸n por la estructura social y econ贸mica, as铆 como a los conflictos de clase. Como consecuencia, la idea de transformar la realidad quedaba convertida en un acto abstracto.

Pero, en todo caso, Paulo Freire se ha convertido en un cl谩sico del pensamiento educativo latinoamericano, teniendo una influencia significativa en los debates pedag贸gicos internacionales. Su idea de la educaci贸n bancaria, que encuentra un paralelismo con las ideas del pedagogo suizo Johann Heinrich Pestalozzi, se refiere a la concepci贸n de educaci贸n como un proceso en lo que el educador deposita contenidos en la mente del estudiante. En lugar de observar la educaci贸n como un proceso de comunicaci贸n y di谩logo consciente y con discernimiento, la educaci贸n bancaria contempla al educando como un sujeto pasivo e ignorante, que ha de aprender por medio de la memorizaci贸n y repetici贸n de los contenidos que se le inculcan.

Los relevantes aportes de Paulo Freire jugaron un rol fundamental en el desarrollo de la Educaci贸n Popular. Por otro lado, el discurso fundacional de la Educaci贸n Popular tuvo como caracter铆stica central su identificaci贸n con el m茅todo dial茅ctico de conocimiento. Debido a la influencia del materialismo hist贸rico, en general, se asumi贸 que el m茅todo de la Educaci贸n Popular era el dial茅ctico, entendido como un conjunto de principios metodol贸gicos que se supon铆a garantizaban la eficacia de las acciones educativas[5]. El principal de ellos es su relaci贸n con la praxis hist贸rica concreta. Realizar an谩lisis concretos de situaciones concretas. Pero hoy en d铆a este principio ha sido ampliamente ignorado o s贸lo superficialmente repetido (en tono meramente formal), incluso en el contexto del legado del propio Freire. Es decir, estamos asistiendo a una especie de 鈥渕uerte鈥 de la dial茅ctica en la Educaci贸n Popular. La forma en que se ha abordado el pensamiento de Paulo Freire en los 煤ltimos tiempos y la manera en que se ha celebrado el centenario de su nacimiento demuestran la asfixia del pensamiento dial茅ctico.

Los seminarios realizados sobre su obra y los enfoques desarrollados sobre su pensamiento han sido puramente laudatorios, acerc谩ndose casi de una adoraci贸n mesi谩nica. No hay problematizaci贸n anal铆tica. Se ignoran las fuentes te贸ricas que 茅l tuvo como referencia para construir su obra y no se analizan sus aportaciones frente a las nuevas coyunturas del siglo XXI. Lo que se hace es simplemente repetir los lugares comunes de su pensamiento, as铆 como algunos enfoques de las d茅cadas de 1960 y 1970. Adem谩s, hay apropiaciones populistas de sus ideas y su uso de manera arribista como forma de autopromoci贸n personal. Estos son hechos incompatibles con el ejercicio de la cr铆tica de la raz贸n dial茅ctica. Adem谩s, tales hechos son perjudiciales para el necesario debate que se ha desarrollado en varios pa铆ses de Am茅rica Latina sobre la refundamentaci贸n de la Educaci贸n Popular.

El debate sobre la refundamentaci贸n de la Educaci贸n Popular est谩 asociado a m煤ltiples factores, como el agotamiento de los referentes discursivos con respecto a la pluralizaci贸n de las pr谩cticas y actores de la Educaci贸n Popular, la crisis del socialismo real y la atracci贸n ejercida por nuevos planteamientos te贸ricos provenientes de las ciencias sociales. En cuanto al contenido de la refundamentaci贸n, se ha se帽alado algunos desplazamientos de los componentes del discurso fundacional de la Educaci贸n Popular. Por ejemplo:

i) de una lectura clasista ortodoxa de la sociedad, a la incorporaci贸n de otras perspectivas y categor铆as anal铆ticas;ii) de una lectura revolucionaria de 鈥渢oma del poder鈥 como 煤nica v铆a del cambio, a la ampliaci贸n del sentido de lo pol铆tico a todas las esferas de la vida social, la reivindicaci贸n de la democracia como forma de gobierno y defensa de lo p煤blico;iii) de una mirada econ贸mica y pol铆tica de los sujetos sociales a una mirada integral de los mismos;iv) de un 茅nfasis en la toma de conciencia al enriquecimiento de la subjetividad individual y colectiva en todas sus dimensiones (intelectual, emocional, corporal, etc.); y,v) del uso instrumental de las t茅cnicas participativas a la reivindicaci贸n de lo pedag贸gico de la Educaci贸n Popular, la incorporaci贸n de aportes de otras corrientes te贸ricas y el inter茅s por el di谩logo de saberes[6].

No hay que olvidar que la vida, el ser humano, la naturaleza, son din谩micos, inacabados, constituidos-constituy茅ndose; se mueven, interact煤an, influyen y son influidos. De ah铆 que el pensamiento anal铆tico no puede dejarse aplastar por los l铆mites de lo que ya est谩 producido. El razonamiento dial茅ctico no puede someterse a las condiciones formales de una teor铆a, ya que, simult谩neamente, debe cuestionarlas. Por ello, no se trata de enmarcarse en una teor铆a, pero abrirse a las posibilidades de cuestionamiento para llevar a cabo nuevos desarrollos sobre ella. Si no es as铆, la dial茅ctica se queda asfixiada, y la propia teor铆a se vuelve residual. Esta es una lecci贸n que el legado de Paulo Freire deber铆a tener en cuenta en el a帽o de su centenario.

—-

Notas

[1] Al respecto, ver el trabajo de Jorge Osorio: 鈥淧erspectivas de la acci贸n educativa en los noventa鈥, en: Alfabetizar para la democracia, Santiago de Chile: CEAAL, 1990.

[2] Ver Adriana Puigross, 鈥淒iscursos y tendencias de la Educaci贸n Popular en Am茅rica Latina鈥, en Revista Tarea, n掳 3. Lima: Asociaci贸n de Publicaciones Educativas, 1987.

[3] Al respecto, ver el libro de Afonso Torres Camilo: Educaci贸n Popular 鈥 Trayectoria y actualidad, Caracas: Universidad Bolivariana de Venezuela, 2011.

[4] Ver una de las principales obras de 脕lvaro Vieira Pinto: Educa莽茫o e realidade nacional, 2 vols., Rio de Janeiro: ISEB, 1960.

[5] V茅ase al respecto Afonso Torres Camilo, op. cit.

[6] Ibidem.

Ivonaldo Leite es profesor en la Universidad Federal de Para铆ba, Brasil.




Fuente: Lahaine.org