February 19, 2021
De parte de SAS Madrid
353 puntos de vista


Los Centros de Control de Enfermedades (CDC) ya han informado de un aumento de las muertes por sobredosis en EE UU durante la crisis de covid-19, se帽alando a los opi谩ceos sint茅ticos como principales responsables.

Mucho antes del virus, muchos estadounidenses se hund铆an bajo olas de desesperaci贸n. Sin pol铆ticas transformadoras, esa desesperaci贸n, con el combustible a帽adido de la pandemia, puede convertirse en un tsunami. Las consecuencias podr铆an dejar a las comunidades bajo los escombros durante d茅cadas.

S贸lo en el siglo XXI, los estadounidenses se han visto amenazados por todo, desde el terrorismo extranjero y nacional hasta una polic铆a cada vez m谩s agresiva y militarizada. Incapaces de contar con puestos de trabajo, redes de seguridad adecuadas o atenci贸n sanitaria, han visto c贸mo los ricos se forran en Wall Street. Los pol铆ticos y los medios de comunicaci贸n les han hablado con desprecio, sintiendo que, a menos que sean ricos, el sistema pol铆tico ignorar谩 sus voces. Como la investigaci贸n ha demostrado una y otra vez, ten铆an raz贸n.

Acusados de estar amargamente divididos, cuando los estadounidenses se pon铆an de acuerdo en algo, como un programa nacional 煤nico para proporcionar cobertura sanitaria gestionada por el gobierno, sus preferencias eran desestimadas por sus representantes (incluido el nuevo presidente) como radicales o imposibles. Las cosas que hacen que la vida merezca la pena y sea soportable, como una educaci贸n asequible o una jubilaci贸n digna, se volvieron cada vez m谩s inalcanzables. La clase media se estaba convirtiendo en una reliquia. La gente ve铆a c贸mo Estados Unidos se convert铆a en un pa铆s del tercer mundo, con dos econom铆as separadas en las que las experiencias, las perspectivas e incluso la duraci贸n de la vida diverg铆an.

En 2015, la esperanza de vida en Estados Unidos descendi贸 por primera vez en d茅cadas. Los expertos esperaban que fuera mala suerte. No lo fue. Volvi贸 a ocurrir en 2016. Y de nuevo en 2017. Desde la gripe espa帽ola no se hab铆a producido un descenso tan prolongado. Muchos sospechaban que la desigualdad econ贸mica era un factor determinante, al observar que mientras los estadounidenses pobres y de clase media mor铆an m谩s j贸venes, los m谩s ricos no solo viv铆an bien, sino que viv铆an m谩s tiempo. Un reciente estudio dan茅s muestra que, entre 2001 y 2014, la esperanza de vida de los estadounidenses ricos creci贸 un 140% m谩s r谩pido que la de los grupos de bajos ingresos, un dato at铆pico entre las naciones.

Muertes por desesperaci贸n

En un estudio de 2015, los economistas de Princeton Anne Case y Angus Deaton dieron la voz de alarma sobre la muerte de hombres y mujeres blancos de mediana edad sin t铆tulo universitario por suicidio, sobredosis de drogas y dolencias relacionadas con el alcohol a tasas r茅cord. Las personas de estos grupos dec铆an sentirse m谩s enfermas, m谩s estresadas, m谩s propensas al dolor cr贸nico y menos capaces de trabajar y hacer frente a las actividades diarias. Aunque sus ingresos eran superiores a los de los hispanos y afroamericanos sin t铆tulo universitario, estos blancos ten铆an una sensaci贸n de p茅rdida cr贸nica.

Case y Deaton denominaron a esta tendencia 鈥渕uertes por desesperaci贸n鈥, lo que ocurre cuando no puedes salir adelante hagas lo que hagas. En un libro publicado en marzo de 2020, mencionaron la epidemia de opi谩ceos impulsada por la codicia en Estados Unidos, la inestabilidad laboral, un sistema sanitario depredador, redes de seguridad social destrozadas, mercados laborales desequilibrados y pol铆ticas de globalizaci贸n como factores que contribuyen a la tragedia. Estados Unidos destaca entre las naciones por sus desigualdades.

Antes de la pandemia, la soci贸loga Shannon Monnat, de la Universidad de Syracuse, hizo un seguimiento de las muertes por sobredosis de drogas, especialmente las relacionadas con el azote de los opi谩ceos. Lleg贸 a la conclusi贸n de que, si bien las grandes farmac茅uticas se comportaron de forma horrible al promover medicamentos que sab铆an que eran altamente adictivos, los opi谩ceos no se habr铆an apoderado de las comunidades en una atadura mortal sin la creciente brecha entre los que tienen y los que no tienen. Las pol铆ticas repercutieron en la mortalidad, bloqueando el acceso a la atenci贸n m茅dica y no promoviendo un empleo decente y seguro. La desigualdad estaba matando a la gente.

Su investigaci贸n, centrada en los blancos (el grupo con las tasas de mortalidad por drogas m谩s altas de las dos 煤ltimas d茅cadas, aparte de los ind铆genas americanos), mostr贸 un patr贸n de personas que ca铆an como moscas tanto en las ciudades como en las comunidades rurales en dificultades, que depend铆an tanto de la desaparici贸n de los empleos en la industria y la miner铆a, como de los empleos peor pagados y m谩s inseguros de la industria de servicios. Descubri贸 que la miseria en esos lugares no se produjo sin m谩s. Fue fomentada por los pol铆ticos que se negaron a abordar el empleo, la atenci贸n sanitaria o las redes de seguridad. Cuando los representantes de las farmac茅uticas llegaron a la ciudad, se encontraron con una poblaci贸n desgastada y lista para ser explotada. Monnat vio que en las comunidades con m谩s estabilidad econ贸mica, una red de seguridad social fuerte y empleos de mejor calidad, mor铆a menos gente por los opi谩ceos.

Monnat trabaja ahora con un equipo que realiza una investigaci贸n de campo sobre c贸mo la pandemia de coronavirus est谩 afectando a las poblaciones de consumidores de drogas en el estado de Nueva York. Lo que est谩 descubriendo la tiene preocupada por el creciente contagio de la desesperaci贸n.

Aumentan las muertes por sobredosis

Los Centros de Control de Enfermedades (CDC) ya han informado de un aumento de las muertes por sobredosis en EE UU durante la crisis de covid-19, se帽alando a los opi谩ceos sint茅ticos como principales responsables. Monnat se帽ala que la raz贸n del aumento a煤n no est谩 clara. Aunque el aislamiento y la soledad debidos al confinamiento pueden, sin duda, jugar un papel importante, tambi茅n considera la menor capacidad de las personas con adicci贸n para acceder a los programas de tratamiento y recuperaci贸n en persona, los retos de la telemedicina y los cambios en los protocolos de tratamiento.

Monnat tambi茅n se帽al贸 que 鈥渓a cadena de suministro de medicamentos, al igual que la cadena de suministro de papel higi茅nico, se ha visto interrumpida de forma significativa por el covid-19, provocando m谩s caos鈥. Por ejemplo, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito informa de un descenso en la producci贸n internacional de hero铆na y de interrupciones en su distribuci贸n debido a factores como la reducci贸n de los viajes a茅reos y el control en las fronteras. Esto ha tra铆do a la escena de las drogas m谩s fentanilo, un analg茅sico opioide sint茅tico que es de 50 a 100 veces m谩s fuerte que la morfina. A los traficantes les gusta el fentanilo porque es barato de transportar: una cantidad peque帽a supone un subid贸n potente.

Monnat observa que el fentanilo ya era un gran problema antes de la pandemia y responsable de la mayor铆a de los aumentos de las sobredosis en los 煤ltimos tres a帽os. Ahora, la sustancia mortal es a煤n m谩s frecuente, a menudo mezclada con otras drogas como relleno y apareciendo no s贸lo en los suministros de hero铆na, sino tambi茅n en la coca铆na y las metanfetaminas. Algunas sobredosis pueden deberse a que la gente no sabe lo que est谩 consumiendo. 鈥淓l fentanilo aparece cada vez m谩s en formato de p铆ldora prensada鈥, dice Monnat, 鈥渁s铆 que la gente cree que est谩 comprando oxicodona en la calle, pero en realidad es una p铆ldora de fentanilo鈥.

La investigaci贸n de Monnat sobre el consumo de drogas se centra actualmente en el norte, centro y oeste de Nueva York. Con su equipo del Centro Lerner de Promoci贸n de la Salud P煤blica de Syracuse, est谩 preguntando a la gente sobre sus patrones de consumo y experiencias de tratamiento antes y despu茅s de la pandemia, junto con aspectos como el estr茅s laboral y familiar y la salud mental y emocional. Un cambio que le preocupa es la posibilidad de que haya m谩s personas que consuman drogas solas durante el confinamiento, sin un amigo que pueda reanimarlas si sufren una sobredosis.

Es probable que el covid-19 est茅 alterando la geograf铆a y la demograf铆a de las sobredosis de drogas, un panorama que ha cambiado a lo largo de la pandemia. Al principio, las tasas de infecci贸n ten铆an un alto impacto en las ciudades, pero con el tiempo, las tasas de casos y muertes han sido m谩s altas en las zonas no metropolitanas. 鈥淓stos son los lugares que se perdieron el primer brote pero que pueden no haber tomado las precauciones adecuadas鈥, dice Monnat. 鈥淢e fijo en los condados en los que hay un alto n煤mero de personas que tend铆an a apoyar a Trump, que creen que el virus es un enga帽o, se niegan a llevar mascarillas e ignoran los mandatos de distanciamiento social鈥. El propio condado de Monnat en Nueva York, Lewis, vio recientemente la tasa de aumento de casos en siete d铆as m谩s alta de cualquier condado en el estado, un t铆tulo sombr铆o que ha mantenido durante las 煤ltimas dos semanas.

M谩s all谩 del impacto sanitario de la pandemia, a Monnat le preocupa que las comunidades sufran econ贸micamente, especialmente en lugares que dependen del turismo y el ocio.

鈥淗ay angustia en algunas de las que sol铆an ser zonas econ贸micamente m谩s acomodadas鈥, dice Monnat. 鈥淗an perdido las temporadas de verano y oto帽o, y ahora el invierno, con el esqu铆 y las motos de nieve. Ahora estamos viendo efectos similares a los de la Gran Recesi贸n en esos lugares, o incluso peores. Por supuesto, algunos de estos lugares nunca se recuperaron del todo de la recesi贸n en primer lugar”.

Las muertes por drogas antes de la pandemia tend铆an a agruparse m谩s en zonas vinculadas a la fabricaci贸n o la miner铆a, pero Monnat considera que las zonas dependientes del ocio y el turismo, junto con las comunidades dependientes de los servicios, son especialmente vulnerables ahora. Se帽ala que es demasiado pronto para saber si las muertes por desesperaci贸n ya se est谩n produciendo m谩s en esas zonas porque a煤n no se dispone de datos de mortalidad a nivel regional o de condado, pero espera ver cambios geogr谩ficos, y tambi茅n demogr谩ficos. 鈥淗abr谩 muchos factores que desentra帽ar鈥, explica. 鈥淟as personas que se habr铆an trasladado a zonas tur铆sticas durante una temporada no se habr谩n trasladado all铆, por lo que se podr铆a tener un perfil demogr谩fico totalmente diferente al que se habr铆a visto en otras circunstancias鈥.

Monnat subraya que las muertes por desesperaci贸n no afectan a todos los grupos por igual, pero se帽ala que desde 1990 la sobredosis de drogas es la 煤nica causa de muerte que ha aumentado en todos los grupos de edad, raza, etnia y ambos sexos. 鈥淟as tasas de sobredosis ya estaban aumentando entre los negros antes de la pandemia鈥, dice Monnat. 鈥淓n su mayor parte se deb铆a a una mayor exposici贸n al fentanilo, especialmente entre los hombres negros de m谩s edad que ve铆an c贸mo su suministro de drogas, antes fiable, se contaminaba cada vez m谩s con fentanilo鈥.

La desesperaci贸n del covid-19 no es necesariamente una desesperaci贸n nueva, sino algo que se ha estado gestando durante d茅cadas. La una vez emergente clase media negra se ha visto diezmada por la p茅rdida de puestos de trabajo sindicalizados, lo que ha creado dificultades econ贸micas y una movilidad descendente. Monnat se帽ala que las 谩reas del centro de la ciudad con grandes poblaciones negras hab铆an sido devastadas mucho antes, y la pandemia s贸lo ha empeorado las cosas. 鈥淟o que ha cambiado es que el fentanilo est谩 m谩s extendido y es cada vez m谩s mortal鈥, dice Monnat. 鈥淐on la pandemia que perturba el suministro de drogas, la comunidad de usuarios, los proveedores de tratamiento e incluso la disponibilidad de reducci贸n de da帽os como el intercambio de jeringuillas, las poblaciones de usuarios son m谩s vulnerables que nunca鈥.

Todav铆a no se dispone de desgloses sobre raza y g茅nero en las sobredosis de drogas durante la pandemia, pero a Monnat le preocupa especialmente un grupo: las madres. Los CDC han informado de que el consumo de alcohol ya estaba aumentando entre las mujeres antes de la pandemia y que el repunte coincidi贸 con la Gran Recesi贸n. Un informe de JAMA Network Open ha revelado que la pandemia ha acelerado esta tendencia. El consumo de alcohol est谩 vinculado tanto al suicidio como a la sobredosis de drogas y aumenta la posibilidad de que se produzca una muerte.

鈥淗ay mucho estr茅s a帽adido en las madres con hijos en edad escolar, que hacen malabares con el trabajo y el cuidado鈥, advierte. 鈥淭ienes la bebida, pero las mujeres tambi茅n tienen altas tasas de prescripci贸n de medicamentos contra la ansiedad, como las benzodiacepinas, y cuando las mezclas con el alcohol, eso puede aumentar el riesgo de sobredosis. Adem谩s del riesgo de sobredosis de drogas, tambi茅n existe el riesgo de crear condiciones de salud cr贸nicas por el consumo excesivo de alcohol durante un largo per铆odo de tiempo que no necesariamente ver铆amos manifestarse en muertes ahora. Pero podr铆amos ver a este grupo de madres dentro de 20 a帽os con mayores tasas de c谩ncer de h铆gado o cirrosis鈥.

Monnat afirma que, aunque la crisis de los opi谩ceos afect贸 especialmente a los blancos de clase trabajadora, al menos en las primeras oleadas, los da帽os del covid-19 se extender谩n a m谩s grupos. 鈥淵 no es s贸lo la pandemia鈥, explica. 鈥淓st谩 lo que yo llamo el 鈥榚fecto 2020鈥. El a帽o fue estresante por las relaciones raciales y por un presidente que parec铆a crear el caos en cada oportunidad. Ni siquiera el 11 de septiembre impact贸 as铆 al pa铆s. Cada vez que enciendes las noticias hay algo nuevo de lo que preocuparse, alguna nueva crisis o problema. La ansiedad es constante, y todo el mundo est谩 agotado鈥.

驴Cu谩les son los remedios?

Monnat subraya que, por encima de todo, la vacunaci贸n generalizada y r谩pida tiene que estar en el primer lugar de la agenda para evitar m谩s muertes por desesperaci贸n. 鈥淧ara que todo se reinicie y la gente vuelva a tener una vida un poco normal, tiene que sentirse segura al salir al trabajo, o a los lugares de ocio y otros lugares de consumo y actividad鈥.

Se帽ala que la reapertura de las escuelas ayudar铆a a las madres, que son las que llevan la peor parte de que los ni帽os est茅n en casa. 鈥淓so es realmente parte de la pieza de la vacunaci贸n鈥, dice Monnat. 鈥淐on las nuevas variantes y el riesgo a帽adido, las escuelas tienen que tener equipos y protocolos adecuados, como reg铆menes de pruebas similares a los que se hacen en los campus universitarios. Aqu铆, en la Universidad de Syracuse, tenemos un buen modelo con pruebas peri贸dicas, notificaci贸n de los resultados y pruebas de aguas residuales. Se necesitan procedimientos que no s贸lo protejan a la gente de contraer el virus, sino que tambi茅n mitiguen inmediatamente cuando se den casos en el campus鈥.

Monnat tambi茅n considera que un proyecto de ley de infraestructuras es una victoria evidente para todos. 鈥淟levo cinco a帽os diciendo que necesitamos un New Deal para el siglo XXI. El New Deal se puso en marcha en Europa occidental despu茅s de la Segunda Guerra Mundial para reconstruir despu茅s de una guerra. Nosotros no hemos sufrido una guerra oficial, pero en muchas comunidades parece que el deterioro econ贸mico, de las infraestructuras y del tejido social se parece mucho a la experiencia de la guerra. Ciertamente, despu茅s del covid, se sentir谩 como si hubi茅ramos pasado por lo que equivale a una guerra corta. Un proyecto de ley de infraestructuras crear铆a puestos de trabajo, ayudar铆a a nuestras infraestructuras en decadencia, y cuenta con apoyo bipartidista. Deber铆a producirse de inmediato鈥.

Monnat advierte que el covid-19 proyectar谩 una larga sombra, no s贸lo sobre la salud humana sino en las comunidades que se est谩n desmoronando. 鈥淟a confianza en el gobierno, la confianza en los medios de comunicaci贸n, la confianza en la ciencia, incluso la confianza en su propia familia se ha visto afectada鈥, dice. 鈥淟as familias se han desgarrado por la diferente disposici贸n a aceptar los hechos. Hay buenas historias, como que la gente se preocupa por los dem谩s y se lleva comida, pero a nivel macrosocial, la pandemia ha acelerado la ruptura del tejido social de las comunidades鈥.

Es probable que los desgarros en el tejido econ贸mico y social de Estados Unidos tengan implicaciones negativas durante las pr贸ximas d茅cadas. 鈥淓l impacto afectar谩 a los candidatos pol铆ticos que la gente respalda y apoya, a la voluntad de la gente de ayudar a sus vecinas/os鈥, dice Monnat. 鈥淣o nos unimos de la misma manera que lo hicimos despu茅s del 11 de septiembre. Esa tragedia cre贸 divisiones, pero da la sensaci贸n de que entre la pandemia y Trump y el asesinato de hombres negros desarmados a manos de la polic铆a, hemos tenido un a帽o de magnificaci贸n de las divisiones pol铆ticas y culturales y sociales鈥.

驴Est谩 el actual sistema capitalista de Estados Unidos, con su gran concentraci贸n de riqueza y el empeoramiento de las desigualdades, equipado para manejar el potencial tsunami de la desesperaci贸n? Al igual que un n煤mero creciente de expertos, la respuesta de Monnat a esa pregunta es 鈥渘o鈥. En su opini贸n, enfrentarse a la desigualdad econ贸mica es crucial, y depende de la voluntad del Gobierno de Biden de impulsar una agenda que cree una estructura fiscal m谩s equitativa. 鈥淐on la pandemia se ve que los muy ricos se han hecho m谩s ricos, por lo que pueden permitirse pagar su parte de impuestos鈥, dice Monnat. 鈥溌緿e d贸nde si no vas a sacar dinero para salir de este agujero? No se puede obtener m谩s dinero de los contribuyentes de rentas bajas y medias. Incluso m谩s que en la Gran Recesi贸n, hemos seguido redistribuyendo la riqueza hacia los m谩s ricos y la 煤nica forma de mitigarlo es cambiar la estructura fiscal鈥.

Parece evidente: s贸lo una reforma seria del capitalismo estadounidense puede hacer frente al tipo de angustia e inseguridad tan grave que mata. 驴Est谩 el pa铆s preparado para esta inyecci贸n cr铆tica en el brazo?

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com 19/02/2021.




Fuente: Sasmadrid.org